Issuu on Google+

Si yo fuera un libro… Si yo fuera un libro sería un libro de aventuras, incorporando un poco de ciencia-ficción y de amor. Me gustaría ser un libro de aventuras para poder “vivir” las aventuras de Catalina Solís, de Tierra firme, o de Elvira, de Todo bajo el cielo, en esas épocas. Sin embargo, también me gustaría que tuviesen algo de ciencia-ficción, porque yo desde pequeña, siempre he soñado con poder volar como los pájaros (algo imposible en la realidad), y al fin y al cabo, todos conservamos nuestro lado infantil tengamos la edad que tengamos. En cuanto a la parte de amor, me gustaría vivir una historia como la de Edward y Bella en La Saga crepúsculo, o como Gwendolyn y Guideon en Rubí. Historias bonitas, pero un poco irreales, por decirlo de alguna forma. Me gustaría ser un libro de pasta dura con un “envoltorio” como portada. En cuanto al tipo de letra querría que fuese de un tamaño normal (10, 11 ó 12), de color negro y la fuente en Century Gothic, Candara, Arial, Bradley Hand ITC… pero no en Times New Roman. Mi historia me gustaría que fuese larga, y que si hiciese falta se dividiese en más de un libro, para que no fuese excesivamente gordo, pero para poder “vivir” más la historia, es decir para que tuviese más nudo la trama. En ella me gustaría que hubiese partes de tensión, de alegría, de tristeza, de risa… pero que hubiese un final feliz, aunque no como en los cuentos de “fueron felices y comieron perdices…”. Sobre el título del libro… no estoy segura de qué título le pondría, pero puede que “Todo y un poquito más”, por la mezcla de temas (ciencia-ficción, aventuras y amor). Además porque en “mi interior”, aparecería todo lo que me gusta, si pudiese “escribirme”. Como en la vida real, todos tenemos amigos y nos gusta conocer más gente, socializarnos. En el caso de ser un libro, me encantaría que me pusiesen en una estantería junto con libros de dibujo y con cómics, porque así podría “aprender” y “divertirme” con ellos, respectivamente, ya que en la vida real son tipos de libros que me gustan mucho. Sin embargo, me gustaría conocer un libro de misterio y aventuras ya que sería muy interesante “hablar con él”.


En cuanto al dueño, me gustaría que me comprase una persona que disfrutase (al igual que yo), “leyéndome”. Alguien que con solo “verme”, le entrasen ganas de “leerme”, y que cuando acabase, quisiese seguir “leyéndome” más y más. Claro que me gustaría que me pudiesen leer toda clase de personas, en lo referente a la edad. Mi dueño me gustaría que “me leyese” en la playa, en la piscina o en su cuarto. Aunque más me gusta la idea de que “me leyese” al aire libre. En cualquier de los casos, me gustaría que “me leyese” tumbado, aunque la hora me daría igual. Simplemente cuando a él o a ella le apeteciese “leerme”.


Si yo fuera un libro...