Page 72

072

Despertar el Deseo Sola, esperando, sentada en la barra del bar de aquel fastuoso hotel, frente a una copa de vino blanco, acariciaba el dedo donde debería estar su anillo. No dejaba de pensar cómo habíallegado a esto. Aceptaba que su matrimonio hacía tiempo que estaba pasando por cierta monotonía. Pero amaba a su marido, de eso estaba segura, sin embargo su apetito sexual había desaparecido. Este encuentro misterioso y el anonimato del escenario en el que se encontraba, habían hecho por su líbido lo contrario que la rutina diaria: despertar el deseo. Aunque los nervios y la inseguridad la acechaban, estaba decidida a llegar hasta el final. Una mano cálida, de dedos largos se posó en la espalda desnuda del vestido que había comprado para la ocasión. Al momento un escalofrío recorrió su cuerpo y se obligó a centrar su atención en el hombre exquisitamente vestido que la devoraba con la mirada. Bajo esos brillantes ojos oscuros se sintió poderosa y empezó a notar el despertar de ciertas partes de su cuerpo hacía tiempo olvidadas. En un acuerdo previo entre ambos, y a escondidas, pactaron dejar su vida privada al margen esa noche. Nada era más importante que el placer. A medio día despertaron abrazados. Apenas había dormido, pero ni el cansancio ni el ligero dolor de ciertas partes de su cuerpo lograron borrar la sonrisa de su cara. Mirando a los ojos de aquel hombre supo que no sería la única vez que se dejaría seducir por él de ese modo. No obstante, la realidad acechaba tras las agujas del reloj y debían volver. Salieron por separado y se marcharon cada uno con su vehículo, como habían llegado, siguiendo el mismo camino. Encontrándose como marido y mujer a la puerta del que era su hogar. Tessa C. Martín

Skeimbol 03 2015  
Skeimbol 03 2015  

Skeimbol 03 2015 Regístrate gratis: http://www.skeimbol.com/miembros/registro

Advertisement