Page 79

Nos recibe Carolina con uno de sus dos hijos, Clea, sus dos gatos y su perro. Su casa está llena de pedazos de su propia tienda, y donde los suelos se cubren de alfombras berebers y peruanas. Un amplio recibidor nos lleva a un espacio diáfano en el que la zona de comedor y cocina combinan en total armonía con la zona de salón. Se respira vida, naturalidad, frescura y sencillez mientras Carolina nos explica su historia al tiempo que prepara la comida para Clea. Nos comenta que el piso en su estado original tenía seis habitaciones y que, para potenciar la luz, decidieron abrir los espacios y quedarse con sólo dos habitaciones. El pavimento original apareció después de arrancar tres capas de baldosas que lo ocultaban. Repicando, consiguieron descubrir el ladrillo original, protagonista de gran parte de las paredes y que aporta una calidez que se multiplica con la continua presencia de plantas.

CASAS SINGULARES

SINGULARESMAG #22 | 79

Singulares Magazine #22  

Primera revista digital de interiorismo en español.