Issuu on Google+

PAN Y CIRCO Recordaba a mi nieto que los romanos prometían pan y circo a la plebe. Una simple remolacha bien cocinada es un manjar exquisito. Por lo tanto si nos conceden algo de pan y lo cocinamos bien podemos sentirnos contentos. He aquí que mi nieto sin disculpa alguna objetó: “Yo quiero algo más de pan, quiero viajar y conocer mundo”. Evidentemente no se sentía parte del pueblo sino algo aristocrático. Veamos, le dije, si te vas al centro de Barcelona puedes encontrar gentes de todas partes del mundo. No hace falta una instancia para poder entablar una conversación con gentes de otras culturas. “Me falta algo”- añadió todo serio. “Me falta el salir de mi pequeño mundo”. He aquí una gran verdad pero para viajar, en el sentido más amplio de la palabra, se necesita tener ya una mente preparada. No desvirtues cada día de tu vida. Prepárate con lo que esté a tu alcance – le contesté ante un rico plato de remolacha.


Pan y circo