Page 6

4.21 +Jesús les dijo también: «Cuando viene la luz, ¿debemos ponerla dentro de un tiesto o debajo de la cama? ¿No la pondremos más bien sobre el candelero? 4.22 Pues si algo está escondido, tendrá que descubrirse, y si hay algún secreto, tendrá que saberse. 4.23 ¡Quien tenga oídos, que oiga!» 4.24 Les dijo también: «Presten atención a lo que escuchan. La medida con que ustedes midan se usará para medir lo que reciban, y se les dará mucho más todavía. 4.25 Sépanlo bien: al que produce se le dará más, y al que no produce, aun lo que tiene se le quitará.» La semilla que crece por sí sola

4.26 +Jesús dijo además: «Escuchen esta comparación del Reino de Dios. Un hombre echa la semilla en la tierra, esté dormido o despierto, de noche o de día, la semilla brota de cualquier manera y crece sin que él se dé cuenta. 4.28 La tierra da fruto por sí misma: primero hierba, luego espiga y por último la espiga bien granada de trigo. 4.29 Pero cuando el fruto esté maduro, el hombre manda a recogerlo porque ha llegado el tiempo de la cosecha.» 4.27

El grano de mostaza (Mt 13,31; Lc 13,18)

4.30 +Y les dijo también: «¿A qué se parece el Reino de Dios? ¿Qué comparación podríamos dar de él? Es semejante a una semilla de mostaza. Cuando se la siembra, es la más pequeña de todas las semillas que se echan a la tierra. 4.32 Pero, una vez sembrada, crece y se hace más grande que todas las plantas del huerto. Entonces echa ramas tan grandes que los pájaros del cielo pueden refugiarse bajo su sombra.» 4.33 Jesús usaba muchos ejemplos de este tipo para entregar su enseñanza, adaptándose a la capacidad de la gente. 4.34 Todo se lo decía por medio de ejemplos, pero a sus discípulos se lo explicaba todo en privado. 4.31

Jesús calma la tempestad (Mt 8,18; Lc 8,22)

4.35 +Al atardecer de ese mismo día, Jesús dijo a sus discípulos: «Pasemos a la otra orilla del lago» 4.36 Ellos despidieron a la gente y lo llevaron en la barca, tal como estaba. También lo acompañaban otras barcas. 4.37 Entonces se levantó un gran temporal y las olas se lanzaban contra la barca, que se iba llenando de agua. 4.38 Mientras tanto, Jesús dormía en la popa, sobre el cojín. Ellos lo despertaron, diciéndole: «Maestro, ¿es así como dejas que nos ahoguemos?» 4.39 Él despertó, se encaró con el viento y dijo al mar: «Cállate, cálmate» El viento se calmó y vino una gran bonanza. 4.40 Después les dijo: «¿Por qué son ustedes tan miedosos? ¿Todavía no tienen fe?» 4.41 Pero ellos estaban asustados por lo ocurrido y se preguntaban unos a otros: «¿Quién es éste, que hasta el viento y el mar le obedecen?» El endemoniado de Gerasa (Mt 8,28; Lc 8,26)

5.1

+

Y llegaron a la otra orilla del lago, que es la provincia de los gerasenos.

marcos  

Jesús llama a sus cuatro primeros discípulos (Mt 4,12; Lc 4,14) 1.1 + Comienzo de la Buena Nueva de Jesucristo, Hijo de Dios. 1.2 En el libr...

Advertisement