Page 1

La botifarra dolรงa La butifarra dulce The sweet sausage 3 contes diferents per a la botifarra dolรงa 3 cuentos diferentes para la butifarra dulce 3 different stories for the sweet sausage

Carrer Nou,23 - 972202742 Joan Maragall,52 - 972206192 Caldes de Montbui,119 - 972411978


P R E S E N T A C I Ó

Normalment, estem acosutmats a menjar la carn salada, o amb condiments de sabor fort, salat (pepper, mustard, ketchup). Tot i això, hi ha alguns productes càrnics de gust dolç. A Espanya, entre d'altres, es pot parlar del xoriç dolç, les morcilles dolces de Sòria, Tanmateix, en cap intervé el sucre d'una forma tant preeminent com en el cas de la botifarra dolça de l'empordà. En España existen productos cárnicos con gusto dulce, como las morcillas dulces de Soria o el chorizo dulzón. Sin embargo, en ningún otro producto cárnico como en la butifarra dulce interviene el azúcar de una forma tan determinante, puesto que la carne tan sólo da cuenta de poco más de la mitad de su peso. La Butifarra dulce es un producto típico del “Empordà” y de Girona. Se puede consumir curada, como si se tratase de un espetec o un chorizo; o bien cocinada, hecha a la sartén con vino dulce y manzana. Así pues, este tipo de butifarra puede servir de desayuno y de merienda, acompañada con pan en su versión curada; o bien de postre del almuerzo o de la cena. En definitiva, se trata de un producto sorprendente y versátil, que nos puede alegrar las papilas gustativas en cualquier momento del día. On the one hand, Josep Pla (http://www.escriptors.cat/autors/plaj/), the most widely read and popular Catalan writer of all times, was a fan of sweet sausages, for he was born in the Empordà, where sweet sausages are very popular. In his book El que hem menjat (What we have eaten) he writes the following: “Everybody like sweet sausages, even those who had the foggiest idea about it” Salvador Dalí was also a fan of sweet sausage, he used to offer it to his friends from Madrid in such an terrifying mood that they used to be frightened before tasting it.


PRIMER CONTE (català) Temps era temps, quan els Capulet i els Montagut encara vivien a Girona, els uns feien de pastissers i els altres de carnissers. Ja per aquelles èpoques es feien la guitza a cor què vols, encaparrats com estaven a que en Cesc Pi ( també conegut com Shakespeare més amunt dels Pirineus) els escrivís un llibre sobre les trastades que es feien mútuament. Doncs bé, com no podia ser d'altra manera, en Romeu s'enamorà de la Julieta de torn. El pare de la Julieta, que era pastisser, li va dir a la seva filla que de carnissers no en volia a la família, que li farien malbé el negoci. Només li acceptaria un pastisser. La Julieta, desconsolada, li ho explicà al noi. En Romeu, en un arravatament d'amor, de primer es donà als dimonis, i maleí el pare Capulet. Més calmat, començà a barrinar com s'ho faria per convèncer el sogre. Provà de fer pastissos, però no en sabia un borrall. Ja era a punt de donar el braç a tòrcer i plegar veles, quan se li acudí que podia provar de fer una botifarra canviant la sal pel sucre. Ho prova i, Déu n'hi dó! La seu mare li suggerí d'amorosir-ho amb pomes i pa untat amb sucre. I un cop ho tingué enllestit, va fer cap a can Capulet amb la botifarra amagada dins d'un pastís de pa de pessic i poma. El sogre tastà l'invent, quedà ben convençut de les aptituds i el determini del noi, i no tingué altre remei que deixar que el matrimoni d'en Romeu i la Julieta se celebrés. I van menjar anissos, i palpissos, i –sobretot!botifarres dolces. SEGUNDO CUENTO (castellano) Mucho tiempo ha, San Narciso vivía en una pequeña casita al lado de la Catedral de Girona. Era considerado un sabio pero a su vez también se decía que era un sabio distraído, y que tenía un temperamento algo brusco. Se dice también que tal era su nivel de concentración en sus estudios, que pasó un año entero sin ducharse. Daba lo mismo que su mayordoma le recordase día tras día que debía parar un rato y usar el agua y el jabón, él hacía caso omiso. Y gota tras gota, se iba colmando el vaso de la paciencia de la pobre mujer. Y más aun cuando llegó el día en que una nube de moscas empezó a seguir al


santo dondequiera que él fuera. El sagaz lector se habrá dado cuenta ya que, llegados a este punto de la historia, la discusión entre el santo y su mayordoma era inevitable. Y así fue. De golpe, pero sin porrazo. La discusión empezó temprano, fue corta y estruendosa: la mayordoma le afeó al santo que fuese tan dejado, y hasta insinuó la palabra “guarro”. Ante lo cual, San Narciso no se arredró, todo lo contrario. Le espetó que muy santo era él para saber cuales eran los hábitos higiénicos más adecuados para su persona, y contraatacó diciendo que si éstos no eran de su gusto, tenía la puerta abierta para ir a buscarse nuevo empleo donde mejor le pareciese. Además, remachó diciendo que las moscas se habían convertido en sus amigas, que desde que sentía su zumbido a su alrededor le era mucho más fácil concentrarse en el estudio, y que no pensaba renunciar a ellas. Tras escuchar el ultimátum, la mayordoma decidió que, mal que bien, no le valía la pena marcharse, puesto que San Narciso era, pese a todo y como su antenombre indica, un santo. Aunque ello no significaba quedarse cruzada de brazos en cuanto al tema de la limpieza, ya que estaba decidida a darle una lección al santo. Enseguida urdió su pequeña venganza. A San Narciso le encantaba como cocinaba, y su plato preferido eran las butifarras que ella misma embutía, con las que se le hacía la boca agua. Y ¡he aquí la venganza!, hizo las butifarras como de costumbre, pero cambió la sal por azúcar. Creyó que de esta forma el dulzor atraería a las moscas, que se lo comerían todo antes de que San Narciso pudiese oler – no digamos comer- nada. Pero el plan no surtió efecto, ya que la lealtad de las moscas al santo era tal que estas fueron capaces de refrenar su instinto, y ni tan solo rozaron las butifarras. El santo tuvo así el privilegio de ser el primero en probar la invención de la mayordoma, y la encontró sensacional. Se estaba relamiendo del festín, cuando súbitamente se levantó de la mesa, fue a buscar a la mayordoma y se postró ante ella para pedirle perdón por lo egoísta de su comportamiento. Y es que el santo se imaginaba que la pobre mujer había ideado las butifarras dulces para tratar de agradarle y no perder así su empleo. Nada más lejos de la verdad. Pero en fin, el santo estaba tan arrepentido, que le imploró que se quedase, y le prometió que desde aquel día se lavaría cada mañana. Para acabar cabe destacar que, a pesar del cambio en la higiene del santo, las moscas continuaron siguiéndolo allá donde iba. Incluso después de su muerte. Pero esto último ya forma parte de otra historia.


THIRD STORY (english) The most common version about the origin of butifarra dolça (sweet sausage) can be found in the book Unusual stories of singular people. Legends from Girona, and the story about its discovery goes as it follows: Once upon a time Sant Narcis lived in a small house next to the Cathedral of Girona. He was considered to be a sage for he had devoted his entire live to the study of the Bible, but he was also said to be an absentminded genius of strong character. Tradition says that he spent a year without having a bath as he was so profoundly focused on his job. His Housekeeper ordered him to have a bath twice every day, but the Saint was always forgetting his duty. The housekeeper's mood grew angrier and angrier: a swarm of flies started to follow Sant Narcis wherever he went and the house looked always dirty. One day, they had a strong quarrel over cleanliness and flies. Sant Narcis argued that his cleaning habits were his own business. After all, flies had become his friends, and their buzzing was very relaxing when he was studying. Finally, the Saint invited her to leave if she found him so disgusting. The Housekeeper, who was very annoyed, decided to stay – she had no other option and she knew that the Saint was a good man– but she plotted a small vengeance: she added sugar instead of salt when she prepared the sausages. She thought that flies would eat the sweet sausages before Sant Narcis could, as everybody knows that flies love sweet foods. However, flies were so faithful to Sant Narcis that refrained from its instinct, so the plan didn't work and Sant Narcis could taste the sweet sausages. He found them very nice, but immediately he felt ashamed of his previous behaviour with the housekeeper. He imagined that the housekeeper had created this new food because she feared to loose her job. Sant Narcis humbled before the housekeeper, ask for her pardon, and promised to have a bath every morning from that day on. It is important to note that in spite of the change on his cleaning habits, flies continued to follow the Saint, and they protected him after he passed away. But this is another legend.


R E C E P T A R E C E T A R E C I P

Per a cuinar la botifarra dolça necessitem: Para cocinar la butifarra dulce cruda necesitamos: To cook sweet sausage need: - Botifarra dolça; Butifarra dulce; Sweeet Sausage - Branca de canyella; Canela en rama; Cinnamon - Un vaso de moscatell; Un vasito de moscatel; One glass of moscatel o sweet wine - Pela de la llimona; Corteza de limón; lemon peel - Un vas d’aigua; Un vaso de agua; One glass of water. - Una poma; Una manzana; One apple - Una culleradeta de sucre; Una cucharada de azúcar : One little spoon of sugar. - Llesques de pa; Rebanadas de pan; Slice of bread Posem tots les ingredients en fred dins d’una cassola execpte el pa. Deixem que es vagi tot coent a foc lent amb l’aigua, Quan apareixi un suc espès retirem de la cassola la botifarra dolça i la poma. En el suc hi tirem les llesques de pa i es serveix la llesca amb el suc i la botifarra dolça juntament amb la poma. Ponemos todos los ingredientes en frío dentro de una cazuela excepto las rebanadas de pan. Dejamos que vayan cociendo lentamente con agua y cuando apareza un zumo espeso, retiramos de la cazuela la butifarra dulce y la manzana. En ese zumo ponemos las rebanadas de pan. Se sirve la rebanada de pan con el zumo por encima, la butifarra dulce juntamente con la manzana. We put all the ingredients in a saucepan in cold except bread. Let go all cook on low heat with water, when a thick juice juice removed from the pan the sweet sausage and apple. The juice is throw the bread slice and serve with the juice and sweet sausage with apple. us desitja molt bon profit os desea muy buen provecho wish you a good profit

www.canjuando.net Botiga Online · Tienda Online · Shop Online

La Botifarra dolça  

Tres històries sobre la botifarra dolça, receptes i una mica d'història.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you