Page 3

2.5 2.6 2.7 2.8 2.9 2.10 2.11 2.12

Cuando vio la fe de esta gente, Jesús dijo al paralítico: «Hijo, tus pecados te son perdonados.» Estaban ahí sentados algunos maestros de la Ley, y pensaron: «¡Qué manera de hablar! Éste se burla de Dios. Pues, ¿quién puede quitar el pecado sino Dios y solamente Él?» En ese mismo instante, Jesús supo en su espíritu lo que pensaban. Y les dijo: «¿Por qué piensan así? ¿Qué es más fácil decir al paralítico: Tus pecados te son perdonados, o Levántate, toma tu camilla y anda? Sepan, pues, que el Hijo del Hombre tiene en la Tierra el poder de perdonar los pecados.» Y dijo al paralítico: «Levántate, toma tu camilla y vete a tu casa.» Él se levantó y, al momento, en presencia de todos, cargó su camilla para irse con ella. Toda la gente quedó asombrada y todos alabaron a Dios, pues decían: «Nunca hemos visto nada parecido.»

He venido a llamar a los pecadores (Mt 9,9; Lc 5,27)

2.13 +Cuando Jesús salió otra vez a orillas del lago, toda la gente fue a verlo, y Él volvió a 2.14 2.15 2.16 2.17

enseñarles. Al pasar, vio al cobrador de impuestos sentado a su mesa: era Leví, hijo de Alfeo. Jesús le dijo: «Sígueme». Él se levantó y lo siguió. Después Jesús fue a comer a casa de Leví. Algunos cobradores de impuestos y pecadores estaban sentados a la mesa con Jesús y sus discípulos; en realidad, había buen número de ellos. Pero también seguían a Jesús los maestros de la Ley, del grupo de los fariseos. Cuando lo vieron sentado a la misma mesa con pecadores y cobradores de impuestos, dijeron a los discípulos: «¿Qué es eso? ¿Cómo con publicanos y pecadores?» Cuando Jesús oyó esto, les dijo: «No son los sanos los que necesitan al médico, sino los enfermos. No he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores.»

El vino nuevo, en vasijas nuevas (Mt 9,14; Lc 5,33)

2.18 +Un día que los discípulos de Juan Bautista y los fariseos estaban ayunando, algunas personas vinieron a decir a Jesús: «¿Por qué no ayunan tus discípulos como lo hacen los de Juan y los de los fariseos?» 2.19 Jesús les contestó: «¿Pueden ayunar los amigos del novio mientras el novio está con ellos? Cierto que no; no deben ayunar mientras está con ellos. 2.20 Pero llegará el momento en que el novio les será arrebatado: entonces ayunarán. 2.21 Nadie remienda un vestido viejo con un pedazo de género nuevo, porque la tela nueva encoge y tira de la tela vieja, y se hace más grande la rotura. 2.22 Y nadie echa vino nuevo en vasijas viejas, porque el vino las rompería. Así se echarían a perder el vino y las vasijas. ¡El vino nuevo, en vasijas nuevas!» (Mt 12,1; Lc 6,1)

2.23 +Un sábado, Jesús caminaba por los sembrados con sus discípulos. Ellos al pasar se pusieron a desgranar espigas. 2.24 Entonces los fariseos les dijeron: «Mira: ¿qué están haciendo? Es cosa que no se puede hacer en día sábado.» 2.25 Él les dijo: «¿Nunca han leído ustedes lo que hizo David, cuando él y sus compañeros tuvieron necesidad y sintieron hambre? 2.26 Que entró en la Casa de Dios, en la época del Sumo Sacerdote Abiatar, y comió los panes de la ofrenda, que sólo pueden comer los sacerdotes, y les dio también a los que estaban con él.” 2.27 Y les dijo: «El sábado ha sido hecho para el hombre, y no el hombre para el sábado. 2.28 Por esto el Hijo del Hombre, que es Señor, también es dueño del sábado.»

marcos  

Jesús llama a sus cuatro primeros discípulos (Mt 4,12; Lc 4,14) 1.1 + Comienzo de la Buena Nueva de Jesucristo, Hijo de Dios. 1.2 En el libr...

Advertisement