Page 1

EL SUEÑO Dejadme que os explique un sueño que tuve: véase un yacimiento de diamantes, escondido entre montañas en la África más profunda. A continuación aparezco yo, con falda y camisa, encontrando dos diminutos diamantes, tan deseados por los propietarios de la mina, a vista de un compañero. Se me ocurre una triquiñuela para apoderarme de uno de ellos: le doy un diamante a mi compañero que va vestido de frac y yo me quedo con otro. El sueño se acabó y yo me levanto tranquila de llevarme un diamante a casa. No es de extrañar que tuviera este sueño pues después de un juicio donde las pruebas parecían migas de pan a seguir en un laberinto para hallar el motivo de desfalco, el veredicto tuvo toda la pinta de ser un pacto secreto entre abogados.

El sueño