Issuu on Google+

ERP o Sistemas Administrativos Debido a la creciente adopción de tecnologías de la información en las empresas, son cada vez más las que buscan soluciones de software que les permitan automatizar sus procesos de negocio. Después de todo, si no lo hicieran se quedarían rezagadas competitivamente. Pero la competencia es fuerte ya que existen innumerables opciones en el mercado y la pelea es reñida entre dos fuertes contrincantes: ERP vs. Sistemas Administrativos. La Funcionalidad

La diferencia principal entre ambos la hace la definición de uno de ellos: ERP (Enterprise Resource Planning), que la define como un Planificador que le permite a una empresa anticiparse a las necesidades futuras. Un ERP incluye las funciones que una empresa necesita o puede llegar a necesitar, un Sistema Administrativo (o suite de gestión), no cuenta con tantas funcionalidades. Una de las características principales de un ERP, es que funciona como un sistema integrador del flujo de información de distintas áreas y que a través de


módulos esta es centralizada, para compartirla en tiempo real. Esto influye en la toma de decisiones clave de la empresa. Un Sistema Administrativo funciona de manera independiente o aislada (y en muchos casos incluso no tan automatizada), pues para ser compartida se requiere de procesos de integración o de transferencia de datos entre varios sistemas administrativos con funciones diferentes. La Inversión También tenemos un factor importante: el precio. El costo de un Sistema Administrativo es menor comparado con la implementación de un ERP. Esto es debido a que un ERP es un sistema con un grado de complejidad mayor al de un Sistema Administrativo, al incluir más funcionalidades, capacidad de crecimiento, rapidez y conectividad. Un Sistema Administrativo (o suite de gestión), está normalmente compuesto por programas o módulos que básicamente están orientados a la gestión de

facturación y contabilidad. Un ERP es una arquitectura de software que está diseñado no sólo para gestionar actividades diarias de facturación y contabilidad, sino también de prospectación, ventas, cobranza, pedidos, inventarios, finanzas, control de proyectos...etc., además de contar con mas herramientas o facilidades como analizadores de información, bases de conocimientos o pizarras generales. Un ejemplo lo puede tener con SAVPI, que es un ERP poderoso y a precio accesible. Como se menciona anteriormente, un sistema ERP opera como un Planificador e Incrementador de Eficiencia. Así, el invertir en un ERP sobre un Sistema Administrativo, implica estar preparado para muchas mas eventualidades y no sólo para las necesidades inmediatas. No se confunda, hoy día hay ciertos Sistemas Administrativos que tratan de promocionarse cambiando su denominación a ERP,


buscando un nicho de mercado mayor, sin embargo en esencia son un Sistema Administrativo, son un conjunto de programas intentando trabajar juntos y con limitaciones graves de desempeño (con volúmenes altos de información y usuarios) y capacidad de análisis en línea. Entonces... ¿Un ERP o un Sistema Administrativo? ¿Cuál es la plataforma superior? ¿Cuál es la más práctica y eficiente? Técnicamente la plataforma de un ERP es superior, pues tiene más capacidad de enlaces, mayor velocidad, trabajan en una plataforma abierta, cuentan con más herramientas para actualizarse, mas funcionalidades administrativas, mas capacidad de análisis… pero la mejor pregunta debería ser: ¿Cual es la más adecuada para una determinada empresa? Después de todo son completamente diferentes.

Quizá podamos concluir que no hay duda que un sistema ERP es más completo y poderoso que un Sistema Administrativo, sin embargo, ambos son funcionales. Desde un punto de vista técnico, ambos ocupan dos nichos de mercado diferentes, el sistema administrativo cumple las necesidades de las micro y algunas empresas chicas, simples en sus procesos de trabajo, con pocas posibilidades de crecimiento y con bajos recursos económicos y el ERP es para empresas mas complejas, con mas infraestructura y con mayores posibilidades de crecimiento. Al final de cuentas necesita identificar cual es su presupuesto, el nivel de complejidad de sus procesos administrativos, la infraestructura tecnológica con que cuenta y hacia


ERP o Sistemas Administrativos