Issuu on Google+

A単o 7 No. 108


EDITORIAL

L

a Academia Mexicana de Dermatología (AMD) es una asociación civil sin fines de lucro fundada el 20 de junio de 1952 por destacados dermatólogos. Tiene entre sus objetivos la promoción del conocimiento, la investigación y la enseñanza de la Dermatología, una especialidad que con el paso del tiempo cobra más importancia entre los médicos y los pacientes, además de las ciencias afines a ella, así como todo lo que

se relaciona directa o indirectamente con esos propósitos. De la misma manera la AMD tiene como prioridad contribuir con la educación médica continua a través de eventos científicos a nivel nacional, también otorga el aval para su realización, además de organizar diversos actos de corte académico para la actualización de los especialistas. Con el paso de los años la academia se ha consolidado como una agrupación médica de alto prestigio, tanto por el valor de sus agremiados como por los eventos académicos y científicos que se efectúan y que tienen un amplio reconocimiento en todo el país por el gran número de asistentes. La Academia Mexicana de Dermatología se ha convertido en un espacio en el cual los dermatólogos comparten sus experiencias y buscan permanecer actualizados, su objetivo es que los pacientes reciban una mejor atención, con alta calidad médica y humana. En la actualidad somos un grupo consolidado con un amplio reconocimiento nacional e internacional. Contamos con el apoyo de médicos residentes y los dermatólogos de mayor experiencia. Cabe señalar que para nosotros también es de gran interés el apoyo obtenido de la Fundación Mexicana para la Dermatología, uno de nuestros mayores logros, cuya función principal es caminar del lado del paciente en el conocimiento de las enfermedades dermatológicas actuales. Esta edición especial de Médicos de México muestra sólo a algunos de nuestros expresidentes, quienes dan testimonio vivo de lo que fue su experiencia al encabezar nuestra querida academia, por lo que es importante mencionar que el prestigio que goza es gracias a sus integrantes y a la enorme labor de quienes nos precedieron. Agradezco a mi Mesa Directiva, a todos los que estuvieron cerca de mí durante este periodo en el cual dirigí la Academia Mexicana de Dermatología, lo que representó uno de mis mayores logros y me deja una gran satisfacción. Dra. Minerva Gómez Flores Presidenta 2007-2009 Academia Mexicana de Dermatología


Contenido

Directorio Editor y Director General Luis del Villar García director@medicosdemexico.com Consejo Médico Dr. Luis Lepe Montoya Dr. Enrique Udaeta Mora Dr. Miguel Ángel Rodríguez Weber Dra. Ana Lucrecia Arias Romero Dr. Luis Alberto Fernández Carrocera Dr. Claudio Serviere Zaragoza Directora de Ventas Publicidad Silvia Juárez Toro silviajuarez@medicosdemexico.com Asesor Jurídico Lic. Christian García Tavera

w w w. m e d i c o s d e m e x i c o . c o m Coordinación de Ediciones Mensuales María Luisa Santillán Silva masantil@medicosdemexico.com Coordinación de Proyectos en los Estados Ricardo Alberto Islas Cortés ricardoislas@medicosdemexico.com Director de Arte y Diseño Héctor Dorantes López Diseño Gráfico e Ilustración Estudio Arte Dorantes Reporteros Rodolfo Bautista Valdez rodolfobautista@medicosdemexico.com Sandra Ley

Número de atención a lectores en los Estados de la República:

Corrector de estilo Víctor M. García Webm@ster Mario Aceves Dávalos Fotógrafos Édgar Mendoza Administración Mireya Garfias García

Coordinación de proyecto (investigación, entrevistas y redacción): Maria Luisa Santillán Silva Rodolfo Bautista Valdez Ricardo Alberto Islas Cortés

01800 822 94 84

Año VII. No. 108, Noviembre de 2009. Médicos de México es una publicación mensual editada por Alianza 3 Grupo Editorial, S.A. de C.V., Av. Río San Joaquín 285-4 Col. Granada, México D.F., C.P. 11490, Tels. y Fax: 52 50 27 00, 52 50 27 01 y 58 87 31 16 Reserva al uso exclusivo del título No. 04-2007-050909573500-102, otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor, de la Secretaría de Educación Pública. Certificado de Licitud de Título No. 12112, Certificado de Licitud de Contenido No. 8764, otorgados por la Comisión Calificadora de Publicaciones y Revistas Ilustradas de la Secretaría de Gobernación. Registro Postal PP09-0998, otorgado por Sepomex. Impresión a cargo de Equilibrio S.A. de C.V. España #288, Col. Cerro de la Estrella, Del. Iztapalapa, México, D.F., C.P. 09850 El contenido de los artículos es responsabilidad exclusiva de los autores. El material publicitario se acepta con criterio ético, pero los editores se deslindan de cualquier responsabilidad respecto a la veracidad y legitimidad de los mensajes contenidos en los anuncios. Todos los derechos reservados. Queda prohibida la reproducción parcial o total del material publicado sin consentimiento escrito de los editores. PRINTED IN MEXICO


Dra. Minerva Gómez Flores Presidenta 2007-2009

L

a Academia Mexicana de Dermatología (AMD) fue fundada el 20 de junio de 1952, en la actualidad está presidida por la doctora Minerva Gómez Flores, originaria de Monterrey, Nuevo León, quien desde hace dos años se ha encargado de coordinar los trabajos académicos, sociales y administrativos de una de las instituciones más destacadas en el ámbito dermatológico en nuestro país.

6

“Desde su fundación la Academia Mexicana de Dermatología, en 1952, se ha caracterizado por su crecimiento constante, con situaciones específicas que se resuelven de la mejor manera posible, salvaguardando la misión, visión y objetivos para los que fue creada”, comenta la doctora Gómez.

Al servicio de la comunidad dermatológica Como la mayoría de quienes ocupan la Presidencia de la AMD, la doctora Gómez también tuvo la oportunidad de ser tesorera, secretaria y vicepresidenta de esta agrupación médica, cargos que duran dos años cada uno, por lo que habla de sus razones para ser presidente de la academia: “Convencida de estar en el mejor momento y con la experiencia necesaria para ponerlas al servicio de la comunidad dermatológica decidí postularme para la Vicepresidencia, puesto que es por elección, después de cumplir con los requisitos que marcan nuestros estatutos”. La Mesa Directiva que la acompaña está integrada por la doctora Laura Juárez Navarrete como vicepresidenta, la doctora Linda García Hidalgo, como secretaria, el doctor Leonel Fierro Arias, tesorero, y el doctor Javier Ruiz Ávila, en Relaciones con la Industria, con quienes durante dos años ha trabajado de manera ardua, siempre contando con su apoyo y los cuales se han distinguido por su entrega al trabajo, su dedicación y esfuerzo a favor de la dermatología mexicana .

Trabajo arduo Entre los principales proyectos que impulsó durante su gestión se encuentra el fortalecimiento de algunos capítulos como Psoriasis, Acné, Fotobiología y Cosmética; así como la participación de todas las escuelas formadoras de residentes y la unión y amistad de los dermatólogos mexicanos. Los eventos académicos que se realizaron estos dos años fueron las Sesiones Mensuales Ordinarias en el Distrito Federal y extraordinarias en el interior de la República Mexicana para el ingreso de nuevos socios; dos Congresos de Terapéutica en la capital del país, un congreso en León, Guanajuato, en conjunto con la Sociedad de Cirugía Dermatológica y Oncológica y el VIII Congreso Bienal, del 18 al 21 de noviembre de 2009, en Monterrey, Nuevo León.

“Contamos con la participación de los más destacados profesores nacionales y un gran número de profesores internacionales de reconocimiento y nivel mundial”, dice la doctora Gómez Flores. En cuanto a la Fundación Mexicana para la Dermatología, comenta: “la FMD es una rama importante de la AMD, creada para dar información adecuada al público en general y apoyar la investigación científica. Como presidenta formo parte del Comité Ejecutivo y soy miembro de ella, participando cuando se me invita”. Por último señaló: “Al final de mi gestión, con mis compañeros directivos, nos sentimos satisfechos por haber cumplido con el plan de trabajo presentado desde nuestra propuesta inicial y agradecemos el apoyo que recibimos, así como las muestras de afecto durante todo este tiempo”.

Profesores internacionales invitados a los eventos de la AMD durante 2008-2009 LIV Congreso Anual de Terapéutica Dermatológica Abril 2008 Dra. Antonella Tosti Dr. Rafael Isa Isa Dr. Harald Gollnick Dr. Humberto Ponzio Dr. Paolo Romanelli Dr. Antonio Guzmán Fawcett Dr. Joseph Jorizzo Dr. William Abramovits Dr. Kenneth Tomecki Dra. Mercedes Florez White

XVIII Congreso-Jornadas en Provincia de la AMD en conjunto con la SMCDO León, Guanajuato, Septiembre 2008 Dr. Keyvan Nouri Dr. Amit Pandya Dr. Jerry Shapiro Dr. León Kircik

LV Congreso Anual de Terapéutica Dermatológica “Presente y Futuro” Del 19 al 21 de febrero 2009 Dr. Javier Alonso Llamazares Dr. John Gaviria Calderon Dr. Francisco Kerdel Dr. Marius Rademaker Dr. Jerry Shapiro Dr. Giovanni Bojanini

VIII Congreso Bienal de Dermatología Noviembre 2009 Dra. Jean Bolognia Dra. Rokea A. El-Azhary Dr. William Eaglstein Dr. John Gaviria Dr. Lawrence Gibson Dr. Robert S. Kirsner Dra. Érica Monteiro Gabriela Pohla-Gubo, PhD Dr. Andrew South Dr. Kenneth Tomecki Dr. Justin Vujevich Dr. Robert Weiss Dr. Marius Rademaker Dra. Flor Mayoral


7


Dr. Charles Meurehg Haik 1975-1977

E 8

n la década de 1970 la Academia Mexicana de Dermatología transitaba por una situación complicada en la que destacaban dos aspectos primordiales: por un lado había mucho trabajo pendiente para representar al grupo de especialistas en Dermatología y por otro los recursos para esa misión eran nulos.

Lejos de que esto representara un obstáculo para promover el conocimiento, la investigación y enseñanza de la Dermatología, fue el impulso que demostró la verdadera vocación y liderazgo de los médicos que tomaron en sus manos la responsabilidad de concretar con éxito tan complicada empresa. Bajo esas circunstancias los integrantes de la Mesa Directiva 1975-1977, encabezada por el doctor Charles Meurehg Haik, como presidente; el secretario, doctor León Neumman, y vicepresidente, doctor Clemente Moreno, aceptaron el reto y comenzaron a trabajar con elementos muy básicos y recursos propios. En palabras del propio doctor Meurehg, “fue una situación en la que no teníamos nada, los formatos de programa y los avisos de actividades prácticamente fueron realizados por mí y por los doctores Neumman y Moreno con recursos económicos de nuestra propia bolsa, porque no había ni un centavo en las arcas; sin embargo, en retrospectiva puedo decir que se trabajó lo mejor que se pudo”.

Labor útil La Mesa Directiva en turno tenía por delante la necesidad de optimizar los escasos recursos y efectuar un trabajo altamente productivo, acota el doctor Meurehg. “En ese tiempo invitamos a dos personalidades importantes de la Dermatología, uno de ellos fue el doctor Walter F. Lever, quien asistió amablemente a nuestro evento para dar algunas pláticas sobre sus principales temas de investigación.

“Otro especialista destacado que presentamos fue el doctor Richard Wilkenman, toda una personalidad en la Dermatología, quien investigó diferentes áreas y sus trabajos sobre aspectos vasculíticos fueron muy sobresalientes. “En el plano nacional se invitó al doctor Antonio González Ochoa (QEPD), mi maestro fenomenal, excelente investigador y el pionero de la Micología Médica en México. “Todos ellos efectuaron un trabajo homogéneo que por medio de sesiones académicas enriquecieron a quienes conformábamos la AMD. “Las sesiones de la academia eran pequeñas y escasas pero sustanciales, tanto que contábamos con la asistencia de todos los interesados. Éramos un grupo bastante más unido en cuanto a amistad y objetivos afines, recuerdo que después de las sesiones departíamos todos en convivios muy simpáticos en diferentes casas, amenizados por algunos profesores por medio de sus habilidades artísticas, alguno tocaba la guitarra o el piano. Por ejemplo, el doctor Mario Magaña Lozano, quien fue uno de mis sinodales en mi examen profesional y un médico que trabajó muchos años en el Hospital General de México, nos deleitaba con su capacidad interpretativa del saxofón”, apunta el doctor Meurehg.

Los temas fundamentales abordados en las distintas sesiones fueron dermatosis de tipo tropical y varias enfermedades por hongos, campo de investigación en el que el maestro doctor Antonio González Ochoa fue pionero tanto en México como en Latinoamérica. “En Este médico fue una personalidad muy connotada en la ese entonces el doctor González Ochoa se encontraba Dermatopatología que hasta hoy se consulta en textos trabajando en el padecimiento llamado histoplasmosis, vigentes de la literatura médica, como el de Histopatolo - que puede poner en peligro la vida o pasar inadvertido gía de la Piel. como una gripe”, apuntó.


9


También vimos otros padecimientos producidos por hongos en pies y otras partes del cuerpo, algunos generados por esporas inhaladas, otros por la incrustación de una espina. “En ese entonces las enfermedades por hongos fueron muy estudiadas, ya que se consideraban patologías delicadas. “Otro campo de acción al que dirigimos esfuerzos fueron las enfermedades por trastornos inmunológicos, las llamadas vasculitis de diversas formas, desde el lupus eritematoso sistémico y otros padecimientos que venían en conjunto como dermatomiositis y muchas más, además de las enfermedades comunes que se han visto y se siguen viendo constantemente, como son las infecciones virales, el acné o las verrugas de tipo familiar”.

10

Jaime Ferrer) hicieron un intento de convocar y atraer más miembros a la AMD, lo cual se logró paulatinamente. Actualmente está conformada por un gran grupo de médicos y dispone de muchas más posibilidades en recursos económicos. “La academia cuenta con un edificio, con una oficina formal y personal administrativo que se ha incrementado, así como una infraestructura tecnológica muy funcional, como la que conocemos ahora, con mucho más facilidad que antaño cuando teníamos que avisar personalmente a los diferentes miembros por teléfono para que asistieran a nuestras sesiones y hasta cubrir los gastos con nuestros propios medios, ya que era nuestra única opción.

“La Academia Mexicana de Dermatología es un organismo serio y fue concebido para promover la educación médica continua, la enseñanza y el estudio fundamental de las ciencias básicas, especialmente para los jóvenes que se iniciaban en la especialidad”.

Actualmente el doctor Meurehg es consejero de la Academia Mexicana de Dermatología, por lo que sigue de cerca sus actividades. “Estamos ante un momento determinante en el rumbo que debe tomar la AMD, ya que en mi concepto hoy en día todo el trabajo se enfoca considerablemente en el aspecto cosmetológico de la especialidad, desplazando en buena medida a la ciencia básica. “Es verdad que muchos jóvenes que ahora estudian Dermatología tienen como objetivo fundamental la remuneración económica, miran la especialidad como un medio para alcanzar su meta, lo que es completamente incierto, pero así se está enfocando”. Éste es un discurso muy recurrente en los diferentes foros a los que invitan al doctor Meurehg, por lo que en cada oportunidad que tiene manifiesta insistentemente la necesidad de definir si se tiene la vocación de servicio y la inquietud de perseverar en la búsqueda de la excelencia como médico o simplemente se busca ser un buen “técnico cosmiatra”.

El rumbo de la academia “Los doctores que me sucedieron en el puesto (Clemente Moreno, Benjamín Moncada, Lourdes Tamayo y

“Los programas los hacíamos como podíamos, con nuestro pago, ocasionalmente ingresaban miembros, no en la cantidad que actualmente lo hace porque en ese entonces tampoco había tantos dermatólogos. Ellos se han formado conforme las instituciones determinan las residencias de los mismos. Ése es el motivo por el que la academia creció y el momento actual y futuro dependerá de las habilidades de las presidencias subsecuentes, en función de llevar a cabalidad el principal estatuto de la academia: la enseñanza médica continua y la educación científica, además de la cosmética, la que no es indiferente a la especialidad pero que no debe desplazar el interés por la ciencia médica”.

Retrospectiva Para finalizar, el doctor Charles Meurehg Haik hace una reflexión que evoca el sentimiento que le produjo ocupar la Presidencia de la AMD (1975-1977): “La experiencia que tuve al presidir la academia fue muy gratificante y de un gran aprendizaje, fue un honor contar con la confianza de los miembros que me nombraron como presidente, que me apoyaron en todo lo que estuvo a su alcance y que me enseñaron múltiples aspectos, ya que en general eran maestros míos”.


Dr. Benjamín Moncada González 1985-1987

A

mediados de la década de 1980 la Academia Mexicana de Dermatología se encontraba en un proceso de fortalecimiento al extender su área de influencia en el interior de la República Mexicana. Si bien era reconocida por los especialistas nacionales, era indispensable trabajar más para lograr una identidad propia.

En este panorama inició la gestión como presidente del reconocido investigador en Dermatología, el doctor Benjamín Moncada González, de 1985 a 1987 y acompañado en la Mesa directiva por el doctor Armando Ancona Alayón (QEPD). Como en todas las administraciones de la AMD el comportamiento fue determinado por los objetivos institucionales: “promover el conocimiento, la investigación y la enseñanza entre sus afiliados”. Con base en ello cada Mesa Directiva establece un programa de trabajo que consiste en seleccionar personas que pudieran ser relevantes en la especialidad para dar conferencias y difundir el conocimiento. “Además de cumplir con este trabajo durante mi gestión como presidente tuvimos la necesidad de poner en orden los aspectos administrativos legales y fiscales de la AMD, así como modificar sus estatutos”, señala el doctor Moncada González. Esta adecuación administrativa era necesaria, ya que para el doctor Moncada “en los estatutos que sustentaban a la AMD existía una especie de simbiosis con otra institución médica y se prestaba a confusiones. Fue un trabajo laborioso que concluyó la Mesa Directiva siguiente pero que derivó en mayor identidad como organización”. En el aspecto académico, la Dermatología evolucionaba a la par de otras especialidades médicas beneficiada principalmente por los programas que en ese entonces estaban enfocados casi en su totalidad a los principales temas científicos, “no así en la actualidad, en que la Cosmeatría ocupa la mayor parte de los programas científicos”, declara el doctor Moncada.

La realidad por la que transita la Dermatología actualmente es complicada, admite el doctor Moncada, “no sólo para la AMD, sino para otras instituciones que realizan congresos en el país y fuera de él, en cuyos programas los temas cosméticos cada vez ocupan mayor espacio”. Cabe señalar que la Cosmetología es un campo de la Dermatología, un auxiliar que con el tiempo se ha ubicado como un área de desarrollo profesional del especialista, deja de lado la ciencia médica, la investigación y la práctica de otros campos de la especialidad. “La Dermatología tiene un rumbo poco claro gracias al peso que diversas instituciones le han dado al aspecto cosmetológico, no sólo en México sino en otros países como Estados Unidos, cuyo sistema de salud nos brinda un ejemplo claro de lo que está sucediendo. Cuando un paciente pide una cita con algún especialista a causa de alguna erupción en la piel ésta puede demorar hasta 36 días, no así cuando se pide una cita para tratar asuntos estéticos como rellenos, verrugas, etcétera, ya que en este caso la cita se agiliza y en seis días ya tiene contacto con el médico tratante. Ésta es una tendencia que está adoptando México y que debemos cambiar para darle el peso que corresponde a cada aspecto de la Dermatología como ciencia médica”.

La distancia no representó ningún obstáculo El trabajo que realizó la Mesa Directiva requirió de mucho esfuerzo, particularmente del doctor Moncada, ya que debía viajar cada mes a la ciudad de México para sostener reuniones y cumplir con la labor administrativa, “fue una época en la que trasladarse a la ciudad de

11


“La fotobiología es un campo que he cultivado desde hace muchos años, la investigación de las enfermedades relacionadas con la acción del sol, ya que independientemente de la pigmentación de la piel hay alteraciones cutáneas que bien podría llamarse una alergia solar.

México desde San Luis Potosí necesariamente debía ser por autobús y requirió de mucho esfuerzo para llevar a cabo la encomienda”.

12

Además de los aspectos administrativos, los temas académicos fueron fructíferos y se demostraron en las sesiones mensuales y en los invitados de primera línea que tuvieron a bien venir para ofrecer sus ponencias en las sesiones mensuales que se realizaban de manera ininterrumpida de febrero a noviembre. Entre ellos destacan el doctor Alan Lorenz, jefe del área de Dermatología de la Universidad de Chicago; la doctora Aidee Cocamino, que ahora dirige un departamento de Dermatopatología en Nueva Cork, además de connotados ponentes nacionales.

Trayectoria profesional Buena parte del trabajo de un profesional de la Dermatología se demuestra mediante la publicación de artículos en las diferentes revistas científicas, en este ámbito el doctor Moncada ha publicado diversas investigaciones, particularmente en aspectos de inmunología en Dermatología como las enfermedades que son medidas por una respuesta inmune anormal y la fotobiología. “La fotobiología es un campo que he cultivado desde hace muchos años, la investigación de las enfermeda-

des relacionadas con la acción del sol, ya que independientemente de la pigmentación de la piel hay alteraciones cutáneas que bien podría llamarse una alergia solar. “Otro aspecto importante que he desarrollado desde la década de 1980 en la Universidad Autónoma de San Luis Potosí es verificar productos que se consumen en el mercado nacional y que, por el área de acción, tienen que ver con nuestro campo: filtros solares, cremas lubricantes y jabones. Algunos no están regulados por la autoridad sanitaria y es donde incidimos como especialistas en Dermatología”.

En lo personal El campo de acción de las organizaciones médicas se delimita a la promoción del conocimiento de la especialidad en el país y ofrecer herramientas de certificación y actualización para todos los afiliados a ellas. “Sin embargo, en 1994, durante la gestión del doctor Héctor Alanís como presidente de la AMD, se creó un organismo paralelo: la Fundación Mexicana de Dermatología. Desde entonces se ha encargado de que el público conozca riesgos, factores, propiedades de productos, etcétera, relacionados con la piel para tener una mejor calidad de vida. En mi opinión esta labor debería ser un esfuerzo conjunto para redituar mayores logros”.

“Otro aspecto importante que he desarrollado desde la década de 1980 en la Universidad Autónoma de San Luis Potosí es verificar productos que se consumen en el mercado nacional y que, por el área de acción, tienen que ver con nuestro campo: filtros solares, cremas lubricantes y jabones. Algunos no están regulados por la autoridad sanitaria y es donde incidimos como especialistas en Dermatología”.


Dr. Jaime Ferrer Bernat 1989-1991

P

ara la Academia Mexicana de Dermatología la última década del siglo pasado marcó un nuevo panorama en que lo más sobresaliente fue reanudar algunas actividades de difusión académicas que realizaban en el interior de la República Mexicana con el fin de actualizar al especialista.

De esta manera, la AMD daba indicios de madurez y constancia que a la postre derivarían en lograr una identidad propia como institución médica entre sus asociados y las diversas organizaciones ya existentes en el país.

La misión esencial En este sentido, el trabajo realizado por la Mesa Directiva 1989-1991 estuvo encaminado a seguir con la misión esencial de la academia: promover el conocimiento, la investigación y enseñanza de la Dermatología, además de contribuir con la educación médica continua a través de la realización de eventos a nivel nacional y el otorgamiento de avales científicos y académicos. La Mesa Directiva estuvo integrada por el doctor Jaime Ferrer Bernat, como presidente, y los doctores Humberto Alanís y Mario Magaña como vicepresidente y secretario, respectivamente, quienes fueron los principales promotores de este trabajo.

Difusión de la academia En entrevista el doctor Ferrer da testimonio del trabajo realizado y los objetivos concretados durante su gestión como presidente de la AMD: “No cabe duda que debíamos incidir en los aspectos de educación médica continua, por ello programamos varios cursos entre los que destacan los de Criocirugía y después un curso internacional con profesores extranjeros, donde destacaron los doctores José María de Moragas, John Wood y Shelley. “Posteriormente retomamos el trabajo de difusión que la academia realizaba en provincia, aspecto que había sido suspendido a causa de la dificultad para trasladarse, cubrir los gastos de estancia, etcétera. Para lograr este objetivo se tuvo que subsanar las finanzas de la AMD y

establecer vínculos específicos con la industria farmacéutica que derivaron en recursos útiles para establecer sesiones académicas con la infraestructura necesaria”.

Formación de subespecialidades La reunión de la AMD durante esta gestión se realizó en San Miguel de Allende, Guanajuato, y se abordaron los tópicos más importantes en la especialidad. Vale la pena destacar que en ese entonces la Dermatología se encontraba en una etapa muy médica y no había subespecialidades. De manera incipiente la Dermatología Quirúrgica daba avisos de los alcances que podría ofrecer a la especialidad, así como la Cosmiatría Médica Dermatológica, la Dermatología Pediátrica y la Dermatopatología. “Al concluir la especialidad en Dermatología lo más común era que el especialista se enfocara en uno de los cuatro principales campos de la rama: Dermatología Clínica, Dermatología Pediátrica, Contactología y Dermatopatología, porque realmente no había subespecialidades y mucho menos dónde estudiarlas. Con el tiempo la mayoría de los especialistas se fueron formando en el extranjero y a su regreso trajeron a México nuevas subespecialidades. Fue un proceso gradual que ha redituado mucho a la especialidad y es el ejemplo que la academia buscaba por medio de los invitados internacionales y las sesiones académicas”. La falta de recursos fue uno de las dificultades más relevantes a las que tuvo que enfrentarse la gestión del doctor Ferrer. De esta manera, a pesar de la carencia de recursos, se continuó con la publicación de Dermatolo gía Revista Mexicana. “No había mucho dinero ni apoyo de la industria farmacéutica y las cuotas no eran un referente de estabilidad cuando éramos más de un centenar de agremiados.

13


16


”No debemos quedarnos simplemente en la Cosmética, debemos dirigirnos a las patologías y a los enfermos. Estudiamos mucho tiempo como para reducir nuestro campo de acción a la Cosmética, debemos saber hacer biopsias, contactología y diagnosticar”.

17

Alto nivel de la Dermatología mexicana De acuerdo con el doctor Ferrer, el ejercicio de la Dermatología en México tiene un buen nivel gracias en buena medida a los exámenes de recertificación que permiten corroborar el conocimiento de los especialistas en nuestro país, de manera que los miembros de la academia se encuentran a la altura de cualquier otro especialista en el mundo. “La participación de los colegas mexicanos en foros de la especialidad es muy buena, sobretodo en Latinoamérica, tanto que nuestro país puede considerarse como líder regional, junto con Argentina y Brasil. En Estados Unidos muchos compañeros presentan trabajos con regularidad, lo que nos tiene en muy buen concepto junto con España y Alemania. “No hay que olvidar que desde tiempos del doctor Fernando Latapí la campaña contra la lepra fue muy importante, en 1950, para erradicarla en México. Por otro lado, sobresalen las investigaciones relacionadas con el mal del pinto, que es exclusivo de algunas regiones de Latinoamérica.

Diagnóstico, determinación y dedicación Al doctor Ferrer le llamó la atención ejercer la Dermatología a partir de una concepción simple: “tenemos el diagnóstico a la vista y a veces no lo podemos determinar”. Por otra parte, piensa como muchos especialistas que la Cosmetología debe ser desarrollada por dermatólogos.”No debemos quedarnos simple-

mente en la Cosmética, debemos dirigirnos a las patologías y a los enfermos. Estudiamos mucho tiempo como para reducir nuestro campo de acción a la Cosmética, debemos saber hacer biopsias, contactología y diagnosticar”.

Una gran orgullo Sobre las satisfacciones y los retos actuales que supone la AMD, el doctor Ferrer, explica: “La academia ha crecido enormemente en los últimos años y el papel que ha desempeñado la actual Mesa Directiva ha sido muy importante. Ha sido una gran satisfacción desarrollar en ese tiempo la Dermatología, realmente es algo muy satisfactorio. Actualmente el papel de la Academia Mexicana de Dermatología y la Fundación Mexicana son esenciales para la especialidad al ser normadoras del ejercicio profesional”.

Dr. Jaime Ferrer Bernat He sido consejero de la Academia Mexicana de Dermatología y miembro fundador de la Fundación Mexicana para la Dermatología, donde también forma parte del Comité de Honor y Justicia. Actualmente es jefe del Servicio de Dermatología del Hospital Español de México. Es profesor titular de la especialidad en la Universidad Nacional Autónoma de México y ha participado como ponente en los principales foros nacionales e internacionales de Dermatología. Asimismo, es autor de múltiples publicaciones científicas.


Dra. Rocío Orozco Topete 1993-1995

L 18

a doctora Rocío Orozco Topete ingresó a la Academia Mexicana de Dermatología en 1982, año en que regresó de Estados Unidos donde curso esa especialidad. Su interés por pertenecer a la AMD no inició en ese momento, sino años antes, cuando al estar interesada por esta área del conocimiento acudía a las se realizaban.

Como trabajo de ingreso presentó parte de su investigación realizada en Estados Unidos que trató sobre el cultivo de queratinocitos, con el cual fue aceptada. “La academia en ese momento era muy pequeña, éramos pocos y había una brecha generacional, pues no hubo nuevos socios durante muchos años, así es que junto con los doctores Héctor Atalo Alanís y Jaime Ferrer éramos el grupo nuevo en la academia”. Ocupó diversos cargos en la AMD: secretaria, tesorera, vicepresidente y presidente en el bienio 1993-1995. Considera que conocer las diferentes actividades de la academia le permitió saber cuáles eran las necesidades que había en ese tiempo y formar su plan de trabajo. Su lema era Hacia la excelencia, que fue el principal objetivo por el cual trabajó. Al mismo tiempo, junto con su Mesa Directiva, sentó las bases para mejorar las finanzas de la AMD y se formó la Fundación Mexicana de la Dermatología, institución que se concretó en el periodo del doctor Francisco Pérez Atamoros. Un logro más durante la Presidencia de la doctora Orozco Topete fue comenzar el Curso Anual de Terapéutica, el cual se realiza aún en la actualidad y se ha convertido en un evento con gran asistencia, así como en un referente para la Dermatología mexicana. “Al principio había miedo que habláramos de terapéutica, decían que eso era peligroso, que habría conflicto con la industria farmacéutica, pero fue todo un éxito que ha permanecido hasta la actualidad, otro cambio fue invitar no nada más a los miembros sino abrirnos a todos los dermatólogos, con estos cursos de terapéutica se dio la apertura para todo el gremio”, señala la actual jefa del Departamento de Dermatología

del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán. Fue un periodo en el que la AMD no tenía sede. Recuerda que uno de los principales problemas que enfrentó durante su gestión fue la falta de recursos económicos, por lo que implantaron un esquema para poder contar con la participación de la industria farmacéutica, el cual fue muy exitoso y sentó las bases de un manejo más empresarial de la academia, mismo que sigue en la actualidad. La Mesa Directiva que la acompañó durante su bienio estuvo integrada por el doctor Franciso Pérez Atamoros como vicepresidente, la doctora Carola Durán como tesorera y como secretario el doctor Roberto Cortés Franco: “fue un equipo extraordinario, trabajamos excelentemente bien y esto permitió que los objetivos que nos habíamos marcado funcionaran, creo que una de mis grandes satisfacciones en esa gestión fue contar con una Mesa Directiva en la que tuvimos excelente trabajo en equipo, entrega al trabajo y muy buena amistad entre todos nosotros”.

Apoyo constante Después de dejar la Presidencia la doctora Orozco Topete ha participado activamente en la AMD como consultora, consejera, parte del Consejo Editorial de Dermatología Revista Mexicana, además de su participación en las distintas actividades académicas que se realizan. Considera que los momentos que ha vivido en la agrupación médica han sido satisfactorios, pues es una institución que se consolida con el paso del tiempo por el número de miembros con el que cuentan en la actualidad, además de que las actividades académicas


19


para los jóvenes médicos. “Es una especialidad, en la que además de poder ver la enfermedad se observa objetivamente la curación y esto es muy contundente. Otro aspecto importante es el avance de la especialidad desde los años ochenta, que ha permitido conocer la fisiopatología de muchas de las enfermedades y contar con terapéutica más eficaz”.

que realizan tienen mejor calidad y mayor aceptación por parte de los dermatólogos mexicanos. 20

“Todos los presidentes que han continuado han logrado verdaderamente mantener y crecer la Academia, La influencia que tiene es notable al mantener la calidad de las actividades académicas que se hacen. Ha sido un gusto ver que las cosas van mucho mejor y que les ha tocado el quehacer administrativo un poco más sencillo”.

Fundación Mexicana para la Dermatología En cuanto a la creación de la FMD la doctora Orozco Topete, quien es miembro fundador de la misma, comenta: “En ese momento la academia tenía muchos problemas económicos y teníamos una demanda muy desafortunada, por el poco dinero con el que contábamos había problemas y ahí fue cuando pensamos que debería haber una fundación que apoyara a la academia para tener recursos. La fundación es parte de la academia y su objetivo primordial es darle apoyo, y como objetivo secundario la comunicación con el público en general sobre el cuidado de la piel y las enfermedades. “En el bienio que estuvieron las doctoras Graciela Guzmán y Linda García Hidalgo se dio realmente un avance muy importante en la difusión de los problemas dermatológicos hacia el público en general, trabajaron en escuelas, con niños, sobre todo para protección solar; se tuvo una relación muy estrecha con la Secretaría de Salud y con la Fundación Mexicana para la Salud en la cual lograron concretar una gran cantidad de proyectos de difusión”.

Actualización permanente En opinión de la doctora Orozco Topete la Dermatología se ha vuelto una de las especialidades más atractivas

Por último, habla sobre el futuro de la AMD: “Es importante seguir apoyando los programas de la AMD para continuar la actualización en Dermatología, sabemos que la información se genera rápido, dando cambios en métodos de diagnóstico, abordaje de la enfermedad y tratamiento. La idea es mantener la educación médica continua, ayudar a que los especialistas tengan acceso a esta información lo que redunda en una mejor formación, que les permite mantenerse al día para poder practicar la especialidad con mayor calidad”.

Dra. Rocío Orozco Topete Egresada de la carrera de Médico Cirujano por la UNAM, realizó la residencia en Medicina Interna en el Instituto Nacional de la Nutrición Salvador Zubirán y la especialidad en Dermatología en la misma institución. Fue Dermatology Fellow de la Universidad de California en San Francisco. Está certificada y recertificada por el Consejo Mexicano de Dermatología y por el Consejo Mexicano de Medicina Interna. Pertenece a la Asociación de Médicos del Instituto Nacional de la Nutrición Salvador Zubirán, a la Academia Mexicana de Dermatología, a la Sociedad Mexicana de Dermatologìa, a la Society for Investigative Dermatology Inc, a la American Academy of Dermatology, a la International Society of Tropical Dermatology, al Colegio Iberolatinoamericano de Dermatología, es miembro fundador de la Sociedad Latinoamericana de Investigación Dermatológica, pertenece a la Womens Dermatology Society, y a la Academia Nacional de Medicina. Fue ayudante de profesor de Bioquímica del Departamento de Bioquímica, Facultad de Medicina de la UNAM, así como profesor asignatura A, Fisiología , Facultad de Medicina UNAM, profesor titular en Dermatología de Pregrado en la Escuela Mexicana de Medicina de la Universidad La Salle y profesor titular A de Dermatología de la Facultad de Medicina de la UNAM, desde 1996.


Dr. Roberto Arenas Guzmán

1997-1999

C

omo un referente de la Dermatología que ha trascendido las fronteras de nuestro país, el doctor Roberto Arenas Guzmán es uno de los dermatólogos más reconocidos por su amplia trayectoria y trabajo a favor de esta especialidad no sólo en México, sino en Latinoamérica; ejemplo de eso es que recientemente dejó la Presidencia del Colegio Ibero Latino Americano de Dermatología, lo cual es en sí un hecho histórico porque esta institución ?representa 22 países de América Latina, e incluye España y Portugal? sólo había tenido como presidente a un mexicano, el maestro Fernando Latapí, cinco décadas antes. Asimismo, es el único dermatólogo que ha ocupado la Presidencia de la Sociedad Mexicana de Dermatología y de la Academia Mexicana de Dermatología, las dos más grandes instituciones de la especialidad en nuestro país. El doctor Arenas es autor del libro Dermatología. Atlas, diagnóstico y tratamiento, ya con más de 20 años en el mercado y es un referente en las Escuelas de Medicina del país, pues recientemente se presentó la cuarta edición del texto.

Inicio difícil Antes de llegar a la Presidencia de la Academia Mexicana de Dermatología en el bienio 1997-1999, sólo ocupó, como cargo previo, la Vicepresidencia durante el periodo del doctor Francisco Pérez Atamoros. “Para mí no fue un periodo tan sencillo, puedo decir que fue difícil porque la academia no tenía recursos económicos ya que el presidente anterior, el doctor Pérez Atamoros, como parte de sus funciones compró las oficinas de la academia y prácticamente ésta se quedó sin dinero, entonces cuando entramos teníamos en puerta un congreso y todas las acciones que comúnmente hace la academia, para mí fue muy difícil al principio”, comenta el doctor Arenas Guzmán, actual jefe de la Sección de Micología del Hospital General Dr. Manuel Gea González. A pesar de esta situación y gracias al apoyo del entonces tesorero, el doctor Jorge Ocampo Candiani, al concluir su gestión al frente de la AMD el doctor Arenas pudo entregar unas crecidas finanzas. La Mesa Directiva que lo acompañó estuvo integrada por el doctor Fernando de la Barreda,

como secretario, el doctor Ocampo Candiani, como tesorero y el doctor Sergio López Padilla como vicepresidente.

Tareas amplias Entre las actividades académicas que se realizaron durante ese periodo estuvieron las sesiones mensuales, cursos, el congreso y la Jornada en Provincia, además de dos sesiones conjuntas con la Academia Nacional de Medicina, con la Sociedad Mexicana de Reumatología y la de Inmunología, así como con el Hospital General de México, el Hospital Central Militar, el Instituto Nacional de Cancerología, el Instituto Nacional de Nutrición y las Escuelas de Farmacología FES-Zaragoza y Veterinaria de la UNAM. Con el Hospital General Doctor Manuel Gea González realizaron dos sesiones conjuntas, en una de la cuales se presento el libro en honor del profesor François Mariat, auspiciado por ambas instituciones El doctor Arenas presidió el segundo congreso de la AMD que se realizó en Guadalajara, con apoyo del Instituto Dermatológico de Jalisco Doctor José Barba Rubio y con la colaboración y dirección del doctor Julio Barba Gómez. En el Curso de Terapéutica, que es una tradición en la AMD, se contó con expertos como el doctor Jason Rivers, de la Universidad de Columbia Británica, en Vancouver, Canadá, y el doctor Javier Ruiz Esparza, de la Universidad de California en San Diego. Fue una de la primeras presidencias en buscar un acercamiento con la Sociedad Mexicana de Dermatología al realizar lo que el doctor Arenas considera una sesión histórica

21


22


conjunta el 14 de mayo de l999, con el doctor Jorge Peniche, entonces el presidente: “fue sin duda el inicio oficial de una abierta y cálida relación que espero permita en el futuro un mayor acercamiento de la Dermatología en general y de los dermatólogos en particular”.

Crecimiento constante El doctor Arenas Guzmán ingresó a la AMD hace más de dos décadas, primero fue miembro activo hasta llegar a ocupar la Presidencia, en la actualidad participa en las sesiones mensuales, en las anuales y en el Curso de Terapéutica, asimismo colabora constantemente en los congresos que se realizan. Respecto al crecimiento que ha tenido la AMD comenta: “he visto la evolución de la academia en los 20 años que tengo de asistir a sus reuniones, que fue cuando llegué al Hospital Manuel Gea González. Las reuniones en ese tiempo se hacían en un aula de enseñanza, donde asistían normalmente 10 personas, las reuniones anuales eran muy pequeñas, en la actualidad son de mucha trascendencia, la reunión de terapéutica tiene alrededor de mil asistentes, eso ha tenido un crecimiento muy grande. “La AMD aunque es una sociedad más joven que la otra, ha crecido mucho en los últimos años, lo ha hecho de manera exponencial en el número de miembros y hace actividades un poco diferentes; la Sociedad Mexicana de Dermatología es más conservadora, la academia va más con los tiempos modernos, promueve mucho que la gente asista a las reuniones con becas, se realiza el Curso de Terapéutica que prácticamente es clásico y a mí me parece una de las actividades más relevantes. El congreso de la academia se inició como una reunión en provincia más bien de tipo familiar y todavía se conserva mucho ese espíritu porque es un poco la tradición de la academia. Considera que el futuro de la AMD es crecer e implementar las nuevas técnicas diagnósticas y en tratamiento con el fin de estar a la par de otros países del mundo. “En los congresos se invita a gente que es top en áreas de especialidad y eso es muy gratificante porque uno escucha a una personalidad de Estados Unidos, Francia o Inglaterra. Se promueve que participen e interactúen con nosotros. Lo que a mí me ha dado la Dermatología, como el plus por pertenecer a esta sociedad científica, es que he ampliado mis relaciones en el mundo hacia muchas personas que son líderes en sus áreas”. En cuanto a la Dermatología que se realiza en México, el doctor Arenas Guzmán comentó: “he visitado casi todos los servicios de Latinoamérica y la Dermatología mexicana ha evolucionado paralelamente a la del mundo y seguramente es de las mejores de América Latina. La formación en el país está bien, lo que nos falta en relación con los países avanzados es desarrollar más técnicas para el diagnóstico y el tratamiento”.

Dr. Roberto Arenas Guzmán Originario de Irapuato, Guanajuato, nació el 10 de diciembre de 1946. Realizó los estudios básicos en su ciudad natal y se graduó de la carrera de Médico Cirujano en la Facultad de Medicina de León, de la Universidad de Guanajuato. Fue profesor de Dermatología en la misma facultad y jefe del Programa para el Control de la Lepra de la Secretaría de Salud. Hizo la especialidad en Dermatología en el Centro Dermatológico Pascua, donde posteriormente fue médico adscrito durante 15 años, bajo la dirección del profesor Fernando Latapí, y secretario de la Asociación Mexicana de Acción contra la Lepra por 10 años. En Francia realizó el curso superior de Micología en el Instituto Pasteur de París, bajo la tutela del profesor F. Mariat. Actualmente es investigador titular E de los Institutos Nacionales de Salud y Jefe de la Sección de Micología del Departamento de Dermatología en el Hospital General Doctor Manuel Gea González. Es miembro titular de la Academia Nacional de Medicina, miembro del Consejo Mexicano de Dermatología y presidente de 2007 a 2009. Fue Presidente de la Asociación Mexicana de Micología Médica. Fue coeditor de Dermatología Revista Me xicana durante 10 años y actualmente es coordinador editorial de Dermatología Cosmética, Médica y Quirúrgica. Es profesor honorario de la Universidad de Texas en Galveston y ha sido visitante de su laboratorio de Micología, así como del Hospital Saint Thomas en Londres y del Instituto Dermatológico y Cirugía de Piel en Santo Domingo, República Dominicana. Fue presidente del Colegio Ibero Latino Americano de Dermatología (2003-2008), una de las sociedades dermatológicas más grandes de habla hispana y portuguesa. Actualmente es profesor del posgrado de la especialidad en Dermatología de la UNAM. Es profesor de un Diplomado de Micología Médica presencial y de un diplomado a distancia en la misma área en la UNAM. Es miembro honorario de varias sociedades dermatológicas del país y de Centro y Sudamérica (Costa Rica, Panamá, Guatemala, Chile, Paraguay, Venezuela, Perú, Ecuador, Argentina y República Dominicana). Su producción académica es vasta, ha publicado los siguientes libros: Dermatología Atlas diagnóstico y tratamiento, Mico logía Médica Ilustrada, y uno en inglés con Roberto Estrada, Tropical Dermatology, así como autor de capítulos en libros y artículos. En junio 2004 en el Congreso de la Federación Europea de Micología Médica en Wroclaw, Polonia, recibió de la Universidad la medalla Academia Medica Wratislaviensis, en reconocimiento a sus méritos en la Micología Médica, pero también ha sido reconocido su trabajo por el gobierno del Estado de Guanajuato.

23


Dra. Ma. Graciela Guzmán Perera

2001-2003

E

n la historia reciente de la Academia Mexicana de Dermatología una de las gestiones que más ha destacado por el crecimiento que ha tenido el organismo es la de la doctora Graciela Guzmán Perera, quien fue presidenta de 2001 a 2003, periodo en el que se realizaron eventos académicos muy destacados.

24

Como es bien sabido el proceso para designar a los presidentes se basa en varios aspectos, como que el aspirante haya intervenido de manera constante en la academia a través de diversas actividades. Además, se exige que asista a 80 por ciento de las sesiones programadas y haya colaborado en la impartición de conferencias y en la organización de los eventos. Todos estos requisitos fueron cumplidos por la doctora Guzmán, tal como lo explica: “También se requiere pertenecer al Consejo Mexicano de Dermatología y estar certificado, además de por lo menos haber participado en dos mesas directivas. No se puede llegar de la noche a la mañana y querer ser presidente. “Yo había sido tesorera en anteriores bienios, posteriormente me lancé para la Presidencia siendo candidato único en las elecciones. Mi Vicepresidencia fue de 1999 a 2001, durante la gestión del doctor Sergio López Padilla, con quien colaboré muy de cerca organizando varias actividades. Destacó el evento que se llamó Dermatología para el Año 2000, el cual se organizó para celebrar esta fecha y lo que había sucedido durante el siglo XX. Fue una actividad extraordinaria, además del curso y el congreso que en ese bienio se celebraron en Mérida, Yucatán, y en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, respectivamente”.

Organización de eventos Su toma de posesión como presidenta fue durante una sesión solemne efectuada en San Cristóbal de las Casas, Chiapas. Posteriormente le tocó la organización de dos congresos, el primero fue especial, ya que siendo sede la ciudad de Oaxaca, se festejó el 50 aniversario de la AMD. El segundo se celebró en Juriquilla, Querétaro.

En ambos eventos la Mesa Directiva trabajó arduamente para que fueran expuestos temas muy novedosos. En el congreso de Oaxaca se logró que por primera vez viniera un presidente de la Academia Americana de Dermatología y el jefe de la especialidad del Hospital San Luis, de París, Francia. “Tuvimos la oportunidad de que el evento coincidió con las fiestas patrias y tuvimos una cena concierto muy especial para celebrar el 50 aniversario de la academia”. En Juriquilla vinieron lideres en los temas de Reacciones de Medicamentos en piel y expertos en uñas. “Invitamos también en aquella ocasión al presidente del Instituto Mexicano de Sexología, para ver qué implicaciones existían en los pacientes con dermatosis crónicas, tanto en su autoestima como en el comportamiento sexual. “En Oaxaca hubo una asistencia aproximada de 700 participantes, mientras que en Juriquilla llegamos a alrededor de 900. Ambos eventos fueron muy concurridos. En la academia nos hemos preocupado primero por fomentar a todas las regiones para que todos nuestros agremiados, además de saber de Dermatología, tengan una cultura importante y conozcan su país. Desgraciadamente por el tamaño de la exposición comercial que es la que realmente nos financia el congreso, a veces no es posible llevar el evento a lugares muy pequeños donde la infraestructura hotelera no lo soporta, pero en general hemos pugnado para expandir el congreso hacia las distintas ciudades del país”.

Dermatología moderna Durante la gestión de la doctora Guzmán una de las principales preocupaciones fue hacer que los


25


agremiados tuvieran una visión amplia de la Dermatología y de lo que significa la especialidad en la actualidad. “Cuando yo era residente la Dermatología era una especialidad médica, pero inmediatamente se convirtió en médico-quirúrgica, y después en médicoquirúrgica y cosmética. “Es muy importante que todos los agremiados tengan educación para ejercer la Dermatología con sus tres modalidades; nosotros somos los expertos y de repente los cosmetólogos empezaron a ganar terreno en un campo que desconocíamos. Nos pusimos a trabajar sobre la Dermatología Cosmética sería y sana para poder llevarla a nuestros pacientes y que los resultados fueran más constantes y sobre todo que sean aplicados por médicos y no por gente que no tiene los conocimientos adecuados y que no puede resolver las complicaciones de los procedimientos que efectúa. 26

“Hemos pugnado y tratado de trabajar para que la población en general tenga una información fidedigna de los padecimientos dermatológicos para que no compre lo primero que vea en la televisión. La academia fue fundada principalmente para la educación médica continua del dermatólogo, pero además de educarnos a nosotros mismos tenemos que hacerlo con la población. No existe información adecuada sobre el funcionamiento de la piel, siendo un órgano tan grande e importante, pues el cáncer de piel es el que más ha aumentado a nivel mundial incluyendo a México”.

Revisión de estatutos Otro aspecto a destacar por parte de esa gestión fue la revisión de estatutos, que buscaba hacer más incluyente a los miembros de diferentes estados de la República. “Mucha gente que trabaja en provincia tiene poca oportunidad de hacer trabajos de investigación; anteriormente el único mecanismo que existía para ingresar era hacer un trabajo, ahora gracias a la revisión de estatutos se puede hacer mediante sistema de puntos: si alguien acumula 15 puntos en dos años automáticamente ingresa a la academia, la forma de obtenerlos es asistiendo a las sesiones mensuales, tanto en la ciudad de México o en el lugar donde trabaje el dermatólogo. “También se ganan puntos al presentar trabajos o casos y al acudir a los eventos de la academia. Teníamos un programa que se llamaba Trabaja en Zona Mazahua y la gente que iba a dar consulta a esa región también obtenía puntos para ingresar. Siempre hemos tratado que las cosas sean de una manera muy amigable, que la gente se sienta en su casa evitando pleitos y disputas”.

Vanguardia e investigación “Siempre hemos sido incluyentes. Realmente nos ponemos a pensar cuáles son los temas de vanguardia, qué es lo que la gente quiere escuchar y aprender e invitamos a los profesores más calificados para que nos enseñen. Hemos promovido que los jóvenes asistan a los congresos y que tengan el interés de estudiar. “También instituimos talleres, por ejemplo impulsamos la Dermatoscopia en México, trajimos dermatoscopistas expertos y aparatos para que la gente los conociera en el país, ése fue uno de los aspectos en los que más trabajamos. Además le dimos impulso a los dermatopatólogos, a los especialistas que se dedican a Micología; hemos impulsado la investigación en todos estos ámbitos tratando de que nuestros socios siempre tengan conocimientos frescos y de vanguardia”.

Satisfacciones profesionales Sobre lo que le ha dejado estar al frente de la AMD, la doctora Guzmán expresa: “Para mí fue un verdadero honor servir a mis compañeros, crecer y convivir con ellos desde el punto de vista profesional. Me dejó una gran riqueza, admiro a todos mis compañeros, laboren en el lugar que laboren, siempre hay algo nuevo que aprender. “Actualmente soy asesora de la Mesa Directiva y colaboro en todo lo que puedo, la academia es como mi segundo hogar. En ella he crecido profesionalmente, me ha dado mucho más de lo que yo le di y me encantaría seguir sirviéndola”.

Dra. Ma. Graciela Guzmán Perera Es egresada de la Universidad La Salle, realizó su posgrado en el Hospital de Especialidades del Centro Médico Nacional Siglo XXI del IMSS. Ha trabajado en el Hospital Español de México. Fue pionera de la Dermatoscopia en el Hospital Santa Fe de la ciudad de México, derivado de ello ha presentado trabajos en París, Francia. Labora desde hace 22 años en el Hospital Ángeles del Pedregal. Trabaja la Dermatología General, Cosmética y Quirúrgica y se especializa en diagnóstico de alergias cutáneas. Ha sido docente en la Universidad La Salle. Pertenece a la Sociedad Mexicana de Cirugía Dermatológica y Oncológica, Academia Americana de Dermatología, Colegio Iberolatinoamericano de Dermatología y es miembro del Grupo Internacional de Terapéutica Dermatológica. Fue presidenta de la Fundación Mexicana para la Dermatología y de la Academia Mexicana de Dermatología.


Daniel Asz Sigall

Micosis mente en el Centro Dermatológico Pascua, Hospital General de México y Hospital Doctor Manuel Gea González.

E

n la actualidad existen muchos tipos de hongos, pero no todos afectan al ser humano, por lo que es importante conocer cuáles pueden dañar nuestro cuerpo. Sobre este tema nos habla el doctor Daniel Asz Sigall.

Causas dermatológicas “No debemos olvidar que el grupo de micosis es una de las 10 principales causas de consulta dermatológica; en las enfermedades de las uñas ocupan más de 40 por ciento y es la causa más frecuente en enfermedades de los pies. No todo lo que vemos es hongo, los pacientes tienen que acudir al dermatólogo para corroborar el diagnóstico. Se hace un raspado, se asegura si se observan los filamentos en microscopio”.

Las micosis son un grupo de enfermedades, primordialmente causadas por hongos diversos. Existen los que se denominan dermatofitos, que causan las tiñas o que afectan principalmente la superficie de la piel; otros son Candida y también los hongos no dermatofitos. Estas patologías se dividen en tres tipos: superficiales, entre las que se encuentran la tiña y la Candida; algunas de las micosis subcutáneas son la micetoma, cromomicosis y esporotricosis; y las micosis sistémicas, como la histoplasmosis.

Tratamientos Según la localización de las micosis se establece el tratamiento. En uñas lo ideal es el to-

Dr. Daniel Asz Sigall Estudió en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Au-

“Las micosis más frecuentes son las tiñas causadas por los dermatofitos, como la onicomicosis, vista como hongos en las uñas, tiñas en los pies, tiña de la ingle o en los pliegues. Las candidosis también son muy comunes y existen de tipo oral o vaginal; la pitiriasis versicolor o dermatitis seborreica (en cara o piel cabelluda) es causada por el hongo denominado Malazzesia, el cual crece en condiciones de calor, sudoración o humedad”, explica el doctor Asz Sigall.

tónoma de México, posteriormente hizo su servicio social en el

Actualmente existen estudios de investigación sobre hongos y sus localizaciones en departamentos de Micología, primordial-

cana de Dermatología y del Colegio Iberolatinoamericano de Der-

Departamento de Dermatología en el Instituto Nacional de Nutrición. Posteriormente realizó un año de Medicina Interna en el Hospital ABC, campus Observatorio y la especialidad de Dermatología en el Hospital General Doctor Manuel Gea González y la subespecialidad de Cirugía Dermatológica y en Oncología cutánea. Realizó estudios de tricología y Dermatología cosmética y láser en Barcelona y Madrid, actualmente es miembro del staff ABC, de la Academia Mexicana de Dermatología, de la Sociedad Meximatología.



Médicos de México