Page 31

NOMBRES PROPIOS PORTADA 31

jo datado en 1951 y donado por la familia de Matilde Perella Castaneda. Su ubicación, junto al altar, comparte espacio con la imagen de San Andrés.

Vista principal de la iglesia parroquial de San Andrés

imágenes más significativas para los feligreses de esta parroquia comenzaría por Santa Rita, cuya devoción se remonta a un 22 de mayo de 1959. Aquel día el techo del colegio se derrumbó, segundos después de salir los pequeños al recreo. El milagro quedó atribuido a esta famosa monja italiana. En segundo lugar, destaca la reproducción de la tabla central del retablo de San Blas, entronizado obispo en Armenia; se le atribuyen también numerosos prodigios. En este caso, está representado con un personaje a cada lado; en su vertiente derecha un diácono sostiene un salterio mostrando algunos versos del salmo 119, mientras que en su lado izquierdo, otro diácono sujeta su báculo, elemento que acompaña al resto de la indumentaria episcopal (mitra, guantes, anillos..). Destaca el rojo de sus guantes, la mano derecha en actitud de bendecir mientras que la izquierda sostiene el

atributo típico de este santo obispo, un peine de cardar cáñamo, objeto de su martirio. El color dorado del fondo no pasa inadvertido, pues aparece decorado con elegantes motivos vegetales confeccionados con estuco dorado. La tabla presenta características del periodo final del estilo gótico internacional, muy influido por la pintura del norte de Europa. Es por ello que la mayoría de los expertos la atribuyen a Jaime Ferrer II y la fecha de realización podría fijarse en la segunda mitad del siglo XV. Según el catálogo Pulchra, la tabla fue llevada al Museo de Lérida entre 1903 y 1904 por el obispo Meseguer y Costa. Ahora en Algayón encontramos esta reproducción realizada por la imprenta Litos de Tamarite de Litera, bajo el auspicio del Ayuntamiento de Tamarite y la colaboración del Museo de Lérida. Finalmente, distinguimos un crucifi-

La iglesia parroquial de Algayón aparece documentada por vez primera en 1441, año en el que un supervisor de la diócesis realiza una visita a esta iglesia señalando que la techumbre debe ser reparada, además de indicar que el templo contaba en aquel momento con 4 campanas y que el cementerio rodeaba la iglesia. En el siglo XIX, la iglesia contaba con dos cálices, una cruz procesional, un Veracruz de plata y con dos relicarios de San Marcial y San Félix. Sin embargo, es su historia más reciente la que ha marcado de forma indeleble la historia de este edificio religioso. Es en 1998 cuando las primeras grietas obligaron a cerrar el templo, y a celebrar los actos religiosos en el pabellón y salón social. Gracias a los esfuerzos llevados a cabo por el pueblo, bien acompañados por su alcalde José Perella y por la diócesis BarbastroMonzón, el departamento de Vivienda y Rehabilitación del Gobierno de Aragón se encargó del acondicionamiento de la iglesia (grieta de la clave del arco, humedades, bóveda destrabada del arco y del muro), para la cual se invirtieron alrededor de 300.000 euros, bajo la dirección del arquitecto Francisco Segú Tolsa. Las labores rehabilitadoras comenzaron en 2008 para acabar a mediados de mayo de 2010, fecha en la cual se celebró la primera misa en honor a Santa Rita. Esta actuación salvadora del templo de San Andrés sirve como ejemplo de otras tantas parroquiales literanas que están, actualmente, sufriendo el deterioro del tiempo a la espera de una dotación económica que alivie sus estructuras y consolide la historia que envuelve sus límites. La iglesia algayonense de San Andrés salvó su deterioro y hoy, a pesar de las modificaciones de estilo en aras a su salvaguarda, puede contar los siglos que la adornan.

...

Somos Litera Febrero 2018  

Somos Litera Febrero 2018

Somos Litera Febrero 2018  

Somos Litera Febrero 2018

Advertisement