Page 1

No. 92

Arte - Cultura - Literatura - Historia - Sociedad

Técnica: óleo sobre tela autor: Claudia Uranga

“ Someter las artes, (cultura) y la literatura a las leyes del mercado, es una forma de censura”

Octavio Paz

suplementoalebrije.blogspot.com C O L A B O R a n : C L A U D I A U R A N G A , N E L LY A C O S Ta , DA N I E L E . Q U I N TA N A , M A U R I C I O CA M P O S , E S T E P H A N I A G R A N DA , O C TAV I O CA R R A N Z A


26 de Abril de 2013•Pág II

Periódico Cómo?• Director Editorial: Carlos Gómez

Alebrije• Director: Gerardo Pérez Muñoz huauchi_perez@yahoo.com.mx

Plutón

MAURICIO CAMPOS

Me despierto por el ruido que hace el viento al pasar por debajo de la puerta que da al balcón de la recamara. ¿Me despierto? Aún tengo la sensación de tus manos sobre mis senos, aproximándose a mi cintura, tu boca alrededor de mi cuello, tu aliento… No sé ni qué día es. Me levanto lo más rápido posible, tomo los primeros pantalones que veo, recojo del suelo un par de calcetas que utilicé ayer y me las pongo, luego los zapatos tenis, no me sale el nudo, voy a hacer pis. ¿Qué día es hoy? Esta agujeta.Abro la puerta y lo oigo. Está trabajando, le grito:  ---- ¿Hoy es domingo?  ---- No, mi amor: es sábado.  Me lo dice con tanta calma que, casi sonámbula, me despojo de todo lo que logré ponerme y me vuelvo a meter a la cama. Dos sábanas, tres sarapes, una colcha y dos edredones encima de mí, son mi mejor arma para reencontrarme con mi sueño, incluso así, creo que lo llamaré para que venga a calentarme, pero a calentarme deberás, de sólo pensarlo mi cuerpo empieza a transformarse. Pero ahora no es la corriente de aire la que me quita la ilusión de dormir nuevamente, son lo juegos pirotécnicos que están echando en el pueblo para cantarle las “Mañanitas” a la virgen, más que fuegos artificiales son petardos que hacen retumbar los cristales de las ventanas, en fin, no estaba en los planes de mi Dios que Morfeo y yo nos amaramos nuevamente.       Cuando era niña me enseñaron en la escuela que Plutón era un planeta, ahora es plutoide, casi como un planeta enano pero no tanto, bueno, diría Silvio, no es lo mismo pero es igual (me duelen un poco mis hijitos, es que ya me va a tocar, es por eso la calentura, las ganas de tenerlo junto a mí diría él: lo golosa y voraz. Es raro en él, pero es pleonasmo), decía que a Plutón lo degradaron a plutoide. ¿Con qué derecho nos quitan 70 años de conocimiento vano? Total si no era planeta, desde un principio lo meten como día de la semana, signo zodiacal u otra cosa pero no qué así, de repente.  ---- ¿Dígame joven Víctor de que signo es usted?   ----Yo soy Plutón.   ----Nada más que Plutón no es un signo. Es un planeta.   ---- ¡Ay yo no sé pero me gusta!        Plutón es una contradicción: Lo más lejano del sistema solar, lo más cercano a las estrellas, el más pequeño de todos y el más grande para Clyde, fue el primer planeta que aprendí de memoria cuando niña.¿Será el primero que voy a olvidar cuando anciana? Se parece tanto a mi amor… Mi amor es él, no mi amor de mi amor, tan grande y pequeño a la vez, amoroso e indiferente en un abrir y cerrar de ojos.      Al fin los petardos cesaron, trato de dormir nuevamente. Apenas cierro los ojos, empiezo a soñar que estoy nadando pero me hundo y empiezo a patalear, lo raro es que me doy cuenta que puedo respirar bajo el agua, apenas pasa la angustia de sentir que me ahogaba y me pongo a bucear, respirando dentro del agua oscura, me doy cuenta que es más turbia de lo que creí haber visto antes, en sí, el lugar es muy pequeño.      Esa tarde yo le dije a la tía Armanda que posiblemente, pero sólo, posiblemente, tú habías confundido las cosas, que eras muy tierno, muy flaco y bonito, que cuando tuvieras una hija de 20, ella te diría que de haberte conocido de joven, hubiera hecho contigo el modelo más exitoso de la época pero que yo no era para ti, mejor dicho, tú no eras para mí. Cuando regresaba a la casa el camión se me hizo imposible, de todo quería llorar, y yo no soy una chillona.Ya me imagino cuando me fuiste a buscar con tía Armanda, cuando te dijo mis sentimientos, para eso se bastaba solita la cabrona.      Era el vientre de mi madre y le pataleaba por lo feliz que estaba, que me sentía, recordé la primera vez que oí Amanece en vivo con Cat Stevens, la primera vez que hicimos el amor como locos, como te pateaba, los amantes todos deberían estar locos, recuerdas. Reí dormida, y sí, soy muy risueña. En determinado momento me di cuenta de que iba a salir o a despertar, iba a ser parida. No es posible, pensé que siempre estaría contigo. Posiblemente, pero sólo posiblemente había yo confundido las cosas. Me vi reflejada en el vientre oscuro, de mamá como un espejo y si hubieran visto mis ojos llenos de tristeza seguro sabrían porque pensé en ti. ¿Cómo se habrá sentido Martín, después de aquella plática con la tía Armanda? Seguro igual que yo en este instante, más triste que mis pechos sin tus manos, que mi boca sin tus dedos.        Ya casi amanece y toda la noche he pensado en el sueño de ayer de mañana, han sido como

título: luchadores por la vida autor: Daniel E. quintana pesadillas cortas. Se supone que no dormí bien y ni siquiera te sentí cuando te levantaste. No sé por qué tengo una frase en la mente, la soñé, la invente, la oí por ahí. ¿Quién sabe?    “Pedir amor cómo doy amor, como doy sexo”.        ¿Saben que Martín siempre sí tuvo una sonrisa de oriente a poniente? Así es, después de hablar con la tía Armanda, ella ocultó lo cabrona que era, sacó el lado bonito de su corazón y le enseñó cómo debía ligarme, no fue lección práctica, al menos eso siempre he creído, pero le dijo de qué manera seducirme, cómo tocarme, amarme hasta el grito, hasta regresar al vientre de mamá, y júrenlo que hizo su mejor esfuerzo. Y ahora soy yo la que de repente no sé si él todavía disfruta estar conmigo. No me gusta guisar pero le echo muchas ganas, así ayer en el desayuno le pregunto:  ---- ¿Quieres tu caldo con el pollo completo o desmenuzado? Y él en silencio.  ---- ¿Para la comida quieres arroz o espagueti?   ---- ¡Sorpréndeme!   Y yo solamente pienso en cuándo te tendré en mis brazos, y llegas a casa y te curioseo:  ---- ¿Cómo te fue hoy? Y respondes mecánicamente.  ---- Trabajo es trabajo.  Y luego cierro los ojos y no oigo nada, yo también con mis cosas. ¡Ya estoy harta de él! Que si ¿me quieres? Pues a cómo estamos hoy, qué es 2 ó 3 de mes, para que me lo digas porque según él solamente los primeros días de cada mes me puede decir que me quiere, es cuando su orbita está cerca de mí. ¿Verdad que sí se parece un poco a Plutón? Y ya no platicamos mucho y no sé si está interesado en mí pero yo lucho todos los días para que así suceda y al abrazarme una noche muy fría pero muy fría me pregunte que si puede tocarme una chichi y casi dormida le responda:  ---- ¡Pues ya qué! Y oigo salir de sus labios medio dormidos también:  ---- ¿Sabes? Te amo.Y Nos dormimos muy pero muy calientitos.    EPÍLOGO        Me despierto toda agitada. ¿Me despierto? Todavía tengo dolor entre las piernas, la cama huele a fluidos mágicos, la luz pasa al través de las persianas y no sé exactamente qué día es. ¿A qué hora te levantas Martín? Abro la puerta y lo oigo trabajar.  ---- ¿Qué día es hoy? – Le grito preguntando- ¿Es saturnio?  ---- No, mi amor  -me responde con calma-, es plutonio.  ---- ¡Ah…!  Trato de dormir. 

•Consejo Editorial• Gregorio Cervantes, Joel Merino, Miguel Ángel Andrade, Araceli Toledo, Karen R. Kauffman, Judith Castañeda, Gina Lizeth, Oswaldo Camarillo y Corea Torres

• d i s e ñ o ed i t o r i a l • Martha García huauchi_perez@yahoo.com.mx


26 de Abril de 2013•Pág III

Estephani Granda Lamadrid

Despedida de la hija De qué te sirvió cuidar el laberinto Madre alumbrar el deseo de los olvidados los causes de este cuerpo desvencijarse sola caer fulminada por las manos de los hombres Es que tú no eres diferente ni aunque tengas fauces terribles o tus dedos firmen con fuerza vestal

Estephani Granda Lamadrid (Puebla, 1985) Poeta, editora y diseñadora gráfica. Ha participado en diversos talleres de creación y apreciación literaria así como en Encuentros Nacionales de escritores y poetas. Es primera mención en el Concurso Nacional de Poesía El Laberinto 2007; segundo lugar en el Concurso Nacional de Poesía Enrique González Rojo 2008, con el libro Icarianos. Obtuvo el tercer lugar en el Segundo Torneo de Poesía Adversario en el Cuadrilátero 2008, organizado por VersodestierrO. El poema “Cántico iniciático” ganó su inclusión en la novela gótica Sangre, de la española Clara Peñalver (editorial El páramo, 2010). Entre sus libros publicados se encuentran Casa de navajas (VersodestierrO, 2009. Actualmente agotado), Silencios de agua (IMC, 2009).Y está próximo a publicarse Icarianos. Ha sido incluida en antologías como Descifrar el laberinto 2007 (VersodestierrO, 2008), 40 Barcos de Guerra (VersodestierrO, 2009), Panorama de Poesía Mexicana (2009, PDF disponible en la red). Sueño urgente, poesía de Venezuela y México (La Mancha Editorial, 2010) y Moebius 2010, poetas nacidos en los 80 (Sikore, 2011). Actualmente es organizadora del Encuentro Moebius, poetas nacidos en los 80

Es que no eres la Bruja de mis libros y no puedo creerte hembra dócil que por amor se entrega y por amor con tristeza te arrepientes de mirar el horizonte de ver con odio a los barquitos hundirse a lo lejos de alegrarse por los moribundos de las aguas Es que no puedes ser tú la Bruja de mi recámara la que ha silenciado su propio gemido buscando ningún dios celoso se enamore de ti ni del amor que incendia tu vientre con dolor Es que tú no eres la Bruja de antes algún rayo debió partirte la mirada Tú no debes de ser la misma algo te ha cambiado desde la raíz algo te ha cubierto de luz de una ligera luz que te entorpece a la hora de morir No eres bestia apuñalada a traición por su propia sangre En el agua Madre

asustada niña fuiste

no estás derrotada

Yo no pude perderte en el laberinto Algo encierra esta nota pero no eres tú No puedes yacer ahí ni sola ni carne roja No puedes quedarte ahí ojos de compasión Tú no puedes cerrar los ojos Tú no debes Madre Tú no debes cerrar los ojos. título: desnudo autor: nelly acosta


26 de Abril de 2013•Pág IV

Octavio Carranza Me enamoré de una mujer lunar, de pechos caoba y piernas de mármol. Su piel era más blanca y suave que las nubes de equinoccio. En sus venas corrían fragmentos líquidos de la vía láctea. Ella era mar y luna, mística y alquímica,  capaz de transmutar caricias en aleluyas. Me enamoré de sus ojos de azabache y fuego, del compás de su andar, siempre lascivo, siempre sensual. La vi un par de veces cortar nubes con su cabello,  cabalgar sobre burbujas astrales y embrujar cometas. Era un ser cósmico, de caderas astronómicas, senos siderales y pubis ultravioleta;  Saltaba de constelación a constelación, con una sonrisa intergaláctica, seduciendo a las estrellas que resplandecen con algarabía cuando las roza  con su piel de perla lunar.  Una noche la perseguí por los anillos de Saturno, mientras ella invocaba una lluvia de estrellas. Me enamoré de una mujer lunar tan etérea como una diosa espacial.

México: penúltimo lugar en el índice de lectura de una lista de 108 países

UNESCO

todos los

El Vuelo del Colibrí

viernes DE 5 A 7 de la tarde

se transmite por movimiento.tv

VOCES DE LA DIVERSIDAD Un espacio para la reflexión, el debate, las letras, la música, las culturas y las artes

Alebrije 0092