Issuu on Google+

Este programaes fruto del trabajo y esfuerzo colectivo de compañeras y compañeros independientes, la Unión Nacional Estudiantil e Izquierda Comunista (ambas organizaciones pertenecientes a la Coordinadora Luchar) que en conjunto vimos la necesidad de este año disputar el Centro de Estudiantes para poder potenciar, no sólo el trabajo de base que venimos realizando como organizaciones e individualidades durante el año, sino que también con la humilde intención de conocer, integrar y promover los diversos trabajos políticos de otros compañeros y compañeras que hoy en día han preferido desplegarse al margen de los espacios tradicionales de discusión política. Es importante destacar que este programa, más que ser una guía rígida y cerrada para el próximo año, es un documento para abrir debates y generar espacios de encuentro para que todos y todas podamos compartir nuestras opiniones y discutir respecto a cómo queremos nuestra facultad, y de una vez por todas podamos generar una verdadera ¡Acción y Unidad! para construir un CECSo de tod@s.

Programa de lista ¡Acción y Unidad! Para el Centro de Estudiantes de


Diagnóstico FACSO Este año muchos quejado de la despolitización de la facultad, de la falta de contenido político en diversas instancias de discusión, lo que conlleva a la baja participación de nuestras compañeras y compañeros. Creemos que todas y todos somos sujetos políticos, que tenemos capacidades para desenvolvernos y aportar en el cambio de nuestros espacios, el problema es que faltan las vías para que se canalicen y potencien esas energías y ánimos de transformar la realidad. Hemos pecado de pensar que la única política que existe es la estudiantil, o más específico la universitaria, es decir, la que se hace en asambleas, marchas mensuales y paros. Pero la política es mucho más que eso, es también desplegarnos en nuestros espacios cotidianos y llevar nuestras iniciativas al territorio, también hacemos política en las distintas organizaciones en las que participamos, también en el orientar nuestros trabajos e investigaciones hacia comunidades, sindicatos, movimientos de pobladores y las diversas organizaciones y expresiones del campo popular. Creemos que el CECSo debe ser capaz de integrar todas estas expresiones en una síntesis que las fortalezca y potencie, y que no queden siendo sólo esfuerzos aislados dependientes de la buena voluntad de individualidades. se

han


El movimiento estudiantil que potenció su fuerza en 2011 y logró sostenerse en 2012 y 2013 debe ser capaz de enfrentar al futuro gobierno de Bachelet, quien tomará nuestras demandas de manera superficial vaciándolas de su contenido de cambio profundo. Ante este escenario, es de vital importancia que no dejemos de lado la organización, pero que sepamos adecuarla al nuevo escenario, de modo flexible y creativo, apuntando a la construcción amplia y colectiva de un proyecto de izquierda. Para construir, es necesario hacer una revisión del proceso. En este sentido, reconocemos que los niveles de participación no han sido lo óptimos, lo cual ha generado un doble problema: Por un lado, los que se involucran en asambleas discuten cómo sumar a más gente, mientras que quienes se marginan lo hacen porque las discusiones que se plantean parecieran estériles. Ejemplo de esto fue la movilización de este año, en la que la discusión de los distintos petitorios, al ser muy reiterativa, terminó desgastando a gran parte de la facultad que se marginó de dar una discusión que parecía no tener objetivos claros, y a la hora de delimitar estos objetivos, ya no había gente dispuesta a sostenerlos. Se genera entonces una división que reproduce un círculo vicioso, de discusiones sin avances, con poco contenido político, poco participativas y de baja convocatoria. Lo que termina por restar al movimiento en general. Y en esto también tenemos responsabilidad las organizaciones políticas, que muchas veces contribuimos a estas discusiones infructuosas y se nos olvidaba que a la larga estamos todos y todas luchando por los mismos fines. A pesar de esto vimos que en las asambleas se avanzó bastante en relación a años anteriores en cómo abordar las discusiones en los espacios. Después de mucho tiempo de discusiones se logró entender que en la lucha por un Proyecto Educativo se da en distintos frentes y con distintos ritmos. Concretamente discutimos temas de las movilizaciones nacionales, la unificación de petitorio en la Universidad de Chile, temas de facultad (petitorio) y carreras. Pero no podemos quedarnos en la discusión y el diagnóstico que, aunque son muy necesarios, resultan insuficientes si nuestro objetivo es generar transformaciones. Es imperioso que pasemos de la discusión a la acción, entendiendo que son dos momentos del mismo proceso, es necesario que las discusiones y petitorios que hemos hecho se concreten en avances, que la voluntad por generar diversas iniciativas se visibilice, integre compañeros y tome mayor fuerza. El movimiento estudiantil debe cumplir un rol dinámico dentro de los procesos de cambio de nuestro país, por esto es que el CECSo también debe abrirse a más estudiantes y a diferentes experiencias de construcción política. Por un lado, debe ser un elemento de síntesis de las iniciativas de las y los estudiantes que son diversas pero no por eso menos importantes. Por otro, debe articular estos esfuerzos con la FECh si queremos hacer de este espacio un lugar de construcción efectivamente desde las bases.

¿Por quétirarse al CECSO?


1. CECSO para transformar la sociedad y la universidad: Varios diagnósticos se elaboraron respecto al año 2011 que señalan la falta de fuerzas que tiene el movimiento estudiantil por sí solo para ejercer una presión sustantiva hacia la institucionalidad y el poder económico que la respalda. Los estudiantes por sí solos con tomas y marchas no podemos generar los cambios estructurales al modelo imperante, es por eso que nos identificamos con la apuesta de la multisectorialidad en la movilización, para hacer ceder a la clase dominante ante nuestras demandas como movimiento popular, ya que no nos queda otra opción más que golpear al sistema donde más le duele, su base económica. Al mismo tiempo, muchas veces este año se escuchamos que existe una falta de claridades en el movimiento estudiantil, en cierto punto lo compartimos, pero creemos que en la medida que exista un efectivo diálogo entre diferentes actores, nuestras demandas pueden ir potenciándose y avanzando hacia la comprensión de que la lucha por una educación gratuita y de calidad debe ser también una lucha por un modelo de sociedad distinto al actual y en constante diálogo y encuentro con el movimiento popular. Esta lucha claramente repercute en nuestra universidad donde ya se ha comenzado a transformar la práctica universitaria. Son varias las iniciativas en las que estudiantes y académicos co-producen conocimiento junto a comités de allegados en la lucha por la vivienda, estudiantes que se organizan por la defensa del medio ambiente y los recursos naturales, trabajos con organizaciones que luchan por las reivindicaciones del género o para aportar en las luchas sindicales. Esto genera no sólo un aporte a estas organizaciones, sino que también se constituye una relación de mutuo beneficio, donde el territorio aporta elementos que no siempre los estudiantes tenemos en cuenta para nuestras luchas ni al exigir transformaciones dentro de la misma universidad. Para nosotros el estudiante cumple un rol de dinamizador en la lucha por un modelo alternativo, dadas las condiciones materiales del movimiento estudiantil que permiten mayores facilidades para la organización, esto le ha permitido al movimiento estudiantil dinamizar diferentes formas de luchas con otros sectores. En éstas luchas la FECH cumple un rol clave y el CECSo debe mantener la comunicación con este espacio desde la perspectiva de que nuestro trabajo local también es una forma de construir federación y los cambios que demandamos.

2. CECSO por la democracia participativa: Debemos saber defender los principios democráticos de nuestros espacios organizativos a la vez que peleamos por derribar todas las trabas que impiden que tengamos voz y voto en aquellos espacios de toma de decisión junto con los otros estamentos. No entendemos la democratización como una mera reformulación de lo que se establece formalmente en estatutos o normativas, sino que creemos que esto debe ir necesariamente acompañado de un trabajo en las bases mismas, con nuestros compañeros y compañeras, haciendo de la participación una práctica asumida por toda la comunidad universitaria, al fin y al cabo, esta


es la base de cualquier construcción democrática. Además, es necesario recalcar que no entendemos la participación política de manera unívoca (dándole énfasis a sólo un tipo de participación tradicional a través de asambleas y actividades convocadas por el mismo CECSo), sino que apostamos a potenciar todas las formas de participación política que impulsen los cambios que hoy nuestro pueblo necesita: no sólo el mal llamado “activo político” es el que participa. Esto debe acompañarse de un Centro de Estudiantes que amplíe su trabajo y visión hacia temáticas más diversas que hoy están realizando los estudiantes, para así siempre acompañar los avances democráticos con una base organizada que la sustente. Para nosotras y nosotrosla política debe ser entendida como una participación de carácter fraterno, que no se quede estancada en las pequeñas diferencias y mezquindades que se dan muchas veces entre fuerzas políticas, debemos ser capaces de hacer síntesis que no entorpezcan la acción política y que puedan convocar a más compañeros y compañeras, no a sumarse a proyectos pre-fabricados, sino que a construir en conjunto de manera creativa y activa nuevas formas de acción colectiva.


Ejesprogramáticos

Docencia Diagnóstico: Pensamos el cargo de docencia como una vocería interna, preocupada de los problemas locales y directamente relacionados a la institucionalidad propia de la facultad. En este marco, el cargo de docencia velará por la coordinación de las lecturas y los problemas de cada carrera para generar unidad en nuestros diagnósticos y fuerza para nuestras disputas. Entender esto es clave, pues sólo así podemos posicionarnos en dos niveles: (a) disputando nuestros intereses en los espacios abiertos por la institucionalidad; y (b) avanzando desde victorias concretas hacia la democratización de los espacios resolutivos y deliberativos de la facultad. La democratización, así, es tanto un horizonte político como una disputa que se produce constantemente, cuyo éxito depende de la capacidad de la encargada de docencia de defender los intereses de los y las estudiantes que ella transmite; la posibilidad de conquistar espacios con voz y voto para los y las estudiantes pasa por un correcto posicionamiento de sus análisis y propuestas en los concejos de escuela y concejos directivos. Es por esto que la encargada de docencia debe tener un rol proactivo, que exige preparación y conocer a las autoridades para ser capaz de reproducir la voz de los y las estudiantes y de concretarla a partir de una lectura concienzuda de las voluntades y su despliegue. Así, nuestros principales objetivos son: 1. Potenciar el trabajo desde abajo y disputarlo concretamente en las instancias institucionales. 2. Materializar el Petitorio de Facultad presentado este año, continuando con el trabajo de las comisiones creadas en el Concejo de Escuela para cada punto de éste, y realizando un firme seguimiento de ellas, presionando oportunamente para conocer sus avances. 3. Propiciar la transversalidad del trabajo por carreras en docencia, entendiendo tanto que formamos parte de una unidad con problemas similares como que la disputa debe ser colectiva para contar con todas las fuerzas para realizarse, luego, debemos en primer lugar unirnos y conseguir avances a nivel de facultad para que después los problemas se resuelvan en cada departamento acorde a su realidad particular. Para esto último, se coordinarán reuniones con representantes de docencia de cada carrera.

Democratización: Diagnóstico:


En los últimos años, hemos ido afinando una serie de propuestas para implementar en nuestros espacios, para mejorar las desiguales distribuciones del presupuesto, políticas de acceso, orientación del conocimiento y un sinnúmero de otras cosas que pueden ser avances en el corto y mediano plazo. Sin embargo, hoy no existen los canales para hacernos parte en la definición de estas políticas que se deciden en consejos de escuela, facultad y universidad, así como en espacios varios en los que, como estudiantes, tenemos escasa participación y prácticamente ninguna incidencia. Es por esto que creemos que se hace urgente luchar por abrirnos estos espacios, exigir participación y poder incidir en los objetivos, planificación y política en general en nuestra facultad. De todas formas, tampoco creemos que la democratización de nuestros procesos se de a través de la apertura de estos espacios más institucionales, sino que el acento de nuestra construcción debe estar puesto en que las discusiones se den entre todos y todas, y que los espacios institucionales sean nada más que la canalización de la concreción de estas discusiones. Pero así como se hace necesario democratizar nuestra universidad, también lo es el generar canales más efectivos de discusión e incidencia hacia nuestras mismas instancias de representación estudiantiles. Por eso, promovimos instancias como el Congreso Fech, que, aunque no tuvo resultado óptimos, permitió dejar constancia de varios desafíos que debemos afrontar para hacer de la Fech un espacio que recoja de mejor forma los intereses de los estudiantes de nuestra universidad, así como las iniciativas que surjan. Este año también vimos como los aularios debilitaban la facultad como espacio de encuentro y discusión, lo que merma las posibilidades de que nuestros procesos sean llevados a cabo por grandes cantidades de compañeros. Sin embargo, no podemos quedarnos en estas limitaciones, puesto que los aularios son un hecho y debemos buscar las formas de fortalecer nuestra organización tomando este espacio de encuentro con todo el campus, ampliar nuestras iniciativas y discusiones y hacernos parte de esfuerzos que contemplen a las distintas facultades del campus.

Propuestas: ●

La triestamentalidad debe trabajarse desde lo cotidiano desde la defensa de ciertas demandas en común, por ejemplo espacios protegidos para la organización funcionaria, así como luchar contra el subcontrato que, en algunos casos, dificulta esta organización. Las tablas de las asambleas deben ser construidas junto a los delegados y concejeros de manera anticipada, asegurando así, la presencia de todas las discusiones pertinentes, de manera que la facultad avance en conjunto.


● ●

Generar una discusión sobre los estatutos del Cecso, para así dejar establecidos ciertos procedimientos formales de una vez y que, al surgir incertidumbre en ciertos momentos, no se retrasen discusiones más urgentes por no tener claros estos aspectos formales. Promover el trabajo, en conjunto con la Secretaría de Democratización FECH (Secdem), en torno al Petitorio Unificado, para seguir avanzando en este esfuerzo. CecsoTV: Sacar programas propios de la facultad en el que se registren las actividades realizadas y se informe a los compañeros que no han podido asistir qué es lo que se ha hecho de manera concreta. Uso de técnicas participativas para las asambleas que permitan que expresen la voz de todos y generen síntesis adecuadas de las discusiones que nos permitan avanzar y no estancarnos.

Acceso, Mantención y Bienestar: Diagnóstico: Sabiendo que nos enfrentamos a trabas institucionales inmediatas, y a lógicas del modelo que permean la sociedad completa a la hora de entender la educación y quien debiese acceder a ella, tenemos como el horizonte el acceso irrestricto y universal. Sin embargo debemos saber trabajar en “el aquí y el ahora” y avanzar sobre los problemas concretos y en función de los márgenes que nos son impuestos, sin desconocer jamás que la solución final es un cambio de la sociedad en su conjunto. En otras palabras, no podemos postergar disputas y cambios por considerarlos insuficientes, entendiendo que esto no significa aceptar cualquier resultado como un triunfo, ya que ciertos proyectos podrían terminar fortaleciendo al sistema, sino que es preciso entender la gradualidad en los avances sólo en la medida en que estos apunten a cambios en la lógicas de la educación. Respecto al acceso se han implementado varios sistemas alternativos. Dentro de la Universidad de Chile, por ejemplo, algunas facultades han impulsado el Sistema de Ingreso Prioritario de Equidad Educativa (SIPEE); en la USACH, por otro lado, existe un sistema de propedéuticos para estudiantes de 4º medio, que asegura un cupo a quienes hayan obtenido los mejores resultados en este, sin importar su puntaje en la PSU. Sin embargo, se ha consensuado en diversas discusiones que estas alternativas reproducen las lógicas meritocráticas, de competencia y segregadoras que se intentan eliminar. Además, no se ha procurado generar políticas sólidas de mantención y bienestar para que quienes ingresan por estos cupos puedan mantenerse en la universidad. Esto último se observa de manera transversal, la universidad no ha logrado generar las condiciones para facilitar la permanencia en buenas condiciones de gran parte del estudiantado que no tiene los recursos para pagar la universidad, que son de regiones, que tienen hijos o que presentan condiciones que les dificultan un óptimo rendimiento académico, afectando esto en su rendimiento. Es por esto que se hace necesario que nos hagamos parte por no perder las conquistas que ya hemos logrado, por mantener en buen pie nuestros espacios y no dejar que entren en las lógicas de precarización a las que estan siendo sometidas. Nos referimos a los Hogares Universitarios, al SEMDA, a replicar iniciativas como la del jardín infantil en AntuMapu.

Propuestas: ●

Difusión de las becas existentes y velar por la ampliación en su cobertura.


● ● ●

Trabajar junto a los distintos programas de nivelación y reforzamiento para promover una lógica cooperativa de trabajo. Generar evaluaciones sobre espacios y horarios de estudio para poder establecer horarios protegidos para estos fines. Articulación permanente con la Secretaría de Acceso y Bienestar de la FECh para mantener información constante de qué es lo que ocurre a nivel central.

Extensión y articulación: Se entiende por extensión, la producción de conocimiento con y para el movimiento social, para la clase trabajadora y los sectores oprimidos (tanto internos como externos a la comunidad universitaria), entendiendo lo importante que son estas instancias de construcción del conocimiento, de convergencias tanto políticas y en la acción misma en pos de una articulación real con dichos sectores. Esto debe ser un espacio donde también debemos impulsar formas de producción de conocimientos más participativas, donde se produzca una retroalimentación real y horizontal,con los distintos sectores de la sociedad. Estas son aristas fundamentales, para nuestro proceso formativo como cientistas sociales y para lograr trabajo en conjunto con dichos sectores. Dentro de esto definiremos en 2 dimensiones el rol de la extensión y articulación En primer lugar se encuentra la articulación política con otros sectores en términos organizativos en pos de generar confianzas para realizar una extensión activista y de conformación de lazos comunes, entendiendo la unión con la clase trabajadora y sectores oprimidos como pilar fundamental en el avance de las demandas sociales. Entendemos estos lazos como fundamentales dentro del movimiento social que se desarrolla en chile en la actualidad, donde últimamente se ha iniciado diversos procesos movilizadores dentro de esta (Huelgas de correos de chile, trabajadores del Monserrat, funcionarios municipales, etc). Además, hoy esa unidad no puede darse sólo a la externa, pues en nuestra Facultad aún estamos al debe con la articulación con los funcionarios, y más aún, en la lucha contra el subcontrato. En segundo lugar está el académico, entendiendo que los conocimientos que se generan dentro de la disciplina deben ir enfocados en favor de los intereses de la clase trabajadora, en un diálogo constante con cada organización de manera retroalimentativa, rompiendo con todo asistencialismo. De esta forma es indispensable una articulación y confianza mínima con los sectores externos a la academia, como el sector trabajador, poblador, estudiante secundario, etc. Nuestro Horizonte Lo que buscamos es iniciar un proceso de entablar relaciones con distintos sectores de la clase trabajadora, en pos de ir consolidando una arista fundamental dentro de los procesos de movilización y de construcción del discurso revolucionario. Entendemos este proceso como importantísimo en el avance de las discusiones dentro de la facultad, como en el trabajo concreto que se podrá realizar a través de este. Esto, entendiendo que para reactivar a los compañeros en el trabajo, se deben ver avances en términos reales de lo que


se discute y propone, es por eso que nosotros tendremos pensado los siguientes espacios para lograr afianzar dicha vinculación. También no se puede dejar de lado las luchas a nivel internacional que se vayan dando en el marco de las crisis de los países en medio oriente, el carácter internacional de las crisis nos obligan a trabajar en conjunto con organizaciones de resistencia chilenas, en el marco de las luchas palestinas y el solidarizar con dichas luchas.

Propuestas ●

● ●

Generar y coordinar un equipo de trabajo en pos de articulaciòn con los trabajadores y sectores oprimidos de la Facultad y del mundo social, manteniendo un vínculo permanente con la Secretaría del Trabajo (Sectra) de la Fech. Levantar una campaña contra la subcontrataciòn y sus condiciones laborales, comenzando a entablar diagnósticos y trabajo en conjunto con los mismos trabajadores de la facultad, abordando en esta campañas también temáticas respectivas al género. Tener permanente vìnculo y comunicación con la Central de Prácticas. Estrechar relaciones con estudiantes de Ciencias Sociales de otras universidades, con la finalidad de llevar la disputa de la orientación del conocimiento a nivel más allá de nuestra Facultad, dándole un índole transversal, apostando por ejemplo a Encuentros o Congresos regionales o nacionales. Seguir fomentando el debate tri-estamental sobre extensión a través de la difusión de otras experiencias nacionales y de latinoamérica, con el objetivo de institucionalizar y capacitar a estudiantes y docentes en el trabajo con organizaciones sociales. Potenciar las iniciativas de “Trabajo Voluntarios” ,a largo plazo, en la región metropolitana que más que ser un asistencialismo, pueda fortalecer lazos ya existentes entre la universidad y el territorio. Visibilizar el trabajo de la Federación en sus Área de Proyectos, de Extensión y Secretarías.

Medioambiente: En nuestra facultad se tiende a menospreciar la problemática medioambiental, tildándola de manera peyorativa como una causa “hippie” poco relevante. Ello, pensamos que se relaciona con que existe en la actualidad un discurso ecológico a menudo desvinculado del resto de las problemáticas existentes en la sociedad. Sin embargo, para nosotras y nosotros este problema no sólo afecta a la humanidad en su totalidad –y por ende, no debe ser un tema de preocupación de quienes se dicen “ambientalistas-, sino que particularmente a las clases trabajadoras y oprimidas, dado que quienes principalmente sufren de las consecuencias de las sequías, la instalación de basurales, la contaminación del entorno, etc. son precisamente los más pobres de este país, (y del mundo). A falta de un discurso político y social de fondo respecto a la problemática ambiental en su conjunto, ha predominado en el trabajo especializado que se realiza sobre el medio ambiente, la instalación del tema de manera atomizada por el sistema imperante, posicionando a través de su marketing y engañosa


propaganda el “capitalismo verde”, lo cual dificulta generar un movimiento coherente e integral en los espacios universitarios. En este sentido, creemos que ha hecho falta avanzar en una comprensión que vincule el desgaste y crisis medioambiental con el sistema económico capitalista actual, que en función del culto del crecimiento económico como valor en sí mismo, explota al mismo tiempo que al hombre, al ecosistema, base material y simbólica sobre la que cualquier actividad humana puede realizarse. Notamos que existe un gran interés por parte de varios compañeros y compañeras en darle un tratamiento a las temáticas relativas al medioambiente. Esto se ha expresado en diversas actividades e iniciativas tremendamente valorables, pero de carácter aislado y que muchas veces no han tenido el impulso y la difusión suficientes por parte del CECSo y las orgánicas de representación en nuestra facultad. Asimismo, sostenemos que se hace necesario dar una discusión más profunda y política que apunte a reflexionar sobre las relaciones entre las problemáticas ambientales y el modelo político social en el que vivimos. Creemos que hoy falta generar un movimiento ambiental estudiantil que sea partícipe de la problemática ambiental, y a la vez consciente del enfoque sistémico y el paradigma que sostiene a esta crisis, que es fruto del capitalismo utilitarista y de la visión antropocéntrica de ver al humano por sobre el ecosistema y no como parte de éste. En este sentido, notamos que es particularmente trágico el tratamiento que se hace sobre el problema ambiental en las ciencias sociales, en las cuales la naturaleza tiende a subsumirse al dominio humano, ya sea como un objeto disponible para uso del hombre –como en las corrientes más legitimadas en la economía- , o como un ámbito que el hombre debe someter si espera transformar la realidad –como en algunas corrientes materialistas predominantes en sociología-. En este contexto, y tomando en cuenta el notable deterioro ambiental que ha venido de la mano con la implementación del neoliberalismo en nuestro país, consideramos de suma urgencia, promover una visión nueva sobre el problema, que se haga cargo de su transversalidad y que lo entienda como un problema paralelo a tantos otros que nos afectan en la actualidad –la precarización de la salud, el trabajo, la vivienda-. Y en este sentido, es necesario asumir un compromiso y una responsabilidad activa como estudiantes. Y la creación de ese compromiso con el medioambiente no puede ser algo lejano, menos aún teniendo presentes conflictos que estan teniendo lugar en nuestro entorno más inmediato, como los que se han dado en torno al Bosque Panul, a la central hidroeléctrica Alto Maipo o, -incluso más cercano aún-, el movimiento que se ha conformado en torno a la defensa de la Quebrada de La Plata, terreno de nuestra Universidad que constituye un patrimonio natural y cultural, espacio único de biodiversidad, de esparcimiento y encuentro de los habitantes de Maipú y Pudahuel, pero que hoy en día esta siendo destruido ilegalmente por empresas mineras que, de paso, privan el acceso al recinto a toda la comunidad.

Propuestas: -

-

Generar una red de trabajo y contacto con organizaciones y asociaciones que se movilizan en función de lo medioambiental y de su defensa que nos permita enterarnos de su situación, difundirla y aportar en trabajo cuando se requiera. Apoyar las instancias que se propongan trabajar el tema medioambiental desde el espacio de nuestra facultad.


-

Generar un vínculo con las instancias del Campus que trabajan el tema de lo medioambiental (programa radial Semillas de Agua, Recicla JGM). Trabajar en conjunto, y de manera coordinada, con la gente de la SECMA y con la delegada de medio ambiente. Generar espacios informativos donde se aborden y problematicen éstas temáticas de manera crítica.

Memoria y comunidad: Desde este eje, nos proponemos desarrollar la tarea de recuperar y reconstruir la Memoria, componente esencial de nuestro pensamiento y quehacer cotidiano. Entendemos esta tarea como la disputa contra el olvido de la experiencia de lucha política, social, e indígena del pueblo chileno; la entendemos como un compartir recuerdos, transmitir, y valorar los relatos de hombres y mujeres de espíritu revolucionario que hoy viven, y tienen mucho por contar. Comúnmente, se entiende la memoria como una victimización de nuestros muertos, como un “llorarle al pasado”, creemos, sin embargo, que este modo no es un verdadero aporte, no contribuye de buena manera a la formación de la memoria colectiva, y en consecuencia, al reconocimiento e identificación del recorrido, dinamismo, y efectivo avance de la lucha popular. Al respecto, proponemos desde un trato respetuoso, la reivindicación del pasado desde una historia viva, a través de la experiencia compartida por actores provenientes de diversos frentes de lucha, sin dejar de conmemorar a todos aquellos hombres y mujeres caídos, que antes que víctimas, son combatientes que no han muerto. Queremos contribuir a la formación de relatos históricos comunes, a partir de fuentes directas, lo que nos entrega la posibilidad de preguntar y cuestionar, de experimentar la transmisión de un legado, y con esto, la posibilidad de aprehender éste, portarlo y proyectarlo. Estamos convencidos que la unificación de tod@s quienes queremos cambiar esta sociedad, la unión de una amplia izquierda chilena, es posible, debido a esto es que otorgamos en nuestro programa un rol vital a la Memoria, como articuladora y posibilitadora de este proceso de unidad. Concretamente proponemos la realización de actividades permanentes en la facultad; conversatorios y conmemoraciones, en donde la asistencia y participación de nuestra comunidad, sea el único garante de que la transmisión de legado y potencial de lucha se ha concretado. Además, proponemos la digitalización de los relatos, con el fin de documentar, compartir, y jamás olvidar que nuestro pueblo es ante todo, lucha y memoria.

Propuestas: - Promover el trabajo coordinado y en conjunto de las distintas iniciativas de memoria existentes en la facultad. - Trabajar, desde la coordinadora de campus, iniciativas de memoria, generando lazos con otras facultades a través de un trabajo interdisciplinario y fortalecido en todo el campus.


- Generar y promover instancias como foros, debates, actos, y conmemoraciones varias para tratar el tema de la memoria tanto desde la reflexi贸n como de diversas actividades.


Programa acción y unidad! para un cecso con tod@s