Issuu on Google+

COLOR Aosta

3/2/06

09:32

Página 1

Valle de Aosta El corazón de Europa Texto y fotos: Siqui Sánchez

El Mont-Blanc, el Monte Rosa, el Cervino, el Gran Paradiso, glaciares inmensos, dos grandes pasos históricos, lagos, bosques, cascadas; en resumen, una naturaleza imponente y variada, la histórica ciudad de Aosta y, además, monumentos romanos y medievales, castillos, tradiciones sorprendentes y una gastronomía excelente ofrecen muchísimos aspectos interesantes y para disfrutar. Todos estos elementos constituyen la personalidad del Valle de Aosta, la región más pequeña de Italia.

Puesta de sol en Valtournenche.


COLOR Aosta

3/2/06

09:32

PĂĄgina 2

Vista General del Vallle Central desde el Castillo de Cly.

Feria de Sant´Orso. Restaurante en Courmayeur.

Bailes tradicionales.

Castillo de Sarre.


COLOR Aosta

3/2/06

09:32

Página 3

En la ciudad de Aosta los monumentos se integran en la forma más acabada de ciudad romana que se conserva en Italia. Colegiata de Sant´Orso.

Detalle de talla en madera. Colegiata de Sant´Orso siglo

XII.

Partiendo del monumental Arco di Augusto, erigido en honor de César Augusto, y dejando atrás el característico Ponte Romano, llegamos a la Porta Praetoria, que daba paso al interior de la ciudad. La iglesia Collegiata di Sant´Orso y su estupendo claustro; la catedral, que también se remonta al siglo XI, con sus imponentes torres románicas y preciados frescos, nos hacen descubrir de manera interesante la historia medieval de la ciudad. Cada año, el 30 y el 31 de enero, una muchedumbre de visitantes llega a la ciudad de Aosta con ocasión de la milenaria Feria de Sant´Orso. En esta exposición de artesanía, veremos las magníficas esculturas y piezas diversas en madera, hierro forjado y piedra producidas por los mejores artesanos del Valle de Aosta.

Aosta. Parte de la Porta Praetoria situada en el centro de la ciudad.


COLOR Aosta

3/2/06

09:32

Página 4

Los castillos y las fortalezas ofrecen, por todo el valle, un fresco completo de la vida militar y feudal. Es aquí donde podemos citar distintos castillos emblemáticos como los de SaintPierre, Sarre, Issogne, Fénis, Aymavilles, Cly, Ussel, Verrès, Châtelard, y la extraordinaria concentración y variedad de otros monumentos (fortalezas, torres y fortificaciones) que conserva esta región.

Castillo de Issogne.

Castillo Real de Sarre.

Vista nocturna del Castillo de Fénis.

Castillo de Ussel.

Apunte histórico Los Saboya concedieron al Valle de Aosta una larga autonomía, conscientes de la dificultad de dominar completamente ese territorio infranqueable y dividido en tantas pequeñas señorías. La particularidad valdostana quedó garantizada en 1191 con la “Carta de las Franquicias”, que regulaba los derechos y los deberes tanto de los ciudadanos de Aosta como del conde, y servía para reducir el poder de los hacendados en los enfrentamientos de la población. La autoridad pública se garantizó en un primer momento gracias a un vizconde que pertenecía a la familia de los Challant, la más potente del valle, y a partir de 1263 por un cargo nombrado por los Saboya. Por otro lado, prácticamente hasta el final de la Revolución Francesa, el Valle de Aosta mantiene un código de leyes propio: el “Coutumier”. Publicado en Chambéry en 1588, era el Libro de las Costumbres, o sea, de las reglas que, hasta entonces no escritas, gobernaban la vida del valle, guiado por la Asamblea de los Tres Estados y del Consejo des Commis. Desde entonces, excepto por breves ocupaciones francesas entre los siglos XVII y XVIII y durante las guerras napoleónicas, el valle siguió los acontecimientos de los Saboya. Más cerca en el tiempo, la medalla de oro al valor militar otorgada a los batallones “Aosta” y “Cervino” y la lucha de la Resistencia guiada por Émile Chanoux han sido los momentos más álgidos de una historia que se fundió con la de Italia a partir de 1861.


COLOR Aosta

3/2/06

09:32

Página 5

El gran atractivo del Valle de Aosta es el esquí. Grandes escuelas de esquí satisface en invierno como en verano las exigencias de todos con un respeto absoluto por la naturaleza

Courmayeur. Imponente vista del Cervino.

Courmayeur. Courmayeur.

Estaciones de esquí Los macizos del Cervino, del Monte Rosa, del Gran Paradiso y del Mont-Blanc, que son los objetivos más deseados por los alpinistas, ofrecen a los amantes de la nieve sus grandes dominios de esquí: Breuil-Cervina/Valtournenche; el “Monterosa ski” (que incluye tres valles conectados por teleféricos, con las estaciones de Champoluc, Brusson, Antagnod, Gressoney-Saint-Jean, Gressoney-La Trinité y Alagna); Pila; La Thuile (conectado con la estación francesa de La Rosière, con la que forma el dominio internacional de forfait único “Espace San Bernardo”) y Courmayeur. Otras estaciones, como Champorcher, Valgrisenche, el área del parque nacional del Gran Paradiso, Col de Joux, Saint-Barthélemy, Grand-SaintBernard (Flassin y Crévacol), Chamois, Torgnon y La Magdeleine son especialmente recomendables para las familias o para practicar disciplinas como esquí de fondo, esquí de montaña, esquí fuera de pista, heliesquí o escalada en hielo. 70

JANO 10-16 FEBRERO 2006. N.º 1.594

.

www.doyma.es/jano

Cervinia-Plateau Rosa.

Piccolo Cervino.

Refugio de montaña en Pila.


COLOR Aosta

3/2/06

09:32

Página 6

Grandes escuelas de esquí satisface tanto respeto absoluto por la naturaleza.

Platos sorprendentes

Refugio de montaña en Pila.

Para reponerse de tantos esfuerzos el valle nos ofrece platos realmente sorprendentes. Entre los ingredientes que componen muchos platos, destaca la Fontina, el queso emblemático del valle, graso y de forma cilíndrica. Seguramente hay que probarlo solo, pero también en la sabrosa polenta concia y en la seuppa valpelenentse, o incluso en la seupetta, una sopa de arroz típica del Valle de Cogne. Evidentemente, también debemos probar el pan ner, un pan de color oscuro hecho con centeno (el pan blanco era para los días de fiesta), y que una vez preparado antes de Navidad siguiendo la tradición se deja secar colgado unos cuantos meses. Cuando esté duro y seco, se desmenuza con el copapan, que es una pieza de hierro con hoja sujetada a una madera, para acompañarlo con una buena menestra, o mojarlo en la leche e incluso en un buen vino tinto azucarado. También nos dice la tradición que se tiene que comer con un poco de miel y un pedazo del sabroso lard de Arnad, una especie de tocino cortado muy fino, preparado y adobado durante tres meses con ajos, salvia, laurel, romero y otras hierbas de montaña, la motsetta, los boudins, el jambon de Bosses, y sobre todo sus vinos. Aosta es mucho más que esquí. Cuando las primeras luces Copapan. empiezan a encender sus pequeños pueblos, la fascinación y la magia de estos valles nos van ganando con la oscuridad creciente. Es entonces cuando, ya sea con la luna llena que ilumina majestuosamente sus montañas o con los centelleos de las estrellas, este valle, su cultura, su historia y su gente nos tendrán para siempre…J

Cómo viajar al Valle de Aosta Por su situación en el centro de los Alpes, al Valle de Aosta es fácil llegar desde toda Europa en coche y en avión.

Avión

Courmayeur.

Para los aficionados, el Valle de Aosta, con sus guías alpinos de alta montaña, extraordinarios itinerarios de esquí de travesía, 870 kilómetros de pistas de esquí alpino, 300 kilómetros de esquí nórdico, grandes escuelas de esquí con unos 1.500 monitores, satisface tanto en invierno como en verano las exigencias de todos con un respeto absoluto por la naturaleza.

Desde Barcelona y Girona: una hora de vuelo aproximadamente. Desde Barcelona y Girona a los aeropuertos de Ginebra, Turín y Milán y el Valle de Aosta. En poco más de tres horas nos plantamos de Barcelona o Girona en el corazón de los Alpes. Desde Aosta capital, alcanzaremos en una hora en coche el aeropuerto de Turín Caselle, en una hora y media el de Milán Malpensa, en dos horas el de Milán Linate y en dos horas y media el de Bérgamo. Al aeropuerto de Ginebra, llegaremos en una hora y media. Desde Madrid: 2 horas 15 minutos de vuelo aproximadamente. A partir del 27 de marzo de 2006, la compañía Easyjet realizará vuelos directos a Milán Malpensa a precios económicos. Más información: http://www.easyjet.com/es

Tren Desde Barcelona: medio día. Las conexiones de Renfe con los trenes de largo recorrido Barcelona-Turín y Barcelona-Ginebra (trenes Hotel Pau Casals y Salvador Dalí), nos acercan de manera relajada y tranquila al Valle de Aosta. Desde Madrid: un día. Hay que realizar transbordo en Barcelona. Seis trenes Altaria cada día conectan Madrid con Barcelona.

Dormir El Valle de Aosta es una de las regiones con más “estrellas” de los Alpes: tiene más de 500 entre hoteles y residencias turísticas, de las que la mitad son de tres y cuatro estrellas. Con cerca de 23.000 camas, el servicio de hoteles es el más utilizado. A parte de éstos, hay también un buen número de establecimientos diversos que ofrecen habitación y desayuno, apartamentos, alquiler de habitaciones, granjas de turismo rural, refugios, casas de vacaciones, albergues y cámpings.

Información Coche

www.alpsaosta.com

Desde Barcelona: 8 horas aproximadamente. Los cerca de 830 km que separan Barcelona de la capital del valle, la ciudad de Aosta, se hacen por autopista (Barcelona, Perpignan, Montpellier, Valence, Grenoble Chambéry, Chamonix y el túnel del Monte Bianco) en unas 8 horas. Desde Madrid y otros puntos de España la distancia hace que sea más aconsejable el avión o el tren.

Contacto Oficina de Turismo Piazza E. Chanoux, 2. 11100 Aosta. Italia. Tel.: (+39) 0165 236 627 Fax: (+39) 0165 34 657 Correo electrónico: uit-aosta@regione.vda.it

JANO 10-16 FEBRERO 2006. N.º 1.594

.

www.doyma.es/jano

71


VAL DE AOSTA