Page 1

Silvia Huerta de la Cruz Facultad de Derecho Universidad Veracruzana MatrĂ­cula: S13009993


E

l uso exagerado que se le da a los teléfonos celulares, Internet y las Tecnologías de la Información y la Comunicación en general, ha dado lugar a nuevas formas de acoso escolar, como el bullying, conocido también como ciberacoso o cyberbullying. La intimidación mediante mensajes, correos electrónicos anónimos o páginas web difamatorias es cada vez más habitual y se ha convertido en una de las armas preferidas por los acosadores a la hora de agredir a sus compañeros. Las víctimas ahora son doblemente perturbadas: dentro de la clase o círculo social donde se desenvuelven y fuera de estos. Esto sucede porque el ser humano siempre ha sabido sacar provecho de los adelantos tecnológicos. Aunque a veces, no sabe hacer buen uso de ellos. Tal es el caso de esta creciente modalidad de acoso que se da particularmente a través del uso de telefonía y de Internet. Como ya sabemos los adolescentes no solo se sienten atraídos por todo lo relacionado con la tecnología, sino que además se desenvuelven con ella a la perfección. Así es como los jóvenes con una personalidad agresora también se valen de esos medios para perturbar a sus compañeros. Básicamente, este tipo de acoso, que puede acarrear graves consecuencias en la formación de la identidad y personalidad de los jóvenes agredidos, consiste en generar situaciones de violencia, provocadas intencionalmente dentro del ámbito escolar, para capturarla en fotos o videos y poder exhibirlas después como trofeo. Para la distribución de este material se utiliza cualquiera de las posibilidades tecnológicas de las que se dispongan, ya sea por chat, mensajes, correo electrónico o incluso páginas web.

Yo decidí hablar sobre este tema para darlo a conocer y que las personas que sean víctimas se informen y se den cuenta de que el ciberacoso es algo que afecta su personalidad y que también los padres de familia tomen conciencia de cómo funciona este nuevo tipo de "bullying", para que así puedan percatarse si sus hijos viven en esta situación; ayudándolos a afrontar el problema si son víctimas, o poniéndoles un alto, si sus hijos son los agresores. Trataré de contribuir a la solución del problema realizando carteles, folletos e incluso conferencias para que así la gente esté informada acerca de este grave problema social.


Huerta de la Cruz Silvia

............................................................................................................................................................................ 0 ...................................................................................................................................................................................................... 3 INFORMACIÓN ACERCA DEL TEMA .......................................................................................................................................................................... 3 ..................................................................................................................................................................................................... 4 .............................................................................................................. 5 ................................................................................................................................................................. 7 ................................................................................................................................................................. 8 ........................................................................................................................................................... 9 ............................................................................................................................................................................................. 10 ........................................................................................................................................................................................................ 11 ...................................................................................................................................................................................................... 11 .............................................................................................................................................................................................. 11

4


Huerta de la Cruz Silvia

información y comunicación, principalmente internet (chats, foros, correo electrónico, blogs, redes sociales teléfonos móviles entre otros). La violencia escolar es un problema de salud pública en el mundo entero. Con los avances de la tecnología electrónica, ha surgido una nueva variedad de violencia escolar utilizando tecnología de comunicación e información (TICS). El uso de celulares e internet ha tenido acogida universal entre escolares y jóvenes. El uso incorrecto de estos medios informáticos manifestado por molestias, agresión o acoso es llamado ciberbullying o ciberacoso. “Se define ciberbullying o ciberacoso como todo acto agresivo e intencionado llevado a cabo de manera repetida y constante a lo largo del tiempo, mediante el uso de formas de contacto electrónicas por parte de un grupo o de un individuo contra una víctima que no puede defenderse fácilmente.”1. Dentro de los variados tipos de ciberacoso se menciona seis: *Provocación incendiaria, discusión que se inicia en internet y que aumenta de tono y menudean los insultos con rapidez como un incendio. *Hostigamiento, envío repetido de mensajes desagradables. *Denigración, enviar o ‘ colgar’ en la red rumores sobre otra persona, para dañar su reputación o sus amistades. *Suplantación de la personalidad, hacerse pasar por la víctima en el ciberespacio o usar su celular para, suplantando, increpar a sus amigos. *Violación de la intimidad, compartir con terceras personas los secretos, informaciones o imágenes embarazosas de alguien en la red. *Juego sucio, hablar con alguien sobre secretos o información incómoda, para después compartirla en contacto con otras personas.

INFORMACIÓN ACERCA DEL TEMA

L

a tecnología ha provocado un fuerte impacto el cual, a su vez, ha generado un cambio en las formas de trabajo, los estilos de vida en las formas de comunicación y de relación al igual que en la forma de ocupar el tiempo libre. Las nuevas Tecnologías de la Información y Comunicación han llevado a la globalidad la comunicación, facilitando la conexión entre las personas, instituciones, eliminando barreras espaciales y temporales a nivel mundial. Dado que una de las ventajas en las redes sociales es la posibilidad de (re) conectar a los usuarios para así proporcionar un canal de comunicación, en el cual pueden intercambiar fotos, vídeos, mensajes instantáneos, comentarios, etcétera. Por otra parte, las redes sociales que suelen utilizar los jóvenes son las redes personales de ocio. La comunicación entre jóvenes es un factor al que ellos dan mucha importancia, ya que para intercambiar impresiones, opinar, lo necesitan como un nexo, una comunicación rápida y sencilla. Y, al mismo tiempo, les permiten adquirir nuevas experiencias y vivencias. Internet está ocasionando un cambio cualitativo en los modos de vida, las costumbres y la forma de relacionarse de los seres humanos. Sin embargo, no todas las personas utilizan las herramientas de comunicación con buenas intenciones, ya que existen quienes las emplean para agredir a otras personas, a esta problemática se le conoce como acoso cibernético. Es un delito contemporáneo sin una legislación específica en nuestro país, en el que un individuo emplea una serie de conductas para atacar, humillar o difamar a otro, utilizando las tecnologías de la 1

(Oliveros, s.f.)

3


Huerta de la Cruz Silvia

D

e acuerdo con los principales exponentes de profesionales estudiosos de este campo, las agresiones se derivan de un proceso de destrucción psicológica, de acciones hostiles de uno o varios individuos hacia una persona determinada (Hirigoyen, 1998). Se emplean ciertas técnicas de desestabilización habituales entre las personalidades perversas: alusiones, insinuaciones mal intencionadas, mentiras y humillaciones. Eis Cvancara (2009, 15) emplea el término “objetivo bloqueo” para referirse a un estado en el que un individuo percibe la conducta de un compañero como la negación o la prohibición a que él o ella consiga una meta deseada. La investigación ha vinculado a este estado un mayor uso de agresión verbal como medio de superar los obstáculos existentes para conseguir la meta. Edreira (2003: 134) define el acoso moral como: “El proceso por el cuál un individuo o grupo de individuos aplican violencia -psíquica o física- en pequeñas dosis a otro individuo con la intención de desestabilizarlo y hacerlo dudar de sus propios pensamientos y afectos. De esta forma se arrebata al otro su identidad, se niega y elimina la diferencia con el otro. El objetivo de esta conducta es paralizar a la víctima para evitar que surja el conflicto, para que no pueda pensar ni comprender, mantenerla a disposición del agresor mientras sea útil y adoctrinarla. El proceso pretende pervertir moralmente a la víctima y destruirla lentamente para conseguir un crimen perfecto, se elimina a la víctima por inducción al suicidio o violencia física”. 2 Para Shaheen Shariff (2008), intimidación psicológica, en términos generales, se refiere a infligir angustia mental mediante la explotación de los temores por su seguridad física, de romper la autoestima y confianza. Para que se pueda hablar de acoso moral (Rubio Lara, 2010) han de cumplirse una serie de requisitos: - Reiteración de la conducta violenta - Baja intensidad de la agresión pero mantenida durante mucho tiempo - Intencionalidad: calculado, planificado y con proyección de futuro - La finalidad es dominar o destruir a la víctima - Existe un acosador, una víctima y la colaboración activa o pasiva de las personas del entorno donde ocurre - Puede haber víctimas en serie

2

(Rodicio, 2011)

4


Huerta de la Cruz Silvia Peris Pascual (2004) y Edreira (2003), al igual que otros autores, distinguen las siguientes fases del acoso: 1. De seducción: se construye subliminalmente la cárcel de cristal donde queda atrapada la víctima. En esta fase el acosador moral estudia y evalúa las cualidades de su futura víctima y localiza sus puntos débiles, suele averiguar todo lo que puede de la vida personal de la víctima. 2. Acoso manifiesto: donde se aplica la neurosis experimental, con acciones progresivamente más intensas y manifiestas hasta vencer la resistencia de la víctima. En esta fase se desestabiliza a la víctima para conseguir sumisión; usa técnicas de adoctrinamiento y lavado de cerebro. Su objetivo es anular las capacidades defensivas y el sentido crítico de la víctima. Para ello utiliza la comunicación perversa: actitudes paradójicas, mentiras, sarcasmo, burla, desprecio. 3. Psico-terror o fase de confrontación: el objetivo es destruir al otro y provocar sentimientos, actos y reacciones para que la víctima parezca responsable de lo que sucede. 4. Violencia física mayor: el depredador “degolla” a su presa. Su objetivo es aniquilar al otro. Es una continuación de la fase anterior y se suele solapar con ella. Las agresiones físicas pasan a mayores en el caso de víctimas “resistentes”.

H

ay quienes opinan que el acoso cibernético puede considerarse más destructor que el acoso personal. Se compara el peligro que entraña la agresión física, porque es más visible, con la agresión psicológica, y se piensa que la primera es de mayor gravedad, pero ambas son violencia. Y, cuando se trata de víctimas adolescentes este tipo de acciones provoca en ellas impotencia, humillación, vergüenza, deterioro de relaciones interpersonales debido a los rumores y rechazo como consecuencia del acoso (Avellanosa, 2008). La intimidad queda al descubierto con fotografías que sirven para ridiculizar a la persona y esta forma de acoso se ha visto facilitada por el uso de teléfonos móviles que tienen la capacidad de fotografiar. Es sencillo hacer llegar la foto a otros teléfonos e incluso a internet. Esta conducta delictiva es llevada a cabo fundamentalmente por jóvenes menores de edad, pero es frecuente encontrar adultos en la misma situación. El acoso cibernético presenta diferentes connotaciones, por ejemplo: bromas crueles, envío de virus, intimidaciones, difusión anónima de rumores, fotos retocadas, suplantación en las redes sociales, etcétera. La posibilidad de obtener fotografías y vídeos a través de las cámaras de los teléfonos móviles facilita la obtención de material que luego será distribuido por la red. Se graban peleas de estudiantes o del vecindario, vídeos de bancos o joyerías para después ser robados, extorsiones, imágenes de alto contenido sexual. En muchas ocasiones, no tenemos en cuenta esta forma de maltrato digitalizado.

5


Huerta de la Cruz Silvia

Entre otras definiciones que se relacionan con el acoso moral cibernético y que se deben tener presentes en cualquier valoración conductual se encuentran las siguientes: - El acoso y hostigamiento: Son acontecimientos que se manifiestan en todas las esferas de la interacción humana y colectiva, en cualquier espacio, como el trabajo, la escuela, la familia, así como en el simple trato cotidiano entre las personas. Se debe precisar que el término hostigamiento no es sinónimo, ni reemplaza, a la expresión acoso. El ciberacoso produce un efecto devastador en sus víctimas, socavando su bienestar e invadiendo espacios muy necesarios para el individuo como su descanso o el tiempo de estudio. - Ciberacoso escolar: Los menores trasladan a Internet sus insultos y amenazas, haciendo pública la identidad de la víctima en un foro determinado (blogs, websites), incluso facilitando sus teléfonos de manera que gente extraña se pueda adherir a la agresión. Esta situación de acoso se puede dar contra docentes y personal administrativo de los colegios. La violencia cambia, de acuerdo con las características de la época, y de las nuevas culturas, se aprende a ‘sacar provecho’ de las nuevas herramientas a disposición de los victimarios, lo que ha generado también nuevos métodos para convertir la vida de algunos niños en un verdadero martirio.

6


Huerta de la Cruz Silvia

L

as investigaciones actuales identifican, en general, que los siguientes factores contribuyen a la intimidación en las escuelas. Shaheen Shariff describe estas condiciones, ya que también existen en el ciberespacio e informan del perfil de los ciberbullyers o ciberacosadores escolares: - Siempre hay un desequilibrio de poder que favorece al victimario sobre la víctima. - Los autores son a menudo apoyados por un grupo de los compañeros, algunos de los cuales fomentan activamente al abusador y otros que lo ven, pero no hacen nada para ayudar a los compañeros que están siendo “atacados”. - Es dirigido a los estudiantes que están señalados con una atención negativa de sus pares y son activamente expulsados del grupo y aislados. - La exclusión y la forma de aislamiento del grupo de compañeros más grande fortalece el poder del autor/es. - El comportamiento de los autores no es provocado y tampoco es deseado por la víctima.

L

a comunicación entre los jóvenes es un factor al que ellos dan mucha importancia, ya que necesitan estar continuamente en contacto, ya sea para intercambiar impresiones, opinar, etc. En general, lo necesitan como un nexo para una comunicación rápida y sencilla. Hinduja y Patchin lo describen los medios usados más a menudo para llevar a cabo las acciones propias del acoso cibernético: - E-mail: Una de las primeras formas de cyberbullying es el simple envío de correos electrónicos que ponen en evidencia a las víctimas frente a un grupo cuantioso de personas allegadas a ésta. Incluso hoy en día, los agresores utilizan el correo electrónico para distribuir su información personal o información escandalosa sobre la meta de una amplia gama de personas instantáneamente. Aunque el correo electrónico acosador podría parecer una forma relativamente menor de cyberbullying, puede tener efectos devastadores en el blanco. - Rumor: Propagación frecuentemente ejercida mediante el correo electrónico, mensajería de texto o mensajes en redes sociales; se trata de rumores y difamaciones sobre alguien, puede ser muy difundido entre los individuos fácilmente a través de Internet. El rumor tiende a ser la actividad realizada con mayor frecuencia por las niñas, ya que la agresión verbal y el sabotaje social surgen en momentos en los que existe rivalidad entre los géneros. - Mensajes instantáneos: Se envían de forma rápida y fácil a un gran número de personas por medio de teléfonos móviles. Los ordenadores son una herramienta muy atractiva, ya que permiten el acceso a programas de mensajería instantánea lo que facilita la difusión de información acerca de la víctima. . - Cyberbullying: “Es la intimidación a través de correo electrónico, mensajes instantáneos, en una sala de chat, en un sitio web, o a través de mensajes digitales enviados a un teléfono celular o un asistente digital personal (PDA). Cyberbullying, como el bullying tradicional, implica una acción negativa que se repite con frecuencia y consiste en un desequilibrio de poder”

7


Huerta de la Cruz Silvia

L

as formas que adopta son muy variadas y sólo se encuentran limitadas por la pericia tecnológica y la imaginación de los menores acosadores, lo cual es poco esperanzador. Algunos ejemplos concretos podrían ser los siguientes: -Colgar en Internet una imagen comprometida (real o efectuada mediante fotomontajes) datos delicados, cosas que pueden perjudicar o avergonzar a la víctima y darlo a conocer en su entorno de relaciones. -Dar de alta, con foto incluida, a la víctima en un web donde se trata de votar a la persona más fea, a la menos inteligente… y cargarle de puntos o votos para que aparezca en los primeros lugares. -Crear un perfil o espacio falso en nombre de la víctima, en redes sociales o foros, donde se escriban a modo de confesiones en primera persona determinados acontecimientos personales, demandas explícitas de contactos sexuales… -Dejar comentarios ofensivos en foros o participar agresivamente en chats haciéndose pasar por la víctima de manera que las reacciones vayan posteriormente dirigidas a quien ha sufrido la usurpación de personalidad. -Dando de alta la dirección de correo electrónico en determinados sitios para que luego sea víctima de spam, de contactos con desconocidos… -Usurpar su clave de correo electrónico para, además de cambiarla de forma que su legítimo propietario no lo pueda consultar, leer los mensajes que a su buzón le llegan violando su intimidad. -Provocar a la víctima en servicios web que cuentan con una persona responsable de vigilar o moderar lo que allí pasa (chats, juegos online, comunidades virtuales…) para conseguir una reacción violenta que, una vez denunciada o evidenciada, le suponga la exclusión de quien realmente venía siendo la víctima. -Hacer circular rumores en los cuales a la víctima se le suponga un comportamiento reprochable, ofensivo o desleal, de forma que sean otros quienes, sin poner en duda lo que leen, ejerzan sus propias formas de represalia o acoso. -Enviar menajes amenazantes por e-mail o SMS, perseguir y acechar a la víctima en los lugares de Internet en los se relaciona de manera habitual provocándole una sensación de completo agobio.

8


Huerta de la Cruz Silvia

L

a problemática del ciberacoso en México todavía es grave, debido a que no se ha legislado sobre él a nivel federal, y a que prácticamente ninguna entidad federativa ha hecho nada para abatir este crimen, sólo una entidad ha hecho leyes contra este problema: Nuevo León.

Monterrey, 2013-05-31, 21:33— La aprobación de una reforma al Código Penal de Nuevo León, mediante la cual se criminaliza y castiga hasta con cinco años de prisión el acoso a través de medios electrónicos, también conocido como ciberbullying, ha desatado polémica en las redes sociales. Más tarde, el grupo de hacktivistas Anonymous realizó un ciberataque a la página del Congreso del Estado con su ya conocido “Tango Down”, dejando inhabilitado el sitio con el propósito de manifestarse en contra de la recién aprobada ley. El Congreso de Nuevo León aprobó el pasado miércoles una adición al artículo 345 que contempla como autor del delito de difamación a toda persona que “utilice cualquier medio electrónico para difundir, revelar, ceder o transmitir una o más imágenes, grabaciones audiovisuales o texto para causarle a una o varias personas deshonra, descrédito, perjuicio o exponerla al desprecio de alguien”. Con este cambio a la ley, los usuarios de las redes sociales que por este medio “trollen” a una persona o caigan en la práctica de cyberbullying podrían hacerse acreedores a sanciones de uno a tres años de prisión y una multa de cien a mil cuotas. El texto de la reforma agrega que si la víctima de cyberbullying o acoso electrónico es menor de edad, la sanción será de dos a cinco años de prisión y una multa de cien a mil cuotas. La nueva reforma obliga además al administrador o representante del medio utilizado para el ciberbullying a revelar la identidad de quien lo cometió, pues de lo contrario podría ser sancionado con las penas antes mencionadas. En las redes sociales, principalmente en Twitter, cientos de usuarios manifiestan su repudio ante la nueva legislación, acusándola de intentar censurar la voz de la sociedad que se expresa a través de estos medios. El cambio en el Código Penal desató no sólo la furia de los tuiteros, sino también de los llamados “hacktivistas”. El colectivo Anonymous lanzó un ataque contra la página del Congreso de Nuevo León por haber aprobado lo que ellos calificaron como “Ley mordaza”. Al filo de las 12:16 horas de ayer viernes, el portal del Congreso estatal estaba caído. Utilizando el hashtag #NoALaCensuraEnNuevoLeón, el grupo de hackers a través de sus múltiples cuentas invitó a los usuarios de Twitter a unirse a la operación: mientras se nos ocurre cómo echar para atrás la ‘ley de ciberbullying’ del @CongresoNL vamos a ‘visitarlos’. También lanzó a través de esta red social un mensaje para el Congreso de Nuevo León: “@CongresoNL Y en este momento su asquerosa página está clausurada por el pueblo de México, represores. Jódanse. #Anonymous”.

9


Huerta de la Cruz Silvia

E

l Instituto Nacional de Estadística español (INE) del pasado año 2010 muestra que el 94,6% de los menores entre 10 y 15 años son usuarios de un ordenador, el 87,3 % utilizan Internet y el 66,7% de ellos tienen teléfono móvil.

EDAD 10 años 11 años 12 años 13 años 14 años 15 años

NIÑOS USUARIOS DE ORDENADOR (%) 92.0 91.3 96.4 95.2 96 96.7

NIÑOS USUARIOS DE INTERNET (%) 78.0 85.3 86.3 89.9 90.9 93.1

NIÑOS QUE DISPONEN DE UN TELÉFONO MÓVIL (%) 29.8 46.4 68.0 77.0 85.7 92.1

El Estudio Estatal de Convivencia Escolar (Ministerio de Educación) también habla del ciberbullying comparando a víctimas y agresores en diferentes situaciones de acoso a través de las TICs. De él se desprende lo que asociaciones como StopCyberbullying afirman: “los que han sido agresores también han sido víctimas de otros que han difundido imágenes sobre ellos”.

10


Huerta de la Cruz Silvia

C

omo conclusión puedo decir que el acoso es un fenómeno tecnológico moderno, pero que cada vez va creciendo más apresuradamente. Puede que esto se deba a que ahora los niños pequeños ya cuentan con algunos aparatos tecnológicos, y por lo tanto, por su edad aún no saben darle un uso adecuado. Otra causante del crecimiento de este nuevo tipo de agresión también se debe a la creación de muchas más redes sociales, que permiten facilitar el acoso a través de medios de comunicación; y también, el poco interés que los padres les dan a estos medios, ya que no están al pendiente de lo que sus hijos realizan cuando “navegan” en Internet. Otro factor que influye en que este nuevo tipo de “bullying” se lleve a cabo, es la falta de legislación, es decir, la falta de leyes, e incluso de “policías cibernéticos” que regulen el uso de las nuevas Tecnologías de la Comunicación y la Información, y por lo tanto, la inexistencia de penas que castiguen este mal comportamiento. Como dato, cabe destacar el hecho de que en México, el único estado que cuenta con leyes especializadas en delitos cibernéticos es el estado de Nuevo León, lo cual es algo preocupante, ya que este tipo de leyes hacen falta en todo el país.

11


Huerta de la Cruz Silvia

Cerezo, M. E. (2011). Actualpsico revista. Obtenido de http://www.actualpsico.com/tag/ciberacoso/ Cyberbullying: ciberacoso escolar entre menores. (s.f.). Obtenido de http://www.ciberbullying.com/cyberbullying/que-es-el-ciberbullying/ Oliveros, M. (s.f.). Scielo Perú. Obtenido de http://www.scielo.org.pe/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S102555832012000100003&lng=es&nrm=iso Rodicio, C. I. (13 de julio de 2011). Revista Psicología Científica. Obtenido de http://www.psicologiacientifica.com/ciberacoso-grooming-enmenores/ Universal/Milenio, E. (s.f.). Obtenido de http://diario.mx/Nacional/2013-05-31_e2e52417/aprueba-nuevo-leon-ley-contra-ciberacoso/

12


Huerta de la Cruz Silvia

Sexo: _____

Edad: _____

ENCUESTA SOBRE EL CIBERACOSO O CYBERBULLYING 1. ¿Tienes teléfono móvil? SI

NO

2. ¿Tus padres o algún adulto están al pendiente de ti cuando usas tu computadora? SI

NO

3. ¿Sabes que es el ciberacoso o cyberbullying? SI

NO

4. ¿Algún conocido o tú han sido víctimas de ciberacoso? SI

NO

5. Piensa y reflexiona bien antes de contestar la siguiente pregunta: ¿haz agredido a alguien a través de las redes sociales? SI

NO

6. ¿Tu perfil en redes sociales es privado? SI

NO

7. ¿Has tenido alguna conversación en redes sociales con un desconocido? SI

NO

8. Por último, ¿consideras que el cyberbullying es igual de agresivo que la violencia física o verbal? SI

NO

9. ¿Por qué? _______________________________________________________________________________ _______________________________________________________________________________ ____________________________________

13


Silviahuerta facultadderecho  

Silviahuerta facultadderecho

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you