Issuu on Google+

Anexo 1. Guía para la Presentación de Ponencias 1.- Titulo o Nombre de la experiencia: “Economía social de escala con

tecnología aplicada, con marca y logística propias y circuitos comerciales garantizados en el espacio popular: una propuesta de inclusión social amplia y de solución progresiva para las crisis cíclicas de inflación politizada” (Argentina). 2.- Expositores o Autores: Ponentes: Rubén Daza, presidente de la Fundación Nueva Gestión (Jujuy – Argentina) y Daniel Llano, presidente de la Fundación Agencia para el Desarrollo ARCentral (Misiones – Argentina), coordinadores de la Red Federal de Economía Social de Escala (Red ESE) de la Argentina. 3.- Características básicas de la Asociación, Gremio u Organización: La experiencia se desarrolla en todas las provincias del Norte Grande Argentino y Cuyo, incluyendo 15 distritos en total. La organización se creó a partir de la necesidad de que muchas experiencias campesinas que estaban adquiriendo cierta escala en su producción, no encontraban nichos adecuados de comercialización donde colocarla, o resultaban explotados por la particular conformación de los espacios de logística y venta habituales regidos por una ley de mercado que favorece a los grandes capitales. El número de sus socios incluye a todas las fundaciones, asociaciones, cooperativas, federaciones y organizaciones adheridas a la Red ESE, que suman un total de 25 entidades. Esta propuesta se fue consolidando a partir de que se lograron las primeras experiencias de comercialización positivas en las provincias de Misiones y Jujuy, mancomunando el espacio productivo rural con los pequeños comercios de los barrios más humildes, y eliminando así intermediaciones espurias que encarecían los productos con marca colectiva. La experiencia está siendo apoyada por diversas áreas del gobierno nacional argentino, especialmente la orientada al desarrollo social. Los aspectos más relevantes de la organización es que se trata de un espacio abierto, de conducción cooperativa. 4.- Características de la experiencia: la particularidad del principal mercado al que actualmente vendemos nuestros productos o servicios (turismo rural) es que no existen intermediaciones hasta llegar al precio mayorista. La consigna no es entonces “del productor al consumidor”, sino “del productor a los comercios de la barriadas populares a precios mayoristas, con escala y marca propia”. Para el caso particular de alimentos, sobre el que expondríamos, hemos identificado a nuestro mercado a través de “Encuentros Campo – Ciudad”, donde los productores cooperativizados analizan con los comerciantes barriales nichos actuales y potenciales de colocación de productos, precios, registros de calidad y de comercialización necesarios, lugares propios donde realizar en intercambio a escala (en volúmenes crecientes) y precios de referencia. Se ha llegado con diversos productos al mercado, siempre apuntando a la producción de transformación pero sin desestimar la primaria. Se impulsa el envasado porque los no perecederos agregan valor y permiten permanecer más tiempo a la venta, aprovechando los crecientes excedentes que el menguado nicho de las ferias va dejando (capacidad ociosa y materia prima potencial de cada experiencia. En la


actualidad existen 54 productos bajo estas premisas, pero las carpetas de proyecto exceden los 150 productos. Para explicar cómo evolucionaron las formas (estrategias) para llegar al mercado con producción primaria y productos transformados, cabe señalar que la metodología contiene un alto factor político (defensa de los intereses populares abaratando el consumo) e ideológico (concientización de que éste es uno de los caminos posibles y factibles de alcanzar soberanía alimentaria). Los requisitos que se debieron cumplir para acceder a ese mercado extendido en el territorio fueron de tipo registral (sanidad, formalización legal de cooperativas, inscripción de marca colectiva propia, aspectos impositivos, regulación de transporte de sustancias alimenticias, registro de conductores y preventistas). La manera en que se fueron involucrando los socios ha sido la especialización mediante capacitaciones, intercambio de experiencias, talleres, réplicas, identificación de líderes claves y selección de las mejores experiencias como referentes para el buen desempeño de las que recién comenzaban. Puede decirse que las propias comunidades han sido gestoras del cambio, ya que la forma de trabajar es prácticamente endógena, con escasa participación de actores no propios (especialmente en el aspecto de subsidios, microcrédito y financiación). El rol de las mujeres en la Organización es sumamente activo, ya que las cooperativas que se dedican a la producción y elaboración de alimentos siempre muestran un alto perfil de participación femenina. A través de cursos de capacitación específicos, se ha logrado que también vayan ocupando lugares cada vez más activos en el liderazgo de las organizaciones que componen la Red. Una modalidad novedosa que encara esta experiencia, es la de cooperativizar también a los técnicos, profesionales e idóneos que la acompañan, tendiendo a federar a las cooperativas y a que estos entes de servicios funcionen como un espacio integrado y no como profesionales individuales. Esto permite no sólo la inclusión y salida laboral para profesionales jóvenes (especialmente la de hijos de campesinos que han ido a capacitarse a las ciudades), sino también avanzar en la formación técnica de nuevos profesionales bajo la impronta del cooperativismo, rompiendo con el esquema mercantilista de pensamiento que –generalmente– reproducen los centros académicos. Las dificultades debemos enfrentar para poder consolidar nuestros productos acabados en el mercado es la competencia desleal de los monopolios, que abaratan artificialmente su oferta en los nichos que ven amenazados, por lo cual resulta necesario trabajar desde el principio bajo un concepto re resistencia más que de lucro, para lograr superar dicho escollo y alcanzar finalmente un desempeño de ingresos superior y salir así de la pobreza crónica que aqueja a la mayoría de los espacios sociales que componen la experiencia. En el aspecto organizacional, el principal escollo ha sido romper con la tendencia natural al individualismo, tanto de personas como de entidades, demostrando en la práctica que siempre es más rentable trabajar unidos que enfrentados. En cuanto a los aspectos financieros, la mayoría de los organismos locales, nacionales y provinciales continúan trabajando bajo un concepto fragmentado y limitado de los que es la ayuda. Apuntan más a pequeñas experiencias aisladas y sin escala, dispersando el apoyo, que a experiencias de escala, sin advertir que la sumatoria de esfuerzos y entidades son un reaseguro de éxito en la gestión. Esto produce que resulte sumamente dificultoso acceder al equipamiento industrial adecuado, así como a vehículos y lugares de estoqueo propios para la logística. Impronta que se repite en países hermanos, y que sólo se logrará quebrar a través de la creciente asociación entre espacios hermanados tras un mismo objetivo: los mercados de la economía popular no deben ser periféricos ni informales, si el objetivo que se persigue es la soberanía alimentaria.


Las mejoras a nivel productor y a nivel de organizaciones que trae el acceso al mercado bajo estas premisas de escala, logística más marca propias para no perecederos y fuerte asociación estratégica con los comerciantes barriales de ciudades lo más cercanas posibles (abaratamiento del flete) para un espacio aliado al que también se busca conformar en red (cooperativas de despensas) han sido mayores beneficios, mejoras técnicas, crecimiento constante en la inclusión de nuevos espacios que el trabajo en escala no sólo permite, sino que demanda y, en general, un incremento en la calidad de vida de cada familia rural asociada. 5.- Principal mercado: Para esta experiencia el mercado seguro, como nicho casi exclusivo, es el formal a través de los comercios barriales de ciudades cercanas de mayor población. Tanto el envío para exportación en algunos casos (miel de abeja) así como a mercados concentradores nacionales y como a ferias francas u otras modalidades (compra a volumen de supermercados de otros puntos geográficos) han demostrado tal cantidad de problemas e inconvenientes, que han generado una lógica de hierro en cuanto a la elección de nichos: “si no podemos ocupar la demanda local cercana bajo cierta escala con orden administrativo y legal, mal podemos aventurarnos a intentar ocupar espacios más distantes y –por ello– menos controlables bajo las modalidades posibles de gestión que nos resultan propias”. Las ventas históricas recién comienzan, ya que –después de 10 años de duro trabajo– es en la actualidad que estamos consiguiendo romper con la impronta de la dispersión de fondos, los proyectos de baja escala o de informalidad y el apoyo financiero que no incluye equipamiento industrial y logístico de porte medio. Lo que sobresale son las experiencias desarrolladas en varias provincias que, a pesar de ser incipientes, están demostrando que la metodología no sólo funciona y bien, sino que despierta el interés profundo de entidades similares en cada territorio. En este sentido, se puede afirmar que el crecimiento de la Red es casi exponencial, superando largamente la capacidad actual de atender todas las demandas de hermanamiento que continúan llegando desde puntos tan alejados como la Patagonia argentina. El espacio donde se sondearon y se identificaron clientes potenciales han sido por excelencia los Encuentros Campo-Ciudad. Puede decirse que, a través de ellos, los comerciantes barriales se han convertido en aliados estratégicos de las organizaciones de productores (especialmente cooperativas y federaciones de cooperativas) definiendo verdaderos estudios de mercado a partir del conocimiento idóneo de la demanda popular en los barrios, determinando precio potencial junto a características y volúmenes de los envasados, así como conveniencia o no de avanzar en determinadas líneas de productos. Por otro lado, dichos comercios han sido un reservorio para marcas nacionales de pequeño porte que han resistido el avance concentrador de los monopolios, y además cuentan con una excelente herramienta como es el crédito popular personalizado (la libreta). En la Argentina, este desempeño ha llevado que en nuestro país, desde el 2003 (inicios del gobierno popular) a la fecha, este tipo de comercios barriales haya pasado del 9 % al 21 % de total de la facturación anual por venta de productos de la canasta básica de consumo.


7.- Tipos de garantía ofrecen a los consumidores: (certificaciones y registros): Registro Sanitario SENASA (Servicio Nacional de Salud Ambiental) o símil provincial. Sistema Participativo de Garantía (SPG) a través de marcas colectivas que deben ser defendidas –mediante convenios– como sello de calidad por cada uno y la totalidad de los productos que se comercialicen bajo esa marca. Esto implica un largo trabajo de concientización, asumiendo que si uno sólo de los productos envasados bajo una misma marca es de baja calidad o muestra deficiencias sanitarias, termina perjudicando a toda la red local. Comercio justo es un concepto que se ha instalado para determinar un equilibrio entre productores pobres y consumidores ricos. Al trabajar con el mercado local, el concento de equidad pasa por tratativas abiertas entre productores y comercializadores barriales, donde se ponen sobre la mesa los costos de producción y los beneficios esperados por parte de las cooperativas, frente a las expectativas de lucro razonables de dichos comercios. Se podría decir que el concepto de justicia está así ligado a una conciencia activa de que la alianza establecida es de mutua conveniencia, no sólo porque asegura beneficios adecuados y sostenidos en el tiempo para ambas partes, sino también como defensa ante los ataques de los grupos concentrados que ya hoy –sin duda alguna– comienzan a ser advertidos por los colectivos participantes como el enemigo a enfrentar. No se ha impulsado la certificación orgánica, excepto en aquellos emprendimientos asociados que han surgido ya con dicha impronta. Se podría decir que el concepto de orgánico 100 % es una premisa que encierra cierta colonización cultural, ya que deviene de una demanda de alta exigencia como la europea, pero en la cual subyace abandonar ciertas prácticas naturales que –sin llegar a ser orgánicas según parámetros extranjeros– favorecen el incremento de la escala sin constituir una amenaza para la salud. Si lo orgánico implica reducir marcadamente los rindes, preferimos trabajar bajo la premisa de “producción natural”, que además requiere parámetros de exigencia locales ajustados a la demanda local. La trazabilidad es una premisa que se busca aplicar, no sólo en cuanto a garantía de calidad al eliminar posibles injerencias de terceros, sino también para asegurar que los productos comercializados a través de la red no provengan de espacios externos a la misma, un defecto que ha comenzado a apreciarse crecientemente en ciertas ferias. Entendemos que esos feriantes individuales explotan de alguna manera a vecinos con menor iniciativa, y además introducen muchas veces productos extra cuenca, y se transforman así en emprendedores individualistas movidos sólo por el lucro, que nada tienen que ver con la economía popular y solidaria. 8.- Aprendizaje de la Organización en cuanto a Comercialización Asociada: Las principales ventajas de vender de manera asociada, en escala y a precio mayorista (especialmente no perecederos) es una mayor permanencia en estanterías expositoras de los comercios, así como el agregado de valor que encierra esta dinámica que permite ampliar y extender la apropiación de beneficios. Pero quizás el mayor valor de este proceso, es que los participantes han aprendido a ocupar un espacio cada vez más importante en la transaccionalidad que encierra vender y comprar insumos de extrema sensibilidad, como son los alimentos. Una conciencia clara de que quienes laboran la tierra no tienen por qué ser la variable obligada de ajuste que garantiza el lucro de intermediarios y propietarios de marcas, acostumbrados a pagar precio vil por las materias primas, sin correr mayores riesgos, ni climáticos ni financieros. La principal dificultad para la comercialización a escala ha sido obtener subsidios (ya que nuestras organizaciones campesinas no son sujeto de crédito) suficientes como para adquirir volumen de producción adecuados a la demanda verificada. Se puede afirmar que, por primera vez, la comercialización dejó de ser “el cuello de botella” en el proceso,


ya que el trabajo mancomunado con comerciantes barriales estaba demostrando que (a los precios y calidades ofrecidas por nuestras cooperativas) el techo de la demanda comprobada estaba muy pero muy lejos de tocarse. Esta dificultad está siendo superada a través de mesas de trabajo y talleres de formación y concientización orientados a funcionarios nacionales y provinciales, tanto intermedios como con capacidad de decisión, para que entiendan que debe ser reorientada y profundamente modificada la asignación de recursos estatales. Al contrastar los fondos aplicados con respecto a los logros concretos alcanzados, surge claramente que se están desperdiciando recursos genuinos que –de aplicarse bajo la metodología que da título a esta charla– mostrarían so sólo mayor eficacia, sino también sustentabilidad (a la luz de la cantidad de fracasos de experiencias acotadas que muestran anualmente la mayoría de los programas). Se acompaña powerpoints de las experiencias de las provincias de Misiones y de Jujuy, las más avanzadas dentro de la Red. Se adjunta además ponencia a desarrollar.


Guía de ponencias sobre la Red ESE