Issuu on Google+

Año 1, No. 4 (abril 2009)

www.grupoconvergencia.org

Sociedad y análisis 100 por ciento pluma universitaria Boletín virtual del Grupo Convergencia

Nota del editor El empresariado mudo tal desgracia sería volver a los “¡Quéesquemas estatistas de los 70's!”,

“¡no podemos quedarnos atrás en la ola de la globalización económica!”, “¡no debemos cerrarnos al mundo!”. El empresariado local lanzaba frases como estas ante la aparición de un candidato presidencial impensable, viva expresión de los resentimientos engendrados por décadas de postergación y explotación inmisericorde. Es comprensible, resguardaban sus intereses económicos. Sin embargo, justamente eso, los discursos “pro empresa”, algunos derivados en diatriba, se circunscribían al ámbito eminentemente económico. Nunca se habló de la vulnerabilidad de las facultades políticas ni del Estado de Derecho. Esos temas se ignoraron... Fue durante inicios de 2006. Primeros meses de 2009 y Keiko Fujimori lidera las encuestas presidenciales con un 25%, días después de la sentencia por 25 años a su padre, Alberto Fujimori, ex Presidente de la República y nefasto dictador, por temas de lesa humanidad. Plantearse el escenario de la susodicha candidata en el poder resulta realmente escalofriante. Diez años de corrupción y autoritarismo, de una sociedad reprimida, de una prensa envilecida deberían ser

lección suficiente como para no caer en el mismo error. No obstante, un porcentaje nada despreciable de peruanos parece querer perder la cordura y entregarse a las tentaciones de un hospicio disfrazado de gobierno.

“¡Alerta camarada!”: Esquemas patriarcales y la inutilidad de la democracia, según ellos (Foto de PerúFotoLibre)

Ahora, ¿cuál ha sido la reacción del sector empresarial peruano? ¿Ha habido manifestación alguna de la CONFIEP, SNI o ADEX ante el ascenso de la agrupación fujimorista al primer lugar de las encuentas presidenciales? Hasta este momento esperamos una manifestación, alguna señal, algo. Creemos necesario hacer enfásis en este punto en tanto queremos hacer una defensa legítima del liberalismo. Esa concepción filosófica, económica y política tan manoseada y que hoy muchos desdeñan con el uso del término “neoliberal”, que procede de una contrastación empírica que toma muestras,

poco representativas y sesgadas pero muy contundentes, como la del régimen de la década de 1990. Resulta útil condenar aquel eclecticismo que intenta divorciar a las naturalezas económica y política del liberalismo. Sin embargo, este divorcio parece consumarse al ver un empresariado mudo y sin opinión respecto a la cómoda posición de Keiko Fujimori, pero sí muy ofendido al ver a un Ollanta Humala encabezando las encuestas durante el 2006. La conclusión es la siguiente: se permite vulnerar los principios éticos y morales en defensa de los intereses económicos. Las juventudes, tanto organizadas como independientes, deben tener en claro su rol activo desde el ámbito en que se desenvuelvan. Esquemas autoritarios se combaten con ideas y conciencia cívica. El reconocimiento y la reconcialación entre peruanos resultan cruciales para tal fin. Es el activo a futuro que debe trabajarse en el presente, fomentando la opinión, el sentido crítico y la diversidad de ideas. La homogenización viola sistemáticamente cualquier iniciativa democratizante. Sabemos por experiencia que la ignorancia y la pobreza adormecen las defensas contra dicha homogenización. Distingamos qué ejemplo no seguir. Rodrigo Velit Economía – Universidad del Pacífico Grupo Convergencia

Especial: ¿Cerrando un capítulo nefasto? El ocaso del dictador

A

lo largo de toda nuestra vida republicana, en nuestro país se han perpetrado masacres y violaciones a los derechos humanos. La colonización llevada a cabo por los españoles, al arribar a nuestras tierras, no carece de este elemento. La constante discriminación a los ciudadanos de “segunda categoría”, quechua hablantes, emigrantes del interior del país y carentes de recursos económicos es –lamentablemente– una práctica común en nuestro país. Sin embargo, por primera vez en nuestra historia, un presidente elegido democráticamente ha sido condenado por un tribunal nacional por cometer delitos contra la humanidad (o también llamados de lesa humanidad). El pasado martes 7 de abril, nuestro Poder Judicial emitió una Sociedad y análisis 4 (abril 2009)

sentencia condenatoria al ex Presidente Alberto Fujimori Fujimori por la comisión de los delitos de secuestro y homicidio calificado que marca un hito histórico en la defensa de los derechos humanos en nuestro país. Esta condena no solo reafirmó los principios de un Estado de Derecho, también constituye un gran avance para la reconstrucción de la democracia y nos retornó la dignidad como peruanos. Finalmente un tribunal decidió condenar a quienes erróneamente como Hitler, Stalin o el mismo Abimael Guzmán, compartían la teoría política de “el fin justifica los medios”. Fujimori, de acuerdo a lo establecido en la sentencia, perpetró las terribles matanzas de Barrios Altos y La Cantuta, dejando un total de 25 muertos, creyendo con eso que combatía a terroristas, cuando en realidad, nuestra Corte Suprema de Justicia ha Página 1 de 4


rechazado tal afirmación. El Estado, ente construido para proteger a los ciudadanos, se rehusó a cumplir con sus obligaciones; por el contrario, fueron los mismos agentes públicos del estado quienes ejecutaron estos delitos, los que posteriormente fueron amnistiados así como felicitados por las altas autoridades políticas de entonces. Igual de terrible resultó la falta de voluntad del Estado para el esclarecimiento de estos hechos y la imposición de obstáculos para resolver estos crímenes de violación de los derechos humanos.

“No eran terrositas”, Fujimori culpable (Foto de AP)

La sentencia constituye no solo un hito para el derecho nacional e internacional en temas de derechos humanos; se irgue asimismo como un “aviso para los dictadores” que habitan a lo largo y ancho del mundo. Diversos medios de comunicación de nuestras fronteras como fuera de ellas han remarcado la enorme importancia de este nuevo capítulo en nuestra historia.

“ La sentencia constituye no solo un hito para el derecho nacional e internacional en temas de derechos humanos; se irgue asimismo como un “aviso para los dictadores” que habitan a lo largo y ancho del mundo.” Seguramente esta condena será motivo de infinitos debates y acarreará diversas secuelas políticas y sociales. No han faltado quienes ya han comenzado a utilizarla como móvil político para ganar nuevas simpatías. No obstante, es pertinente recordar que, a pesar de las discrepancias y oposiciones que puedan tener algunos respecto de esta sentencia, este instrumento jurídico debe ser respetado y acatado por todos los peruanos, ya que este es uno de los fundamentos del Estado de Derecho en el que vivimos. Si bien, esta sentencia ha constituido un aliciente para continuar con la defensa de los derechos humanos en nuestro país, aún restan cientos de casos pendientes en lo referente a violaciones de derechos humanos. Esperemos que este solo sea el primer paso para alcanzar la justicia social en el Perú. Graciela Hijar Derecho – Pontificia Universidad Católica del Perú Grupo Convergencia

¿Es Justo?

“P

or estos fundamentos, administrando justicia a nombre de la Nación y con el criterio de conciencia que la Ley autoriza, habiendo planteado, discutidas y votadas las cuestiones de hecho que corren en pliego aparte, la Sala Especial de la Corte Suprema de Justicia de la República;

Falla: (…) condenando a Alberto Fujimori Fujimori o Kenya Fujimori, como autor mediato de la comisión de los delitos de: I. Homicidio calificado – asesinato, bajo la circunstancia agravante de alevosía, en agravio de: 1. Luis León Borja. 2. Luis Díaz Ascovilca. ... 25. Hugo Muñoz. II. Lesiones graves, en agravio de: 1. Natividad Condorcahuana ….4. Alfonso Rodas Al. Los mencionados delitos de homicidio calificado y lesiones graves constituyen crímenes contra la Humanidad según el Derecho Internacional Penal (…)

824°. En tal virtud, le impusieron veinticinco años de pena privativa de la libertad, que computada desde el siete de noviembre de dos mil cinco en que fue privado de su libertad en Chile atendiendo a la solicitud de extradición hasta el dieciocho de junio de dos mil seis en que obtuvo libertad bajo fianza, y desde el veintidós de septiembre de dos mil siete en que fue puesto a disposición de este Tribunal vencerá el diez de febrero de dos mil treinta y dos.” (Sentencia de la Sala Penal Especial en el Expediente N° AV 19-2001 (acumulado), del siete de abril de 2009. Casos Barrios Altos, La Cantuta y sótanos SIE, El subrayado es agregado)”. El texto citado es el fallo de la sentencia que condenó a Fujimori a 25 años de prisión efectiva, sentencia del que es considerado como el juicio más importante de la historia peruana, sentencia de un juicio por demás debatido y analizado, sentencia Sociedad y análisis 4 (abril 2009)

aprobada por el 45% de la población peruana y cuestionada por un considerable 42%, según una reciente encuesta de Apoyo Opinión y Mercado. Sentencia que en mi opinión no es del todo justa y pulcra por tres puntos principales los cuales son: 

Aspectos formales: si bien mis conocimientos sobre las características con las que debe contar una sentencia de este tipo son exiguos me gustaría mencionar algunos de los argumentos que da el abogado Oscar Sumar cuestionando este aspecto de la sentencia. El letrado cuestiona la sentencia, aduciendo que era innecesario dar por sentencia un tratado de historia que lejos de cumplir con su finalidad, adjudicar derechos, termina mostrando una carencia de técnica flagrante, al considerar probados hechos que son del dominio público, en lugar de enfocarse a acreditar los que sí eran necesarios.

Si bien el punto mencionado anteriormente puede ser considerado como insignificante y carente de valor, creo que es importante que una sentencia de esta índole cumpla con todos los requisitos establecidos así sean para algunos meros aspectos formales.

“ Sentencia del que es considerado como el juicio más importante de la historia peruana, sentencia de un juicio por demás debatido y analizado, sentencia aprobada por el 45% de la población peruana y cuestionada por un considerable 42%.” Los siguientes dos puntos, son temas más de fondo y están relacionados con el hecho de que la sentencia a Fujimori no considere atenuantes y de que el ex presidente sea declarado autor Página 2 de 4


mediato de los cargos imputados. 

Fuera del espacio y del tiempo: para el periodista francés Ricardo Uztarroz, es el colmo que el tribunal no reconociera a Alberto Fujimori ningún atenuante a su favor. Esto significa que pare el tribunal las matanzas de Barrios Altos y La Cantuta, no fueron realizadas en un contexto de conmoción social, con Sendero Luminoso asechando Lima, con un país inmerso en la más sangrienta de sus guerras; sino en un contexto fuera del espacio y del tiempo.

Que en ningún momento se entienda lo anterior como un intento de justificar los por demás condenables asesinatos extrajudiciales de personas inocentes o culpables, sino como el intento de poner los hechos en el contexto en el que realmente sucedieron.

Fujimori y Guzmán sentenciados bajo la misma lógica.

¿Autor mediato o culpable por omisión y encubrimiento?: para sentenciar a Fujimori se recurre a la teoría del domino del hecho, la cual en este caso para el reconocido periodista Jaime de Althaus (“Es Injusto”, El Comercio, Lima 10 de abril de 2009) consiste en la utilización de un silogismo: si Fujimori concentró

Los medios en tiempos de Fujimori Cuando los medios sirven para embrutecer a la población. Eduardo Galeano, escritor uruguayo, cuyo nombre quizá hayan escuchado mucho últimamente ya que es el autor del libro que Chávez le regaló a Obama en la reciente Cumbre de las Américas, manifiesta haber encontrado la siguiente frase, garabateada en un muro de alguna capital Latinoamericana: “Nos mean, y la prensa dice: llueve”. Esta frase sirve perfectamente para graficar el comportamiento de la mayoría de medios de comunicación desde 1992. “El gobierno de Fujimori obtuvo el control total de la televisión de señal abierta y de parte de la prensa escrita, y organizó ofensivas judiciales contra los propietarios de medios renuentes al sometimiento. Se agudizaron las campañas Sociedad y análisis 4 (abril 2009)

poderes en Montesinos, y si Montesinos desarrolló una estrategia de guerra sucia instrumentada por el grupo Colina, entonces Fujimori es autor mediato de los crímenes cometidos por ese grupo. A mi parecer Alberto Fujimori debió ser sentenciado por encubrir los hechos, más no por ser considerado autor mediato, pues si bien esta demostrado que Fujimori conoció con posterioridad de las matanzas y no hizo nada por condenarlas sino que por el contrario trato de encubrirlas, creo no se ha podido probar que él las ordenase. Para desarrollar esta idea me centraré brevemente en el caso de La Cantuta.

“ A mi parecer Alberto Fujimori debió ser sentenciado por encubrir los hechos, más no por ser considerado autor mediato.” Según el relato que se hace de este lamentable hecho en el libro de Ricardo Uceda, “Muerte en el Pentagonito”; relato que es mencionado y ampliado en el capítulo correspondiente de la sentencia a Fujimori. El operativo que termino con la vida de los 9 estudiantes y 1 profesor, fue un operativo concebido con la finalidad de detener a los presuntos autores del atentado en Tarata. Es cierto que durante el transcurso del operativo por algún motivo se decidió matar a estas 10 personas; pero se me hace complicado pensar que este motivo fuese el cambio de opinión de Fujimori, quien repentinamente hubiese decidido que ya no se detengan a los presuntos terroristas, sino que se les mate. Por último y a manera de reflexión quisiera plantear una pregunta: ¿Es justo que Alberto Fujimori responsable según el tribunal liderado por César San Martín del asesinato de 25 personas, sea tan solo 5 años menor a la del responsable de la muerte de 37411 personas (según la teoría del dominio del hecho y utilizando los datos de la CVR; Abimael Gúzman sería culpable de asesinato de las víctimas atribuidas al PCP-SL, 54% de un total de 69280 víctimas) Abimael Guzmán?

de ataques a la prensa independiente y se expandió la desinformación, una casi completa falta de transparencia en el manejo de los asuntos públicos” (Fiscalización Periodística en el Perú, Instituto Prensa y Sociedad, julio 2000 – septiembre 2002).

Prensa 'chicha': caballito de batalla del régimen fujimorista.

Utilizando el presupuesto de las

Nicolás Besich Economía – Universidad del Pacífico Grupo Convergencia

Fuerzas Armadas, Montesinos, en estrecha complicidad con Fujimori, aseguró en aquella próspera salita del SIN, el control de casi la totalidad de medios de comunicación. Por ella desfilaron sonrientes propietarios de canales de televisión y de diarios. Montesinos ha declarado que pagó grandes cantidades de dinero a un grupo de diarios chicha para que pongan en primera plana noticias que levanten la imagen y favorezcan al entonces presidente Fujimori. Incluso, ya procesado, se le vio fabricando un titular ante la atenta pero disimulada mirada de uno de los Wolfenson, titular que apareció al día siguiente en primera plana. Mientras la “caja boba” y los tabloides amarillistas concedían lugares privilegiados para voluptuosas vedettes, vulgares programas cómicos, talk shows nefastos, y se erradicaba todo espacio crítico, la corrupción se institucionalizaba, se compraban congresistas, se hacían

Página 3 de 4


esterilizaciones forzadas en la Selva, Montesinos robaba y robaba a través de testaferros, los programas asistencialistas asistían los bolsillos de los que en el 90 habían prometido cambio, en suma, la “viveza criolla”, la pendejada, se convertía en el deporte nacional. Ante esto, muchos aún dirán, respecto de Fujimori: “hizo obras”. Es cierto, pero a cambio de la degeneración moral del país.

corrupción y atropello, libertad que no está, felizmente, a la venta. Es increíble el poder de los medios de comunicación, pueden convertir una negra mentira en una blanca verdad, pueden mostrar al gobernante más corrupto como el estadista que salvará la República, pueden llamar mercenario de la pluma al único periodista que se atreve a denunciar, pueden en lugar de informar y entretener, desinformar y embrutecer.

“ Mientras la “caja boba” y los tabloides amarillistas concedían lugares privilegiados para voluptuosas vedettes, vulgares programas cómicos, talk shows nefastos, y se erradicaba todo espacio crítico, la corrupción se institucionalizaba.” Laura en América:: “gloriosa” escena de las axilas.

En la etapa final del juicio en el que Fujimori fue condenado a 25 años de prisión, su abogado se quejaba de una ofensiva mediática en contra de su defendido, olvidando que hoy la prensa ha recuperado la libertad que no tuvo en la década del noventa. Libertad que debe ser defendida y bien utilizada, libertad que ha de servir para denunciar cualquier acto de

Tras la condena a Fujimori, algunos periodistas, peligrosamente, han dejado entrever, a través de objeciones a este fallo, un fustán anaranjado. Y el vocero del Fujimorismo ha vociferado con histeria, con la misma histeria con que su líder gritó al inicio del juicio: ¡Soy inocente! Sus partidarios quieren,

desesperadamente, que Keiko sea presidente, dicen que su plan de gobierno ya está listo y que tiene como principal punto, una medida que según ellos, los peruanos aplaudiremos felices, el indulto a su padre.

“ Tras la condena a Fujimori, algunos periodistas, peligrosamente, han dejado entrever, a través de objeciones a este fallo, un fustán anaranjado.”

Afortunadamente casi el 70% de la población cree que es tan inocente como su socio Montesinos, y aunque se escuchen algunos cantos de sirena desde algunos medios, hoy, el universo informativo cuenta con una extensión importantísima, la blogósfera, espacio en el que estos cantos se pierden en agujeros negros. Ahora, cuando nos mean, sabemos que no se trata de lluvia. Remigio Chujutalli Economía – Universidad Nacional Federico Villarreal Grupo Convergencia

Sociedad y análisis Boletín virtual del Grupo Convergencia Editor Rodrigo Velit, Universidad del Pacífico Equipo de redacción Alexander Acuña, Universidad Nacional de Ingeniería Nicolás Besich, Universidad del Pacífico Remigio Chujutalli, Universidad Nacional Federico Villarreal Graciela Hijar, Pontificia Universidad Católica del Perú Laura Lozada, Universidad del Pacífico Luis Alberto Ponce, Universidad del Pacífico Fernando Ramírez-Gastón, Pontificia Universidad Católica del Perú Jair Rolleri, Universidad Nacional Mayor de San Marcos Lucía Valencia-Dongo, Universidad del Pacífico Ángel Yaulilahua, Universidad Nacional de Ingeniería Hongrui Zhang, Universidad del Pacífico Lee y descarga el boletín virtual en www.grupoconvergencia.org Cualquier comentario, sugerencia o crítica escríbenos a publicaciones_lima@grupoconvergencia.org *Las opiniones vertidas en el boletín son de responsabilidad exclusiva de sus autores y no comprometen institucionalmente al Grupo Convergencia.

Sociedad y análisis 4 (abril 2009)

Página 4 de 4


Sociedad y análisis - Edición 4