Issuu on Google+


Adentro de una nave viajan tres marcianos, atravesando el espacio a velocidades infinitas. Personajes raros si los hay, su apariencia es diferente, hablan varios idiomas (algunos inentendibles), toman agua por la oreja, se cepillan la nariz, se peinan el cachete. En medio de su trayecto sucede un desperfecto técnico en la nave. La señal de alarma se enciende, algo está ocurriendo…


1. ELLOS A

dentro de una nave viajan tres marcianos, atravesando el espacio a velocidades infinitas. Personajes raros si los hay, su apariencia es diferente, hablan varios idiomas (algunos inentendibles), toman agua por la oreja, se cepillan la nariz, se peinan el cachete. En medio de su trayecto sucede un desperfecto técnico en la nave. La señal de alarma se enciende, algo está ocurriendo…

UNA NOCHE DE INVIERNO 3


E

n medio del caos, ven una cosa blanca asomarse por la ventana…es la luna. Antes de poder girar para el costado y esquivarla la nave la roza rajando la carcasa de aluminio. No hay vuelta atrás, se van a pique hacia un planeta llamado tierra. …AYYYYYYYYY!!!!!! -Gritan Chocan, se llena todo de humo, tosen por la nariz. Después de varias patadas logran abrir la compuerta. Salen. Es de noche. Se encuentran en medio del campo, en medio de una cosechaentre plantas de girasol, sumergidos en un silencio tal que los grillos parecen gritar. -¿Dónde estamos? -¡no lo sé, pero hay que arreglar la nave si queremos salir de acá!…. Concluyen estos pequeños de aspecto casi gracioso.


2. LA CASA DE CAMPO Adentro de una casa de campo se encuentra una feliz familia. Los padres, las dos niñas, la abuela algo sorda y el tío algo borracho. El padre hace la comida, mientras tanto la madre plancha. La abuela ceba el mate y el tío mira la T.V. sentado en el sillón junto a las niñas, que se encuentran sentadas en el piso de madera.

-Chicas apaguen la tele que ya está la comida- dice la madre mientras acomoda los platos en la mesa.

Cambian de canal. En el noticiero aparece una periodista… informa:

Estruendo en el campo, temblor en el suelo. Todos en silencio, perplejos, congelados.

-“Se dice que se pudieron ver algunos luces en el cielo atravesando a gran velocidad. No se sabe que son. Algunos dicen OVNIS, otros dicen un meteorito. Para no sembrar dudas tenemos aquí con nosotros a 2 expertos en el tema. Dos científicos que tal vez nos puedan ayudar a descifrar -¿Qué fueron esas luces?

-Viste mamá lo que contaron en la tele. Dicen que hay un…. De repente se oye un ….Uuuuuuu…..iiiiiiiiiiiiiii……..PUMM!!!

“Que fue eso?”“…no sé, pero vino de afuera” Se ponen las camperas.Las chicas y la abuela se quedan en la casa. Los demás agarran las linternas y salen al descampado. Solo se ve la cosecha de noche iluminada por la luna. Hace frío. Alumbran….plantas, plantas, “que es eso?” ….más plantas.

-Hola, esas luces pueden haber sido algún OVNI, o algo similar atravesando el cielo?

Solo el silencio de la noche, el frio húmedo y ruidos de grillos.

“Mire, aun no podríamos afirmarle, necesitamos más información. Por favor si alguien vuelve a verlas o tiene algún dato que nos pueda ser útil por favor comuníquense con nosotros al:

Debaten. “Llamemos al número del noticiero, esos científicos que aparecieron en la tele”

4666-8886 – los científicos

“Los científicos vienen en camino”. esperan.

-¡Buá, científicos… nunca te dicen nada hasta estar seguros… cierro el móvil. Hasta luego. Volvemos a estudio.- Concluye la periodista.

Vuelven a la casa, “Y?...” “ …nada, no vimos nada”

“..Ok” La madre agarra el teléfono. Llama, habla. Corta. La familia se abraza en silencio…

UNA NOCHE DE INVIERNO

5


En el noticiero aparece una periodista…informa: “Se dice que se pudieron ver algunos luces en el cielo atravesando a gran velocidad. No se sabe que son. Algunos dicen OVNIS, otros dicen un meteorito. Para no sembrar dudas tenemos aquí con nosotros a 2 expertos en el tema. Dos científicos que tal vez nos puedan ayudar a descifrar que fueron esas luces. -¡Hola! ¿Esas luces pueden haber sido algún OVNI, o algo similar atravesando el cielo?


3. lOS CIENTIFICOS Se oyen golpes en la puerta. Todos se sobresaltan. La madre tímidamente gira el picaporte. Por fin llegaron. Los científicos envueltos en camperas y bufandas golpean sus botas contra el sueloy entran a la casa. Saludan amablemente a toda la familia y colocan 2 bolsos sobre la mesa. Sacan linternas, rastreadores de huellas, geo- termómetros , decodificadores de sonido, visor infrarrojo, y un anotador. La familia observa atentamente en total silencio como esperando instrucciones. Abriendo el anotador, “así que oyeron un estruendo cerca de aquí” “Si, como si algo hubiera caído a toda velocidad en algún lugar de nuestro campo” Dice una de las pequeñas. -Si y yo llegue a ver un débil destello en la ventana- Agrega su hermana. Los científicos escuchan atentamente. Uno anota mientras el otro camina pensativo de un lado a otro. De repente frena.

-¡Ok! Quédense aquí… nos meteremos entre las plantas de la cosecha a investigar -¿Están seguros en hacer esto en medio de la noche…?- pregunta la madre con algo de miedo. -No hay nada que temer… debe haber sido una estrella fugaz o algo similar. La noche y el frio abrazan la cosecha. L a niebla se asoma como un manto por encima de las plantas reflejando la luz de la luna, formando sombras que dificultan el paso y la visión. Los científicos avanzan tímidamente entre las plantas. La oscuridad es casi total, solo las linternas marcan el camino. El terreno es grande así que deciden separarse.

UNA NOCHE DE INVIERNO

7


4. la noche Adentro el aire esta como tenso. El padre agrega leñas al fuego. Todos observan fijamente las llamas, pensativos. El tío mira por la ventana hacia el campo, absorto, como tratando de detectar algún movimiento. Se escuchan pasos y algunas voces que vienen de afuera. Todos miran hacia la puerta trasera. Son los científicos que vuelven de su recorrido nocturno. -¿Y? que pasó? -¿Vieron algo?

UNA NOCHE DE INVIERNO

9


Cada uno por su lado. Observan, silencio total, solo se oye la respiración agitada, como si estuvieran buceando debajo del agua. De repente…uno de ellos siente algo en la espalda…. Ahhhh!!!!! Grita mientras mira hacia atrás. Es su compañero “Ah!.. Eras vos...uf... que susto me diste!” - ¿Viste algo? - No, nada. ¿Vos?“..Nada… volvamos a la casa”.


“La verdad es que no vimos nada. Tal vez haya sido todo una confusión…” concluyen los científicos. “Pero estamos seguras de que algo cayo ahí, lo oímos…”acotan ansiosas las chicas. “Si es verdad” agrega la madre,“seoyó un estruendo….no séque fue…pero algo o alguien está ahí afuera… de eso estoy segura” El padre asiente con la cabeza, el tío sigue mirando fijo el campo, tratando de no cerrar los ojos del sueño. Concentrado en esa tarea. La abuela no entiende del todo ya que no oye bien, pero también asiente con la cabeza. Los científicos resoplan… “está bien… vamos a ser lo siguiente, esta noche, por seguridad, acamparemos en una carpa en el jardín y estaremos atentos a cualquier ruido o movimiento que haya en campo… ahora ya es tarde -y está todo oscuro…no hay mucho más para hacer… mañana temprano realizaremos una última inspección… ustedes quédense adentro aca adentro e intenten dormir”. -Yo voy con ustedes, agrega decidido” aunque con un poco de sueño el tio -Ok” Dicen los científicos. “Ser 3 es mejor que 2 -Nosotras también vamos”dicen las niñas.

-No, ustedes se van a quedar acá… hace mucho frio y es peligrosoResponde la madre. -Está bien mamá …” -Ustedes descansen, va a estar todo bien” Concluye el tio haciéndose el relajado. -Cualquier cosa les avisamos” agrega mientras sale por la puerta con un bolso en la mano. Entre los 3 arman la carpa en medio de una porción de pasto. Ponen las bolsas de dormir. Cerca colocan unas piedras, unos pedazos de tronco y hacen un fueguito para entibiar aunque sea un poco el ambiente. -Dividiremos la noche en tres turnos de vigilancia. ¿Quién empieza?” -¡Yo! dice el tio con voz segura. -Está bien, vos te quedas vigilando mientras nosotros dormimos y en un par de horas cambiamos”. -Quédate cerca del fuego, el frio va a estar duro entrada la madrugada. Dicho esto los científicos entran en la carpa, levantan el cierre y se meten en sus bolsas de dormir. Al poco rato ya están durmiendo. Se oyen los ronquidos desde afuera.


El tío se coloca sus auriculares con algo de música para no oír los ronquidos, se sienta cerca del fuego, frazada alrededor del cuerpo, y a esperar…. Las horas pasan, en la casa duermen, en la carpa también… solo el tio queda despierto. Mosquitos revolotean entre las chispas, reflejos de las llamas dibujan formas en los árboles, entre la oscuridad de la noche un mar de estrellas pende sobre el campo y la cosecha. El fuego se vuelve casi hipnótico, los ojos comienzan a pesar, la cabeza a ceder, el cuerpo se tambalea hacia un costado. Finalmente sin darse cuenta el tío se queda dormido también. A los pocos minutos el fuego comienza a apagarse. Es la mitad de la noche y el silencio envuelve el lugar. Salvo por los grillos obviamente, que no paran de hablar. En medio de la oscuridad, unas hojas comienzan a moverse. Esta vez, no es el viento. Salen de entre las plantas los marcianos. Se encuen-

tran perdidos. Hablan entre ellos, con voz extraña, como resfriados. -¡Pise algo! ¿Qué? -No sé, parecen cenizas.. -ahh… acá también tienen fuego?…. -Si, pero está apagado…. Esperen, ¿qué es eso? -¡Miren que nave rara!- Dice otro mientras se acerca despacio a la carpa. -Tal vez podamos usarla para volver a casa... -¡La puerta es con cierre! Wow!” Comentan los demás. ¡A ver, quiero ver! Asoman la cabeza adentro ¡Holaa!…, qué linda nave…. Aunque no se ve mucho, está muy oscuro! Adentro siguen durmiendo. No se perciben unos a otros. Los marcianos continúan asombrados… -Esperemos adentro que esta mas calentito, y cuando haya luz probamos a ver si arranca, porque ahora no veo nada…. Entra el primero pisando con cuidado… Entran los demás en silencio… y se acuestan entre los humanos.

UNA NOCHE DE INVIERNO

11


UNA NOCHE DE INVIERNO

13


-….¡Qué linda almohada!-Dice uno abrazando la cara de alguien. -¡No soy una almohada! … balbucea el científico semidormido. De repente este abre los ojos, viendo a pocos centímetros la cara de un marciano…

Ahhhhhhhh!!!!!!!!! El marciano también abre los ojos…

Ahhhhhhhh!!!!!!!!! Todos adentro de la carpa se miran unos a otros…. Y gritan:

Ahhhhhhhh!!!!!!!!! Se mueven del susto como queriendo salir, la carpa se desarma…

Ahhhhhhhh!!!!!!!!! Entre revoloteos un marciano logra abrir el cierre, logrando salir. El tío que se despertó sobre saltado lo ve, y al instante se desmaya cayendo patas para arriba. El marciano se tropieza con su cuerpo y se cae encima. Todo es un caos. Los demás salen, como pueden, desesperados de la carpa.

Los científicos tomando distancia encienden las linternas. Se quedan incrédulos mirando y agarrándose el pecho. Están completamente agitados. Alumbran a los marcianos. -¿Ustedes quiénes son? -Somos marcianos…. Se no cayó la nave acá cerca… -¡¿Marcianos?! -Si, necesitamos herramientas para arreglar nuestra nave… bueno y ahora también la de ustedes… Un poco perplejos..-¡eso no es una nave, es una carpa!… -¿Carpa?… que palabra graciosa… Los científicos de a poco se tranquilizan y tomado aire dicen… -no se preocupen, adentro debe haber herramientas. Entremos así las buscamos y los ayudamos antes que se haga de día. Caminan todos juntos hacia la casa. El tío que empieza a recuperarse del desmayo..se levanta aturdido sin entender del todo que fue lo que sucedió.. Mira alrededor sin encontrar a nadie.


5 El despegue Adentro de la casa están todos levantados. hay un clima de nerviosismo, la madre mira la hornalla donde puso la pava para calentar agua. El padre camina sin parar, entre la mesa y la chimenea. Las niñas esperan acostadas en el sillón. De repente entran los científicos por la puerta trasera. El padre ansioso se abalanza sobre ellos. -¿Qué fueron esos gritos? ¿Qué paso?” -¡Uff! ...todavía un poco agitados. Ya está todo resuelto, no hay nada de que temer. Prepárense para esto, tenemos compañía… Mira hacia afuera y hace un gesto con la mano… -Pasen Entran los marcianos. Cuando la familia los ven entrar gritan al unísono…

Ahhhhhhhh!!!!!!!!! Los marcianos se sobresaltan y gritan también…. Ahhhhhhhh!!!!!!!!! Los científicos ya sin entender nada gritan… Ahhhhhhhh!!!!!!!!! -¡Tranquilos… no desesperemos!- Acota más tranquilo aunque algo acelerado uno.. Es una situación extraña para todos, de eso no hay duda… pero tenemos que mantener la calma. -¿Pero que son?” Preguntan las niñas con más curiosidad que asombro.

“Somos marcianos….” “Marcianos?” Pregunta la madre sentada en la silla mientras se abanica tratando de recuperarse del susto. “Ma… que?” Dice la abuela sin entender del todo que sucede. “Marcianos, responde un científico. Su nave se averió y cayeron directamente en medio de su campo. Estaban perdidos entre las plantas. Necesitan de nuestra ayuda. Hay que arreglar esa nave antes de que se haga de día, y alguien los pueda ver”…“Tienen herramientas acá en la casa?” “Si” dice el padre. “Espérenme que ya las voy a buscar”. En eso se abre la puerta. Entra el tío exhausto. Dónde estaban? Los busque por todos lados, me dejaron solo. Creo a ver visto algo….un pequeño….en eso siente un dedo que le toca el brazo… mira hacia abajo. “Hola señor, se nos rompió la nave…” antes de poder entender lo que le dice el marciano, el tio cae redondo contra la mesa. Todos acuden a ayudarlo. Aun sin recuperarse del desmayo lo acuestan en el sillón al lado de la ventana. Una de las niñas corre a buscarle un paño frio. Al rato vuelve el padre con la caja de herramientas, “Ya está todo, vayamos en busca de la nave. Nos quedan una hora y veinte minutos hasta que amanezca. Tenemos que apurarnos”. Salen todos. Solo queda la abuela y el tío que vuelve a despertarse, aunque bastante mareado….

UNA NOCHE DE INVIERNO

15


De la mano de los marcianos lograron encontrar la nave. Estaba bastante averiada. Luego de mucho trabajo en equipo pudieron hacerla funcionar. Las horas pasaron y el sol ya se estaba asomando en el horizonte. el cielo comenzaba a teñirse de celeste, la luz del día iluminaba el campo y la cosecha… ya se podía distinguir la ruta que pasaba unos metros hacia el costado, la arboleda del fondo cruzando el alambrado. Era el momento indicado para partir. Y así, sin más palabras, solo saludos y palabras de agradecimiento los marcianos se despidieron de la familia y de los valientes científicos. La nave despego del suelo encendiendo sus turbinas. Y en un chasquido tomo vuelo desapareciendo en lo más alto del cielo. Todos se quedaron atónitos y en silencio, mirando hacia arriba. El tío recuperado aunque un poco confundido, salió de la casa mirando hacia el campo, buscando a los demás al mismo tiempo que intentaba pensar si lo que había visto había sido un sueño o realidad, cuando de

repente observoa lo lejos un pequeño destello, y una luz que rápidamente se perdió entre las nubes.


UNA NOCHE DE INVIERNO

15



Una Noche de Invierno