Page 1

COMPENDIO DE

PROPUESTAS Y SUGERENCIAS Para Recuperar la Esencia Misma del

ARTE DE VIAJAR POR

Sociedad Cultural de Viajes y Expediciones

TOMO I

2013 - 2014

www.sociedadhistorica.com


2


Si vas a emprender el viaje hacia Ítaca, pide que tu camino sea largo, rico en experiencias, en conocimiento. A Lestrigones y a Cíclopes, al airado Poseidón nunca temas, no hallarás tales seres en tu ruta si alto es tu pensamiento y limpia la emoción de tu espíritu y tu cuerpo. A Lestrigones ni a Cíclopes, ni a fiero Poseidón hallarás nunca, si no los llevas dentro de tu alma, si no es tu alma quien ante ti los pone. Pide que tu camino sea largo. Que numerosas sean las mañanas de verano en que con placer, felizmente arribes a bahías nunca vistas; detente en los emporios de Fenicia y adquiere hermosas mercancías, madreperla y coral, y ámbar y ébano, perfumes deliciosos y diversos, cuanto puedas invierte en voluptuosos y delicados perfumes; visita muchas ciudades de Egipto y con avidez aprende de sus sabios. Ten siempre a Ítaca en la memoria. Llegar allí es tu meta. Mas no apresures el viaje. Mejor que se extienda largos años; y en tu vejez arribes a la isla con cuanto hayas ganado en el camino, sin esperar que Ítaca te enriquezca. Ítaca te regaló un hermoso viaje. Sin ella el camino no hubieras emprendido. Mas ninguna otra cosa puede darte. Aunque pobre la encuentres, no te engañará Ítaca. Rico en saber y en vida, como has vuelto, comprendes ya qué significan las Ítacas.

Constantino Kavafis

3


Desde que el hombre es hombre, y el tiempo es tiempo, el primero ha sentido una necesidad imperiosa de destinar gran parte del segundo en abandonar el aquí y el ahora y embarcarse en diversas aventuras a través del espacio. Desde las épocas más remotas, el ser humano siempre estuvo fascinado por todo aquello que podría aguardarle más allá de las fronteras de su conocimiento; lo desconocido lo ha impulsado a embarcarse en innumerables travesías que se han contado por cientos a lo largo de la historia. Siempre ha existido, desde la antigüedad más arcaica, un motivo para el desplazamiento: emprender campañas militares y conquistar nuevas tierras; proteger los dominios o ampliarlos más allá de los límites establecidos; abrir nuevas rutas de expansión comercial o simplemente tener un contacto íntimo con la naturaleza o con alguna divinidad. Desde las invasiones de Lugalzagesi de Uruk, creando la primera imagen histórica del mundo conocido en el año 2.320 a. C., hasta que Neil Armstrong y Buzz Aldrin dejaron las huellas estriadas de sus botas sobre la superficie lunar, se han sucedido miles de viajes, exploraciones y aventuras con un denominador común: el conocimiento. Sin embargo, el siglo XIX trajo, de la mano de la Revolución Industrial y con el florecimiento de la vida urbana, un nuevo motivo para viajar que hasta la fecha apenas si se había desarrollado: la evasión. Escapar, por un periodo corto de tiempo, de la rutina diaria de una ciudad que envuelve todo en un mato de estrés y monotonía. Con ello nació el turismo, de la mano del empresario Thomas Cook, que gestó el primer viaje organizado de la historia en 1841. Así, desde que el hombre no sabe muy bien qué es el hombre, y el tiempo ha desvirtuado su carácter de tiempo en pos de la productividad, pocos privilegiados son ya los que viajan siguiendo preceptos como la exploración, la espiritualidad y la religión, la arqueología y la cultura o el conocimiento según los parámetros con que lo hacían nuestros antepasados, los precursores de la saludable práctica de viajar.

4


escala; cuando el Reino de España designó al portugués Fernando de Magallanes para encontrar una ruta hacia la Islas de las Especias en el año 1519, el explorador organizó un viaje compuesto por cinco naves y doscientos cuarenta hombres. Sólo dieciocho regresaron y, aunque entre ellos no se encontraba su capitán, su nombre perdura eternamente en la historia; cuando el escritor estadounidense Jack Kerouac consiguió encontrar las palabras espontáneas adecuadas para transmitir su viaje a través de la díscola Estados Unidos y México en la década de los cuarenta en su famosa obra En el camino, sin saberlo había iniciado la mitificación de la histórica ruta 66...

Una mañana soleada del 444 a. C., el historiador griego Heródoto cerró la puerta de su casa en Halicarnaso y tomó un camino hacia el oeste. Su viaje por el Antiguo Egipto y por el Imperio Persa generó la primera descripción del mundo antiguo a gran

¿Más ejemplos? Hay miles. Estos son sólo algunos de los viajes que han dejado marcas indelebles en los mapas de la historia, convirtiéndose en fuente inagotable de fascinación. Y pocos proyectos han surgido con la voluntad y la perseverancia por hacer que los viajes retomen esta función inicial de exploración geográfica y conocimiento personal, repercutiendo en la sostenibilidad de las culturas que los auspician.

5


Muchos son los lugares donde se anuncian viajes exclusivos, pero muy pocos de estos viajes realmente responden a un planteamiento seriamente estudiado desde el punto de vista del argumento y la temática del viaje. Es en ese contexto donde surge la idea de HISTÓRICA, Sociedad Cultural de Viajes y Expediciones, como entidad que pretende consolidar la más importante y, hasta la fecha, única compilación de viajes históricos que recreen algunas de las expediciones y aventuras más famosas de todos los tiempos, pertenecientes tanto al concepto del hecho histórico como al campo de la ficción. HISTÓRICA es una idea surgida de la conjunción del turismo más selectivo y profesional con la investigación histórica y humanística en su plena versión académica y científica.

6

Fundada por científicos y humanistas en colaboración con viajeros y profesionales del sector turístico. Gracias a esta unión, se evita que cada propuesta de viaje se transforme en una simple sugerencia para conocer un destino (así no se forjan viajeros, sino coleccionistas de cromos). HISTÓRICA parte de la premisa de que cada viaje implica una experiencia que va más allá del espacio y del tiempo. Del tiempo que dura el viaje y su preparación y del espacio que delimitan las fronteras políticas actuales. Cada proyecto nace de la sugerencia de un experto que ha dedicado parte de su vida, de su trabajo y de sus investigaciones a la temática en cuestión. Y, como si de un profesor universitario se tratara, traslada la exposición de sus conocimientos desde aula cerrada de una facultad al lugar exacto donde se


produjeron los hechos históricos, mitológicos o literarios. Siguiendo los pasos de la historia. Cada colaborador es seleccionado minuciosamente, no solamente en virtud a sus conocimientos, sino cuidando también su capacidad de comunicación y la adaptabilidad al medio que nos invita a recorrer. Cumplen con la función de mantener viva la ilusión del viajero y cubrir sobradamente la expectativa experiencial, alzando al aprendiz a lo más alto de la experiencia sensorial e intelectual, al mismo tiempo que, como verdaderos viajeros, saben aconsejar a la perfección en las cuestiones prácticas. No son simples expertos en la teoría, sino también en la práctica diaria del viaje, puesto que antes de que el viajero inicie el camino, ellos ya han allanado más de una vez la senda. HISTÓRICA invita a descubrir sus propuestas actuales, diseñadas y testadas, que han sido divididas en cinco grandes apartados temáticos. ¡Bienvenidos, de nuevo, a la experiencia sublime de viajar en pos de la aventura y el conocimiento! ¡Bienvenidos a los viajes en el tiempo!


1

LAS EXPLORACIONES DE DAVID LIVINGSTONE BOTSWANA - ZAMBIA

“Llegamos a un promontorio, miramos atrás, y observamos su gura gris esfumándose en la distancia, y entonces tuve el presentimiento de que era la última vez que lo veía”. H. M. STANLEY

A primera hora de la tarde del 10 de noviembre de 1871, dos de los grandes exploradores de África se encontraron por primera vez en Ujiji, a orillas del lago Tanganika. Este encuentro ha quedado inmortalizado en la historia como el momento en que un galés casi desconocido, Henry Morton Stanley, saludó al respetado misionero escocés con las palabras: “el Doctor Livingstone, supongo.” En 1871, David Livingstone estaba a punto de concluir su vida como explorador después de haber viajado por África desde 1841. La carrera de Stanley como periodista y explorador estaba en sus comienzos. este famoso encuentro, bajo la sombra de un árbol de mango en el corazón de África, puede considerarse el momento en que una generación pasó el testigo de la exploración africana a la siguiente. Livingstone y Stanley se encontraron en un momento en que Inglaterra aún estaba tratando de resolver muchos de los misterios geográficos de África. Ambos hombres pasaron tres meses juntos explorando la mitad norte del lago Tanganika, ya que intentaban comprobar si había algún río que surgiera del lago y pudiera ser un afluente del Nilo. Las descripciones de sus diarios indican la profunda impresión que se causaron mutuamente. Ambos eran de humildes orígenes celtas y habían tenido infancias difíciles. Y ambos completaron viajes extraordinarios atravesando zonas inexploradas de África, de una costa del continente a la otra.

David Livingstone, probablemente, no imaginó nunca que se iba a convertir en el referente mundial de la exploración cuando se embarcó hacia África en 1840. Pero casi dos siglos después, HISTÓRICA propone seguir sus pasos basándose en sus escritos, en sus experiencias como misionero en las colonias y su posterior incursión al norte, para cruzar el Kalahari e internarse en las regiones inexploradas de Zambia para descubrir las cataratas Victoria. Es un viaje en pos de sus aventuras y sus observaciones, y sobre todo es un viaje de convivencia con las tribus que, antes de la llegada de Livingstone, nunca habían visto un hombre blanco, pero a las que él consideraba sus iguales y hermanos. Más información en nuestra web: www.sociedadhistorica.com/livingstone.php

11


2

FRANCISCO DE ORELLANA Y LA BÚSQUEDA DE EL DORADO ECUADOR - PERÚ - BRASIL

“Y aquí determinó el dicho Gonzalo Pizarro se hiciese un barco para navegar el río de un cabo, a otro por comida, que aquel río tenía ya media legua de ancho” FRAY GASPAR DE CARVAJAL

A finales de 1540, siete años después de conquistar Perú, Francisco Pizarro nombró a su hermano mayor, Gonzalo, vicegobernador de la capital norte de los incas, Quito. Cuando Gonzalo llegó a Quito, con 30 años de edad, oyó rumores de tierras con fabulosas riquezas hacia el este. Se decía que esos bosques amazónicos crecían valiosos árboles de canela. Y lo más interesante era que más allá había una tierra tan rica en oro que su jefe se cubría de polvo de este preciado mineral. Se trataba del “Hombre Dorado” o El Dorado. Gonzalo Pizarro decidió inmediatamente conquistar “La Canela y el Dorado”, partiendo a comienzos de 1541 con 220 españoles y con el apoyo de cientos de porteadores indios y grandes rebaños de ganado. Su segundo al mando era su amigo Francisco de Orellana, de su misma edad y soldado experimentado. Eran los guerreros más jóvenes y valiosos de España, pero pronto sucumbirían a los estragos de la selva. Los españoles morían de hambre, empapados por las lluvias y perdidos en bosques interminables. Orellana, en su desesperación, decidió construir una gran barca para llevar las provisiones por el río mientras los hombres de Pizarro avanzaban por tierra. Pero el río Amazonas, caprichoso e incontrolable, separó para siempre la expedición. ¿Fue una traición, una eventualidad imprevista o la fuerza de las circunstancias? Fuera lo que fuese, hizo que Orellana, en ocho meses, completara una de las mayores exploraciones de todos los tiempos: descendieron, nombraron e informaron sobre el mayor río del mundo tres siglos antes de que otros europeos descubrieran los ríos de África.

Francisco de Orellana, original de Trujillo, es una de las grandes figuras de la España del siglo de oro. Explorador, conquistador y adelantado español en la época de la colonización española de América, ha vivido a la sombra de otros grandes nombres como Cortés o Pizarro. Pero su hazaña, tan involuntaria como sorprendente, lo convirtió en un referente de la exploración. En el año 1974, el escrito Vázquez-Figueroa publicaba una pequeña obra en la que recreaba su aventura siguiendo los pasos del trujillano. Y ahora, es HISTÓRICA quien propone seguir al primero inspirándose en la obra del segundo, para “adentrarse en tierras de los indios aucas, buscar las ciudades perdidas e intentar encontrar a las legendarias amazonas de que hablan los cronistas de Indias. O incluso soñar con la cueva bajo la catarata del río Coca, donde se dice que reposa el tesoro de los incas”. Más información en nuestra web: www.sociedadhistorica.com/orellana.php

13


3

la ruta de la seda

CHINA - UZBEKISTÁN - IRÁN - TURQUÍA “Las rutas occidentales son malas y peligrosos. A veces, las dunas cambiantes bloquean el camino del viajero, y otras veces son los demonios y los vientos ardientes. Si uno se encuentra con ellos, no hay modo de escapar de su furia. A menudo grandes caravanas se pierden sin remedio.” CHIANG YUEH

A caballo entre la leyenda y la historia, se cuenta que el emperador chino Wu, perteneciente a la dinastía Han, se vio en la necesidad de contactar y formar alianzas con los reinos del oeste y el noroeste, para lograr así hacer frente, uniendo fuerzas comunes, a las invasiones cada vez más frecuentes y violentas de las tribus barbáricas del noroeste: los hunnos. Esta misión le fue confiada al general Zhang Qian, quien recibió cien de los mejores guerreros del emperador, así como magníficos presentes que utilizaría para sellar pactos militares y políticos. Sin embargo, trece años más tarde, en 141 a.C., esta misión pareció fracasar cuando el general Zhang Qian regresó a la corte, trayendo tan solo uno de sus soldados con vida. No obstante, a pesar de que no se había conseguido ninguna de las alianzas que se buscaban, el general Zhang pudo documentar la existencia de treinta y seis reinos más allá de la frontera occidental china, pueblos con un gran potencial comercial, como Persia, Caldea o el Imperio Romano. Gracias a esta fallida misión en busca de alianzas se iniciaron las relaciones diplomáticas y comerciales entre China y las civilizaciones del Valle de Ferghana (actuales Kirguizstán, Uzbekistán y Turkmenistán). Gracias este nexo, los chinos no sólo obtuvieron importantes apoyos para defenderse de los hunnos, sino que establecieron sus propios productos en los mercados de otros reinos. Cuando Licinio Craso cruzó el Eúfrates años más tarde, en el año 53 a.C., para conquistar Parthia, quedó impresionado por un producto único de esta tierra: un brillante, suave y bello tejido. Esta tela se trocaría en objeto de deseo de los aristócratas romanos, convirtiéndose así en la más lujosa y preciada del mundo conocido. La Ruta de la Seda quedaba establecida.

Recreando el recorrido de la Ruta de la Seda, HISTÓRICA pretende romper con el concepto turístico habitual y ofrecer una visión del continente asiático de una forma diferente a las existentes, bajo este título, hasta la fecha. Se invita al viajero a recorrer los centenarios caminos que recorrieron los antiguos comerciantes, lejos de las grandes urbes, de sus altos edificios, sus luces, el bullicio y los turistas que visitan China, adentrándose en el lugar a través de las montañas, lagos y desiertos que conformaban el pasillo más transitado de Asia. Asimismo, se podrá disfrutar de determinados lugares gracias a permisos especiales, como algunas de las cuevas cercanas a las Grutas de Mogao, o tener el placer de conocer a destacados lamas budistas, esquiar por las dunas del desierto de Gobi o acercarse a los secretos de la antigua reflexología podal china. Más información en nuestra web: www.sociedadhistorica.com/rutaseda.php

17


4

el viet CONG Y la ruta de ho chI minh VIETNAM “No existe una simple respuesta. Estamos peleando un tipo de guerra que no se encuentra en los Manuales de la Escuela de Comando y Estado Mayor. Las armas convencionales no sirven aquí. De hecho, nada aquí es convencional” GRAHAM GREENE

La ruta de Ho Chi Minh fue fundamental para la victoria de los comunistas norvietnamitas en la guerra de Vietnam. No existía una única ruta en realidad, sino una vasta red de sendas, caminos y trochas de la jungla y algunos tramos de río, que se extendían de norte a sur por Vietnam, así como a través de los reinos colindantes de Laos y Camboya. En total, la ruta abarcaba casi 16.093 kilómetros de superficie y se trataba del principal medio de abastecimiento del Viet Cong. En su apogeo, alrededor de 20.000 soldados al mes y 65 toneladas de provisiones al día llegaban al sur utilizando la ruta de Ho Chi Minh. En un conflicto que los americanos intentaron ganar con medios cada vez más sofisticados desde el punto de vista tecnológico, la ruta de Ho Chi Minh personificó el modo menos avanzado en que el Viet Cong luchó. A pesar de las repetidas tentativas, cada vez más brutales, de bombardearla hasta destruirla por completo, esta ruta, al ser poco más que unos senderos abiertos a machetazos a través de la jungla, era prácticamente indestructible. Además, se emplearon hasta 300.000 vietnamitas para mantenerla, de modo que casi cualquier daño podía repararse rápidamente. A medida que la guerra se intensificaba, la ruta se tornaba más sofisticada. Se fueron construyendo campamentos base bajo tierra a intervalos regulares, lo que proporcionaba una red de túneles subterráneos que era aún más complicada que los senderos de la superficie.

La brutal realidad de los conflictos armados y las pretensiones de conquista a veces han dado lugar a viajes extraordinarios, pese a que la guerra solamente genera sufrimiento y destrucción. Es un hecho que los imperativos militares han conducido a los ejércitos a tierras extranjeras, tanto si su objetivo era subyugar como liberar, línea que en ocasiones se diluye tristemente. Pero con independencia de que las batallas sean gloriosas o sórdidas, es una obligación conocer su historia para no caer en el error, tan común, de repetir los errores. Esa es la naturaleza de este viaje que plantea HISTÓRICA y que pretende asomarse a los restos materiales y a los recuerdos humanos de quienes se vieron avocados a uno de los conflictos más cruentos del siglo XX, a través de sus tierras, sus vidas, sus recuerdos y su hospitalidad. Más información en nuestra web: www.sociedadhistorica.com/hochiminh.php

19


5

la vida y la muerte de Jesús de nazareth ISRAEL

¡Qué alegría cuando me dijeron: «Vamos a la casa del Señor»! Ya están pisando nuestros pies tus umbrales, Jerusalén. SALMO 121

El médico, filósofo, teólogo y músico franco-alemán, Albert Schweitzer, Premio Nobel de la Paz en 1952, escribió en una de sus obras que “la hazaña más grandiosa de la teología es el estudio de la vida de Jesús”. Se trata, efectivamente, de un tema central para una disciplina (la Historia de las Religiones), que quiere dialogar con la cultura en la que vive; y es evidente que la cultura occidental cristiana ha ido integrando, como uno de sus rasgos más característicos, una aguda sensibilidad hacia lo histórico con el afán de conocer y comprender aquello que aconteció, dando lugar a los pensamientos que hoy rigen nuestras vidas. En este sentido, esta propuesta plantea una investigación sobre el Jesús que la historia revela en su ámbito más humano. Y desde esta perspectiva, pretende acercar la naturaleza social, política y económica tanto del personaje como del peligroso y violento contexto geográfico en el que desarrolló su vida, su evolución y dónde llevó a cabo su ministerio: Judea, Samaria y Galilea en el siglo I de nuestra era. Por tanto, este viaje nace del deseo de un diálogo abierto entre la fe y la cultura. A través de la investigación del personaje real de Jesús y del acontecimiento histórico que fue su vida, esta propuesta plantea un diálogo entre la fe y la cultura que evitará que se caiga en el simple dogmatismo que provoca la colocación de los fundamentos históricos de la fe en un segundo plano y la renuncia a la historia de Jesús.

HISTÓRICA, con este viaje, plantea una visita a Israel, foco de peregrinación cristiana por excelencia, fuera de los conductos ordinarios generados para los peregrinos y las propuestas turísticas habituales. Este es un concepto alternativo (que no excluyente), en el que se contactará con investigadores, arqueólogos y sacerdotes que han dedicado sus carreras e investigaciones a buscar las evidencias históricas que han llegado hasta nosotros desde los tiempos de Jesús. La comunicación directa con estos expertos nos permitirá acercarnos y comprender el contexto en el que se desarrolló la vida y obra del Jesús humano, que luego las Sagradas Escrituras convertirán en el Mesiah, el Xristos, el ungido y venerado por millones de personas. Más información en nuestra web: www.sociedadhistorica.com/jesus.php

23


6

La leyenda del Arca de la Alianza ETIOPÍA

“Y en cuanto al Arca de la Alianza... es una obra admirable. Se prendan de ella los ojos; asombra el ánimo, y lo deja estupefacto y maravillado. Es algo espiritual, lleno de compasión; es algo celestial, lleno de luz; es prenda de libertad y morada de la Divinidad, que vive en el cielo y se mueve por la tierra...” KEBRA NEGAST

Hace tres mil años, el Arca fue creada por el pueblo de Israel, según el mandato personal de la divinidad, en el Monte Sinaí y trasportada posteriormente a Jerusalén. Allí, en el Templo, fue adorada como el más divino de los objetos sagrados. Se trataba de la reliquia que justificaba la relación directa de Dios con su pueblo elegido en la Tierra. Sin embargo, en algún momento de este remoto pasado, el Arca desapareció. Los diferentes indicios que los textos legaron dieron origen a una búsqueda que ha inspirado a creyentes y cazadores de fortunas durante milenios, convirtiendo el Arca en uno de los tesoros más codiciados desde la época de las cruzadas hasta la actualidad. En 1989 un periodista británico hizo una declaración que sacudió al mundo. La legendaria Arca Perdida no se encontraba tan perdida en realidad sino a salvo, escondida en una iglesia de Etiopía a donde había sido trasladada secretamente hace más de mil años. La Biblia narra que en tiempos de Salomón, Jerusalén fue visitada por la misteriosa reina de Saba. Cuenta la leyenda que de la unión de Salomón y la reina Saba nació Menelik I, primer rey de Etiopía. Años más tarde Menelik fue enviado a casa de su padre en Jerusalén para recibir educación hebrea. A pesar de los esfuerzos de Salomón para que se quedara, Menelik regresó a Etiopía con el primer hijo del sumo sacerdote, y se llevaron consigo el Arca. Ya en su reino, la custodiaron en un templo en una isla del lago Tana, en el nacimiento del río Nilo, donde permaneció por ochocientos años. Posteriormente, se llevó el Arca a Axum y se colocó en la Iglesia de Santa María de Sion donde reposa desde entonces. Esta aventura pretende descubrir los secretos que rodean al Arca de la Alianza, sin duda el artefacto religioso más mítico del Antiguo Testamento.

HISTÓRICA invita a emprender la búsqueda del Arca a través de las tierras altas de Etiopía desde dos perspectivas diferentes: la primera de ellas implica una búsqueda entre los elementos históricos y arqueológicos que este país ofrece; la segunda forma es a través de la visión mística de los pobladores de Etiopía y, en especial, del clero que forma la Iglesia Ortodoxa de Axum, lugar donde reside el Arca, según los fundamentos de su libro sagrado, “La Gloria de los Reyes” o Kebra Negast. El viaje plantea, a tal fin, una serie de experiencias que se encaminan, de forma paralela, por ambas vías, para un completo conocimiento de la leyenda que origina la propuesta. Más información en nuestra web: www.sociedadhistorica.com/arcaalianza.php

25


7

La Odisea de Homero GRECIA - ITALIA

“Musa, dime del hábil varón que en su largo extravío, tras haber arrasado el alcázar sagrado de Troya, conoció las ciudades y el genio de innúmeras gentes.” HOMERO

Escrita hacia el 800 a. C., aunque formaba parte de la tradición oral de los bardos, y atribuida al poeta ciego Homero, La Odisea, un poema épico de 12.100 versos, relata el viaje de regreso a casa, de diez años de duración, de Odiseo, rey de Ítaca, al concluir la guerra de Troya, hacia el 1200 a. C. No menos que La Ilíada, que narra la historia de dicha guerra, La Odisea constituye una extraordinaria composición de los mitos y leyendas griegos de los siglos oscuros, profundamente humana y dominada por un agudo conocimiento psicológico, cuyos dramas acontecen bajo un trasfondo de dioses y monstruos. Es un mundo al mismo tiempo cruel y noble, lleno de sufrimiento, traición, heroísmo y magnanimidad. Los viajes de Odiseo narran aventuras épicas tan fabulosas como la lucha con los Cicones de Isomer, la ceguera del cíclope Polifemo, hijo de Poseidón, Eolia y los vientos desfavorables, los Lestigones, caníbales gigantes, Caribdis, Calipso, las sirenas o incluso una incursión al mismísimo averno de Hades. La Odisea es un poema, no una guía de viajes, y, aunque ha mantenido ocupados a los eruditos durante dos mil años, existe un acuerdo más o menos unánime sobre algunas localizaciones. Así, el estrecho de Messina, entre Sicilia e Italia, que quizás fuera el hogar de Escila y Caribdis. Sicilia también se ha identificado como el lugar donde vivían Polifemo y los Lestigonios, Corfú como Feacia y el norte de África se acepta como el emplazamiento de los Lotófagos. Pero las conjeturas siguen abiertas para ser descubiertas con los mejores expertos en mitología griega.

Es casi imposible decir hasta qué punto el viaje de Odiseo se basa en lugares reales. Pero esta propuesta no se detiene en analizar si los hechos literarios tienen un sustrato histórico o no, toda vez que la propia fantasía ya supone, de por sí, una hazaña impresionante. Cruceros por el Mediterráneo son fáciles de encontrar, y disfrutar de sus estandarizadas paradas y visitas está al alcance de cualquiera. Pero lo que vivió Odiseo y ahora invita a recrear HISTÓRICA no fue un crucero, sino un periplo que gestó un nuevo término en las lenguas europeas: una odisea, en su sentido más próximo al reto personal y a la aventura. Más información en nuestra web: www.sociedadhistorica.com/odisea.php

29


8

Siete anos en el Tibet NEPAL - TÍBET

“A veces imagino que vuelvo a oír el grito de los patos salvajes que cruzan, al claro de luna, sobre los tejados de la ciudad dormida. ¡Ojalá mis recuerdos despierten entre mis lectores un poco de simpatía y comprensión hacia un pueblo cuyo único anhelo fue vivir libre e independiente!” HEINRICH HARRER

Durante una expedición, en 1939, para escalar el Nanga Parbat en los Himalayas, en la India británica (un monte en el que, desde los primeros intentos en 1935, un total de once escaladores alemanes perdieron la vida intentado llegar a la cumbre) estalló la Segunda Guerra Mundial. El alpinista Heinrich Harrer, de origen austríaco y miembro del partido nazi, fue capturado por las autoridades coloniales británicas e internado en un campo en India. Harrer tenía entonces 27 años. En 1944, tras cuatro años y medio de reclusión, Harrer y su compañero austriaco, Peter Aufschnaiter, lograron escapar del campamento británico, situado a las afueras de la localidad de Dehra Dun, al norte de la India. Durante los siguientes veintiún meses permanecieron ocultos en aldeas remotas, aprendieron el tibetano cerrado del interior, y realizaron la hazaña de recorrer 2.500 kilómetros hasta llegar a la ciudad prohibida de Lhasa. Allí cambió profundamente sus planteamientos personales, descubrió el esplendor del budismo tibetano, y asistió al comienzo del comunismo de China, convirtiéndose en firme defensor de la causa tibetana en defensa de su libertad e independencia. En 1948, Harrer se convirtió en un funcionario del gobierno tibetano, como traductor y fotógrafo. Construyó una sala de cine para el Dalai Lama y se convirtió en su tutor en inglés, geografía y algo de ciencia. Y lo más importante, nació una fuerte amistad que duraría el resto de sus vidas.

Heinrich Harrer es uno de los grandes exploradores del siglo XX y su libro “Siete años en el Tíbet” es un clásico de la literatura de viajes. ¿Tiene alguna importancia, entonces, el hecho de que también haya sido miembro del partido nazi? Pues sí, para HISTÓRICA la tiene, no por el hecho de haber pertenecido a esta ideología política, sino por el profundo proceso de redención que experimentó gracias al periplo que lo convertiría en protagonista de una de las más impresionantes historias generadas por la fragua de la historia. Independientemente del tipo de nazi que haya sido Harrer en 1939, lo cierto es que el Tíbet transformó su vida, gracias a una serie de experiencias vitales que modificaron su visión del mundo, y que en este viaje se pretenden emular con el fin de percibir aquellas sensaciones y aprendizajes que marcaron al austríaco. Más información en nuestra web: www.sociedadhistorica.com/harrer.php

31


9

LEWIS Y CLARK Y EL GRAN VIAJE HACIA EL OESTE AMERICANO ESTADOS UNIDOS “Nuestros barcos eran seis pequeñas canoas y dos grandes piraguas. Nosotros veíamos esta pequeña ota, aunque no tan respetables como las de Colón o el capitán Cook, con tanto placer como el que sentían esos aventureros merecidamente famosos al contemplar las suyas...” MERIWETHER LEWIS

Cuando Thomas Jefferson tomó posesión de la presidencia de Estados Unidos en 1801, la frontera occidental norteamericana tan sólo llegaba hasta el Mississipi. El Lejano Oeste seguía siendo un misterio. La expansión de la frontera occidental y la búsqueda de oportunidades y progreso fue lo que motivó al presidente a plantear la búsqueda de nuevas rutas. Y, pese a los peligros que podían acechar, cuando se propuso la expedición terrestre hacia el Pacífico no faltaron aventureros dispuestos a concretar esta nueva ruta. Meriwether Lewis y William Clark fueron los elegidos para llevar a cabo esta misión de descubrimiento y expansión por este territorio considerado antaño como salvaje e inhóspito. La Expedición de Lewis y Clark se encontró ante un universo completamente nuevo, un lugar que ofrecía promesas y oportunidades. Se convertirían en los primeros ciudadanos norteamericanos en atravesar las Grandes Llanuras, admirar el esplendor de la vida salvaje, contemplar el cielo inconmensurable, experimentar la crudeza del invierno, enfrentarse y superar las majestuosas Montañas Rocosas y ser los primeros en cruzar la Divisoria Continental, donde los ríos fluyen hacia el oeste. Tras enfrentarse a lo desconocido y a todas las dificultades del camino, pudieron observar las maravillas de este nuevo territorio y convertirse en los primeros de su nación en alcanzar el Océano Pacífico por tierra, en la que sería la expedición más mítica de esta joven nación: el primer cruce del continente por una persona de ascendencia estadounidense.

Este viaje de HISTÓRICA nos ofrece conocer dos realidades distintas de los Estados Unidos: por un lado, la previa a la colonización, que pretende acercar al viajero a los descendientes de las tribus de indios indígenas americanos, para que ellos mismos trasladen al presente los restos ancestrales de su cultura y tradiciones; por otro lado, se persigue la recreación de la expedición colonial, que proporcionará la posibilidad de tomar contacto con la naturaleza, caminar por los pasos creados para enfrentarse a ella, con noches de acampada y reuniones con los que más saben de la historia que se investiga. Como, por ejemplo, encuentros con los miembros de la Asociación Lewis y Clark, los mejores defensores y transmisores del legado de estos míticos expedicionarios. Más información en nuestra web: www.sociedadhistorica.com/lewisyclarck.php

35


10 DARWIN Y EL ORIGEN DE LAS ESPECIES Tras la estela del Beagle COSTAS SUDAMERICANAS “Es interesante contemplar una ribera enmarañada cubierta de plantas de muchas clases, con aves que cantan en los matorrales, con diferentes insectos que revolotean y con gusanos que se arrastran entre la tierra húmeda, y reexionar que estas formas, construidas elaboradamente, tan diferentes entre sí, y que dependen mutuamente de maneras tan complejas, han sido producidas por leyes que actúan a nuestro alrededor” CHARLES DARWIN

1

Charles Darwin era un estudiante de teología en Cambridge con gran interés por el mundo natural, cuando, en diciembre de 1831, a la dad de veintidós años, zarpó en el HMS Beagle en lo que acabaría siendo un viaje de cinco años alrededor del mundo. Darwin estaba invitado como “caballero acompañante” del capitán, Robert FitzRoy, pero regresaría como (y posteriormente se convertiría en) un naturalista de renombre mundial. Durante la travesía del Beagle, Darwin comenzó a formular su teoría de la selección natural, que haría temblar hasta sus cimientos las certezas religiosas del mundo victoriano, para revelar un mundo que había evolucionado a lo largo de eones en lugar de ser obra de Dios.

el viaje de stanley buscando a livingstone

Ante todo, el objetivo del viaje del Beagle era examinar las costas de la recientemente independizada América del Sur. Para el almirantazgo de Londres, además de la satisfacción puramente científica de contar con mejores cartas de navegación, existía un segundo objetivo: el incremento potencial del comercio. Pero, para un naturalista, la travesía era un regalo del cielo, ya que conllevaba prolongados períodos en los que el navío recalaba en lo que, por definición, eran costas poco conocidas, lo que brindaba amplias oportunidades de desembarcar a explorarlas. El viaje se plantea como una propuesta de recorrer los más representativos de estos lugares, donde Darwin realizaba amplias caminatas de investigación para recoger especímenes (que periódicamente enviaba a Inglaterra) y redactaba sus notas y diarios.

En realidad, Darwin pasó en tierra mucho más de la mitad del tiempo que duró la travesía del HMS Beagle, explorando terrenos a veces rocosos, otras veces pasto de frondosas selvas, en los que siempre se quedaba maravillado por las especies que, sin dudarlo, recogía y enviaba, a través del correo, al profesor John Stevens Henslow. HISTORICA pretende emocionarse de igual forma ante los diversos parajes naturales que esta propuesta plantea visitar, desembarcando donde Darwin lo hizo y recorriendo las mismas sendas que, aun hoy en día, permanecen vírgenes en la naturaleza. Más información en nuestra web: www.sociedadhistorica.com/darwin.php

37


HISTORICA plantea sus propuestas de viaje en tres categorías diferentes: ARISTÓCRATAS Para quienes buscan el mayor grado de confort, viviendo las experiencias más impresionantes sin renunciar, en ningún momento, al lujo más exótico o al servicio más selecto. El viajero ARISTÓCRATA goza del disfrute de los mejores servicios, alojamientos, restaurantes y de todas aquellas delicadezas que exige, puesto que la aristocracia merece la mayor de las atenciones y el mimo de los detalles. E HISTÓRICA sabe estar a la altura de esas circunstancias. EXPLORADORES Para los que opinan que el verdadero lujo es la experiencia, sin reparar en sobrados lujos ni excesivas comodidades. Solamente requieren un alojamiento decente y un buen plato de comida caliente en la mesa, lo necesario para el descanso confortable que permita reemprender la marcha de la expedición a la mañana siguiente. Como viajero dispuesto a todo, el EXPLORADOR sabe disfrutar de cada situación y de cada lujar, ahorrando un dinerillo. BOHEMIOS Pensado para quienes viven al máximo sin necesidad de tener cubiertas más que las necesidades básicas, improvisando si fuera necesario sobre la marcha. El viajero BOHEMIO no duda en cargar a la espalda su hatillo o su petate y emprender una marcha alternativa, generando un viaje económico y de mínimo gasto, aunque cargado con la misma experiencia y manteniendo el argumento de la propuesta. Es el tipo de viaje ideal para jóvenes valientes y grupos de estudiantes. 38


INDICE Si vas a emprender el viaje hacia Ítaca, 3 INTRODUCCIÓN, 4 HISTÓRICA, 6 ANTROPOLOGÍA Y EXPLORACIÓN, 8 Las exploraciones de David Livingstone, 10 Francisco de Orellana y la búsqueda de El Dorado, 12 HISTORIA Y ARQUEOLOGÍA, 14 La ruta de la seda, 16 La ruta de Ho Chi Minh, 18 MITOLOGÍA Y RELIGIÓN, 20 La vida y la muerte de Jesús de Nazareth, 22 La leyenda del Arca de la Alianza, 24 ARTE Y LITERATURA, 26 La Odisea de Homero, 28 Siete años en el Tíbet, 30 CIENCIAS Y NATURALEZA, 32 Lewis y Clark y el gran viaje hacia el oeste, 34 Darwin y el origen de las especies, 36 ARISTÓCRATAS, EXPLORADORES Y BOHEMIOS, 38 ÍNDICE, 39

39


Sociedad Cultural de Viajes y Expediciones

Entra en un mundo de posibilidades... ยกBIENVENIDO A LOS VIAJES EN EL TIEMPO!

+34 - 669 445 343 info@sociedadhistorica.com www.sociedadhistorica.com

catálogo HISTÓRICA 2013-14  

Compendio de propuestas y sugerencias para recuperar la esencia misma del arte de viajar.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you