Page 11

Mujeres

11 l A Mecate Corto - Marzo 2010

+Pertenecía al Frente de Resistencia en Tegucigalpa

Asesinan a Vanesa Zepeda, empleada del IHSS E

l pasado miércoles 03 de febrero, fue encontrado el cuerpo sin vida de la jóven Vanessa Yaneth Zepeda Alonso de 29 años de edad en la colonia Loarque en Comayagüela, salida al sur del país. Vanessa era miembra activa del frente Nacional de Resistencia Popular, laboraba en El Instituto Hondureño de Seguridad Social y formada parte del sindicato de esa entidad. Según testigos que dijeron no mencionar sus nombres, ellos observaron que desde un vehículo en marcha la jóven había sido lanzada, pero ya sin vida, sin embargo, su cuerpo no presentaba ninguna herida de arma de fuego o arma blanca. Un grupo de abogados de las organizaciones que

integran la plataforma de DDHH en Honduras se presentaron a la morgue capitalina a investigar los hechos, pero el personal no permitió que estos abogados hicieran las investigaciones respectivas.

Vanesa desapareció el martes 02 de Febrero y fue encontrada el día siguiente a las 6:00 de la tarde. Sin embargo, ingresó a la morgue como desconocida y fue hasta el Jueves que sus familiares la identificaron, su madre trabaja para la Dirección General de Investigación Criminal (DGIC). Esta madre deja tres pequeños hijos entre ellos una bebé de 4 meses de nacida.

Vanessa Zepeda soñaba con una Honduras mejor.

Su pequeña hija también pidió castigo a los asesinos.

Cientos de personas participaron en una marcha de las antorchas para pedir justicia por el asesinato de Vanessa Zepeda.

+Estadística histórica

Empeoran cifras de asesinatos contra mujeres

En Honduras los homicidios de las mujeres aumentaron drásticamente luego del golpe de Estado. A raíz de la participación masiva de algunas mujeres en movilizaciones y discursos de rechazo al régimen de facto, varias han sido víctimas de intimidación y amenaza a su integridad física y a la de su familia. En su visita a Honduras, El Observatorio de la Transgresión Feminista constató las violaciones a las garantías individuales que sufre una parte de la población femenina, debido a su constante activismo y denuncias a las sistemáticas violaciones a la población en resistencia. De julio a diciembre del 2009, las muertes violentas de mujeres aumentaron en un 60 por ciento a nivel nacional; la Fiscalía de la Mujer reportó 51 casos, sólo

en julio de ese mismo año, una estadística histórica con características específicas.

Debido a la ruptura del orden constitucional aumentan las probabilidades de que las mujeres no quieran denunciar la violencia que padecen en sus hogares y en ámbito público, debido a la desconfianza en las autoridades en el poder. De acuerdo con la Fiscalía de la Mujer en el 2009 la muerte violenta de féminas alcanzó su nivel más alto en los últimos seis años, cuando se cometieron 405 homicidios. De estos casos sólo el 1% fueron investigados, aseguró Gladis Lanza del Movimiento “Visitación Padilla”.

Las mujeres en resistencia piden justicia para los asesinatos.

En Guatemala, las mujeres son botín de guerra de carteles del narcotráfico, especialmente la banda conocida como Los Zetas. En México se cometieron mil docientos homicidios de

mujeres sólo el año 2009, de los cuales sólo el 1% de los casos es castigado por la justicia. A diferencia de otros países donde la violencia intrafamiliar es la causa

principal de feminicidio, en esta nación centroamericana los narcotraficantes son responsables de muchas muertes de mujeres, aseguró Claudia Hernández, de la organización Sobrevivientes de Guatemala. La situación se agravó a partir de 2007, con el ingreso de la banda criminal conocida como Los Zetas, uno de los carteles de narcotráfico más violentos de la región según la agencia antidrogas de Estados Unidos, la DEA. Según la Fiscalía de Narcoactividad de Guatemala, este grupo tiene presencia en el 75% de su territorio. La situación en Centroamérica y México empeoró en los últimos años. Según el Consejo de Ministras de la Mujer en Centroamérica, los “feminicidios” se duplicaron en la región entre 2003 y 2009. El co-

mún denominador en estos casos es la impunidad de los agresores, explicó Luz Estrada, de la organización independiente católica por el Derecho a Decidir, de México. La ausencia de castigo llega a niveles extremos, como en Guatemala, donde en 2009 sólo una persona fue sentenciada por feminicidio. En El Salvador durante el 2009 se registraron 570 muertes violentas, una cifra mayor a la de los últimos años, aseguró María Delia Cornejo, de la agrupación Las Mélidas. Como en otros países, muchos agresores forman parte de bandas criminales que frecuentemente amenazan a familiares de las víctimas.

Redacción: Iolany Pérez

AMC Marzo 2010  

Monseñor Romero: treinta años de incesante santidad Presidente de Ecuador no reconoce el gobierno de Porfirio Lobo Pág. 15 Pág. 16 Año 16 |...

AMC Marzo 2010  

Monseñor Romero: treinta años de incesante santidad Presidente de Ecuador no reconoce el gobierno de Porfirio Lobo Pág. 15 Pág. 16 Año 16 |...

Advertisement