Page 1

REVOLUCIÓN FRANCESA E IMPERIO NAPOLEÓNICO TEXTO: 1

La postura del Tercer Estado Nos hacemos tres preguntas: ¿Qué es el estado llano?  Todo. ¿Qué ha sido hasta el presente? Nada ¿Qué pide?  Ser algo (…) Primer petición: Que los representantes del Tercer Estado  no sean elegidos más que por ciudadanos que pertenecen  verdaderamente al Tercer Estado … Segunda petición: Que  sus diputados sean iguales en número a los dos de los dos  órdenes privilegiados… Tercera petición: Que los Estados  Generales voten no por órdenes, sino por cabezas… En  este estado de cosas ¿qué le queda hacer al Tercer Estado  si quiere verse en posesión de sus derechos políticos de  una manera útil a la nación?.... El tercer Estado debe  reunirse aparte, no concurrirá con la nobleza y el clero. (A. Siéyes ¿Qué es el Tercer Estado?, 1789)

TEXTO: 2

Sufragio censitario

Para formar la Asamblea Nacional legislativa los ciudadanos activos se reunirán cada dos  años en la asambleas primarias en las ciudades y en los cantones (…) Para ser ciudadano activo se requiere: haber nacido o nacionalizarse francés, tener 25  años cumplidos, residir en la ciudad o el cantón el tiempo fijado por la ley, pagar, en  cualquier lugar del reino, una contribución directa igual al meno al valor de tres jornadas de  trabajo y presentar recibo, no estar en situación de dependencia, como servidor asalariado  (…) Las Asambleas primarias designarán electores en proporción al número de ciudadanos  activos domiciliados en la ciudad o el cantón. Se nombrará un elector por cada cien  ciudadanos activos, presentes en la Asamblea (…) Nadie podrá ser designado elector si no reúne, a más de las condiciones necesarias para  se ciudadano activo, la siguiente: en las ciudades de más de 6.000 habitantes ser  propietario o usufructuario de un patrimonio estimado en la relación de contribuciones  enana renta igual al valor de 200 jornadas de trabajo, o ser inquilino de una vivienda  estimada en las mismas relaciones en una renta igual al valor de 150 jornadas de trabajo. Constitución de 1791

TEXTO: 3

No hay ningún  proceso que  seguir.  Luis XVI  no   es   un   acusado.   Vosotros   no   sois   los  jueves.   No   podéis   ser   más   que   hombres   de  Estado   y   representantes   de   la   Nación.   No  tenéis que dar ninguna sentencia a favor o en  contra   de   un   hombre,   sino   que   tenéis   que  tomar una medida de salud pública.  Luis   fue   rey,   y   ahora   la   República   ha   sido  fundada.   Luis   ha   sido   destronado   por   sus  crímenes.   Luis   tacó   al   pueblo   francés   de  “rebelde”: apeló, para castigarlo, a las armas  de sus colegas tiranos; la victoria y el pueblo han decidido que solo él era el rebelde. Luis 


no puede, por tanto, ser juzgado: ya está condenado, o sin no, la República no estaría  absuelta. Luis debe morir para que la Patria viva. Solicito que la Convención Nacional le declare,  desde   este   momento   traidor   a   la   Nación   francesa,   criminal   contra   la   humanidad.   Los  pueblos no juzgan como los tribunales de justicia, no dan sentencias, sino que lanzan el  rayo; no condenan a los reyes, sino que los reducen a la nada y esta justicia vale tanto   como la de los tribunales. (Robespierre: Discurso a la Convención 3 diciembre de 1793)

TEXTO: 4

El terror durante la etapa de la Convención montañesa

Artículo 1. Inmediatamente después de la publicación del presente decreto todos los  sospechosos que se encuentren en el territorio de la República y que estén aún en libertad  serán detenidos. Artículo 2.  Se considerarán sospechosos: 1º Los que por su conducta, por sus relaciones  por   sus   propósitos   o   sus   escritos,   se   han   mostrados   partidarios   de   la   tiranía   o   del  federalismo   y  enemigos   de   la   libertad;   2º,   los   que   no   puedan   justificar   sus   medios   de   existencia   y  el   cumplimiento  de  sus  deberes   cívicos;  3º   aquellos  a   los  que   se  hubiera  negado   el   certificada   de   ciudadanía;   4º,   los   funcionarios   públicos   suspendidos   o  destituidos   de   sus   funciones   por   la   Convención   nacional   o   por   sus   comisarios   y   no  rehabilitados;   5º,   los   hasta   ahora   nobles,   comprendidos   los   maridos,   mujeres,   padres,  madres, hijos, hijas, hermanos o hermanas y los administradores de emigrados, que no  hayan manifestado constantemente su adhesión ala revolución; 6º los que han emigrado  desde el 1 de julio de 1789, aunque hayan vuelto a Francia. (Decreto relativo a los sospechosos 17 septiembre de 1793) TEXTO: 5

El Gobierno revolucionario y el estado de necesidad:  la postura radical jacobina

El gobierno revolucionario necesita una actividad  extraordinaria, precisamente  porque está en  guerra. Está sometido a reglas más  uniformes y menos rigurosas, porque las  circunstancias en que se encuentra son  tempestuosas y móviles y, sobre todo,  porque se ve forzado a desplegar sin cesar  recursos nuevos y rápidos para peligros  nuevos y apremiantes. Si el gobierno  revolucionario debe ser más activo en su  proceder y más libre en sus movimientos  que el gobierno ordinario. ¿Es por ello menos justo y legítimo? No.  Se apoya en la más sana de todas las leyes: la salvación del pueblo: en el más irrefutable de todos los títulos: la necesidad. (Robespierre, diciembre de 1793)


TEXTO: 6 

El Golpe de Estado del 18 de Brumario (noviembre 1799)

A mi   regreso   de   París   he   encontrado   la  división en todas las Autoridades y el acuerdo  establecido   sobre   esta   única   verdad:   que   la  Constitución   estaba   destruida   y   no   podía  salvar   la   libertad.   Todos   los   partidos   han  venido   a   mí,   me   han   confiados   sus   planes,  desvelado  sus secretos y  me han  pedido  su  apoyo.   He   rechazado   ser   el   hombre   de   un  solo partido. El   Consejo   de   los   Ancianos   me   llamó:  respondí   a   su   llamada.   Un   plan   de  restauración   general   había   sido   concertado  por unos hombres a los que la nación está acostumbrada a ver como los defensores de la  libertad, de la igualdad, de la propiedad (…) Creí que estaba obligado a aceptar el encargo  por deber a mis conciudadanos, a los soldados que perecen en nuestros ejércitos, a la  gloria nacional adquirida al precio de su sangre (…) Me presento al Consejo de los Quinientos, solo, sin armas, la cabeza descubierta, tal como  los Ancianos me habían recibido y aplaudido; venía para recordar a la mayoría su voluntad  y   asegurarles   su   poder.   Los   puñales   que   amenazaban   a   los   diputados   se   levantan  inmediatamente contra su libertador; (…) En el mismo momento los gritos de bandido (hors la loi) se oyen contra el defensor de la  ley. (Napoleón Bonaparte)

TEXTO: 7 

El proyecto europeo de Napoleón Una   de   las   ideas   que   más   me   ocuparon   había   sido   la  reunión,   la   concentración   de   los   mismos   pueblos  geográficos que  las revoluciones y la política han disuelto  y dividido; de manera que contándose en Europa más de  treinta millones de franceses, quince de españoles, quince  de italianos y treinta de alemanes, hubiera querido hacer  de cada uno de estos pueblos un solo cuerpo de nación  (…)  ¡Yo me juzgaba digno de tamaña gloria! (…)   En   tal   estado   de   cosas   podía   haber   más  probabilidades de conseguir en todas partes la unidad de  códigos,   de   principios,   opiniones,   sentimientos,   ideas   e  intereses.   Acaso   entonces   con   el   apoyo   de   las   luces  universalmente extendidas, hubiera sido permitido soñar la  gran familia europea (…) Como quiera que sea, esta reunión (la de Europa) se hará 

tarde o temprano. (Palabras de Napoleón Bonaparte, el 11 de noviembre de 1816)


TEXTO: 8

Justificación de Napoleón A pesar de todas las difamaciones, no tengo ningún miedo  respecto   a   mi   fama.   He   librado   cincuenta   batallas  campales,   la   mayoría   de   las   cuales   he   ganado.   He  estructurado   y   llevado   a   cabo   un   código   de   leyes   que  llevará mi nombre a la más lejana posteridad. Me levanté a  mí mismo de lanada hasta ser el monarca más poderoso  del mundo. Europa estuvo a mis pies. Siempre he sido de  la   opinión   de   que   la   soberanía   reside   en   el   pueblo.   De  hecho, el gobierno imperial fue una especie de república.  Habiéndome llamado la nación a dirigirla, mi máxima fue:  la profesión está abierta a los inteligentes, sin distinción de  nacimiento  o fortuna,  y es este sistema igualitario por el  que la oligarquía me odia tanto. (Napoleón Bonaparte, Santa Elena 3 de marzo de 1817)

Textos Revolución Francesa  

Recopilación de textos sobre la Revolución Francesa

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you