Issuu on Google+


Evitar el contacto entre los alimentos crudos y los ya cocinados. No usar los mismos utensilios, sin lavar, para ambos.


No descongelar y volver a congelar alimentos en el mismo estado (crudos o cocidos) Es decir, no cortar la cadena de frĂ­o, pues al hacerlo se reproducen fĂĄcilmente los microbios.


Elegir alimentos tratados con técnicas higiénicas, especialmente los lácteos, las carnes y los envasados.


Cocinar bien los alimentos, especialmente las carnes


Consumir inmediatamente los alimentos cocinados o guardarlos en envases adecuados y en lugares refrigerados.


Mantener la limpieza en la cocina, en el hogar y en la industria alimentaria.


Aislar los alimentos del alcance de animales que puedan transmitir microbios.


Lavarse bien las manos antes de cocinar y antes de comer.

En la industria y los comercios, las personas que manipulan alimentos deben usar guantes, barbijos, gorros y delantales apropiados.


contaminacion alimentaria