Issuu on Google+

No es tan Simplex Daniel Llano Junio del 2011 Cierto alborozo en los anuncios del desembarco de Cargill en Misiones para producir stevia, nos obliga a la reflexión y sobre todo el análisis de lo que significa que una empresa trasnacional despliegue sus poderosos brazos sobre nuestro territorio. Un simple recorrido por Internet hace surgir miles de denuncias en todo el mundo por aplicación de trabajo tercerizado o inestable, despidos por protestas o reclamos salariales, falta de atención y cobertura médica de los trabajadores, contaminación ambiental, explotación campesina, condiciones de trabajo insalubres, uso indiscriminado de agrotóxicos y otros asuntos para nada promisorios para quienes decidan asociarse a alguna de tales empresas. En el marco del agrobussines el año 2009 concluyó con tres cumbres internacionales: la Cumbre sobre la Seguridad Alimentaria, organizada en Roma por la Organización Mundial de la Agricultura y Alimentación (FAO), la Conferencia Ministerial de la Organización Mundial del Comercio (OMC) en Ginebra, así como la cumbre de las Naciones Unidas sobre el Clima en Copenhague. En cada uno de estas cumbres, las trasnacionales demostraron su intención de controlar los sistemas alimenticios y de agricultura, los mercados, la tierra, las semillas y el agua a escala mundial. Trasnacionales tales como Monsanto, Cargill, Archer, Daniel Midland y Nestlé asistieron a estas cumbres como un ejército de grupos de presión con el claro propósito de crear políticas de acuerdo a sus intereses. Por ejemplo, la transnacional Monsanto, basada en los Estados Unidos, quiere recibir fondos públicos para subsidiar su semilla de soja ‘Roundup Ready’, genéticamente modificada para resistir el glifosato (vendido por la misma compañía bajo el nombre de ‘Roundup’), el herbicida más común a nivel mundial. Monsanto insiste que la soja ‘Roundup Ready’ ayudará a reducir el cambio climático porque la resistencia al herbicida ‘Roundup’ significa que pueden ser cultivados sin arar la tierra (lo cual emite dióxido de carbono), técnica se conoce como “agricultura sin labranza”. Monsanto argumenta que sus semillas y herbicidas deberían ser elegibles para recibir créditos por bonos de carbono a través del Mecanismo de Desarrollo Limpio, como parte de la Convención sobre Cambio Climático de la ONU (CMNUCC). Sin embargo la realidad es que Monsanto y otras transnacionales son las entidades que más contribuyen a las crisis del medio ambiente, porque promueven un modelo no sustentable de agricultura industrial. Mientras incrementan su control sobre las tierras y los mercados de productos agropecuarios, las transnacionales obligan a los campesinos a dejar sus tierras y reducen las oportunidades para encontrar empleo en áreas rurales. El resultado es que los barrios pobres de las periferias de las ciudades se llenan con más familias sin empleo. Argentina, país tradicionalmente agrario, es productora de alimentos tanto para el consumo de sus habitantes como para exportación. Gran parte de lo que llega a los hogares es producido por gente que todos los días trabaja en el campo. Los campesinos, no salen en los diarios o en la televisión cuando se habla del “campo”. El sector patronal de la producción y las empresas transnacionales agropecuarias se han apropiado entonces no sólo de miles de hectáreas de tierra, sino también del concepto mismo de lo que significa producción agraria.


Para la clase media de las ciudades, el campo significa solamente las entidades que desataron un feroz lock out agrario. A lo sumo, identifican al campo con las costumbres rurales de antaño o sus manifestaciones musicales folclóricas. Pero, gracias a la presión mediática, nunca asociarán al campesino como el verdadero actor protagónico del campo, con sus luchas sociales, sus relaciones de trabajo, sus formas actuales de existencia. En la Argentina actual, un colono, un chacarero, un hortelano o un peón rural no son el “campo”. Pero lo cierto es que ellos existen y producen. Según datos del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), el sector abarca el 66 por ciento de los establecimientos agropecuarios del país aunque ocupa sólo el 13,5 por ciento de la superficie, más de 23 millones de hectáreas. Pero además, este otro “campo” produce el 20 por ciento del Valor Bruto de Producción y constituye el 53 por ciento del empleo rural. Menos densidad de capital y de tenencia, para mayor empleo de mano de obra: un desempeño imposible de alcanzar para las trasnacionales. En la región del Nordeste argentino la contribución de los agricultores pequeños en los cultivos de renta regional constituyen el 62 % del total regional en yerba mate el 52 % en tabaco el 42 %, en algodón, y en té el 69 %. En ganadería aportan más del 20% de la producción de vacunos de la región, y más del 60 % de ovejas y cabras, según datos de Instituto Interamericano para la Cooperación Agropecuaria. Además producen y llevan a los mercados locales todo tipo de hortalizas, legumbres, verduras frutas y cereales. Pero claro, ante la tecnología de las trasnacionales, este otro”campo” parece un modelo atrasado, digno de ser erradicado sin demora. Y así se está haciendo. Diversos grupos y asociaciones campesinas del país, ahora asociados en el Frente Nacional Campesino, a su vez ligado a la red internacional denominada La Vía Campesina, han denunciado que APREESID, SRA, CRA, CONINAGRO y hasta de la FAA (o sea la Mesa de Enlace), han utilizado todo tipo de métodos criminales e ilegales para expulsar por la violencia, incluso armada, a comunidades enteras campesinas e indígenas, con el accionar cómplice de jueces, policías y dirigentes políticos, contaminando territorios, aguas, bosques y biodiversidad. Ambas organizaciones han llamado a luchar contra las multinacionales “que involucran la expansión de industrias contaminantes y que están disputando y apropiándose de la tierra, el agua y el territorio”. “Las corporaciones transnacionales son nuestros enemigos comunes, constituyen la forma actual del capital que ejerce el control sobre nuestras economías” aseguran en un comunicado. “En las zonas rurales estamos viendo una feroz ofensiva del capital y las transnacionales sobre la agricultura y los bienes naturales, es una guerra privatizadora de despojo contra campesinos e indígenas, un robo privatizador de la tierra, la biodiversidad, el agua, las semillas, la producción y el comercio agrícola”. Además llaman a luchar “contra Cargill, Monsanto, Nestlé Syngenta, Walmart”, todas multinacionales que se dedican a la producción, distribución y comercialización de alimentos. Esta claro que la lucha recién empieza, que será de largo alcance y que se enfrentan dos modelos antagónicos: uno que prioriza el ser humano, la familia campesina, el agua, la tierra, los mercados locales, la producción sana y sustentable amigable con el medio ambiente; y otro que solo quiere magnificar sus ganancias comprando tierras, desplazando familias y utilizando técnicas con alta dependencia de insumos contaminantes, aplicando su alto poder de influencia en gobiernos y amplios sectores de la sociedad. Llama la atención que el canal de desembarco de las inversiones de Cargill en Misiones sea justamente la denominada Cooperativa Tabacalera. Un modelo de producción que fue desplazando toda alternativa local de industrialización del tabaco, para constituirse


en el único y por tanto monopólico canal de comercialización de la hoja seca. Miles de campesinos misioneros han conocido durante años lo que significa este modelo, que paga por un producto anual, pero que ha implicado el mantenimiento de una producción a precio vil con todas sus secuelas de permanencia de la pobreza, la falta de cobertura médica y social (finalmente solventada por el Estado) y las secuelas de envenenamiento por agrotóxicos todavía pendientes de ser investigadas con seriedad. Esto sin mencionar lo que ha significado para las áreas ambientales protegidas de la provincia, el avance del sistema de roza y quema para implantar tabaco como recursos de subsistencia en las fronteras agrícolas de la provincia. A más miseria, menos árboles. Hoy existen en Misiones cuatro emprendimientos PyME o cooperativizados para producir stevia. La gran mayoría de sus componentes provienen del cultivo de tabaco, y ven en este nuevo producto una alternativa para salir del círculo vicioso donde están inmersos. Así lo hacen porque todos ellos están trabajando en producción con valor agregado, un edulcorante en polvo o líquido con marca propia. Muchos de estos nuevos emprendedores tienen más de 50 años, y recuerdan con claridad los intentos de un pasado no tan lejano, cuando los misioneros trataron de tener su marca propia de cigarrillos. La fábrica se llamaba Simplex. Estaba Bonpland. Tres intentos fallaron debido las prácticas desleales de las grandes empresas, por la falta de apoyo estatal, por la soledad informativa y comunicacional a la que fueron llevados. Terminaron, en un heroico aunque vano intento por continuar, tratando de fabricar cigarrillos sin nicotina a partir de la hoja de lechuga. Hoy, quizás el protagonismo –y hasta el antagonismo– del gobierno nacional respecto del accionar de las trasnacionales del agro, se traduzca en un final diferente para el tema stevia. Pero eso todavía está por verse. Realmente, el desembarco de Gargill en Misiones tiene sus bemoles, la cuestión no es tan simplex. sus


No es tan Simplex