Issuu on Google+

LEONÍN -Bonjour monsier... Leonín. Le vamos a hacer unas cuantas preguntas, ¿le parece bien? -Oui, bien sûr, quelle est votre question? -Eh... ¿habla usted español? -Un peu... es decir, un poco. -Bien, háblenos de su vida, su niñez. -Hace tanto tiempo que pasó mi vida, que ya ni me acuerdo. Nací por el año 1135 y mi día final fue alguno del 1201 o por ahí. Fui un (gran) compositor, poeta, músico y cantante. -Interesante... ¿Porqoui se hizo usted famoso? -Pues verá... Inventé el Liber Magnus y… -¿El qué? -El Liber Magnus es un manuscrito que contiene piezas de óganum. Le diría el nombre completo, pero se quedaría con la boca abierta...

MAGNUS LIBER

-No, venga. -Magnus liber organi de graduali et antiphonario pro servitio divino -... Sigamos con la entrevista. -Fui un gran compositor de órganum, el mejor, diría yo. También fui muy famoso por ser el primero en emplear los modos rítmicos y una notación para ellos. -¿Tiene algún comentario que añadir? -Me gustaría, si habla con él, que felicitaras al que fue mi sucesor, Perotín, por la gran mejora que hizo con mis descubrimientos. -No se peocupe, se lo diremos. Pues... creo que no queda ningún tema del que hablar. -Un placer. Au revoir.


LEONEL POWER -Hello, Leon Poper. -My name is Leonel Power. You’re wrong. -Yo no soy inglés, así que, traduce. -Mi nombre es Leonel Power, no Leon Poper. -Buena, da igual señor Poper. ¿Hábleme de usted? -...Fui un importante compositor inglés, de ahí viene lo de mi acento. Nací entre 1370 y 1380 pero no se sabe en que año exactamente, como soy de la Edad Media... Mi condado natal fue Kent. -¿Sólo eso? -No se sabe mucho de mí, la verdad, ya que el primer dato conocido sobre Leonel Power fue que trabajé de director de coro en la capilla de Thomas de Lancaster. Ese dato es de antes de 1421. Dos años más tarde me incorporé a la fraternidad de la Catedral de Canterbury. Allí hice el papel de director de coro. -¿Se conservan obras suyas? -Unas cuarenta o así. Si quieres más información sobre ella puedes verla en el Manuscrito de Old Hall. Hay muchas misas, cantos, motetes... -¿Motete? -Composición polifónica nacida en el siglo XIII para cantar en las iglesias. -Parece usted una diccionario andante. -A dictionary that can walk? -... Bye bye.

MANUSCRITO DE OLD HALL


-Hola, cual es su nombre? -Paolino d’Aquileia. Eu sou Português e você, quem é você? -¿Habla usted español? -Não, mas continuamos com a entrevista, certo? -JAJA, adios. _____________________________________________________________________

PEROTÍN -Hola, buenas tardes, Señor... ¡Perotín! -Pourquoi tu est content? -¿Que por qué estoy contento? Antes, entrevistamos a Leonín. Me dijo que le saludásemos de su parte. -¡Leonín! Me ayudó mucho en mi carrera de compositor cuando estudiaba en la Escuela de Notre Dame de París. Sin él, no hubiese podido revisar el Magnus Liber, escrito por él. ¿Quiere usted saber el nombre completo? -No, no, tranquilo... He oído que es muy famoso, ¿por que? -Compuse obras muy importantes. Obras a tres o cuatro voces, es decir, piezas de órganum. -Según mis fuentes, su obra más famosa fue para ser escuchada en Navidad del 1198, ¿es verdad? -Es cierto, no se equivoca. Fue un encargo de las autoridades. Se llama Viderunt omnes, en español, Todos han visto. -Interesante... Pero, aparte de eso, he compuesto obras muy importantes, como mi triplum y quadruplum. Esto constituye los más importante en Polifonía eclesiástica en los comienzos del siglo XIII. -Impresionante. Bueno, la entrevista ha teminado. Au revoir. -Au revoir. Salut.


ABU AL-HASSAN -Buenas tardes, señor Abu al-Hassan Alí ibn Nafi eiryab... señor Abú. -¿Te parece mi nombre extraño? -Depende. Si digo sí, ¿que me harías? -¡No estabamos con una entrevista! -Ah sí... Bueno, ¿qué hiciste? -Mis estudios comenzaron cuando me dio clases mi mentor... -¿Por qué se caya? -No puedo mencionar a ese traidor. Ese Ishaq Al-Mawsili sintió celos de mi cuando Harún al-Rashid contrató para el Califato por mi música. Por eso, me tuve que machar de mi estupendísimo trabajo. -¿Y qué hizo luego? -Estuve por el norte de África y otras tierras, hasta que llegué a Córdoba, donde el monarca me consiguió un palacio. -Vivió lujosamente, entonces. -Sí, y además fui muy famoso. También, introducí algunas costrumbres orientales en Córdoba. -¿Y sobre la música? -Hice que entraran las melodías orientales en Hispania, con las que se han hecho muchas canciones tradicionales. También, añadí una cuerda al laúd, aparte de que fundé el primer conservatorio del mundo islámico. -No me extraña que su nombre esté bien recordado. -Eso me alegra mucho. -Y este es el fin, señor Abú. -Llámeme por mi nombre entero. -No, insisto... ¡VETE!


Adam de l’Halle -Hola, y usted, ¿de dónde viene? -Soy francés. -¿Otro francés? Bueno. Usted se llama... Adam de la Halle, ¿no? -Exacto. Fui trovador, poeta y músico. Estoy orgulloso de mí porque terminé con una de las tradiciones musicales que más habían durado. -¿Puedo saber de cuál se trata? -La que dice que hay que escribir poesía y música litúrgica. La destruí.

LE JEU DE ROBIN ET MARION

-Interesante... Y bueno, ¿qué ha compuesto? -¿Sabe lo que es Robin Hood? -Soy lerdo, pero no tanto. -Compuse muchas canciones de Robin. Una era, si no recuerdo mal, Le jeu de Robin et Marion (El juego de Robin y Marion). Fue muy popular. Se le puso de género ópera cómica. Se trataba de un diálogo entre los dos personajes, pero en forma de canción. -Me habría gustado oirla. -Pero mis otras obras fueron también muy buenas. Si quieres sabértelas todas, ve a la Biblioteca nacional de Francia y encontrarás un manuscrito (Valliere manuscript) de toda mi música. -Iré algún día, pero ¿no nos podría decir otra de adelanto? -Otra que se conoce mucho es una epopeya que escribí: La chanson du rou de Sicile. -Lo siento pero, ¿qué es una epopeya? -Es una canción que narra aventuras de héroes. Como... una canción de gesta. -Entonces, has sido un escritor y compositor de primera. -Bueno... no es para tanto. Hice lo que cualquier músico polifónico haría. -No hay que ser modesto cuando tienes la oportunidad de regodearte. Pero, ya es


tarde, así que, te deseo lo mejor en el Otro Mundo. Adiós.

GUIDO D’AREZZO -Bienvenido, Guido d’Arezzo. -Buenas tardes, entrevistador. -Empecemos. He oído hablar mucho de usted. Si no me equivoco, es el creador del nombre de las notas, ¿no? -No se equivoca. Fui el inventor de su nombre. Es muy interesante. Me basé en la partitura de el himno de San Juan. -¡En serio! Eso no lo sabía yo. -Sí. Cogí el himno y miré las notas. Las nombre con la sílaba que tenía esa nota en el propio himno. Todos los nombres se han conservado menos vuestro actual Do. Yo lo llamé Ut. Oiga. Ut queant laxis, Resonare fibbris, Mira gestorum, Famuli tuorum, Solve polluti, Labii reatum, Sancte Ioannes. -Es increíble. -También compuse una obra que fue la segunda con mayor difusión de la Edad Media. -¿Cómo se llamaba? -Micrologus. Era muy buena, pero no pudo ser mejor que las obras de Boecio. -¿Y qué más cosas hizo? -Inventé el pentagrama. Primero, tenía el concepto de unas líneas rectas que indicasen la altura de las notas. Después de investigaciones, llegué a la conclusión que poner cinco era lo mejor. -Eso no lo sabía yo... Al parecer, eres como un ídolo en la música. -Me entusiasma saber que soy tan bien recordado. -Bueno, pues ha sido un placer. Hasta otro día.


Compositores medievales