Issuu on Google+

Por: Lorena moreno Jennifer Guerrero Carolina Sereno


En la copa de un árbol, muy cerca de aquí


Vivía un niño con su familia. Estaban allí por miedo a que las demás personas les hicieran daño


Una tarde, una niña que vivía en una casa cerca al árbol, se dio cuenta que en la copa de aquel árbol…algo se movía con mucha fuerza, por eso sabia que no eran aves. Por lo que decidió tomar uno de los lentes de su abuela para observar mejor: Y efectivamente vio que allí habían personas.


Los observó durante todo un día y una noche, descubriendo el oficio que los vecinos del árbol hacían: ¡¡eran ellos quienes colocaban la luna y el sol en el cielo!!


Vio como en la noche , quien parecían ser el padre de familia, subía por una escalera con mucho cuidadito: shhhhhhhh y colocaba la luna. En la mañana quien parecía ser la madre, sacaba de una bolsa grandísima, pero que parecía no pesaba mucho… hacia los mismo que el señor fijándose que nadie la mirara: shhhhhhhhh


Al siguiente día al ver esto, la niña decidió subir a la copa de aquel árbol , junto con sus amigos de la escuela, para conocer a quienes vivían allí.


Al llegar al lugar donde estaban estas personas desconocidas para ella, se sent铆a entre ellos: amor y la uni贸n familiar .


Ellos muy amablemente la invitaron a almorzar, mientras comían, hablaban y descubrieron que Tomasito, el niño de la familia no conocía muchas comidas: ¡que serian deliciosas para cualquier niño de su edad!


La niña nunca se había sentido tan feliz, como esa tarde.. ¡Ya que comieron toda la tarde con Tomasito, toda clase de galguerías! Le había enseñado a Tomasito, toda clase de dulces y de comidas.


Después de conocer a esas “extrañas personas” la niña descubrió que ella podía enseñarle a muchas personas todo aquello que ella sabia….


Y que podía aprender todo aquello que los demás sabían , si ella los escuchaba con mucha atención.


arte uno