Issuu on Google+

Reflexiones sobre LA ROSA DE NADIE Por Ignacio Oliva Referencias visuales. La rosa de nadie es una película que me gustaría situar en una clave visual sencilla en  cuanto a su planificación de realización: planos largos y claros, descriptivos, sin  sofisticación visual, desnudos pero con una composición interesante. La cámara no  debe tener presencia sino como ventana a los universos que se muestran, a los  ambientes, a la observación, a información sobre los personajes, sin retórica visual,  sin ornamento. Me gustaría poner el acento en la dirección de actores, en el trabajo de composición  de personajes y en la creación de climas emocionales puros y descarnados en  algunos momentos, sutiles en otros, trabajar lo que se dice y lo que se calla por parte  de los personajes, hacer hablar a las miradas, a los silencios,  a universo gestual, a  códigos tal vez ocultos. Me gustaría que fuese una película para sentir, para dejarse  arrastrar. La economía expresiva de Aki Kaurismaki dibuja ambientes que me  interesan, apoyados en un concepto de diseño artístico refinado en su sencillez como  encontramos en Nubes pasajeras o Luces al atardecer. Los ambientes de Alan Rudolph me interesan sobre todo en exteriores, en el registro  visual de la ciudad, un componente muy importante de La Rosa de Nadie. Planos  largos en los que se descubren conceptos de la geografía de la ciudad como el de  lejanía, el de caos, el de fantasmal tramoya, el de figura y lugar, también presentes en  algunas películas de Takeshi Kitano.  Me interesa la cualidad oscura, turbia y magnética a la vez de algunos personajes de  Pedro Costa, en Osos, por ejemplo.  Creo que La rosa de nadie es una película  negativa y positiva a la vez, oscura y luminosa.  Me interesa el universo inquietante de David Lynch en Mulholand Drive y en Inland   Empire, especialmente en sus espacios interiores,  con una iluminación estilizada pero  contrastada, al estilo del registro expresivo del cine negro americano de los cincuenta,  deudor de los maestros alemanes emigrados a los Estados Unidos huyendo del  nazismo. Espacios sencillos pero inquietantes en su composición, que revelan datos  de los personajes, que turban pero no abruman, que sugieren simulacros interiores,  sin embargo, no veo presencia de conceptos como morbidez o psicología, imagino un  lenguaje visual y artístico a­psicológico. El estilo compositivo me interesa mucho. Sin que llegue a ser excesivamente  aparatoso, sí me parece interesante crear composición visual con el plano, y mantener  una unidad que refiera directamente a la pintura como tradición.   DANIEL habita un espacio sin memoria ni referencias personales. Es un hombre sin  vida interior y se inscribe en un territorio anónimo, provisional, de paredes blancas,  limpio y ordenado, poco iluminado, es el espacio de la serenidad y de la reclusión a un  tiempo, un espacio esencial. No tiene libros, ni cuadros, ni fotos. Escribe a veces, en  tarjetas, con letra muy pequeña y con tinta verde. Sobre la mesa puede haber algunas  tarjetas con anotaciones. Nunca mira la tele, mira a la calle, el escenario que  realmente le seduce. Se podría decir que allí vive un hombre que “no hace nada”.  Tiene el nihilismo de Bartleby, su conducta hipnotiza por su austeridad, por su  ausencia de misterio. Creo que La rosa de nadie es una película de instintos.


Referencias musicales: La rosa de nadie es una película sombría, de turbios sentimientos, de información  escondida, de dobles vidas. También es una película urbana, de laberintos  personales, de destinos. La ambientación sonora debe contribuir a potenciar la tensión  de las conductas. La rosa de nadie  es una película de silencio. Creo que puede  recorrerla un concepto musical sencillo en lo que se refiere a orquestación y timbres.  Me gustaría para los ambientes de esta película una trompeta lejana y con sordina,  apoyada con otros metales, quizás, pero más lejanos, como ecos, brumas sonoras,  ambientes volátiles, sutiles y etéreos. Una referencia pueden ser los ambientes  sonoros de Mark Isham en las películas de Alan Rudolph.  También me parece interesante  el concepto musical de Angelo Badalamenti en la  recreación de los ambientes para David Lynch, un tono inquietante, sencillo, repetitivo  incluso, pero que envuelve y resulta evocador. Creo ver una música proyectada en el espacio como niebla extendida sobre la  superficie de las cosas y de las emociones, revelándolas y ocultándolas a un tiempo,  que contribuya a conferir un aire de misterio último a la conducta humana. También  veo para ello un piano sólo, mínimo, atmosférico, proyectándose en la deriva de los  personajes. Un universo musical que me apasiona es el de Arvo Pärt, me parece una  buena referencia para La rosa de nadie.


Reflexiones sobre LA ROSA DE NADIE