Page 1

Conectados SEPTIEMBRE DE 2017 No. 2

UNIDOS Y ACTIVOS POR NUESTRO GREMIO

EN EL PUNTO Las enfermedades más prevalentes según el Mipres y otros datos PAG. 4 Reestructuración del sector salud en Bogotá PAG. 8 Secretaría Distrital de Salud de Bogotá responde sobre indicadores de salud pública PAG. 11 DE INTERÉS Regulación legal de los procedimientos médicos y quirúrgicos con fines estéticos en menores de edad PAG. 14 Continúa el debate sobre la educación médica en Colombia PAG. 16 Propuestas del CAMEC para desarrollar en esta nueva administración PAG. 18 INICIATIVAS En busca de la protección de los pacientes en procedimientos estéticos PAG. 20 DEL EJECUTIVO Comprometidos con el mejoramiento del sistema de salud PAG. 22

OPINIÓN

El Colegio Médico Colombiano, firme con el proyecto de ley de residencias médicas ROBERTO BAQUERO HAEBERLIN *

E

l pasado 9 de mayo se radicó en el Congreso de la República el Proyecto de Ley 272 que busca instaurar el pago de tres salarios mínimos, más las prestaciones sociales a los residentes médicos en el país. Después de varias propuestas fallidas en el Congreso para que se reconociera la condición de pro-

fesionales de los médicos residentes, la Asociación Nacional de Internos y Residentes (ANIR), la Federación Médica Colombiana (FMC) y la Asociación Colombiana Médica Estudiantil (ACOME) liderados por la Representante a la Cámara Sara Piedrahita, sometieron a discusión pública el documento que ya fue aprobado en su segundo debate.

Radicación del proyecto de ley. Foto: cortesía Dr. Baquero.

Miembro de Junta Directiva de la ACSC, al frente de Assosalud PAG. 23 La ACSC, Mineducación y la Junta Médica discutieron la transformación de la educación médica PAG. 23 Presente en foro con precandidatos PAG. 24 PERFIL La interesante mujer que lidera la Asociación Colombiana de Nefrología PAG. 25 El cardiólogo detrás del DEA en Colombia PAG. 28

1


OPINIÓN JUNTA DIRECTIVA ASOCIACIÓN COLOMBIANA DE SOCIEDADES CIENTÍFICAS Presidente José Ricardo Navarro Vargas SOCIEDAD COLOMBIANA DE ANESTESIOLOGÍA Vicepresidente Cesar Augusto Burgos Alarcón ASOCIACIÓN COLOMBIANA DE DERMATOLOGÍA Secretario Hernán Alfonso Aponte Varón ASOCIACION COLOMBIANA DE UROLOGÍA Tesorero Rodrigo Córdoba Rojas ASOCIACION COLOMBIANA DE PSIQUIATRÍA Tesorero suplente Alejandro Niño Murcia ASOCIACIÓN COLOMBIANA DE TRASPLANTE DE ORGANOS Fiscal médico Ángela María Gutiérrez SOCIEDAD COLOMBIANA DE OFTALMOLOGÍA Fiscal suplente Germán Mogollón Cruz SOCIEDAD COLOMBIANA DE CIRUGÍA PEDIATRICA Vocales principales Lina María Triana Lloreda SOCIEDAD COLOMBIANA DE CIRUGÍA PLÁSTICA Jorge Diego Acosta SOCIEDAD COLOMBIANA DE ANESTESIOLOGÍA Miguel Vacca Carvajal ASOCIACIÓN COLOMBIANA DE ELECTROFISIOLOGÍA Adriana María Robayo García ASOCIACION COLOMBIANA DE NEFROLOGÍA Dora Patricia Bernal SOCIEDAD COLOMBIANA DE MEDICINA FAMILIAR Vocales suplentes Guillermo Agamenón Quintero ASOCIACIÓN COLOMBIANA DE MEDICINA CRÍTICA Y CUIDADO INTENSIVO Francisco José Camacho García ASOCIACION COLOMBIANA DE CIRUGÍA DE LA MANO Andrés Mariano Rubiano Escobar ASOCIACIÓN COLOMBIANA DE TRAUMA ASOCIACIÓN COLOMBIANA DE NEUROCIRUGÍA Claudia Andrea Sánchez ASOCIACIÓN COLOMBIANA DE MEDICINA OSTEOPÁTICA - ACMOST Germán William Rangel Jaimes ASOCIACIÓN MEDICA COLOMBIANA PARA EL ESTUDIO DEL DOLOR Asesor jurídico Julio Guzmán Vargas Asesor Pedro Alfonso Contreras Rivera Revisor fiscal Luis Fernando Latorre Lozano Asistente de presidencia Clara Jones Díaz Preparación editorial Centro de Desarrollo Tecnológico de la S.C.A.R.E. Coordinación editorial Diana Rojas Garzón Contenidos Paola A. Pimiento Rangel Alexandra Serna Zuluaga Corrección de estilo Óscar Salamanca Martínez Diseño y diagramación Álvaro2Cáceres Amaya (alvaroca08@gmail.com)

El proyecto de ley que beneficiaría a unos cinco mil residentes, pretende acabar con el abuso en el cobro de matrículas y que se les remunere como lo que son: médicos profesionales en formación. En Colombia, el sistema de residencias médicas es un modelo de control mixto en el que las facultades de medicina organizan el programa académico y las clínicas u hospitales universitarios desarrollan las prácticas. Sin embargo, la ley del libre mercado ha llevado a que tanto las instituciones educativas como las IPS se lucren del trabajo gratis y del pago aproximado de 30 millones de pesos anuales que cuesta la matrícula de la residencia. En primer lugar, los médicos residentes suplen el trabajo de médicos especialistas, lo cual resultaría muy costoso al hospital si tuviera que contratar dicha mano de obra especializada, es decir, tener a un residente es un ahorro para el hospital. De otro lado, la universidad también gana porque el residente hace las veces de docente para los internos, lo que le evita pagar otros sueldos. Así, quienes controlan el

monopolio han multiplicado sus ingresos a expensas del trabajo gratuito de los residentes. El Colegio Médico Colombiano desde hace años viene luchando por lograr que Colombia deje de ser el único país del mundo que explota a los residentes y al talento humano en salud. En todas las demás naciones del vecindario los residentes tienen un sistema de contratación con remuneración salarial, con acceso a la seguridad social y derecho a vacaciones remuneradas. Además, tienen claras las funciones que deben desempeñar durante la jornada laboral, lo que tampoco ocurre en nuestro territorio, acá se les explota, se les cobra y no se les paga. El proyecto contempla la creación de un Fondo Nacional de Residencias Médicas con diferentes fuentes de financiación, lo cual garantiza que sea viable y que no supone un esfuerzo extraordinario para las finanzas del sector. Por un lado, parte de ese dinero ya está en la cuenta que tiene el Icetex para las becas crédito, otros ingresos se obtienen de los recursos que hoy están asignados al Ministerio

Dr. Roberto Baquero, Presidente Colegio Médico Colombiano.


OPINIÓN

de Salud y de la partida para salud de la última reforma tributaria. Pero, lo más importante, es que las IPS van a tener que pagar por el trabajo del residente, eso garantiza el pago cercano a los 200 mil millones de pesos anuales que le costaría al país invertir en los médicos especialistas que la población requiere. Como medida complementaria, el proyecto de ley establece un estatus para el residente, lo cual es indispensable para poder efectuar un tipo especial de vinculación laboral con el fin de que puedan devengar un salario; se trata del contrato para la práctica formativa de la especialización. El Colegio Médico Colombiano está convencido de que la nación está en mora de mejorar la calidad de vida de los residentes, quienes no pueden seguir pagando las consecuencias de la falta de control y regulación, y mucho menos de la corrupción. Desde nuestra tribuna apoyamos y defendemos la ley de residencias, la única forma de mejorar la calidad de la atención es mediante la valoración del recurso humano en salud. Somos conscientes de que el proyecto está a mitad de camino y que sigue lo más álgido, pues nadie quiere que le metan la mano al bolsillo ni que le quiten el negocio, pero contamos con el apoyo de muchos más sectores. Gracias a la unión del gremio médico conseguimos la aprobación de la Ley Estatutaria de Salud hace dos años, lo cual ha sido el logro más importante en materia de salud de los últimos 20 años y era una utopía para ese entonces. Hoy el Colegio quiere que el residente deje de ser un damnificado del Sistema de Salud. Es justo y necesario.

De izquierda a derecha: Dr. Roberto Baquero, Presidente Colegio Médico Colombiano; Sara Piedrahita, Representante a la Cámara a cargo del proyecto de ley, y Dr. Fernando Guzmán, Presidente del Tribunal de Ética Médica. Foto: cortesía Dr. Baquero.

* Presidente del Colegio Médico Colombiano (CMC). 3


EN EL PUNTO

Las enfermedades más prevalentes según el Mipres y otros datos JOSÉ RICARDO NAVARRO * Y JAVIER REY **

E

l Ministerio de Salud diseñó una plataforma para que los profesionales de la salud puedan formular medicamentos, procedimientos o dispositivos que no estén incluidos en el Plan de Beneficios en Salud (antes No POS); este aplicativo se denomina Mipres. Han pasado cerca de ocho meses desde que se implementó, primero con carácter voluntario para las entidades del sistema y luego obligatorio, y de la información anónima consignada por los médicos en el país entre el 1 de diciembre de 2016 y el 31 de mayo de 2017, se obtuvieron los siguientes datos: • Los cinco diagnósticos más frecuentes son hipertensión arterial (HTA), diabetes mellitus no insulinodependiente, hiperplasia de la próstata, síndrome seco (Sjögren) y enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) (Gráfica 1).

Gráfica 1 Las cinco enfermedades más prevalentes en Colombia (cifras en miles)

Hipertensión esencial (primaria)

64.083

51.533

Diagnósticos

Diabetes mellitus no insulinodependiente, sin mención de complicación

37.532

Hiperplasia de la próstata

34.194

Síndrome seco [Sjögren]

33.127

Enfermedad pulmonar obstructiva crónica, no especificada

0

20.000

40.000

Número de casos

Fuente: Aplicativo Mipres.

4

60.000


• Se encontró la HTA como diagnóstico principal en 31 departamentos del país, diabetes mellitus en 28, hiperplasia prostática en 17, síndrome seco (Sjögren) en 12 y EPOC en 12. • En la región Caribe la HTA es el diagnóstico más frecuente, y llama la atención el glaucoma como otra de las patologías más diagnosticadas (Gráfica 2).

Gráfica 2 Los tres diagnósticos más prevalentes por departamento en la región Caribe 11.93 %

Hipertensión esencial (primaria)

4.94 %

Síndrome seco [Sjögren]

16.80 %

Hipertensión esencial (primaria)

Bolívar

Diabetes mellitus no insulinodependiente, sin mención de complicación

8.40 % 4.03 %

Hiperplasia de la próstata

17.89 %

Hipertensión esencial (primaria)

Cesar

Diabetes mellitus no insulinodependiente, sin mención de complicación

6.62 %

Enfermedad del reflujo gastroesofágico sin esofagitis

4.32 %

Diabetes mellitus no insulinodependiente, sin mención de complicación

12.12 % Córdoba

Diagnósticos

Atlántico

7.96 %

Glaucoma primario de ángulo abierto

8.12 %

Hipertensión esencial (primaria)

3.81 %

Glaucoma primario de ángulo abierto

Diabetes mellitus no insulinodependiente, sin mención de complicación

17.68 %

Enfermedad pulmonar obstructiva crónica, no especializada

2.86 %

La Guajira

38.06 %

Hipertensión esencial (primaria)

Diabetes mellitus no insulinodependiente, sin mención de complicación

5.90 %

Hiperplasia de la próstata

3.62 %

15.64 %

Diabetes mellitus no insulinodependiente, sin mención de complicación

15.16 %

Sucre

Hipertensión esencial (primaria)

Magdalena

16.15 %

Hipertensión esencial (primaria)

5.87 %

Glaucoma primario de ángulo abierto 0

2.000

4.000

6.000

8.000

Cantidad de casos

Fuente: Aplicativo Mipres.

5


EN EL PUNTO

• Los medicamentos más formulados a través del Mipres por los médicos colombianos son los hipoglicemiantes orales, los inhaladores para EPOC, los requeridos para la hiperplasia prostática y los antihipertensivos (Gráfica 3).

Gráfica 3 Los cinco medicamentos no incluidos en el Plan de Beneficios en Salud más formulados en Colombia (cifras en miles) Diabétes mellitus no insulinodependiente sin mención de complicación

11.572

[Metformina Clorhidrato] 1000 mg / 1 U; [Sitagliptina] 50 mg / 1 U 7.190

[Metformina Clorhidrato] 1000 mg / 1 U; [Vildagliptina] 50 mg / 1 U [Linagliptina] 5 mg / 1 U

2.943

[Metformina Clorhidrato] 850 mg / 1 U; [Sitagliptina] 50 mg / 1 U

2.862 2.489

[Metformina Clorhidrato] 1000 mg / 1 U; [Saxagliptina] 2,5 mg / 1 U [Fluticasona Propionato] 500 µg / 1 dosis; [Salmeterol] 50 µp / 1 dosis

Enfermedad pulmonar obstructiva crónica no especificada

5.752 5.493

[Tiotropio] 5 µp / 1 dosis [Bromuro de Tiotropio] 18 µp / 1 dosis

3.828

[Glicopirronio] 50µp / 1 U; [Indacaterol] 110 µp / 1 U

3.725

[Budesonida] 320 µg / 1 dosis; [Formoterol Funarato Dihidrato] 9 µp / 1 dosis

2.556

Medicamentos

11.782

[Dutasterida] 0,5 gm / 1 U; [Tamsulina Clorhidrato] 0,4 mg / 1 U 2.764

[Doxazosina] 4 mg / 1 U [Tadalafilo] 5 mg / 1 U

981

[Alfuzosina Clorhidrato] 10 mg / 1 U

835

[Amlodipino] 5 mg / 1 U; [Hidroclorotiazida] 12,5 mg / 1 U; [Valsartan] 160 mg / 1 U [Valsartan] 160 mg / 1 U

3.179

[Amlodipino] 5 mg / 1 U; [Valsartan] 160 mg / 1 U

3.127

[Amlodipino] 10 mg / 1 U; [Irbesartan] 300 mg / 1 U

3.030

[Amlodipino] 10 mg / 1 U; [Hidroclorotiazida] 12,5 mg / 1 U; [Valsartan] 160 mg / 1 U

Hipertensión esencial (primaria)

4.387

2.484

Síndrome seco [Sjögren]

7.644

[Hialuronato de Sodio] 4 mg / 1 ml 5.919

[Carboximetilcelulosa Sódica] 5 mg / 1 ml [Ácido Poliacrílico] 2 mg / 100 g

3.209

[Polietilenglicol] 4 mg / 1 ml; [Propilenglicol] 3 mg / 1 ml

3.142

[Carboximetilcelulosa] 5 mg / 1 ml; [Glicerol] 9 mg / 1 ml

3.065 0

5.000

10.000

15.000

Número de casos

Fuente: Aplicativo Mipres.

6

Hiperplásia de la próstata

22.372

[Tamsulina Clorhidrato] 0,4 mg / 1 U

20.000


EN EL PUNTO

¿Cómo se pueden interpretar estos datos? El aplicativo Mipres entró en plena vigencia, realmente, a partir del 1 de abril, y por lo tanto hay que analizar sus resultados con prudencia y hacerle seguimiento durante el resto de año, lo cual es nuestro compromiso. Llama la atención, por ejemplo, que en Medellín los diagnósticos prevalentes fueron rinitis alérgica y EPOC, lo que podría relacionarse con que el aire de la capital antioqueña posee altos índices de polución y contaminación ambiental. Además, cabe destacar que hace falta un verdadero debate, entre las sociedades científicas involucradas (oftalmología, medicina interna, urología), sobre si se justifican o no los trámites para que medicamentos contra el ojo seco, antihipertensivos, hipoglicemiantes orales, medicamentos para el tratamiento de la hiperplasia de próstata, etc., se incluyan en el Plan de Beneficios. En cuanto a la hiperplasia de la próstata, actualmente no hay ningún medicamento incluido en el Plan de Beneficios para su tratamiento. Algunos especialistas consideran que el tratamiento definitivo de esta patología es la prostatectomía y afirman que la medicación aplaza este procedimiento durante cinco años; en consecuencia, es controvertido formular un criterio unánime que justifique esta medicación. Ahora bien, ¿qué se puede apreciar de los fármacos no cubiertos en el Plan de Beneficios correspondientes a las

enfermedades prevalentes en los diagnósticos registrados por el Mipres? Al respecto, se evidencian las combinaciones de los medicamentos Amlodipino-Valsartan o Amlodipino-Valsartan-Hidroclorotiazida para la HTA; Metformina-Sitagliptina, Metformina-Vildagliptina o Linagliptina para la diabetes mellitus; Fluticasona-Salmeterol para la EPOC, etc. En ese sentido, la industria farmacéutica dispone hoy de las píldoras con combinaciones de fármacos y diversos mecanismos de acción; ahora bien, algunos aducen que así se mejora la adherencia, y otros opinan que esto incrementa los gastos. En cuanto a las glosas, un alto porcentaje de estas se explica en que no se justifica la prescripción del medicamento, sino que se hace una descripción de

la enfermedad, se anotan factores psicosociales del paciente o se retoma la posología. En síntesis, queda un largo camino para que este aplicativo cumpla realmente con sus objetivos de servirle al Gobierno en la evaluación del gasto público relacionado con la medicación prescrita, y a los profesionales en la autorregulación. Por otra parte, la verdad es que cada vez hay más conocimientos y expectativas frente a su utilidad y beneficio para los pacientes y los profesionales.

* Presidente de la Asociación Colombiana de Sociedades Científicas y de la Sociedad Colombiana de Anestesiología y Reanimación, S.C.A.R.E. ** Ingeniero de datos.

7


EN EL PUNTO

Reestructuración del sector salud en Bogotá CLEMENCIA MAYORGA *

M

ediante el acuerdo 641 de abril de 2016, el Concejo de Bogotá aprobó la reorganización del sector salud en el Distrito Capital, con la fusión de las 22 Empresas Sociales del Estado (ESE) en cuatro entidades llamadas Subredes Integradas de Servicios de Salud, las cuales prestarán servicios integrales de salud en todos los niveles de complejidad y se articularán en una sola red de servicios de salud. Detalla el acuerdo que las cuatro subredes adelantarán las acciones de promoción de la salud y prevención de la enfermedad a nivel individual y colectivo para brindarle al usuario una atención integral, y estipula un periodo de transición de un año a partir de la fecha de su aprobación, el cual se cumplió el pasado mes de abril de 2017. El acuerdo establece que durante el periodo de transición, la Secretaría Distrital de Salud realizará las acciones correspondientes para la conformación de las nuevas juntas directivas de las ESE resultantes de la fusión, de conformidad con lo dispuesto en el Decreto 1876 de 1994 y los Acuerdos 13 y 17 de 1997 del Concejo Distrital de Bogotá, los cuales definen que dichas juntas estarán

8

conformadas en una tercera parte por representantes del sector político administrativo, en otra tercera parte por representantes del sector científico de la salud, y en la tercera parte restante por los miembros que designe la comunidad. Con base en lo anterior, la Asociación Colombiana de Sociedades Científicas (ACSC) radicó, ante las instancias correspondientes y de acuerdo al mecanismo definido, la terna de aspirantes a representar a la comunidad científica; sin embargo, según la respuesta de la Secretaría de Salud de Bogotá a la Asociación, estos no fueron elegidos. La ACSC ha conocido los resultados publicados por Bogotá Cómo Vamos a diciembre de 2016, en los cuales se evidencia mejora en los indicadores de mortalidad perinatal, la cual disminuyó de 13.4 a 13.2 por 1 000 nacidos vivos entre 2015 y 2016, y de mortalidad materna, la cual bajó de 35.2 a 24.5 en 100 000 nacidos vivos en el mismo periodo (aunque en el primer trimestre de 2017 se presentaron cinco muertes maternas, una más que en el mismo periodo de 2016). Sin embargo, los siguientes indicadores de salud pública muestran deterioro:


EN EL PUNTO

EVENTOS

2015

2016

1,2

1,3

Morbilidad materna extrema (razón de casos por nacidos vivos)

35,6

51,4

Prevalencia de DNT global (%) en menores de 5 años

4,8

5,1

Prevalencia de DNT crónica

17

17,5

Prevalencia de bajo peso al nacer (%)

12,1

12,6

Mortalidad infantil (tasa por mil nacidos vivos)

8,9

9,1

Mortalidad en menores de 5 años (razón por 1.000 nacidos vivos)

10,2

10,8

Mortalidad por neumonía (razón por 1.000 nacidos vivos)

0,3

0,6

Mortalidad en menores de 5 años por IRA (tasa por 100.000 menores de 5 años)

10,1

12,9

Mortalidad por EDA (tasa por 100.000 en menores de 5 años)

0,2

0,3

Mortalidad por DNT (tasa por 100.000 en menores de 5 años)

0,3

0,7

Incidencia de sífilis congénita por 1.000 nacidos vivos

Fuente: Informe Calidad de Vida 2016 – Bogotá Cómo Vamos.

Por otra parte, se ha informado en el Concejo de Bogotá la reducción en un 92 % de actividades de promoción y prevención en los territorios, lo cual debe ser revisado a la luz del deterioro en los indicadores anteriores. En relación con la prestación de servicios asistenciales, han sido permanentes las quejas de los médicos de diferentes especialidades sobre falta de medicamentos, insumos y dispositivos médicos para la atención de los pacientes en las entidades que hacen parte de las Subredes Integradas de Servicios de Salud, así como la falta de personal médico y paramédico en algunas de estas entidades. En efecto, en la visita al Hospital El Tunal la Personería de Bogotá constató que

el 82 % de los niños hospitalizados en la UCI pediátrica no contaron con la totalidad de medicamentos formulados, según la auditoría realizada. En esa misma institución, además, se abrió investigación a causa de una muerte materna en el primer semestre por aparente falta de sulfato de magnesio, de acuerdo a los informes de la Personería de Bogotá. Cabe resaltar que la Sociedad Colombiana de Ginecología y Obstetricia, la Sociedad Colombiana de Pediatría Regional Bogotá y la Sociedad Colombiana de Cirugía Pediátrica han expresado su preocupación frente al cierre de servicios de ginecología, obstetricia y pediatría en los Hospitales de Kennedy y Engativá, así como

ante los anuncios de cierres en el Hospital Simón Bolívar, Hospital El Guavio y Hospital La Victoria, ya que a pesar de que la actual administración los denomine “traslados“, lo cierto es que estos servicios se cierran para aquellos ciudadanos a quienes les toca acudir a hospitales lejanos, generándose barreras de acceso para servicios básicos como los mencionados. La ACSC radicó en este sentido una carta al alcalde Enrique Peñalosa en febrero del presente año y otra más al Honorable Presidente del Concejo de Bogotá en junio pasado, manifestando la preocupación respecto a estas medidas que pueden generar, además, de nuevas barreras de acceso, riesgos potenciales a la 9


EN EL PUNTO

población en los casos de los traslados ya realizados. En las comunicaciones se solicitó intervención urgente para preservar los servicios de obstetricia, recién nacidos y pediatría en los cinco hospitales públicos de alta complejidad de la ciudad, a fin de garantizar la atención oportuna e íntegra a esta población y fortalecer nuevos servicios de menor complejidad en hospitales especializados de segundo nivel, y además se recomendó que se realicen los estudios técnicos que fundamenten estas reestructuraciones, ya que está de por medio la seguridad y la vida de poblaciones vulnerables. En materia laboral, más del 75 % de los médicos y personal asistencial está contratado por órdenes de prestación de servicios, a pesar de que hay más de 1.800 vacantes presupuestadas en la planta de personal y que fueron materia de solicitud for-

10

mal de los sindicatos médicos para su provisión, a lo cual se ha negado la administración sin razón alguna. La persecución y el miedo son la constante con los llamados “contratistas”, a quienes se les amenaza con la terminación de contratos si denuncian la falta de medicamentos o insumos para la atención de los pacientes. Como Sociedades Científicas consideramos necesario que dado el resultado obtenido hasta ahora del deterioro en los principales indicadores de salud en la ciudad, así como los informes de los entes de control y las quejas de los médicos de la red pública hospitalaria, se tomen medidas de intervención urgente a fin de garantizar los servicios de salud a la población más vulnerable de la ciudad, al igual que la función de rectoría, vigilancia y control que corresponde a la Secretaría Distrital de Salud, ejecutando acciones correctivas indispensables para la ciudadanía.

Cabe resaltar que, como Asociación Colombiana de Sociedades Científicas y en cumplimiento de nuestra misión estatutaria, continuaremos ejerciendo labores de veeduría ciudadana en favor del derecho a la salud de la población, además de representar a nuestros colegas en función del bien ciudadano, por lo que permaneceremos en el seguimiento al proceso de reestructuración del sector salud en Bogotá. Insistimos en la recomendación al Gobierno Distrital y a las autoridades de salud sobre la necesidad de profundizar en el análisis y la evaluación correspondientes, con el fin de que se generen acciones que protejan el derecho a la salud de los ciudadanos, para lo cual nos declaramos dispuestos a participar en las instancias que disponga la autoridad señalada.

* Presidenta de la Sociedad Colombiana de Pediatría Regional Bogotá.


EN EL PUNTO

Secretaría Distrital de Salud de Bogotá responde sobre indicadores de salud pública “E

xiste evidencia suficiente de deterioro en los indicadores de salud pública de la ciudad de Bogotá, en especial de aquellos relacionados con eventos de mortalidad evitable como mortalidad infantil, mortalidad en menores de 5 años, mortalidad por neumonía, mortalidad por EDA, mortalidad por DNT, así como el aumento de morbilidad evitable como sífilis congénita, sífilis gestacional, casos de TBC, VIH/Sida, hepatitis y otros más”. Así afirma el primer punto de la carta enviada por la Asociación Colombiana de Sociedades Científicas (ACSC) al Concejo de Bogotá el 12 de junio, solicitándole la realización de debates de control político a la gestión del Secretario de Salud. Dos días antes, en la Asamblea Nacional de la ACSC, se habían expuesto las implicaciones de la reestructuración del sector salud en la capital colombiana tanto para el acceso de los pacientes a los servicios, puntualmente de la población pediátrica, como para la estabilidad laboral del personal asistencial. Posteriormente el Secretario de Salud de Bogotá, Luis Gonzalo Moreno, se reunió con el Dr. José Ricardo Navarro, presidente de Sociedades Científicas, para explicarle el porqué del comportamiento de los diferentes indicadores de salud pública. “Los indicadores en salud de mortalidad evitable se deben analizar teniendo presente el histórico y las diferentes fluctuaciones que a lo largo de los años se han presentado, permitiendo conocer la tendencia de los mismos. Estas fluctuaciones pueden corresponder a cambios en las definiciones operativas, cambios en las estrategias para el aumento en la notificación (por ende, la disminu-

ción del subregistro), a aumentos esporádicos o presencia de brotes propios del agente etiológico o de las causas del evento”, sostuvo la Secretaría de Salud. A continuación, 10 indicadores y la respectiva explicación que dio el ente territorial: 1. Mortalidad en menores de 1 año (o mortalidad infantil) Mientras en el año 2005 la tasa de mortalidad infantil fue de 4,9 por 1 000 nacidos vivos (NV), en 2016 se ubicó en 9,1 x 1 000 NV, lo que indica una tendencia a la disminución. Al observar el comportamiento de este indicador entre 2015 y 2016 se encuentra, por el contrario, un incremento del 2%, pese a que en números absolutos sí hubo una reducción de muertes. Esto obedece a la reducción del 4% en los nacidos vivos, pues se pasó de 102 225 en 2015 a 98 112 en 2016. Así, aunque disminuyó el número de fallecimientos de menores de 1 año, proporcionalmente se redujo más el número de nacidos vivos, por lo que la tasa de mortalidad subió, en vez de bajar. La primera causa de mortalidad fue la de malformaciones congénitas.

Año

2005 2015 2016

Número de muertes

1 684

907

893

Tasa por 1 000 NV 14,9 8,9 9,1 11


EN EL PUNTO

2. Mortalidad en menores de 5 años El comportamiento de la tendencia de este indicador también ha sido descendiente desde 2005, cuando se registraron 17,3 muertes por 1 000 NV, frente a los 10,8 fallecimientos x 1 000 NV en 2016. En los últimos dos años hubo un aumento de casos del 1%, al pasar de 1 052 muertes de menores de 5 años en 2015 a 1 062 en 2016. Las malformaciones congénitas fueron la primera causa de mortalidad -como en los menores de 1 año- y la segunda causa, los trastornos respiratorios específicos del período perinatal.

Año

2005 2015 2016

Número de muertes

1 948

1 052

1 062

Tasa por 1 000 NV 17,3 10,3 10,8 3. Mortalidad por neumonía La mortalidad por neumonía en menores de 5 años ha disminuido en casos y tasas en la última década. En el año 2016, por el contrario, se incrementaron los casos y, por ende, la tasa de mortalidad, situación que no fue exclusiva de Bogotá, sino generalizada en el país, donde aumentaron los casos de infecciones respiratorias (incluyendo los de neumonía), generando la intensificación del monitoreo del evento.

Año

2005 2015 2016

Número de muertes 141 34 54 Tasa por 100 000 menores de 5 años

23,7 5,6 8,9

4. Mortalidad en menores de 5 años por Enfermedad Diarreica Aguda (EDA) Este indicador también ha descendido en la última década, llegando a valores mínimos que oscilan entre 1 y 5 casos. Esto último hace muy sensible la medición, en la cual un solo caso de diferencia puede generar cambios significativos en el indicador, como se observa en los dos últimos años:

Año

2005 2015 2016

Número de muertes 16 1 2 Tasa por 100 000 menores de 5 años 12

2,70 0,17 0,33

5. Mortalidad por desnutrición (DNT) en menores de 5 años La desnutrición es un evento de origen multicausal, en el cual influyen las condiciones de inseguridad alimentaria de familias de alta vulnerabilidad socioeconómica y ambiental que habitan áreas de la ciudad donde convergen la pobreza, el desempleo y deficientes redes de apoyo comunitario. Por lo tanto, la reducción de este evento catastrófico requiere de intervenciones que van más allá del sector salud. La mortalidad por desnutrición en menores de 5 años ha descendido en Bogotá, pasando de 5,04 muertes por 100.000 menores de este segmento en el año 2005 a 0,66 fallecimientos en 2016. En este último año, en contraste, se presentó un incremento de la tasa frente al año 2015, cuando fue de 0,33 x 100 000 menores de 5 años.

Año

2005 2015 2016

Número de muertes 30 2 4 Tasa por 100 000 menores de 5 años

5,04 0,33 0,66


EN EL PUNTO

6. Prevalencia de sífilis gestacional por 1 000 NV

Año

2013 2014 2015 2016 Observación:

Casos

560 566 620 648

Indicador 5,4 5,5 6,1 6,6

El aumento en el diagnóstico de la mujer gestante con sífilis permite avanzar en la disminución de la sífilis congénita.

7. Incidencia de sífilis congénita por 1 000 NV

Año

2013 2014 2015 2016 Observación:

Casos

218 211 119 130

Indicador 2,1 2 1,2 1,3

El comportamiento del indicador se mantiene estable. Se siguen fortaleciendo las acciones de promoción, prevención, acceso al diagnóstico y tratamiento oportuno durante la gestación. Por otra parte, como en el año 2015 se implementaron las nuevas guías, los datos no son comparables en toda la serie histórica.

8. Proporción de incidencia de tuberculosis (TBC)

Año

2013 2014 2015 2016 Observación:

Casos

1 079

1 034

1 027

1 194

Indicador 14,6 13,7 13,4 14,4

La meta del Distrito Capital es aumentar el diagnóstico de sintomáticos respiratorios para mejorar el acceso al tratamiento oportuno y disminuir nuevos casos. En efecto, el incremento de la incidencia de TB se debió a un aumento del 24% en el acceso al diagnóstico de biología molecular. Esta mayor morbilidad no ha generado una mayor mortalidad, la cual se mantiene en menos de 1 caso por 100 000 habitantes, cumpliendo con la meta nacional

9. Proporción de incidencia de VIH/Sida por 100 000 habitantes

Año

2013 2014 2015 2016 Observación:

Casos

1 651

2 066

2 147

2 779

Indicador 21,5 26,6 27,3 34,8

La meta del Distrito Capital es aumentar el diagnóstico de VIH para mejorar el acceso al tratamiento oportuno y disminuir nuevas infecciones. Este aumento se ha sostenido en los últimos cinco años.

10. Proporción de incidencia de hepatitis

Año

2013 2014 2015 2016 Observación:

Hepatitis B

Casos

365 330 315 281

Hepatitis C

Indicador 4,8 4,2 4 3,5 Casos

41 62 56 60

Indicador 0,53 0,80 0,71 0,75

Mientras la Hepatitis C muestra comportamientos similares, según la información histórica, la Hepatitis B presenta una tendencia hacia la disminución en el número de casos notificados. Se espera que, con la divulgación en 2016 de las guías de práctica clínica a nivel nacional, se pueda mitigar el riesgo, tener un mayor acceso al diagnóstico y atención oportuna. 13


DE INTERÉS

Regulación legal de los procedimientos médicos y quirúrgicos con fines estéticos en menores de edad JOAN C. CASTELLANOS REYES *

H

ace un poco más de un año se expidió la Ley 1799 de 2016, en la cual se prohibió la realización de procedimientos médicos y quirúrgicos con fines estéticos a menores de edad, y adicionalmente se regularon diferentes tópicos relacionados con restricciones en publicidad dirigida a menores de edad o en la que estos participan, así como las sanciones por el incumplimiento de esta norma. En el artículo 3 de la Ley 1799 se dijo: “se prohíbe la realización de procedimientos médicos y quirúrgicos estéticos en pacientes menores de 18 años”, incluso bajo el consentimiento de los padres. Como excepción, se determinó que se pueden realizar este tipo de procedimientos en caso de cirugías de nariz y de orejas, cirugías reconstructivas y/o iatrogénicas de otras cirugías (procedimientos quirúrgicos que se practican sobre órganos o tejidos con la finalidad de mejorar, restaurar o restablecer la función de los mismos, o para evitar alteraciones orgánicas o funcionales) peelings químicos y mecánicos superficiales, y depilación láser, y cuando sean proce14

dimientos para intervenir patologías físicas o psicológicas debidamente acreditadas. En este último caso debe haber autorización de la respectiva autoridad territorial de salud. No obstante, la Corte Constitucional profirió en abril la sentencia C-246 de 2017 donde analiza la constitucionalidad del artículo 3 de la ley 1799 de 2016, y se dio un cambio transcendental, pues se determinó que “la prohibición allí prevista no se aplica a los adolescentes mayores de 14 años que tengan la capacidad evolutiva, para participar con quienes tienen la patria potestad en la decisión acerca de los riesgos que se asumen con este tipo de procedimientos y en cumplimiento del consentimiento informado y cualificado”. Y es que, acorde con esta sentencia, “la norma violaba el derecho de las niñas, niños y adolescentes entre los 14 y 18 años al libre desarrollo de la personalidad y a la intimidad al no permitir que, de acuerdo con sus capacidades evolutivas, participaran con sus padres en decisiones que atañen su identidad personal, su cuerpo y su salud”. Dicho lo anterior, es relevante señalar que cuando se habla de capacidad evolutiva de un menor, se

hace referencia a aquella capacidad que con la edad se va adquiriendo para tomar decisiones en razón a la madurez psicológica e intelectual del mismo, de tal forma que pueda autodefinirse y generar una opinión reflexiva sobre la toma de decisiones en situaciones que comprometen y generan riesgos para su salud. De esta forma, los menores de edad con más de 14 años se podrán realizar procedimientos médicos y quirúrgicos con fines estéticos cuando cuenten con capacidad para decidir sobre ello y con el consentimiento de sus padres o de quienes tengan la patria potestad. En el caso de menores de 14 años, la prohibición sigue igual y solo se podrían realizar procedimientos en los casos excepcionales ya mencionados. Adicionalmente, la sentencia mencionada analizó el artículo 5 de la ley 1799 de 2016 relacionado con restricciones publicitarias dirigidas a menores de edad o donde estos son expuestos como modelos en temas relacionados con procedimientos médicos y quirúrgicos estéticos, indicando finalmente que lo allí dicho no es inconstitucional al considerar que “es razonable li-


mitar la participación de menores de edad en campañas publicitarias de promoción de cirugías estéticas, consultorios y clínicas de cirugías estética, y procedimientos de cualquier tipo…”. Y es que vale la pena reiterar que en esta ley no solo se habla de la prohibición de realizar procedimientos médicos y quirúrgicos con fines estéticos a menores de edad, sino que también se regulan aspectos publicitarios y sancionatorios que son importantes y requieren ser revisados por los distintos profesionales y especialistas que realizan este tipo de procedimientos, pues de la revisión de la ley se pue-

de concluir que esta no va dirigida exclusivamente para los cirujanos plásticos, sino que también puede resultar aplicable para todo tipo de procedimientos con fines estéticos como los realizados, por ejemplo, por los dermatólogos y los médicos esteticistas, u otros profesionales que realicen procedimientos con dicha finalidad, ya que la norma habla de manera genérica de “procedimientos médicos y quirúrgicos estéticos”, es decir, no se circunscribe a procedimientos que hacen los cirujanos plásticos ni a procedimientos quirúrgicos o invasivos. Por ende, es importante que tanto los profesionales como las insti-

tuciones de salud que realizan procedimientos médicos y quirúrgicos estéticos entren a revisar la totalidad de la Ley 1799 de 2016 y adecúen su atención acorde con los parámetros allí establecidos, de tal forma que no incurran en actuaciones que sean susceptibles de ser sancionadas.

* Abogado de la Universidad de Ibagué, especialista en Responsabilidad Civil y del Estado de la Universidad de La Sabana, Magíster en Derecho Privado de la Universidad de Salamanca, exjefe Jurídico de la Sociedad Colombiana de Anestesiología y Reanimación (S.C.A.R.E.). 15


DE INTERÉS

Continúa el debate sobre la educación médica en Colombia

El documento de recomendaciones publicado por la Comisión para la Transformación de la Educación Médica en Colombia ha abierto la discusión acerca de los cambios que son necesarios en la formación de los médicos en el país.

E

l foro “Recomendaciones para la transformación de la educación médica”, desarrollado recientemente por la Asociación Colombiana de Facultades de Medicina (ASCOFAME), fue el espacio donde los representantes de los distintos sectores involucrados en la educación médica discutieron lo consignado en el documento. El Dr. Hermán Esguerra, presidente de la Comisión y de la Academia Nacional de Medicina, aseguró que, así como la implementación de la 16

Ley Estatutaria de Salud exige un nuevo sistema de salud, también se requiere que la educación se transforme para formar al médico que el sistema de salud necesita, es decir, uno con mayor capacidad resolutiva, con proyección y conocimiento, capaz de transformar el sistema en el que se desempeña. Los demás ponentes y asistentes se mostraron inconformes con la intención de formar a los médicos “que el sistema de salud necesita”, y aseguraron que estos deben ser capaces

de desempeñarse en cualquier contexto. Aun así, estuvieron de acuerdo en que los médicos que se están formando son la clave para transformar el sistema de salud. Las recomendaciones El documento entregado por la Comisión a los ministerios de Salud y Educación consigna 104 recomendaciones, de las cuales 34 son para los programas de pregrado, 51 para los de posgrado, ocho sobre el funcionamiento de los hospitales universita-


DE INTERÉS

rios y 11 acerca del desarrollo profesional permanente. La Comisión para la Transformación de la Educación Médica contó con representantes del Gobierno, los gremios médicos, los hospitales y EPS, así como un estudiante de posgrado y la secretaria de Salud de Barranquilla. El objetivo de la Comisión era analizar la situación actual y, por medio de las recomendaciones, proyectar la educación médica en los próximos años. El Dr. Luis Carlos Ortiz, director de Desarrollo de Talento Humano del Ministerio de Salud y Protección Social, afirmó que “hay enormes inquietudes sobre la calidad y la pertinencia de la educación médica en Colombia, muchas de ellas son producto de aproximaciones personales”. Agregó que la iniciativa de convocar una Comisión desde los ministerios de Salud y Educación respondió además al desarrollo del Plan Decenal de Salud Pública, de la ley estatutaria y de un nuevo modelo de atención. Por su parte, el Dr. Ortiz resaltó que el documento no es una camisa de fuerza, pues aún no ha sido aprobado ni acogido; por el contrario, tiene el objetivo de abrir la discusión y fomentar el análisis de cómo conviene acoger las recomendaciones para transformar la educación médica. Los ponentes, asistentes y organizadores del evento manifestaron su desacuerdo y descontento por la ausencia del Ministerio de Educación en esta discusión, pese a que fue invitado. Críticas a la Comisión Durante el evento, que se llevó a cabo el 30 de mayo en el Hotel Habitel, los ponentes y asistentes hicieron críticas a la conformación de la Comisión, argumentando que no hubo representación suficiente de las distintas facultades de medicina, a pesar de la presencia del Dr. Gustavo Quintero,

presidente de la junta directiva de ASCOFAME. Se hizo énfasis en que los miembros de la Comisión no estaban actuando en representación de ninguna asociación gremial, sino que estaban aportando su opinión a título personal y en calidad de expertos. Seis de los 14 miembros de la Comisión asistieron al evento como ponentes o moderadores del panel. Estudiantes de medicina de la Universidad de Caldas manifestaron su desacuerdo por la conformación de una Comisión sin presencia de estudiantes; según Juan David Rodríguez, representante estudiantil de medicina de esta institución, “no se tuvieron en cuenta las trabas que se están poniendo para la formación médica en los escenarios de práctica, lo que no se debe tanto a la gestión de las universidades, sino a la estructura del sistema de salud. Tampoco se ha establecido qué procedimientos pueden hacer los estudiantes, lo que impide que los realicen y lleguen a un nivel de internado y rural con las herramientas necesarias para brindar una buena atención a los pacientes”. Especialidad o enfoque en medicina familiar El Dr. Gustavo Quintero, presidente de ASCOFAME, decano de la Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad del Rosario y miembro de la Comisión, habló de la necesidad de que antes del pregrado de medicina los estudiantes realicen unos años de estudios generales. No obstante, Miguel Quintero, presidente de la Asociación Colombiana Médica Estudiantil (ACOME), afirmó que es importante que se cursen estudios generales, pero integrados en la formación de pregrado, para permitir el desarrollo de las habilidades individuales de los estudiantes.

Algunos ponentes se mostraron de acuerdo con dar un enfoque en medicina familiar desde el pregrado, pues como se había discutido en eventos anteriores, la figura del médico general se ha desdibujado. También se planteó la posibilidad de aumentar el número de especialistas en medicina familiar. “Se cree que el sistema de salud funcionaría mejor con médicos familiares en la medida que tienen mayor capacidad resolutiva para tratar de darle respuestas a la actual situación. El abordaje de la medicina familiar dentro del currículo de pregrado no garantiza que el egresado tendrá la formación de un médico familiar, pues esto debería abordarse desde una especialidad”, afirmó Álvaro Arias, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Cartagena. “Claramente el déficit de especialistas en muchas áreas no permite que en este momento se atienda a la población colombiana con especialistas en medicina familiar, porque la oferta académica en esta área también es muy reducida; sí se necesitaría que, desde el inicio, al médico se le den unas bases para atender en esta especialidad”, concluyó Juan David Rodríguez, representante estudiantil de medicina de la Universidad de Caldas. Para finalizar el evento, se realizó el panel “Recomendaciones sobre Hospital Universitario”, donde representantes de hospitales universitarios, así como de asociaciones de hospitales y clínicas, discutieron las recomendaciones del documento sobre el funcionamiento de los hospitales universitarios y los espacios necesarios para la práctica adecuada de internos y residentes, entre otros aspectos abordados por la Comisión, dando así por terminados los tópicos allí tratados y recopilando las conclusiones de las diversas intervenciones hechas durante la agenda. 17


DE INTERÉS

Propuestas del CAMEC para desarrollar en esta nueva administración EFRAÍN A. GÓMEZ LÓPEZ *

U

no de los objetivos del Consejo Colombiano de Acreditación y Recertificación Médica (CAMEC) es propender por que la medicina colombiana y sus ramas ocupen un lugar preponderante en el ámbito académico nacional y mundial, fomentando entre los médicos y profesionales la capacitación continua en aspectos académicos, científicos, éticos y de respeto al paciente.

18

Por información general de las sociedades pertenecientes al CAMEC (31 sociedades al momento), el número total de miembros que hemos estimado es alrededor de 21.000, y de estos tenemos referencia de 800 aproximadamente que ya han hecho su proceso de recertificación voluntaria. Si bien es cierto que este proceso involucra un periodo de cinco años, considero necesario promover un mayor ingreso de información de los asociados, con el fin de otorgar-

les los puntajes necesarios para la recertificación voluntaria. Estos serán, de manera resumida, algunos aspectos que intentaremos implementar en la administración del CAMEC de los próximos dos años:

1. Contacto

directo con el presidente del Comité de Acreditación y Recertificación (CAR) o de la sociedad científica que tenga retraso en el proceso de introducción de la información


DE INTERÉS

Durante esta nueva administración se ha identificado que, si bien ha aumentado el ingreso de nuevas sociedades científicas, el número de miembros que han alcanzado su recertificación voluntaria es aún pequeño.

de sus miembros para el proceso de recertificación, con el fin de evaluar y buscar soluciones para motivar esta recertificación de sus afiliados.

2. Promover los programas de educación médica continua dentro de las sociedades científicas, haciendo énfasis en la educación virtual, que podría ser más efectiva y mucho más democrática, pues tendría una mayor cobertura al adaptarse a las necesidades más apremiantes de los asociados.

3. Otro aspecto de vital importancia es la vinculación al CAMEC de los médicos generales, quienes son pilar fundamental de una estructura de atención medica integral, especialmente ahora, con las políticas públicas en salud que buscarán esquemas con programas de atención integrada en salud, donde los médicos generales y de familia serán piezas fundamentales.

4. Se

contactará a las sociedades que aglutinen a los médicos generales para invitarlos a formar parte del CAMEC, y se implementarán otros mecanismos con el ánimo de involucrar a la mayor cantidad posible de médicos generales. Ya están programados los primeros acercamientos.

5.

Se seguirá invitando a las sociedades científicas que aún no forman parte del CAMEC para que se integren, mostrándoles las ventajas de formar parte de este consejo.

6. Se

buscarán herramientas y alianzas estratégicas con instituciones o entidades que ayuden a implementar programas de desarrollo profesional permanente, para que las sociedades científicas que conforman el CAMEC decidan, en su autonomía, si se apoyan en estos o siguen sus procesos de educación continuada como lo han venido realizando. Una de las razones por

las que considero fundamental esto, es porque en general se evidencia poca motivación de parte de muchos profesionales por la formación tradicional, especialmente en relación con cursos, congresos, etc., pues muchas veces encuentran poca influencia de esta formación en su quehacer cotidiano, y adicionalmente por un entorno sociocultural y laboral poco estimulante para el desarrollo profesional permanente.

* Presidente del Consejo Colombiano de Acreditación y Recertificación Médica (CAMEC). 19


INICIATIVAS

En busca de la protección de los pacientes en procedimientos estéticos RICARDO GALÁN SUÁREZ, M.D., MSC. *

A

propósito del Proyecto de Ley 158 de 2016 Cámara: “por el cual se regulan los procedimientos médicos y quirúrgicos con fines estéticos”, acumulado con el Proyecto de Ley 186 de 2016 Cámara: “por medio del cual se reglamenta el ejercicio de la cirugía plástica estética, medicina estética y las especialidades médico quirúrgicas con competencias formales en procedimientos médicos y quirúrgicos estéticos en Colombia y se dictan otras disposiciones”. El proyecto de Ley 158 de 2016 de Cámara, de iniciativa parlamentaria, que inició trámite en la primera legislatura de 2016, y que no siguió por vencimiento en el tiempo para ser debatido en junio de ese año, recibió posteriormente el apoyo del Gobierno Nacional a través del Ministerio de Salud y Protección Social y el Ministerio de Educación Nacional, creándose una mesa de trabajo con los gremios médicos, la academia y la sociedad civil. 20

En la mesa participaron la Asociación Colombiana de Sociedades Científicas, la Academia Nacional de Medicina, la Sociedad Colombiana de Especialistas en Medicina Estética, la Universidad de Antioquia, asociaciones de víctimas de procedimientos médicos y quirúrgicos estéticos, la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica Estética y Reconstructiva, el senador ponente del proyecto Jorge Iván Ospina, entre otros actores. El proyecto conciliado entre todos fue radicado en la Cámara de Representantes, nuevamente, y luego se radicó el Proyecto de Ley 186 Cámara bajo la autoría de Margarita María Restrepo. La Comisión Séptima de Cámara decidió sumar los dos proyectos, los cuales tuvieron su primer debate en mayo pasado, cuando fue aprobado. Actualmente está pendiente el segundo debate en la plenaria de la Cámara y en caso de ser aprobado pasará al Senado de la República (al cierre de esta edición seguía igual).

Un proyecto muy completo Es de anotar que la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica Estética y

Reconstructiva tomó como base del proyecto de ley el realizado meses atrás con la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica Facial y Rinología, la Asociación Colombiana de Otorrinolaringología, la Sociedad Colombiana de Oftalmología, la Asociación Colombiana de Cirugía Ocular, Orbitaria y Oncológica, la Asociación Colombiana de Dermatología y Cirugía Dermatológica, la Sociedad Colombiana de Ginecología, la Academia Colombiana de Cirugía Plástica Reconstructiva y Estética, y la Sociedad Colombiana de Especialistas en Medicina Estética, todas estas integradas por médicos especialistas con competencias formales en procedimientos médicos y quirúrgicos con fines estéticos. El proyecto de ley tiene cinco capítulos y 19 artículos que comprenden: las disposiciones generales, las condiciones para la realización de procedimientos médicos y quirúrgicos con fines estéticos, el manejo de la información, publicidad, promoción y patrocinio, el régimen de responsabilidad y sanciones y las disposiciones finales.


Este proyecto es muy completo pues no solo contempla los requisitos para el ejercicio profesional, sino también las condiciones que deben tener los prestadores de servicios de salud, haciendo referencia a los insumos, medicamentos y tecnologías. Igualmente da unas pautas para el consentimiento informado, las pólizas de seguros para el manejo de las complicaciones, crea prohibiciones y limita la publicidad, promociones e incentivos para la práctica de procedimientos con fines estéticos. También fija para las sociedades y asociaciones científicas unas responsabilidades y sancionará a quienes incumplan con la ley. Esperemos que el proyecto de ley continúe su trámite y si se le hacen modificaciones al texto original, estas sean para el beneficio de los pacientes, cuya protección es el pilar fundamental del mismo.

* Presidente de la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica Estética y Reconstructiva (SCCP). 21


DEL EJECUTIVO

Comprometidos con el mejoramiento del sistema de salud

Representantes de la Comisión Séptima de la Cámara de Representantes y miembros de la Gran Junta Médica Nacional en desayuno de trabajo sobre Proyecto de Ley de Residencias Médicas.

L

a Asociación Colombiana de Sociedades Científicas (ACSC) se ha mantenido presente en los distintos debates que buscan modificar el sistema de salud y la legislación vigente en temas del funcionamiento de este sistema. Su Presidente, el Dr. Ricardo Navarro, asistió durante el reciente trimestre a espacios de discusión con los organismos legislativos. Uno de estos encuentros fue la audiencia pública “Escuchar las diferentes posturas del rol que desempeñan las EPS en el sistema de salud colombiano”, durante la cual se discutió la propuesta legislativa de eliminar o modificar los roles de la EPS, así como elevar a delito de lesa humanidad todos los actos de corrupción que se comentan en el sistema de salud. 22

A la audiencia, asistieron los miembros de la Comisión Séptima del Senado de la República, representantes de los gremios médicos, la viceministra de Salud Carmen Eugenia Dávila, así como representantes de la Superintendencia de Salud y de instituciones de educación superior como la Universidad Nacional y la Universidad de Los Andes. La reunión fue convocada el 11 de mayo de 2017 por el senador Edison Delgado Ruíz, asistieron los senadores Álvaro Uribe Vélez, Henrique Pinedo, Farud Urrutia, Jorge Gechen Turbay, Carlos Santoma y Nidia Blel. Otro de estos eventos fue un desayuno de trabajo que tuvo lugar en el centro histórico de Bogotá, al

evento asistió el Dr. Navarro, junto con los miembros de la Comisión Séptima de la Cámara de Representantes y miembros de la Gran Junta Médica Nacional. El tema central fue el proyecto de ley de residencias médicas que busca remunerar a los médicos residentes por la labor que realizan. El encuentro tuvo como objetivo discutir las condiciones en las que los médicos residentes se desempeñan en los centros de práctica, con especial énfasis en su calidad de vida y su bienestar, los presentes concluyeron que el hecho de no remunerar a los residentes es un verdadero atraso para Colombia, ya que en los demás países del mundo sí se está haciendo.


Miembro de Junta Directiva de la ACSC, al frente de Assosalud

E

l Dr. Jorge Diego Acosta, miembro de la Junta Directiva de la Asociación Colombiana de Sociedades Científicas (ACSC), fue elegido el 3 de mayo de 2017 como presidente de la Asociación Nacional de Profesiones de la Salud (Assosalud), que representa a más de 20 asociaciones, sociedades científico gremiales y colegios profesionales del país. Además fue ratificado como vicepresidente del Colegio Médico Colombiano. También es asesor de política gremial de la Sociedad

Colombiana de Anestesiología y Reanimación. Desde sus diferentes representaciones, puntualmente a través de la Presidencia de Assosalud, promoverá el Año del Trabajo Digno en Salud, así como la implementación de la Ley Estatutaria, la recertificación, la educación continua y el fortalecimiento del gremio médico. En estos meses ha participado en diversas instancias estatales, como el Congreso de la República, y en foros del sector

salud; ha acompañado a equipos de trabajo, y asistido a reuniones sindicales, juntas y asambleas, generando debates para la construcción de políticas gremiales e incidencia en las políticas públicas y normas del sistema de salud.

La ACSC, Mineducación y la Junta Médica discutieron la transformación de la educación médica Dr. Ricardo Navarro, Presidente de Sociedades Científicas, junto con Representantes del Ministerio de Educación y miembros de la Gran Junta Médica Nacional.

E

n un encuentro realizado el 7 de junio con el Ministerio de Educación y la Gran Junta Médica Nacional (GJMN), la Asociación Colombiana de Sociedades Científicas (ACSC) discutió sobre el documento de recomendaciones para la transformación de la educación médica y manifestó su postura ante lo planteado. De igual manera, compartió la creación del Consejo General de Educación Médica (CGEM) 23


DEL EJECUTIVO

con representantes de las distintas etapas de formación respetando la autonomía médica y universitaria. Sociedades Científicas destacó la necesidad de crear un Observatorio de Educación Médica y de la Salud que dé cuenta de los cambios demográficos y epidemiológicos que afirma deben ser incorporados en el currículo. Asimismo, insistió en la importancia de que las modificaciones curriculares sean planificadas y ejecutadas por expertos, en especial para fortalecer las competencias del

médico general y la formación de los médicos familiares. Además, de acuerdo a la labor del CGEM urgió al ajuste de los lineamientos de acreditación de posgrados y la homogeneización de las denominaciones. En cuanto a la instauración del Examen Único Nacional de Residencia, destacó la importancia de que este no sea el único criterio de admisión para respetar la autonomía universitaria. La ACSC apoya que el Estado se comprometa con la formación de

especialistas pero garantizando las condiciones laborales de los residentes y la disposición de becas para el pago de matrícula; sobre los hospitales universitarios afirma que es necesario integrarlos a las facultades de medicina, y que estos cuenten con la acreditación obligatoria, así como con el apoyo del sistema de salud, por lo que destacan la creación del Centro Médico Académico. La ACSC continúa comprometida con las iniciativas que buscan transformar la formación de los médicos en el país.

Presente en foro con precandidatos

E

l Dr. José Ricardo Navarro, presidente de la Asociación Colombiana de Sociedades Científicas (ACSC), participó el 19 de julio en el foro “Propuestas para aliviar la crisis de la salud”, organizado por el Centro Democrático, como parte de la serie de foros temáticos que realiza este partido político con sus precandidatos para la contienda electoral del año 2018. Se abordaron las implicaciones de la Ley 100 de 1993 en el aseguramiento universal y la prestación de los servicios, la judicialización de la salud, los pros y contras de la integración vertical de las EPS, el desfinanciamiento de las IPS y la consecuente

24

deuda con el personal de salud, las formas de su contratación, la implementación de la Ley Estatutaria de Salud, una mayor morbilidad por enfermedades crónicas, entre otros temas. Algunas propuestas fueron que parte de los recursos destinados al sector sea supervisada por la Superintendencia Financiera; crear un portal único con toda la oferta para la adquisición de insumos médicos, eliminando a los intermediarios; desarrollar sistemas de información más robustos y predictivos; generar reformas en atención primaria en salud y creación de incentivos; cambiar los modelos de contratación, y

poner al paciente en el centro del sistema de salud. “Las propuestas que hay van en pro del mejor desempeño clínico de los pacientes y para que los profesionales de la salud trabajen de una manera digna y decente, porque al estar bien remunerados y con calidad de vida no necesitarán tener dos o tres puestos de trabajo”, resaltó el Dr. Navarro. También participaron en el panel de expertos el Dr. Jaime Arias, presidente de Acemi; el Dr. Juan Carlos Giraldo, director de ACHC; el Dr. Jorge Julián Osorio, rector de la Universidad CES, y el Dr. Gabriel Mesa, gerente de la EPS Sura.


PERFIL

La interesante mujer que lidera la Asociación Colombiana de Nefrología La Dra. Adriana María Robayo preside la sociedad científica de los nefrólogos colombianos desde 2016 hasta 2018. Se podría parafrasear como una mujer “disruptiva”, en constante aprendizaje.

E

l ‘motor’ por el cual Adriana María Robayo decidió realizar su Servicio Social Obligatorio o “rural” en San Vicente del Caguán, en 1994, es el mismo que la llevó a estudiar medicina interna, nefrología, economía social, salud pública, epidemiología y ahora una maestría en efectividad clínica y sanitaria. El ‘motor’ de una mente inquieta, sedienta de nuevos aprendizajes, y de una voluntad proactiva que disfruta hacer cosas diferentes. “El día que llegué a San Vicente del Caguán me pareció un pueblo vaquero, la entrada era una calle

larga y oía música ranchera. En la parte de abajo estaba el río y el hospital al lado de la iglesia. Un pueblo con 10 mil a 15 mil habitantes, con un área rural dispersa muy grande. Me preguntaba: ‘¿dónde me vine a meter?’. Las demás opciones eran San José del Guaviare o Puerto Nariño, en el Amazonas. Quería algo raro, pues pensaba que era la última oportunidad que tenía para formarme como un médico integral”, narra la Dra. Robayo, quien se ‘ganó’ una fiebre tifoidea en aquella tierra dominada durante décadas por la guerrilla.

La búsqueda de un campo de acción integral fue precisamente la que la llevó a inclinarse por medicina interna y luego por nefrología, subespecialidad que comparte con cerca de 350 colegas en Colombia y de quienes unos 270 integran la Asociación Colombiana de Nefrología e Hipertensión Arterial. Ella lidera esta organización desde octubre del año 2016 hasta 2018, siendo la primera mujer en ocupar la Presidencia desde que se fundó la Asociación, en 1966. “Nefrología es compleja, y en ella confluyen muchas cosas interesantes: medicina interna, epidemiología, 25


PERFIL

salud pública e incluso economía. En cuanto a salud pública, manejamos enfermedades de alto costo que son prevenibles, enfermedades huérfanas, trasplantes renales con lo último en inmunología y medicamentos, así como procedimientos, aparatos e investigación de punta. Además, la fisiología renal es muy fina, por sus mecanismos celulares y moleculares sofisticados. Los nefrólogos nos involucramos en cosas raras en las que a los demás les da miedo meterse, lo que requiere soluciones ingeniosas para manejar los riesgos”, afirma la Dra. Robayo.

De cara a los pacientes Tras 16 años ejerciendo la nefrología y ahora al frente del gremio, la especialista está convencida de que el camino es la prevención, reconociendo que hay mucho por hacer, desde gestionar recursos, organizar eventos, convencer a los

26

médicos, estar pendiente de las guías con el Ministerio de Salud, hasta viajar por el país y relacionarse con los pacientes. “Aparte del honor y la responsabilidad, el resto de pagos son cargas y problemas que toca manejar día a día. Me parece que es entretenido”, admite con una sonrisa, al preguntarle sobre su papel como Presidenta de la Asociación. Al hablar de los pacientes, se queda por un instante callada, reflexiva, para luego continuar: “la nefrología tiene una relación más cercana y frecuente con los pacientes que otras especialidades. Uno los conoce en los buenos y en los malos días, y ellos a uno, ¡y a veces es más complicada la misma familia!”. El día de la entrevista, en su consultorio de unidad renal al norte de Bogotá, saludó a un hombre que llegaba a su diálisis. Él se reía mientras hablaba con la Dra. Robayo, quien le preguntaba cómo estaba y de su vida cotidiana.

“Uno se ve con los pacientes crónicos tres veces por semana y a la larga termina sabiendo cómo es. No todos asumen igual una enfermedad que no tiene cura; si es una persona alegre, con red de apoyo, seguramente retornará a lo que es su vida. Trato de que vean este tratamiento como parte de su vida, pero no su vida misma”. El camino se puede tornar todavía más incierto para quienes están a la espera de un trasplante de riñón, como el caso del paciente con quien conversó ese día la Dra. Robayo. “Él lleva esperando cinco años por un trasplante, y no ha sido posible”. La nefróloga precisa que, en efecto, en Colombia hay cerca de 30 mil pacientes con enfermedad renal en tratamiento, la mayoría sometidos a diálisis, unos 4 mil ya trasplantados y otros mil en lista de espera, y eso que estos últimos deberían ser más. “En países desarrollados, como los Países Bajos, los trasplantes son el 70 % y las diálisis el 30 % de los casos. En Colombia es prácticamente


PERFIL

al revés, siendo el renal el trasplante que más se demanda”, explica. Frente a la ley de donación de órganos, sancionada hace un año, piensa que el reto está en convencer a las personas para que donen, antes que obligarlas: “como parte del cuerpo médico estamos expectantes acerca de los beneficios reales de esta ley, porque hay países donde han tenido que echar para atrás este tipo de medidas. Esperemos, eso sí, que se aumenten las donaciones”. La expectativa es mayor, teniendo en cuenta que los pacientes con enfermedad renal tienen, por lo general, diversas comorbilidades y pueden fallecer más fácilmente por una enfermedad cerebro cardiovascular que por el mismo daño del riñón.

Del consultorio a una hackathon – ¿Cómo prevenir entonces una enfermedad renal, Dra.? – Llevando una vida saludable, comiendo en horarios establecidos, con un consumo responsable de sal y sin tantos químicos, sino muy natural. Tenga buena vibra, porque si no, va a ser hipertenso. Es mucho sentido común, y es lo que menos tenemos. – Claro, Dra. ¿Y usted aplica lo que predica? – (Risas) Trato… tengo más estrés del que quisiera a veces, por la cantidad de actividades, pero trato de estar emocionalmente bien, haciendo además otras cosas que me gustan: juego tenis, monto bicicleta, leo mucho y de varios temas, voy a museos y viajo cuando puedo. ¡Tengo un buen grupo de amistades! Justo ahora estoy leyendo un libro de Big Data. De hecho, quiero hacer con un ingeniero cosas chéveres en tecnología médica para generar ideas disruptivas en salud.

Y es en este punto de la entrevista donde se comprende cómo ella misma es una mujer y médica “disruptiva”, por así decirlo, en constante aprendizaje. Su idea es hacer en el año 2018 una hackathon de salud de enfermedades crónicas, en la que compiten equipos integrados por un ingeniero, un médico o profesional de la salud que sepa del tema escogido y un creativo para mostrar la idea. El objetivo es responder en tiempo récord preguntas específicas, como formulando el problema de un trabajo de investigación, a través de miles de datos que se analizan con un software especial. El jurado premiará las mejores soluciones. Además, “soy una convencida del trabajo multidisciplinar, sola no sirvo, y en las relaciones con gente de diferentes disciplinas la discusión es más rica”.

Su propia conclusión de por qué escogió estudiar medicina, cuando en su adolescencia también la atraía la economía, es coherente con los nuevos caminos que quiere emprender: “la medicina es la más social de las ciencias, pero también leía en estos días que para que la medicina sea una ciencia necesita datos, y si no, es solo un arte. Usted tiene que ser científico y humanista. Tener una mezcla, siendo riguroso en el método y, sobre todo, siendo persona, sensible, que le importe la gente, si no, hubiera estudiado otra cosa”. De hecho, todavía se le dibuja una sonrisa en su rostro cuando recuerda las brigadas que hacía en su residencia de medicina interna en poblaciones alejadas de Cundinamarca. “Me gusta la chalupa, la voladora, el burro… luego, cuando tengo más tiempo, volveré a hacer esas brigadas”. 27


PERFIL

El cardiólogo detrás del DEA en Colombia A

sí concluye el poema “El juego de la vida y de la muerte” que escribió hace varios años en Estados Unidos el cardiólogo colombiano Hernando Matiz Camacho, cuando acababa de sobrevivir a un síndrome de isquemia-reperfusión posterior a una cirugía a corazón batiente, que le practicaron por infarto. Era Presidente del Colegio Panamericano del Endotelio y había sufrido, paradójicamente, un “golpe en el endotelio”. “Tengo las siete vidas del gato. He tenido tres cánceres, dos infartos y hoy un marcapasos. En Estados Unidos me sentí morir… cuando todavía estaba en cuidados intensivos le dije a la enfermera que quería escribir un poema, pues también soy poeta”, narra el Dr. Matiz, en un tono pausado a sus 80 años. Se podría afirmar que haber recorrido en carne propia la delgada

línea entre la vida y la muerte le ha permitido al Dr. Matiz ponerse más fácilmente en los zapatos de quienes experimentan la misma situación, y no precisamente en los quirófanos, sino en las calles. De hecho, él es el cardiólogo que estuvo detrás de la ley que reglamentó el uso obligatorio del Desfibrilador Externo Automático (DEA) en Colombia (Ley 1831 del 2 de mayo de 2017), lo cual facilitará el acceso a este dispositivo electrónico portátil que puede salvarles la vida a pacientes en paro cardiaco extrahospitalario.

La vida que salvó en un avión… y la otra que no Hace 10 años el Dr. Matiz viajaba con su esposa de Hong Kong a Japón, cuando un hombre estadounidense, alto y corpulento, sufrió un

Hoy que cumplí los años que no me pertenecen. Hoy que burlé la muerte, hoy que salí con vida, ¡quiero rendirle culto a la vida y a la muerte! Quiero sentir la vida sin olvidar la muerte. ¡Dar gracias a la muerte que me tiene con vida! ¡Dar gracias a la vida porque sentí la muerte! 28

paro en pleno vuelo. “Cuando me levanté a socorrerlo, otros seis pasajeros más, también médicos, lo hicieron. Me adelanté y vi que el paciente no respiraba, estaba cianótico, con las pupilas dilatadas y sin pulso. Comencé las maniobras de reanimación cerebro cardiopulmonar y solicité un DEA. El aparato me empezó a hablar en mandarín, pero como ya conocía las tres órdenes que este daba, pude salvarle la vida a aquel pasajero”. En agradecimiento la aerolínea le obsequió dos pasajes internacionales y el pasajero salvado le envió una carta tiempo después. Más que asumirlo como un acto heroico, el cardiólogo insiste en que cualquier persona, con un adecuado entrenamiento en reanimación básica, puede usar el DEA. “Me llena de satisfacción enormemente lo que se ha logrado con el DEA en Colombia”, apunta. En cambio, recuerda con otro tono aquella vez en la que el paciente murió, pese a que había recobrado la consciencia gracias a las maniobras de RCCP y a las descargas eléctricas del DEA. “Volábamos sobre Corea del Norte, pero como veníamos de Corea del Sur no le permitieron al avión aterrizar allí. Después de varias reanimaciones, el pasajero falleció”. Su manera entonces de “rendirle culto a la vida y a la muerte”, como expresa en su poema, ha sido precisamente a través de su ardua entrega al desarrollo de la reanimación en Colombia, que marcó un hito con la reglamentación del uso obligatorio


PERFIL

del DEA. “Ahora que regalé un DEA a la Academia Nacional de Medicina y me están pidiendo otro en el Club Médico de Bogotá, debería conseguir un DEA para mi casa y que lo maneje mi esposa”, concluye de modo anecdótico.

Más sobre el Dr. Hernando Matiz Camacho Médico de la Universidad Nacional de Colombia, internista y cardiólogo formado en EE. UU., especialista en Filosofía de la Ciencia y máster en Dirección Universitaria, entre otros estudios. Se ha dedicado a la práctica clínica en cardiología, como en el Hospital de San José de Bogotá, y a la docencia en las universidades Nacional, del Rosario y el Bosque. De hecho, fue fundador de esta última a través de la Escuela Colombiana de Medicina, además de decano y rector. Allí mismo introdujo hace 25 años la simulación clínica, siendo pionero en Colombia y extendiéndola a la Fundación Cardioinfantil a través de un laboratorio. Expresidente de la Sociedad Colombiana de Cardiología, la Asociación Colombiana de Medicina Interna, el Colegio Panamericano del Endotelio y la Asociación Colombiana de Simulación Clínica. Actualmente es el Presidente del Claustro de Fundadores de la Universidad El Bosque. Por otra parte, está casado y tiene cuatro hijos, dos de ellos médicos (un ginecólogo y una cardióloga pediatra).

“Cápsulas” sobre el DEA* – El DEA es un aparato portátil que puede descargar una corriente eléctrica al corazón a través del tórax, para que esta pare la fibrilación ventricular y permita que el corazón vuelva a un ritmo normal, saliendo del paro. – Desde 1995 la AHA (American Heart Association) promovió en Estados Unidos el uso obligatorio del Desfibrilador Externo Automático. También es obligatorio en Argentina, Uruguay y recientemente en Colombia.

– De los cuatro ritmos que llevan a paro: fibrilación ventricular, taquicardia ventricular sin pulso, asistolia y actividad eléctrica sin pulso, el DEA solo detecta los dos primeros e indica que debe hacerse una descarga. * Tomado del artículo “El Desfibrilador Externo Automático (DEA): un aparato que debe utilizar en muchos sitios para salvar vidas”, escrito por el Dr. Hernando Matiz Camacho y publicado en la Revista Colombiana de Cardiología (julio/ agosto 2009 Vol. 16, No. 4).

29


Conectados No. 2 Septiembre de 2017

30

Conectados 02  
Conectados 02  

Segundo boletín Conectados de la Asociación Colombiana de Sociedades Científicas.

Advertisement