Issuu on Google+

“ESCUELA NORMAL PARTICULAR CINCO DE MAYO.”

HISTORIA DE LA EDUCACIÓN EN MÉXICO. LIC. IXCHEL DALILA CORAZA HERNÁNDEZ.

PRESENTA: VIVIANA MALDONADO PEREZ DEL 1º “B” DE LA LICENCIATURA EN EDUCACIÓN PREESCOLAR.

<<Investigación relevante del municipio de San Martin Texmelucan >>

FECHA: 22 DE OCTUBRE DE 2013


HISTORIA Nombre Oficial: San Martín Texmelucan. Cabecera: San Martín Texmelucan de Labastida Entidad: Puebla. Significado del Nombre: San Martín, en advocación de San Martín Obispo de Tours. Texmelucan: Del náhuatl, "lugar de encinas o el encinar". Labastida: en honor al héroe Albino Labastida, héroe local.

San Martín Texmelucan: El significado de su nombre es híbrido. San Martín en advocación de San Martín Obispo patrono que se festeja el 11 de noviembre; Texmelucan, vocablo de origen náhuatl que se debiera escribirse Tetzmollocan y que significa "el encinal o lugar de encinos" (tetzmoll=encino, can=lugar) Tiene antecedentes Prehispánicos que datan del 600 a.c. representados por la zonas arqueológicas de Tepatlaxco, Moyotzingo, Tecaltzingo y Tepeyecac; sitios relacionados arqueológicamente con otros centros más importantes como Cacaxtla y Xochitécalt. San Martín fue fundado por lo españoles en 1598 al cumplirse la congregación de indígenas ordenada por el Virrey Gaspar de Zúñiga y Acevedo. Su primer nombre fue San Martín Tlauzinteco, hasta que en 1740 se le denominó Texmelucan. Es cabecera desde 1699. Durante los siglos XVII y XVIII fue considerada junto con Atlixco y Querétaro las principales zonas productoras de trigo y maíz, llegando a exportar las harinas. Por eso fue región de grandes haciendas. En el siglo XIX, Texmelucan vivificó los grandes acontecimientos nacionales: la Independencia dio héroes locales y nacionales; en 1821 Agustín de Iturbíde pasó en marcha triunfante con el Ejército Trigarante; en 1847 y 1863 el pueblo fue fortificado y sirvió de cuartel general nacional de operaciones para combatir las intervenciones de estadounidenses y franceses. El 31 de agosto de 1861 San Martín fue ascendido a la categoría de la ciudad, en honor del Héroe Albino Labastida.


El veinte de agosto de mil ochocientos sesenta y uno, en medio de la guerra entre liberales y conservadores, el pueblo de San Martín Texmelucan fue atacado por cuatrocientos hombres armados al mando del Mayor José Ordóñez integrante de las huestes del sanguinario Leonardo Márquez. La plaza de armas era defendida por escasos veinte elementos del Batallón Guardia Nacional Lerdo de Tejada a las órdenes de los subtenientes Ignacio Nieva y Albino Labastida. La lógica se impuso y luego de agotarse el parque los subtenientes

rindieron

la

plaza;

no

obstante

estos

fueron

torturados,

asesinados y a sus cuerpos los cubrieron con brea y les prendieron fuego, ardiendo fueron arrastrados por caballos por entre las calles empedradas de la población quedando desmembrados. El hecho mereció el repudio hasta de los mismos conservadores y se les reconoció su martirio con posteriores honores militares y un decreto que elevó al pueblo a la categoría de ciudad. Hoy se honra la memoria de estos próceres de la Patria en el ámbito regional. Por la época de la Revolución Mexicana destacan los movimientos agrarios de domingo y Cirilo Arenas, y Manuel P. Montes. A partir de 1960 comienza la transformación del municipio que pasa de agricultor a industrial y comerciante. Actualmente es famoso por poseer el "Corredor Industrial Quetzalcóatl" y el tianguis más grande de Latinoamérica.

PARROQUIA DE SAN MARTÍN OBISPO DE TOURS La Parroquia de estilo barroco, fue edificada en el siglo XVII y su fachada principal está orientada al poniente, es de estilo talaveresco; combina el ladrillo

y

el

azulejo

en

forma

de

petatillo.


Remata a la fachada un frontón mixtilíneo y en su extremo izquierdo se levanta un

campanario

con

columnas

salomónicas.

El interior es interesante por el número de capillas laterales que se disponen a lo largo de la nave principal, con lo cual nos recuerda a las plantas arquitectónicas llamadas de cruz papal, compuestas de 6 capillas, de ellas sobresale la del sagrario, la cual presenta una portada churrigueresca orientada también al poniente. Su profusa ornamentación consiste en orlas, relieves fitomorfos y estípites.

EX-CONVENTO DE SANTA MARIA MAGDALENA


Los cuadros religiosos, como el Sagrado Corazón de Jesús o La Santísima Trinidad, nos

hablan

de

la

devoción

del

último

inquilino, que era miembro de la Tercera Orden

franciscana,

así

lo

testimonia

el

reclinatorio

de

su

recámara.

El

Hagenbeck,

apasionado

señor

coleccionista desde temprana edad y dotado de buen gusto, reunió una gran variedad de objetos: arcones renacentis-tas, bargueños, biombos,

sillones

fraileros,

porcelanas

europeas y chinas de la compañía de las Indias, por mencionar sólo algunas de las bellas piezas de la colección. Este museo puede ser apreciado por quienes aman la forma, el sentido estético y la belleza; configura lo descrito la magia del conjunto, donde los decorados, muebles, relojes, libros y demás, nos conducen gratamente a otro tiempo y espacio. El pasado histórico del ex convento y templo se remonta a las dos primeras décadas del siglo XVII, a partir de la fundación del pueblo de San Martín Tlauzinteco-ahora Texmelucan- y de la necesidad de atención religiosa que tuvieron los primeros pobladores españoles. Tal fundación se realizó con motivo de las congregaciones de indios promovidas por don Gaspar de Zúñiga y Acevedo, Conde de Monterrey y Virrey de la Nueva España, conforme al mandato del rey.


Los dieguinos llegaron a San Martín en el año de 1615. En realidad

habían

conseguido

licencia

para

fundar

su

convento en el pueblo de San Salvador, pero la insistencia de los nativos de San Martín fue tan persistente que correspondió a don Diego Fernández de Córdoba, Marqués de Guadalcázar y Virrey de la Nueva España y a don Alonso de la Mota, obispo de Puebla, elaborar los decretos para que la fundación se cambiara. Así, los dieguinos levantaron su convento a orillas del Camino Real México-Veracruz; poco después erigieron una ermita dedicada a Santa María Magdalena, esto a petición de fray Juan de Jesús, ministro provincial, quien era muy devoto de la ejemplar y soberana penitente. De esta manera,

los

habitantes

del

pueblo

serían

atendidos

ordinariamente

Las

antiguas

celdas

de

los

frailes

se

convirtieron en aulas de la escuela de niños varones Miguel Gugurrón, mientras que otras habitaciones

y

parte

de

la

huerta

se

destinaron como salones de la escuela de niñas

Margarita

Maza.

Actualmente,

los

claustros están ocupados por el hospital de la Cruz Roja, en tanto que la escuela de mujeres, ahora mixta, se llama Eufrosine Camacho Vda. de Ávila.

El 30 de octubre de 1933 el gobierno federal declaró Monumento Nacional el templo de Santa María Magdalena. El conjunto arquitectónico fue remodelado


durante 1953 y 1954, entonces se puso al descubierto la cantera gris y se colocaron los bellos mosaicos de talavera poblana que hoy lucen sobre la nave. Posteriormente, y ante el crecimiento demográfico de la ciudad, la parroquia de San Martín y el templo de Santa María Magdalena se dividieron la atención de la feligresía local. Así, el 16 de diciembre de 1982 se creó la nueva parroquia,

atendida

por

franciscanos.

Por último, en torno al convento y al templo ha surgido una interesante leyenda transmitida de manera oral entre los texmeluquenses. Se dice que a partir de estas construcciones, la ciudad quedó conectada por una serie de túneles que servían para que los famosos Bandidos de Río Frío huyeran de las autoridades después de cometer sus fechorías. Sin embargo, entre lo mítico y lo real queda la demostración, y hasta el momento nadie sabe a ciencia cierta la ubicación de los supuestos pasadizos.

CAPILLA DEL CARMEN Erigida entre 1902 y 1905 por los propietarios de la fábrica textil San Martín. En este tiempo esta fábrica fue muy importante en el aspecto económico. Presenta una imagen semigótica de buen equilibrio. Sirve de escenario para las representaciones teatrales de la crucifixión de Cristo en Semana Santa. Su


fiesta patronal es muy concurrida y afamada en la región por celebrarse social y culturalmente.

MERCADO En la ciudad de San Martín Texmelucan contadísimos los edificios públicos que por su belleza arquitectónica y un largo pasado, son considerados como Monumentos Históricos; y que además sean símbolo de su actividad económica. El Mercado "Domingo Arenas" es el caso más representativo de las circunstancias, un devenir histórico interesante: de diferentes etapas cargadas de fecundo trabajo mancomunado entre autoridades y ciudadanos con el propósito de dar infraestructura económica a la población. Los orígenes del Mercado "Domingo Arenas" se buscaron en la base de su actividad mercantil; el comercio ha sido una de las ramas productivas tradicionales de esta ciudad; desde finales del siglo XVI los habitantes de San Martín procuraron mantener intercambio comercial con los viajeros que transitaban por el Camino Real México-Puebla; para e siglo XVII el pueblo era


considerado como un centro de distribución e intercambio de mercaderías, desarrollándose la actividad en la Plaza de Armas (hoy Parque Hidalgo "Zócalo"), su importancia regional adquirió tal magnitud que para finales del siglo XVII y hasta el primer tercio del siglo XIX el gobierno virreinal instaló una Garita para el cobro de transporte de mercancías (Una especie de aduana) convirtiendo a San Martín en un pueblo de Alcabalas. Con la guerra de Independencia, el ascendió constante al pueblo y la destrucción de caminos ocasionó la desaparición de la Garita y obstaculizó por un buen tiempo el libre intercambio pero la importancia mercantil a nivel regional no fue perdida, sino como ha quedado demostrado por crónicas y testimonios, se afianzó. El comercio en la Plaza de Armas siguió efectuándose pero éste creció en proporciones desiguales a la infraestructura de la Ciudad y para

1900

representaba

ya

un

problema

serio

para

las

autoridades

municipales. Al iniciar el siglo XX, el municipio tenía una población de 14315 habitantes; en la ciudad

había

apenas

comunidad

pequeña

primarias,

un

teatro

3374,

era

una

con

dos

escuelas

y

una

mancha

urbana, que abarcaba lo que hoy es el Centro Histórico, aproximadamente Los días de plaza se efectuaban los días martes, viernes y domingos, el primero de éstos era el importante como hasta ahora representando para el Ayuntamiento un arbitrio de excelentes ingresos para las arcas de la tesorería. De todos las ramas económicas habidas en el registro, el Mercado resultaba ser el mas satisfactorio por que erogaba muy pocos ingresaba bastante numerario.


La pequeña plazoleta central y que hasta ahora sirve de mercado, es además insuficiente para el comercio, para el tráfico, inadecuada pero el objeto actualmente se la destina. En la época de calores se hace intolerable la atmósfera

con

la

aglomeración

de

gente y lo incomodo de las sombras que se colocaba al frente de los puestos; en la estación de lluvias, el aspecto de nuestra plaza es desolador, los baches abundan, los puestos diferentes se ven sobrenadar y los compradores al guarecerse de la lluvia y evitar el lodo no verifican sus compras como deberían. La compañía encargada del proyecto elaboró un presupuesto definiéndolo en $20 mil pesos, cantidad fabulosa para ser soportada por el Ayuntamiento; para seguir

adelante,

Gobernador

Mucio

se

solicitó

al

P.

Martínez

un

suplemento de $7,160 pesos con lo cual cubrirían el adelanto de 5 mil y las exhibiciones de $180 exigidas por la Constructora por doce meses; el resto sería pagado por el Ayuntamiento en un plazo de ocho años. Antes de 1917 y ante la imposibilidad de construir un mercado funcional, la autoridad

de

construir

un

mercado

funcional,

la

autoridad

municipal

implementó acciones para regular el comercio, el tráfico y la imagen de la plaza. El Municipio sin tardar mas tiempo y aprovechando que desde que conociera la donación del lote ya se habían instalado muchos comerciantes; el


18 de noviembre de 1917 inauguró al mediodía el "Mercado Vicente Guerrero", se hizo en compañía por gran parte de la población y sus Regidores. Mientras tanto en 1917 a 1928 la vida con el mercado es más o menos la siguiente: cada vez se hizo más difícil la administración y control de éste y los tanguistas. quedaba

Al

parecer

"demasiado

el

nuevo

lejos"

para

sitio la

ciudadanía que no concurría a él, hacho que favoreció el crecimiento y proliferación de ambulantes, sobre todo en las calles 5 de mayo e Hidalgo. En otro aspecto, no está muy bien definido el año en que el nombre del mercado fue sustituido, recordamos que en noviembre de 1917 fue inaugurado con el de "Vicente Guerrero", para 1922 ya se le conoce oficialmente como Mercado "Domingo Arenas" en memoria del ilustre jefe revolucionario agriísta, asesinado el 30 de Agosto de 1917; puede ser que la población exigiera ese nombre porque fue precisamente él quien exigiera de los hacendados el Fraccionamiento de terrenos, y el lugar es resultado de las gestiones de la Comisión Local Agraria. De aquí en adelante los hechos son parecidos hasta 1927, año en que las autoridades esforzándose en controlar los abusos

y

comerciantes

desorganización y

ambulantes,

de quienes

invadían áreas que no les correspondían, ocupando pasillos y saliéndose de sus metros asignados. Así llegamos al año 1928, el cual resulta ser definitivo porque se dá inicio la construcción del hermoso edificio del "Mercado Domingo Arenas


Gastronomía La comida Texmeluquense se compone de una mezcla de platillos cuyos orígenes son Puebla, Tlaxcala, Morelos, Veracruz, Oaxaca, Tabasco y Jalisco (denotando la proveniencia de los inmigrantes). Puede decirse que los alimentos con más larga tradición en su degustación son: la barbacoa de borrego (especialmente la de hoyo); el mole poblano; las “carnitas” de cerdo; el menudo; los diferentes guisos con chile de la región, destacando los chiles rellenos y los chiles en nogada; chilatole y esquites con maíz de la zona y la amplia gama de platillos que proporcionan las verduras que se cosechan en Texmelucan –siendo tradicionales los frijoles, habas, quelites, quintoniles y las verdolagas-; además que en los pueblos gustan comer carne de conejo y ardilla

capturados

en

su

hábitat

salvaje.

En cuestión de bebidas, la gente opta por hacer agua de frutas, utilizando las de temporada sean, locales o exóticas; en tiempos de calor algunas familias tradicionalistas, preparan tepache, para servirlo frío; mientras que en invierno, la mayoría apetece el insustituible ponche, preparado con frutas locales como la

manzana

y

el

tejocote.

Los dulces son los tradicionales muéganos, las manzanas cristalizadas; los dulces en almíbar envasados, elaborados con frutas de temporada locales de tejocote, durazno, capulín, pera y manzana. Anteriormente el pulque era una


bebida común de la clase media, ahora se toma en fiestas y sólo para quienes gustan de él, lo traen de los municipios colindantes del Estado de Tlaxcala. El tequila era una bebida bien aceptada, pero ahora es muy popular, sobre todo después de la propaganda publicitaria de los últimos años. De todos los platillos, el de los Chiles en Nogada, es el más representativo; quizás no tanto por su origen externo al municipio, pero sí porque la materia prima básica para elaborarlos, son los chiles poblanos, que se siembran en los pueblos de Texmelucan y de los municipios vecinos. Y porque es el único alimento que genera la atracción y realización de eventos culinarios en la ciudad

Artesanías


Se hacen ollas y utensilios de barro; se han especializado en miniaturas de hoja de maíz y la fabricación de muebles de madera.

DIA DE MUERTOS Esta festividad en el municipio de San Martin se caracteriza principalmente por la elaboración de calaveras de azúcar y pan de muertos, tamales de pipián, flor de cempaxúchitl además de la celebración del día de los santos y día de los fieles difuntos. Las ofrendas son algo característico de esta festividad porque en estas ponen las cosas un conjunto de cosas representativas como los dulces, la flor de cempaxúchitl, las velas, el pan de muertos, una fotografía del difunto o difuntos a los que se les está dedicando la ofrenda así como un conjunto de artículos representativos de los difuntos como ropa, comidas que les gustaban, discos de música etc. La celebración del día de los muertos en México es un acto colorido y festivo que nada tiene que ver con otras culturas. Flores, ofrendas, frutas, velas y música es lo que se ofrece a los que ya no están físicamente con nosotros. Sin duda alguna la celebración del Día de Muertos es diferente a la solemne conmemoración del Día de los Fieles Difuntos que guardamos en el mundo católico. La festividad del Día de Muertos es parte de la idiosincrasia de un país que nació del encuentro de dos culturas


Arqueología

Ubicada en la falda suroeste del cerro Totolqueme del poblado de San Cristóbal Tepatlaxco. Posee varias terrazas y once estructuras a diferentes niveles; los basamentos piramidales están a las orillas de las barrancas, de ahí que aparentan mayor altura. La zona está protegida y controlada por el I.N.A.H. y los custodios brindan la información El monumento mayor es de 36 metros de base por cada lado y nueve metros de altura aproximadamente, observándose en su cara 5 de tres cuerpos bien definidos. La zona estuvo poblada entre el año 300 a.c. y el 600 d.c. considerándose un sitio fortificado de influencia Olmeca.


EX-HACIENDA DE CHAUTLA La ex hacienda de Chautla fue construida en el siglo XVIII como una de las fincas más grandes y hermosas de la región, es considerada muestra arquitectónica de la época colonial y se encuentra ubicado en la carretera federal México – Puebla, a unos cuatro kilómetros de San Martín Texmelucan. En 1777, se convirtió en parte del marquesado de Selva Nevada. En ese entonces era una sola propiedad de una amplia extensión e incluía pueblos y ranchos de los estados de Puebla y Tlaxcala. Un siglo después pasó a manos del arzobispo de Oaxaca, Eulogio Gillow, quien alrededor de 1877 era uno de los personajes más influyentes de la Iglesia católica en México. Uno de sus principales encantos es el castillo del siglo XIX, que se ubica en el centro de un lago artificial, construido con tabiques rojos y resguardados por cuatro torres con aplicaciones en color blanco. La Ex Hacienda esconde amplios jardines de estilo inglés, senderos boscosos, una capilla, un museo con numerosas piezas de valor histórico y una cocina de talavera poblana, donde el visitante conoce cómo funcionaba este feudo. Esta Hacienda llegó a comprender a finales del Siglo XIX, 6 ranchos y a tener 4 plantas de energía eléctrica, además de contar con sembradíos de magueyes y 3 grandes tinacales que la convirtieron en una gran finca pulquera.


En un intento por hacer de la hacienda un pequeño Versalles, se construyeron simétricos jardines y una presa para formar un lago artificial, en medio del cual se levanta un castillo de tabiques rojos, resguardado por 4 torres.

EX-HACIENDA DE SAN CRISTÓBAL POLAXTLA

La fecha de la fundación de hacienda de San Cristóbal Polaxtla no está claramente definida, pero se sabe que los primeros grupos españoles se asentaron en la zona hacia 1580, por transferencia de una merced real que otorgaba el derecho de posesión de tierra para indemnizar a quienes tomaron parte en las tareas de colonizar o conquistar con sus propios recursos; lo cierto es que Polaxtla es anterior al mismo San Martín Texmelucan. Este último poblado, según la crónica de fray Baltasar de Medina, se fundó en 1596 y creció rápidamente a partir de que se abrió el camino real México-Veracruz. En 1963 la historia se sigue escribiendo, ya que en ese año Polaxtla fue adquirida por quien sería su último propietario, el señor Hagenbeck, de quien recibiría cuidados y mejoras como lo merece un lugar que no perderá su sitio en la historia


El convento tiene altares y retablos de estilo barroco mexicano; dentro, la iluminación natural, combinada con los colores churriguerescos, imprime a la nave mayor un místico y singular ambiente. La hacienda-museo contiene pinturas europeas y novohispanas, cerámica, cristalería, plata mexicana y grandes relojes; los grabados y gobelinos europeos son de excelente calidad, tanto que la colección se considera como una de las más valiosas de la América Latina Cada una de las habitaciones se encuentra decorada como el señor Hagenbeck la dejó cuando vivía en esta hacienda; en una de las habitaciones encontramos una fastuosa recámara de Boulle de madera ebonizada, cuyo baldoquino se apoya en columnas salomónicas con aplicaciones de bronce. El frente de la habitación se adorna con una cómoda del mismo estilo, una mesa tipo tortuga acompañando a una sala con tapicería francesa de Aubusson. La gran pared es ornamentada con un regio gobelino del siglo XVII. Otro de los múltiples salones está decorado con una sala forrada con tapiz de Beauvais, unos hermosos jarrones de porcelana japonesa del siglo XIX, mesitas chinas laqueadas, un secreter de madera ebonizada y aplicaciones de marfil, así como un monumental gobelino del siglo XVIII. La recámara principal es de estilo neo renacentista, del siglo XIX, tiene aplicaciones de hueso y marfil; al frente de la recámara se encuentra un bello escritorio del siglo XVII, también con aplicaciones. Este museo puede ser apreciado por quienes aman la forma, el sentido estético y la belleza; configura lo descrito la magia del conjunto, donde los decorados, muebles, relojes, libros y demás, nos conducen gratamente a otro tiempo y espacio.


CONCLUSIÓN En esta investigación realizada yo me he dado cuenta de que mi comunidad ha cambiado a lo largo del tiempo, cambios de diferentes aspectos no solo físicos si no también cambios de conducta, de opiniones. En el transcurso del tiempo mi comunidad ha tenido un gran desarrollo turístico ya que es una comunidad la cual cuenta con diferentes lugares los cuales la gente de fuera puede visitar. De igual manera al realizar esta investigación tuve la oportunidad de conocer los diferentes hechos o sucesos del pasado que durante un largo tiempo no me detuve a darme cuenta de estos cambios que mi comunidad ha tenido.


HISTORIA DE SAN MARTIN TEXMELUCAN