Issuu on Google+

P

Perla Toro

eriodista en

el diario “El Colombiano”

Perla Toro es egresada del pregrado de periodismo de la Facultad de Comunicaciones de la Universidad de Antioquia (Colombia). Ha sido reconocida como “Mejor graduada” en el pregrado de Periodismo de la Universidad de Antioquia. También realizó un curso de postgrado en Artes Mediales con la Universidad de Córdoba en Argentina y en 2012 obtuvo su título de magíster en estudios socioespaciales, otorgado por el Instituto de Estudios Regionales, también en la Universidad de Antioquia. Es ganadora de la Beca AVINA a la investigación periodística para el Desarrollo Sostenible en la versión 2008-2009, y actualmente trabaja como editora de la Unidad de Interacción del periódico El Colombiano y como profesora de cátedra de la Universidad Eafit.

1

¿Cómo gestionas tu falta de tiempo en tu vida diaria?

La clave está en la organización del tiempo. Tanto para gestionar la abundancia, como para gestionar la ausencia de las manecillas del reloj, hay que ser disciplinado. En gran medida, trato de llevar cronogramas, anotaciones en planeadores y cuadros de desarrollo de temas. Hasta para dar un regalo o celebrar un cumpleaños, tengo un cuaderno donde anotarlo. Eso me ayuda a gestionar el tiempo. No obstante, como soy periodista y no todo lo que hago es predecible; en algunas ocasiones mi tiempo es bastante escaso. Si se cae un edificio, si muere una celebridad o si se derrumba un gobierno. Ahí estamos. En ese momento de poco sirven los cuadros. La vida real y no planeada saca su factura. En esos momentos me entrego completamente y luego, pasada la coyuntura, intento organizar tiempos con mi equipo de trabajo para que todas tengamos un rato de sano descanso. Advierto: es difícil. Pero, lo hemos logrado.

Sus pasiones son las nuevas tecnologías, la narración online, las redes sociales y la prensa escrita. Toda una profesional que le encanta la escritura, el análisis investigativo y los conocimientos multimediales.

El día en que logremos entender a la humanidad la vida será muy aburrida...

2

Cuéntanos cómo combinas tu vida profesional y personal Sin usar calificativos, porque no sé si es bueno o malo; mi vida profesional está muy cercana de lo personal. Muchos de mis grandes amigos son mis colegas y muchos de mis círculos sociales están cercanos a mi profesión. No obstante, hay otros escenarios de la vida: la familia, el amor, el teatro, el baile. Sólo por mencionar algunos ejemplos.


α

ser mejor, porque siempre tengo que esforzarme para demostrar que puedo. Jamás he estado convencida de ser la mejor y espero nunca estarlo.

Cada vez que tengo tiempo libre intento distribuirlo entre mis familiares y amigos. También están los pasatiempos: el cine, la lectura. Siempre doy prioridad según fechas especiales, tiempo de ausencia y conversaciones pendientes. A menudo, tengo el corazón fraccionado; pero, siempre, encuentro un lugar para bailar.

3

¿Qué tipo de obstáculos o problemas te encontraste a la hora de comenzar tu carrera profesional?

Me rodeo de otros comentarios. Escucho a mis cercanos y a quienes más confío mis secretos. Un vez tomo las decisiones, las asumo, con lo bueno y lo malo que puedan traer. Creo, que la clave está en el diálogo. A veces, la solución que uno necesita la tiene la persona que uno menos se espera.

En equipo, ¿la visión de un hombre es muy distinta a la de la mujer?

5

Somos diferentes y eso es asombroso y maravilloso. Los hombres suelen ser un poco más arriesgados. Las mujeres siempre queremos estar seguras. La concepción del riesgo es muy diferente entre ambos sexos y eso se evidencia en las decisiones; pero, también se evidencia en los resultados.

Lo primero es que vengo de una familia humilde. De un pueblo, poco conocida y sin grandes comodidades económicas. En un país como Colombia, donde las posibilidades de educarse no abundan, la cuna marca una determinante de futuro. Para acceder a la vida universitaria, tuve que esforzarme mucho tiempo estudiando para poder ingresar a una universidad pública. Para realizar mi postgrado, igualmente. Tanto mi pregrado como mi maestría las hice becada. Es gratificante.

Ahora, sin el ánimo de ofender a los hombres. No quiero caer en sexismos a la inversa, creo que las mujeres dotamos cada decisión y visión de una sensibilidad especial en la que media el tiempo del otro, el amor y la familia. Eso, en muchas ocasiones, es humano. Cada vez que me he sentido liderada por una mujer, o he sido líder, he visto más humanos que trabajadores. Ha sido una gran experiencia trabajar con chicas.

Lo segundo, en el campo periodístico no tengo familia que se haya desempeñado en este campo. En Colombia, el nombre de un periodista depende, en muchas ocasiones, de su padre, de sus tíos o de sus abuelos y padrinos. Perla Toro ha sido una construcción sin referentes. Por último, al ser periodista digital he tenido que enfrentarme a dos cosas: primero, la falta de credibilidad de los colegas viejos del oficio. Somos y hemos sido por años “los niños gomosos de los computadores”. Segundo, ingresé a un mundo que es bastante masculino. Eso de estarse entendiendo con ingenieros, coordinando equipos audiovisuales y liderando grupos de hombres no ha sido la tarea más sencilla del universo. Aún, no lo es.

4

Cuándo tienes que ejercer tareas de responsabilidad en lo profesional, ¿cómo lo afrontas? Tengo que confesar que siempre tengo temor. Cada decisión que tomo, en mayor o menor medida, tiene el miedo palpitando. Pero, creo que es ese temor el que me va ayudando a

6

s e r e j u M

a f l A

Creo que el terreno profesional no se afecta por ser mujer, se afecta por ser humano.

¿Cómo gestionas la relación personal y profesional con los compañeros y compañeras de trabajo?

El día en que logremos entender a la humanidad, la vida será tan aburrida que vamos a querer acabar con ella. Combinar lo profesional y lo personal, más que un reto es una necesidad diaria. No dejamos de ser


Perla Toro

uno para ser otro en escenarios diferentes. ¡Qué miedo que así fuera! Tengo dos reglas básicas: aviso porque te respeto y no porque te rinda cuentas y de mi trabajo depende el tuyo. Si se cumplen, podemos ser amigos y trabajar juntos.

7

¿Sois las mujeres más emocionales que los hombres? ¿Cómo afecta esto en el terreno profesional?

8

Es una mezcla. Es la combinación perfecta. Quitar una de la otra sería como dejar sin sal una buena porción de arroz.

9

Cita 5 mujeres que sean referencia para ti y describe en 5 palabras por qué. Mi madre: soltería, fuerza, corazón, amor y confrontación.

Lo somos. Esa es la magia que tenemos. Podemos llorar, podemos reír. Podemos acompañarnos y, a veces, dolorosamente, odiarnos y hasta hacernos daño como mujeres. Creo que el terreno profesional no se afecta por ser mujer, se afecta por ser humano. Porque todos tenemos fallas y todos podemos llorar en algunas ocasiones; pero, depende de cómo asumamos el llanto y el dolor del otro. No estamos todavía educadas (esa fortuna la tendrán nuestras hijas) para comprender a las mujeres. Todavía miramos a nuestro género como las “escandalosas, lloronas, cansonas y emocionales; a veces vagabundas y fáciles”, una visión muy masculina de nuestra vida. A mí, personalmente, me encanta trabajar con mujeres y lo mido en un asunto clave: la responsabilidad y la concepción del tiempo. Quisiera que muchas más pensaran como yo.

¿Qué consideras más importante, el talento o la actitud?

Mary Shelley: ficción, letras, demonios, cicatrices y genialidad. Marguerite Yourcenar: periodismo, literatura, amor, muerte y destierro. Chavela Vargas: desespero, recuperación, valor, contradicción y dolor. Mae West: glamour, fama, humor, sexo y talento.

10

¿Qué importancia le das a internet y a la movilidad? ¿Consideras fundamental estar permanentemente conectada estés donde estés? Es mi mecanismo ideal para saludar al mundo todos los días.


Mujeres Alfa: Perla Toro