Page 1

EDICIÓN·1·BUCARAMANGA·2013·2014

Proyecta REVISTA DE EXTENSIÓN UDES

8

Proyectos

transformanVidas que


Línea Amiga

La violencia intrafamiliar es cotidiana, constante y diversa en sus causas

8

Proyect que tr Vid

Ser mejor madre

Un aporte valios de la UDES a las madres comunitarias

Quebrada la Calavera

Quebrada llena de caracol africano y contaminación humanoide

Pg2

Proyecta

REVISTA DE EXTENSIÓN UDES

Cuencas

Quebrada llena de caracol africano y contaminación humanoide


La UDES revive la Calavera

Quebrada llena de caracol africano y contaminaciรณn manoide

tos ransforman das OcupARTE

La ocupaciรณn es nuestro arte

Cuencas Cuencas

Quebrada llena de caracol africano y contaminaciรณn humanoide

Quebrada llena de caracol africano y contaminaciรณn humanoide

Proyecta

REVISTA DE EXTENSIร“N UDES

Pg3


Proyecta REVISTA DE EXTENSIÓN UDES

Sonia del Pilar Ayala

Línea Amiga

PSICOLOGÍA

Oscar Dario Guarín

Las Cuencas

INGENIERÍA AMBIENTAL

Leidy Lorena Rincón Diana Marcela Leguizamo Mónica Marcela Mendoza Nelcy Johana Prada

La Cárcel

TERAPIA OCUPACIONAL

Dpto. de Medicina Comunitaria

Medicina Comunitaria

MEDICINA

Sandra Lorena Contreras Christian Chacin

Preparación de Alimentos ICBF

MICROBIOLOGÍA INDUSTRIAL

Olga Lucia Santamaría Henry Murillo FISIOTERAPIA

Discapacidad

Martha Cecilia Gómez Marco Aurelio Cuervo

DOCENTES DE FONOAUDIOLOGÍA

Johana Gutiérrez

FACULTAD DE CIENCIAS DE LA SALUD

Labio Fisurado Vivienda saludable y salud

VICERRECTORIA DE EXTENSIÓN UDES VICERRECTOR : Jorge Jaramillo DIRECCIÓN DE COMUNICACIONES UDES DIRECTORA & PERIODISTA Claudia García PERIODISTA Jhon Delgado FOTOGRAFA & PUBLICISTA Diana Dulcey PRODUCTOR AUDIOVISUAL: Alexander Mantilla Algúnas fotografías fueron suministradas por los Directores de Proyecto

Pg4

Proyecta

REVISTA DE EXTENSIÓN UDES


asta ahora, la aplicación oficial de Facebook en Windows Phone era un poco limitada. Está bien y es útil, aunque se quedaba un poco atrás de la de otras plataformas como Android o iOS. Además, la falta de actualizaciones era quizás demasiado llamativa. Por suerte, hoy nos han dado una buena noticia: una beta de su aplicación para Windows Phone. Esta nueva versión tiene como novedades las fotos de alta resolución, soporte para Timeline y la posibilidad de compartir actualizaciones. Lo más llamativo de todo es el rediseño, muy similar al de otras plataformas (y que se sale un poco del estilo Metro). Deslizando a la derecha

Editorial

H

Jorge Jaramillo

VICERRECTOR DE EXTENSIÓN

Proyecta

REVISTA DE EXTENSIÓN UDES

Pg5


Aló? Línea amiga, te escucho… La violencia intrafamiliar es cotidiana, constante y diversa en sus causas

Línea amiga en qué puedo ayudarte? Hola soy Melissa tengo 14 años, no sé qué hacer… creo que estoy embarazada.. no sé a quién recurrir!!! – Melissa estás sola? Quién está contigo? – Estoy sola, pero estoy muy mal. – Y el papá del niño sabe de tu embarazo? – No, el papá es mi tío y si sabe que le dije a alguien me va a matar….

Conversaciones como ésta se reciben a diario en la línea amiga un proyecto liderado por la Universidad de Santander UDES y la Alcaldía de Bucaramanga que busca dar una solución real y permanente al flagelo de la violencia intrafamiliar. En el 2008 cuando el programa inició la tasa de violencia intrafamiliar era de 253 por cada 1000 habitantes, una de las más altas del país, superando el promedio nacional que se ubicaba en 186. Hoy, cinco años después de haberse creado la línea amiga, la situación no es más alentadora. Sólo en Bucaramanga durante el 2012 se denunciaron 880 casos de maltrato de pareja de los cuales 796 fueron contra una mujer; 286 casos de violencia entre familiares, 165 contra menores de edad y 364 de violencia sexual, de los cuales en 299 la víctima fue una mujer. Esta situación llevó a la entonces Primera Dama de Bucaramanga, Omaira Nelly Buitrago a diseñar un proyecto que incluía la creación de una línea telefónica de permanente servicio a la cual pudieran acceder todas las personas, hombres, mujeres o niños, que sintieran vulnerados sus derechos y buscaran una ayuda profesional, la cual generalmente, no encontraban en sus comunidades. DIRECTOR DE PROYECTO

Sonia del Pilar Ayala PSICOLOGÍA

Pg6

Proyecta

REVISTA DE EXTENSIÓN UDES


“El proyecto fue desarrollado por el programa de psicología de la Universidad de Santander; nosotros disponíamos dos practicantes por turno para atender las llamadas. Un practicante atendía lo que era psicología social, de séptimo semestre y otro de psicología clínica de octavo. Su función era recibir las llamadas y orientar a los usuarios y dependiendo del caso remitir a las entidades policiales, a la Fiscalía, a las comisarías de familia, al ICBF, Medicina Legal o a los centros de salud, las solicitudes y necesidades de quienes acudían a la línea amiga”, explica Sonia del Pilar Ayala Rincón, Coordinadora del proyecto y actual Coordinadora Académica del programa de psicología de la UDES. “Vi un aviso en un afiche pegado en un poste del barrio y pensé que si llamaba alguien me podía ayudar. Desesperada llamé y me contestó una psicóloga quien me escuchó y me ayudó en ese momento tan difícil de mi vida. Lo único en que pensaba era en abortar, pero gracias a la ayuda que me dieron en la línea amiga, decidí tener mi bebe, además me incluyeron en un proceso de capacitación para poder trabajar y sacar mi hijo adelante”, dice Melissa. La línea amiga no solo escucha, también ayuda efectivamente. Además de recibir ayuda sicológica y terapéutica, quienes acuden a este servicio cuentan con asesoría legal, psico-afectiva y laboral. “El programa fue desarrollado en dos fases; primero elaboramos un protocolo de atención que fijara la ruta que las profesionales debían seguir en cada caso; y después un completo sistema de ayuda que le permitiera a las víctimas recuperarse en todos los sentidos. A las personas se les citaba en el centro de atención y allí recibían asesoría personalizada, cada persona podía asistir a terapia de hasta cuatro sesiones de 1 hora y media cada una, una vez a la semana, también participaban de terapias grupales, talleres e incluso creamos el grupo de mujeres udeistas, las cuales fueron capacitadas para crear su propio negocio”, relata Rocio. El caso de Melissa no es la excepción sino la constante, la línea amiga, aún hoy cinco años después continúa recibiendo quejas por maltrato, abuso y violencia intrafamiliar.

Ana y Francisco

Ana y Francisco llevan 30 años casados, provenientes de una humilde familia construyeron su mundo con los pocos recursos que él obtenía como celador y ella como empleada de servicio de las familias acomodadas de la ciudad. En silencio Ana soportó durante 30 largos años los golpes y maltratos, que Francisco le propinaba, a veces sin mayor excusa. Que la comida está fría, que estaba borracho, que ella le sonreía a otro hombre, que “por qué si o le doy otra vez”. Cansada de esta situación un día Ana escuchó sobre la línea amiga y en medio del llanto luego de una fuerte pelea con su pareja, decidió llamar. Durante la primera cita Ana contó cómo había sido toda su vida, llena de dolor, golpes y amargura, pero al ponerla frente a la situación de dejar su marido, ésta se negó rotundamente. Luego de varias sesiones, las psicólogas decidieron que para ayudarla debían involucrar a Francisco. Él renuente, pero ante la situación de que su esposa lo hubiera puesto al descubierto, accedió a la entrevista. Luego de una entrevista aceptó ingresar a terapia. “Este es un caso muy llamativo pues después de 30 años, Francisco se da cuenta de su error y decide cambiar con tal de no perder a su esposa. Este fue un gran logro de este proyecto”, dice Sonia quien lideró personalmente el proceso.

Los beneficios para la U

“Para la Universidad adelantar proyectos como este tiene grandes ventajas. No todos los días los estudiantes tienen acceso a pacientes reales, con problemas reales, menos aquellos que involucran la violencia en cualquiera de sus formas. Tener la oportunidad de hacer parte de ese proceso, no solo enaltece el espíritu pues uno hace un aporte inmenso a la comunidad, es enriquecedor profesionalmente pues el aprendizaje es real e intenso”, asegura Rocio.

Recuadro

Durante el periodo de atención de la línea amiga por parte de la UDES se recibieron 1297 llamadas, el 90.8% fueron hechas por mujeres y el 9.1% por hombres víctimas de violencia conyugal. Se atendieron 1726 consultas psicológicas personalizadas y a través del programa “mujer emprende” se capacitaron 200 mujeres, de las cuales 141 constituyeron su propio negocio y hoy son mujeres productivas. Por Claudia Fernanda García PERIODISTA

Proyecta

REVISTA DE EXTENSIÓN UDES

Pg7


El Área metropolitana de Bucaramanga está conformada por los municipios de Girón, Floridablanca, Piedecuesta, y su núcleo principal Bucaramanga, capital del departamento de Santander. Ubicada en el valle Río de Oro, junto a los ríos Frío y Suratá bañan una gran extensión de la ciudad, junto a 42 quebradas y riachuelos completan una gran telaraña de agua que circunda la capital santandereana y sus municipios vecinos.

El problema de esa cantidad de agua, que día a día atraviesa barrios y comunas enteras, es que su calidad y los ambientes en el que se encuentran no es el mejor. Más de la mitad de estas fuentes hídricas no son aceptables en los aspectos físico-químicos, ni microbiológicos, mucho menos en los ambientales. Según la autoridad ambiental (Corporación Autónoma Regional para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga - CDMB) en la ciudad las corrientes de las seis quebradas ubicadas en la escarpa fueron clasificadas como inadecuadas y pésimas, lo anterior debido a que reciben, entre otras cosas, aguas residuales domésticas provenientes del mismo alcantarillado municipal. Una de las fuentes hídricas urbanas que ha sufrido mayor afectación es la quebrada La Calavera, que nace en el barrio Escoflor, al oriente del municipio de Floridablanca. Con una extensión aproximada de 1,3 kilómetros, baña al menos siete barrios en su descenso, como los barrios Guanatá, Santana, Rosales, y finalizando en el barrio Lagos 1.

Pg8

Proyecta

REVISTA DE EXTENSIÓN UDES

1


Quebrada

La Calavera

Quebrada la Calavera, llena de caracoles y picheras humanas. DIRECTOR DE PROYECTO

Oscar Guarín ING. AMBIENTAL

Desde la Universidad de Santander, UDES, y su programa académico de Ingeniería Ambiental y la oficina de UDES VERDE, bajo la coordinación de Óscar Guarín, Químico Puro y docente investigador, iniciaron en agosto del 2011 el proyecto de recuperación ambiental y sanitario denominado “Consultoría social para el desarrollo sostenible de asentamientos poblacionales aledaños a micro cuencas urbanas”, enfocado al rescate de la quebrada La Calavera. Y es que al menos mil 400 habitantes viven junto a esta importante fuente hídrica. Colegios, iglesias, y viviendas familiares han tenido que soportar a lo largo del tiempo con los desechos, que en algunos casos, las mismas personas del sector arrojan a La Calavera. Sillas, colchones, tejas, basuras, desechos orgánicos, y una incalculable cantidad de material no biodegradable han deteriorado la fuente hídrica, generando fuertes olores y propiciando enfermedades en la comunidad. Además, el problema se agudizó cuando algunos jóvenes ingresaban a La Calavera a consumir droga o realizar actos delictivos.

Proyecta

REVISTA DE EXTENSIÓN UDES

Pg9


“La recuperación de La Calavera nació como un proyecto comunitario entre varios instituciones del área metropolitana, como el EMPAS, la CDMB, la Alcaldía de Floridablanca y la UDES. De esta manera, la recuperación de la quebrada sería atendida por un grupo multidisciplinario, enfocado principalmente al salvamiento de todas las quebradas del municipio, tarea que arrojo como primer paso la caracterización de la fauna y flora que allí vive”, explica Óscar Guarín, coordinador del proyector. Los resultados arrojaron más 35 especies de fauna y flora habitando en el sector. Además, un estudio de recolección de muestras de agua dejó claro que la contaminación del vital líquido era considerablemente alta.

“Los desechos orgánicos y el material no biodegradable llevaron al deterioro rápido de la quebrada, sumando a lo anterior el problema de la reproducción desaforada del caracol africano, especie que amenaza a los cientos de habitantes pues su mocosa es altamente toxica”, indica el coordinador.

Si bien los problemas son bastantes, el proyecto de recuperación de micro cuencas ha funcionado satisfactoriamente en La Calavera y por más dos años de trabajo multidisciplinario entre entidades públicas y privadas, se tiene claro el futuro de esta importante fuente hídrica del municipio de Floridablanca.

Pg10

Proyecta

REVISTA DE EXTENSIÓN UDES


“Tenemos claro hacia dónde nos dirigimos y cómo queremos ver en el futuro a La Calavera. Senderos ecológicos y quioscos ecológicos con más de 13 puntos ambientales, para que la comunidad disfrute en sus ratos libres, hacen parte del proyecto de recuperación. Pero aún algo más importante es el enfoque queremos darle, y es convertirla en un eje turístico ambiental del suroriente del área metropolitana”, explica el docente. El espacio verde que hoy en día compone La Calavera está acompañada de Heliconias, Higuerones, Yayas, Manos de Osos y Yarumos, con alturas cercanas a los 30 metros, junto a una innumerable cantidad de mariposas y ardillas.

“El avance es notorio. Lograr los senderos y transformar a La Calavera en un espacio turístico será posible. Además, trabajamos de la mano con la CDMB para que la gente aprenda a convivir con el caracol africano y eviten el contagio de enfermedades que este molusco logra transmitir, pues su dieta básica está compuesta por excrementos”, indica Guarín. El proyecto de recuperación de la micro cuenca La Calavera y de muchas otras más requerirá sin duda alguna el apoyo económico de diferentes sectores, que lograrán cambiarle la cara a más de 42 fuentes hídricas, que hasta el momento son carentes de la belleza paisajística, mejorando además, la calidad de vida de muchos habitantes de Bucaramanga y sus municipios cercanos. La UDES y las demás instituciones que trabajan en el proyecto de revivir La Calavera incentivan y propenden por la protección y cuidado ambiental, pues las quebradas y ríos son elementos naturales que brindan un valor adicional a las ciudades.

“Así, los planes de rescate para La Calavera requerirán una cifra cercana a los 6 mil millones de pesos, dinero que buscamos a través de proyectos que clasifiquen para ser ejecutados con dineros del Sistema General de Regalías, entregando una mejoría de un 70% de las aguas de la quebrada La Calavera, haciendo de esta el sitio por elección de los florideños y bumangueses”, puntualiza el docente investigador. Por Jhon Delgado PERIODISTA Proyecta

REVISTA DE EXTENSIÓN UDES

Pg11


OcupARTE “la ocupación es nuestro arte”.

El problema carcelario en Colombia es más grave de lo parece. Para nadie es un secreto que las cifras aumentan cada día y en los últimos meses, según las estadísticas del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario, INPEC las 138 cárceles del país registran una ocupación cercana a los 120 mil internos, es decir el hacinamiento carcelario supera el 56%.

Este no es el único problema. La falta de oportunidades al interior de los centros de reclusión y la decadencia social que enfrentan las personas que allí están, hacen de ésta una situación difícil de enfrentar y de solucionar.

Es el caso de la cárcel Modelo de Bucaramanga. Con capacidad para 750 personas, en la actualidad alberga 2.797 reclusos, generando entre otras cosas, un grave problema sanitario, pues las instalaciones no están acondicionadas para recibir el número desproporcionado de reclusos y mucho menos para brindarles el ambiente ideal que conlleve a una verdadera rehabilitación y resocialización. Aun así, allí donde todo parece perdido, se desarrolla un ejemplarizante modelo de resocialización liderado por la Universidad de Santander, UDES.

OcupARTE. Ocupación, cultura y sociedad Luís Alan Delgado Córdoba tiene 22 años. Nació en Apartadó, Antioquia, y por su aspecto físico, alto, delgado, moreno y aparentemente ágil, se pensaría que es un habilidoso jugador de baloncesto. Sin embargo, Luís Alan, llegó a la cárcel en el 2012 luego de ser condenado a tres años por el delito de hurto calificado. Él, es uno de los casos de mayor éxito del proyecto OcupARTE, que desarrolla el programa de Terapia de Ocupacional de la Universidad de Santander, UDES, como proyecto de extensión en los patios 2 y 4 de la Cárcel Modelo y el cual está fundamentado en el desarrollo de actividades que generen ocupación con propósito, cultura y sociedad.

Pg12

Proyecta

REVISTA DE EXTENSIÓN UDES


DIRECTORES DE PROYECTO

Leidy Lorena Rincón Diana Marcela Leguizamo Mónica Marcela Mendoza Nelcy Johana Prada TERAPIA OCUPACIONAL

“Cuando entré a la cárcel no quería hacer nada, pensé que mi vida se había arruinado por completo y que este sería el final de todo. Sin embargo, de algo tan sencillo y común, que todos sabemos hacer, surgió la manera de mantenerme físicamente activo y por su puesto ocupado, el baile. Siempre me ha gustado bailar y fue así como ingeniamos un concurso de baile con las niñas que vienen hacer terapia. Un concurso de reggae me llevó a incluirme socialmente con los demás acá adentro”, explica Alan. “Es importante la ocupación porque en la cárcel nos sobra mucho tiempo. Tiempo que si no aprovechamos con actividades hacen que nos volvamos locos, el tiempo además no corre y el desespero nos toma”, habla con seguridad.

Leidy Lorena Rincón Ardila,

Terapeuta Ocupacional, especialista en Salud Ocupacional y en Orientación Vocacional y Ocupacional, es la líder del proyecto académico OcupARTE; “buscamos abrir espacios en los que se vincule la ocupación, la cultura y la sociedad, favoreciendo procesos de resocialización y participación social por parte de los internos. Fácilmente uno puede identificar el comportamiento de quienes realizan alguna actividad física y los que no hacen nada”. “Los resultados han destacado diferentes comportamientos, rutinas, hábitos y roles en los internos, hemos observado y estudiado el cambio de pensar y de actuar de los jóvenes que se involucran en el proyecto; la salud física y mental se mantiene en equilibrio, lo que aquí es vital para tener una calidad de vida estable”, señala Rincón Ardila. Proyecta

REVISTA DE EXTENSIÓN UDES

Pg13


“Cocinar, tejer, pintar en diferentes técnicas, zapatería, panadería, orfebrería, y bisutería entre otras, son algunas de las actividades con propósito que los internos adelantan para su resocialización e inclusión social. Así es más fácil sobrellevar su propia realidad, pues las jornadas son de las 5 de la mañana hasta las 4 de la tarde”, explica la terapeuta.

René Alexander Nieto Castro

Dragoneante y Coordinador de Desarrollo de Actividades Productivas,

lo explica claramente, “aquellos que no tienen ninguna actividad de interés, de ocio y tiempo libre para su crecimiento, desarrollan pensamientos negativos en el proceso. Duermen en el día y en la noche pasan en vela, aspectos que influyen complejamente en su salud física y mental”.

“El caso de Alan causó tanto impacto dentro de la comunidad carcelaria que decidimos crear un concurso de coreografía, donde los participantes eran internos de la Comunidad Terapéutica Nuevos Horizontes. Buscamos que el espacio les permitiera un cambio en la rutina, energía y motivación para ocupar su mente; todas las comunidades de la cárcel participaron activamente en el concurso, mostraron mucho interés, motivación y compromiso en las presentaciones. Se notó el trabajo en equipo, la responsabilidad, pero en especial el cambio de pensamiento”, anota Lady.

Pg14

Proyecta

REVISTA DE EXTENSIÓN UDES


El

logro del proyecto de extensión del programa de Terapia Ocupacional UDES, peldaño a peldaño, se ha ido alcanzando. El cambio en los hábitos y en las rutinas de los internos de la cárcel Modelo de Bucaramanga está siendo modificado. “Los internos están ocupados, sabemos que no son todos en su totalidad, pero los grandes cambios empiezan desde los pequeños esfuerzos y creemos plenamente en este proyecto”, puntualizó la docente.

El promedio de edad de los internos se encuentra entre los 18 y 35 años. Si bien es difícil mantener ocupados a casi 2 mil 800 reclusos, la gestación de proyectos enfocados al desarrollo de actividades ocupacionales que involucren procesos de resocialización, rehabilitación e inclusión social harán de estos individuos personas aptas para el reingreso a la vida cotidiana. Hoy 750 internos han demostrado su interés por participar del proyecto a futuro, el cual cuenta con 70 jóvenes que además de bailar, realizan actividades radiales, televisivas, así como campañas de concientización dirigidas a todos los internos del penal. 70 jóvenes que desde ya planean su futuro en la calle, con lo que han aprendido en la cárcel.

“Yo aprendí en Chigorodo, Antioquia. Allí me gustaba inventarme bailes con los niches de la cuadra y tratar de hacer lo mismo que salía en los videos del actor de la película de hombres de negro. Eso sí, desde que sea la pista movida, cualquier baile sale. Mi sueño es que cuando salga de acá pueda montar una escuela de baile y hacer presentaciones en los colegios”, finaliza diciendo Alan mientras se aleja bailando. Por Jhon Delgado PERIODISTA

Proyecta

REVISTA DE EXTENSIÓN UDES

Pg15


Ser mejor madre, así no sean mis hijos! Un aporte valioso de la UDES a las madres comunitarias DIRECTORES DE PROYECTO

Sandra Lorena Contreras Christian Chacin MICROBIOLOGÍA INDUSTRIAL

“Lo más difícil sin lugar a dudas, era llegar hasta algunas viviendas. Sobre todo las que quedan incrustadas en el precipicio que bordea La Cumbre. Los delgados caminos que se han ido formando con el paso de los años, todos inundados de barro nos llevaban a pequeñas casitas en donde cerca de 15 niños entre los 1 y los 5 años, pasaban sus días mientras sus padres trabajaban. La odisea quedaba atrás cuando un puñado de chiquitos se abalanzaba sobre nosotros para saludarnos y con mucha curiosidad preguntarnos qué íbamos a hacer allá. Especialmente qué había en los maletines que cargábamos y que ellos suponían, estaban llenos de agujas para sacarles la sangre. Era divertido verlos alrededor preguntando y suponiendo historias. Las madres comunitarias, mujeres ya mayores que dedican su vida a cuidar niños ajenos, nos recibían con desconfianza y temor, pero siempre con una actitud positiva frente al cambio.” Christian Chacin, investigador UDES

Pg16

Proyecta

REVISTA DE EXTENSIÓN UDES


El proyecto

Durante el 2008 la Universidad de Santander, UDES a través del programa de Microbiología Industrial inició el proyecto de evaluación de la calidad higiénico sanitaria en las instalaciones de los hogares comunitarios del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar ubicados en Floridablanca.

“El objetivo era hacer un diagnóstico sobre las condiciones de higiene de estos hogares comunitarios, con el ánimo de mejorar las prácticas diarias de las madres, en procura de elevar el estado de salubridad de los niños. Como se sabe los índices de desnutrición y de enfermedades diarreicas agudas, es muy alto en este tipo de poblaciones y una de las causas, es la falta de higiene en la manipulación de los alimentos, así como en las instalaciones donde estos se preparan”. Sandra Lorena Contreras, investigadora.

Para Cristian Chachin uno de los investigadores, lo más preocupante fueron los hallazgos encontrados. “Recorrimos y analizamos las condiciones sanitarias de 45 hogares ubicados en Bucarica, Villabel y Trinidad, administrados por la Cooperativa Multiactiva de Seguridad Alimentaria (COOMULTISEAL) de Floridablanca. Aunque el recibimiento y la acogida no fue igual en todos, encontramos que a pesar de ser hogares humildes, hay algunos donde las casas están muy bien aseadas y las madres se esmeran por que las condiciones sean las mejores para los niños. En otras, al contrario es evidente el desaseo en la cocina y en equipos empleados para la preparación y conservación de los alimentos, hay evidentes fallas en la cadena de frío y almacenamiento de alimentos y la falta de higiene en los manipuladores es la constante. Sin embargo, lo más preocupante es que en muy pocos hogares se emplea agua potable, lo que se convierte en un foco de contaminación de los alimentos que afecta directamente la salud de los niños”. El proyecto incluía la toma de muestras para el análisis microbiológico del agua por medio de la técnica presencia o ausencia en 100 ml, ambiente con el equipo MAS 100 y manos mediante la prueba in situ con el Kit enzimático HyRise. “Encontramos que por ejemplo, hay madres que se lavan las manos pero seguidamente se limpian con un trapo sucio contaminándose nuevamente, esto se conoce como contaminación cruzada. Esas bacterias pasan a los alimentos y así crece el ciclo. De igual manera, en otros hogares colocan un pedazo de tela para que el chorro del agua no salpique en el lavaplatos, convirtiéndose en un caldo de cultivo para las bacterias”, explica el investigador.

Entre más contaminación, más niños enfermos Los resultados fueron contundentes, la mayoría de los hogares presentaban altos índices de incumplimiento de las condiciones higiénicas y cerca del 80% de las madres, desconocía los procedimientos saludables. Fue así como se inició la segunda fase del proyecto que incluía la capacitación a 90 personas en buenas prácticas.

“Fue satisfactorio ver cómo un 95% de las personas convocadas acudieron sin falta a las 8 horas de capacitación adelantada por nuestros estudiantes de Microbiología Industrial, en el que se establecían parámetros y planes de mejora orientados a mantener la casa aseada y especialmente a adquirir hábitos saludables en el manejo y manipulación de los alimentos. Para las madres fue un compromiso y para la Universidad una valiosa oportunidad de poner en práctica todo lo aprendido en clase, pero en especial de formar una comunidad, en temas que a uno le pueden parecer básicos y no es así”, explica Cristian. “Sinceramente lo que más me llamó la atención fue la disposición de estas mujeres que día a día se hacen responsables de la vida de diez, doce y hasta quince niños que nos son nada suyo y los tratan con cariño, los cuidan y dan lo mejor de si mismas. Ese fue el éxito del proyecto y de las capacitaciones, que ellas querían ser siempre mejores madres, aunque no fueran su propios hijos”, finaliza Sandra. Por Claudia García PERIODISTA Proyecta

REVISTA DE EXTENSIÓN UDES

Pg17


Te ayudo en casa Proyecto para ayudar a las familias con hijos con labio fisurado y paladar hendido

Cuando tan solo tenía seis meses de embarazo, Adriana supo que su hija, la primera que esperaba con gran ilusión, presentaba una enfermedad congénita la cual afectaría en un futuro su alimentación, el habla y la respiración. Juliana como se llamaría la bebe, tenía labio fisurado y paladar hendido, una enfermedad que afecta a uno de cada mil niños en Colombia. “Esta enfermedad se presenta, principalmente por factores nutricionales, ambientales, genéticos y familiares y se caracteriza por la falta de unión de los tejidos del labio durante las primeras semanas del embarazo. El labio y el paladar se forman entre la cuarta y la séptima semana de gestación y la falta de estos tejidos son la causa de esta patología, ya sea en el labio, en el paladar o en ambos”, explica Martha Cecilia Gómez, coordinadora del proyecto “Manejo multidisciplinar en niños y jóvenes del programa Healing The Children – Labio fisurado y paladar hendido en el Hospital local del Norte ESE-ISABU y la Universidad de Santander”. Santander no es ajeno a esta problemática, en los últimos quince años, la Fundación estadunidense Healing The Children ha operado a más de 3000 niños, brindándoles de manera gratuita la posibilidad de sonreír sin temor, comer sin dificultad y hablar de manera clara y tranquila. La fonoaudióloga Martha lo sabe, pues ha estado presente en las 15 jornadas de esta campaña como terapista principal, apoyando año tras año, la labor de los médicos a nivel fonoaudiológico, no solo a los menores, sino a sus familias que en muchas ocasiones no saben qué hacer y cómo ayudar a sus hijos en casa. “Veíamos como las mamitas salían de cirugía y de consulta y no tenían ni idea cómo continuar con el proceso de sanación de las heridas o con el tratamiento posquirúrgico. Muchas de estas familias viven en el campo o en municipios muy apartados de la región, que tienen que primero conseguir los recursos para venir a la ciudad y además viajar largos trayectos para llegar. En vista de eso, junto a los estudiantes de fonoaudiología de la UDES desarrollamos un proyecto de extensión en el que incluía el diseño de una cartilla que instruye paso a paso a los padres y familiares acerca de los ejercicios y cuidados que deben hacerse en casa luego de una cirugía”, dice la coordinadora.

Pg18

Proyecta

REVISTA DE EXTENSIÓN UDES


La cartilla que inicialmente fue utilizada y distribuida en Bucaramanga, terminó siendo una herramienta muy útil en el tratamiento posquirúrgico utilizada por la Fundación Healing The Children no solo en Colombia, sino en varios países a donde llega su mano amiga. “Para nosotros es un orgullo pues este material en el que trabajamos y del que se han hecho ya dos versiones, está siendo utilizado por cientos de fonoaudiólogas del país y del exterior con el objetivo de ayudar a miles de niños a superar esta dificultad”, cuenta Martha.

DIRECTORES DE PROYECTO

Sandra Lorena Contreras Christian Chacin MICROBIOLOGÍA INDUSTRIAL

“Desde el primer día para mí fue muy difícil. No solo enfrentar la enfermedad de Juliana, sino el hecho de no saber cómo darle de comer, enseñarla a hablar, sacar tiempo del trabajo para llevarla a las terapias, en fin. Cuando la fonoaudióloga me entregó la cartilla y me enseñó a hacer todos los ejercicios, mi vida cambió. Salía de consulta y en mi casa le hacía juiciosa los ejercicios y la verdad la evolución fue increíble, tanto que cuando volví nuevamente a consulta los médicos notaron el cambio de mi hija. No ha sido fácil, pero gracias a la cartilla que me regalaron las fonoaudiólogas de la UDES, he podido ayudar más a mi hija”, dice Adriana con alegría. Juliana espera la venida de los médicos de Healing the Children, para saber si tendrá que someterse a una nueva intervención. Pero antes, deberá pasar por consulta con las fonoaudiólogas que hacen parte de este proyecto liderado por la UDES, quienes determinarán según la evolución del paciente, si requieren de más cirugías o si pueden continuar el tratamiento con terapias.

“Los estudiantes hacen parte de este proyecto de manera integral. No solo asisten a los médicos en el pre y posoperatorio, sino que conceptúan sobre la evolución de los pacientes, siendo su dictamen, vital para los cirujanos. El aporte

de la UDES, de sus profesionales y de sus estudiantes, ha sido invaluable en el proceso de recuperación de miles de niños en nuestra región y me siento muy orgullosa de ser parte de él”, puntualiza Martha Cecilia.

Por Claudia García PERIODISTA Proyecta

REVISTA DE EXTENSIÓN UDES

Pg19


Promoción y prevención es la salud

Miguel Casanova Delgado, médico especialista en medicina familiar (Camagüey) y Gerontogeriatría de Cienfuegos, docente del área salud familiar, geriatría, y atención primaria en salud. En el año 2000 el programa de Medicina de la Universidad de Santander, UDES, inició un proceso mediante el cual se buscaría atender de manera preventiva a las diferentes comunidades de Bucaramanga y sus alrededores. El proceso de dispensarización comenzó con estudiantes de séptimo semestre, quienes adelantaban estudios en atención primaria, al mismo tiempo que recibían formación en medicina interna, pediatría, ginecoobstetricia y cirugía.

Pg20

Proyecta

REVISTA DE EXTENSIÓN UDES

Pensado como un proyecto de extensión del programa de Medicina UDES, a partir de la misión del mismo, el cual se compromete con la formación de médicos generales y especialistas de alta competencia humanística, disciplinar e investigativa, que viven los valores del profesionalismo médico de manera crítica y reflexiva, para la atención integral de la salud de las personas, las familias y las comunidades, hacen hoy en día que el Programa sea único en Colombia. Miguel Casanova Delgado, Médico especialista en Medicina Familiar (Camagüey) y Gerontogeriatría (Cienfuegos), y docente del área Salud Familiar, Geriatría, y Atención Primaria en Salud de la UDES, es el coordinador y líder del proyecto Medicina Comunitaria, una alternativa eficaz en salud para los habitantes de la comuna 17 de Bucaramanga, cambiando satisfactoriamente la manera de entender y vivir la medicina en dicha comunidad.


“Operamos con varios estudiantes y cada uno de ellos tiene a su cargo un grupo poblacional determinado, y es ahí donde los estudiantes de medicina UDES adelantan, como primera medida, visitas domiciliarias para hacer un sondeo que llamamos dispensarización. Hacen una historia clínica familiar, número de personas, qué enfermedades padecen, sexo, esquema de vacunación, citología en las mujeres, si ellas van a consultas, y si aparece alguna enfermedad que no se relaciona con el programa o que no está prevista, igualmente también se tiene en cuenta. Además, revisamos la presencia de animales, servicios de la vivienda, y hábitos tóxicos que tengan”, explica Casanova. Proyecta

REVISTA DE EXTENSIÓN UDES

Pg21


Bucaramanga y Santander un paso a la inclusión

desde la Academia Si bien es cierto que en Colombia existen leyes para buscar la inclusión de las personas con algún tipo de discapacidad, estas no se cumplen.

A partir de la creación de la Ley 100 en 1993, se han creado por lo menos 25 leyes que exigen el desarrollo de políticas de inclusión a las personas con discapacidad. En 1997 la Ley 316 de Discapacidad Nacional para Integración Social, en 2007 la Ley 1145 sobre el Sistema Nacional de Discapacidad, y la más reciente en 2013 la Ley 1618m Ley Estatutaria para garantizar el pleno ejercicio de los derechos de las personas con discapacidad, se han quedado cortas. Y el problema ha agudizado tras las últimas cifras entregadas por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística, DANE, que aseguran que en Colombia existen cerca 2 millones 700 mil personas, es decir un 6,4%, que sufren algún tipo de discapacidad física, de

movilidad, sensorial, visual, mental o cognitiva.

En Santander, y su capital Bucaramanga, las cifras están alrededor de los 6,6% y 6,15% respectivamente. Así, en el departamento serían unas 180 mil personas y en Bucaramanga 32 mil los discapacitados. Para encontrarle solución a esta problemática en la Ciudad y el Departamento, el programa académico de Fisioterapia de la Universidad de Santander-UDES y la Red santandereana por la inclusión de las personas en condición de Discapacidad (REDISS), se puso en marcha en el 2009 un importante proyecto que busca la articulación de la población con discapacidad y la academia, para generar mecanismos de movilización social hacia el goce efectivo de derechos. Según Olga Lucía Santamaría Pinzón líder del proyecto, docente de Fisioterapia-UDES, representante académica al Comité Municipal de Discapacidad de Bucaramanga, miembro de la Secretaría Técnica de la Red Santandereana por la inclusión de las personas con discapacidad (REDISS), gestora del Nodo Oriente de la Red de Redes RBC-Colombia, y Presidente de la Fundación Amigos de los Niños con Discapacidad para su inclusión en la Comunidad (FANDIC), el proyecto busca relacionar a la Universidad con la sociedad.

Pg22

Proyecta

REVISTA DE EXTENSIÓN UDES


“Queremos conformar una red que articule a la población con discapacidad del departamento de Santander, con el Estado y la academia como mecanismo de movilización social para el goce efectivo de derechos, a partir de la incidencia de la Red de discapacidad en las decisiones del gobierno municipal y departamental frente a las acciones de la población con discapacidad en los, programas y proyectos”, explica la líder del proyecto. También “buscamos fortalecer a través de la Red los comités municipales y departamentales de discapacidad, generando espacios de capacitación, sensibilización y comunicación. Así lograr empoderar a los diferentes actores en dicho tema, enmarcado en la protección de los derechos y la equiparación de oportunidades e inclusión”, añade Santamaría. En el desarrollo del proyecto se han evidenciado numerosas fallas, en especial en el cumplimiento de la Ley, dejando claro que Bucaramanga sigue siendo un obstáculo para la población con discapacidad. “Hemos encontrado casos de personas que tienen limitaciones visuales, que continuamente se estrellan en sus recorridos con teléfonos públicos, además los desniveles siempre son una mala pasada para estas personas”, asegura Henry Murillo Salazar, Licenciado en Educación y representante de la Red santandereana de las personas con discapacidad. “Para solucionar todos estos problemas, que enfrentan las personas en condición de discapacidad, hemos puesto en marcha planes participativos, a través de grupos focales, mesas de trabajo, conversatorios, toma de evidencias y sistematización de la experiencia”, indica la docente.

Ante todo ello, los resultados que ha arrojado el proyecto UDES - Sociedad, han sido beneficiosos para el municipio, región y departamento. “Ya podemos decir que está conformada y fortalecida la Red santandereana por la inclusión de las personas e condición de discapacidad. Además, elaboramos, aprobamos y modificamos la política Pública de Discapacidad para el municipio de Bucaramanga, indicando también los lineamientos de la Política Pública para Santander”, destaca Olga Lucía. Además “logramos incluir el tema de discapacidad en el plan de Desarrollo de Santander y Bucaramanga. De igual forma, la sensibilización a entes gubernamentales sobre la situación real de las personas en condición de discapacidad, en sectores como el educativo, salud, de bienestar social, vivienda, transporte, recreación, accesibilidad, pero sobre todo, en inclusión social”, puntualiza la docente UDES. El proyecto también ha logrado avances en el tema de la capacitación de la población con discapacidad, en materia de conceptualización y normatividad, logrando así que dichas personas obtengan el goce efectivo de sus derechos.

Las iniciativas buscan implementar las normas de accesibilidad en la región, contribuyendo a una mejor calidad de vida de las personas que sufren limitaciones, a través de una inversión millonaria por parte del gobierno, y la articulación de diferentes sectores de la sociedad, para hacer de la Ciudad y el Departamento, una región incluyente.

“la discapacidad no es de la persona, sino de las ciudades y quienes la gobiernan, ante su incapacidad de generar espacios y lugares que incluyan a toda la población, sin distingo de raza, sexo, o situación física”. Henry Murillo asegura que

DIRECTORES DE PROYECTO

Olga Lucia Santamaría Henry Murillo FISIOTERAPIA Por Jhon Delgado PERIODISTA Proyecta

REVISTA DE EXTENSIÓN UDES

Pg23


“La salud de mis niños, prioridad en mi

hogar comunitario”

Carmen es una de esas mujeres que ante la pobreza, pero gracias al infinito amor que siente por los niños, ha dedicado gran parte de su vida a cuidar los pequeños de otras madres que deben trabajar durante largas jornadas diarias. A pesar de sus buenas intenciones, ella al igual que muchas mujeres que se dedican a esta labor, no cuentan con las herramientas y el aprendizaje necesario para atender a los menores.

Cerca de 120 mil mujeres en Colombia hacen parte de los programas de atención a la primera infancia adelantados por el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar. Tan sólo en Bucaramanga, se atienden cerca de 25.000 niños de los cuales, la gran mayoría viven más tiempo en los hogares comunitarios que en sus propias casas.

Preocupada por esta situación, Johana Gutiérrez Zerh, investigadora del programa de Instrumentación Quirúrgica de la UDES, formuló y desarrolló el proyecto “Impacto de dos

grupos facilitadores en la adquisición de conocimientos sobre educación en salud en poblaciones vulnerables”, el cual contó con la participación de 20 ma-

dres comunitarias, incluida Carmen y 100 padres interesados en mejorar sus condiciones de vida.

“Este proyecto trata de medir el impacto que genera en las madres comunitarias y los padres de familia, el hecho de capacitarlos en temas tan sensibles como la atención primaria en salud, el aseo del hogar y el desarrollo de conductas sanas de prevención y promoción de la salud. Para esto convocamos estudiantes de Fisioterapia, Instrumentación Quirúrgica, Bacteriología, Terapia Ocupacional y Fonoaudiología para que capacitaran a las madres comunitarias del barrio Estoraques, así como a padres del barrio Girardot en áreas de la atención primaria en salud, en temas como el aseo permanente del hogar, la higiene corporal y el cuidado de la salud”, explica Johana. El trabajo inició en la casa de Carmen, un hogar infantil ubicado en el barrio Estoraques con una exploración del lugar en la que se hizo un análisis del ambiente y la salubridad de la casa.

“En ese momento eran muchos sentimientos encontrados; la algarabía de los niños al ver los visitantes, la euforia de los más pequeños jugando en el piso con balones y muñecos en regular estado y la cara de Carmen, quien evidenciaba su emoción al hacer parte del programa, pero quien no podía ocultar una latente preocupación por la avanzada enfermedad de un niño que tenía en brazos”, prosigue la investigadora.

Pg24

Proyecta

REVISTA DE EXTENSIÓN UDES

DIRECTORES DE PROYECTO

Olga Lucia Santamaría Henry Murillo FISIOTERAPIA


Convencida de que su misión en la vida era cuidar a los más pequeños, Carmen con 34 años tuvo que finalizar su secundaria para poder ser madre comunitaria. Es feliz porque sabe que esos niños que antes vivían solos y encerrados durante todo el día, ahora reciben todo el cariño y el afecto que ella puede darles, además de protección y alimentación.

“Casi todos los padres tienen que dejar durante todo el día a sus hijos, ellos llegan acá siendo unos bebesitos y se van cuando tienen 5 años; con el correr del tiempo y de compartir juegos y momentos de alimentación, los niños pasan a ser como hermanos. Nosotros tratamos que los niños y sus familias vivan mejor, contamos con una auxiliar de cuidado, que me ayuda a bañar, vestir y alimentar a los niños; me apoya en las actividades de juego, lectura de historietas y canto; además acompaña y vigila a los niños durante todo el tiempo de permanencia en el hogar” dice orgullosa Carmen.

Buena voluntad,

no significa buenas prácticas

“Seleccionamos un grupo de 20 madres comunitarias del barrio Estoraques, quienes a su vez educarían a 50 padres de familias y 50 más en el barrio Girardot, los cuales fueron capacitados directamente por estudiantes y profesionales de la Facultad de Ciencias de la Salud y adelantamos lo que se llama un ensayo comunitario”, explica las coordinadora. Posterior al test inicial de diagnóstico que busca evaluar los presaberes en los temas de salud, los investigadores comenzaron la capacitación en la que cada quince días durante seis meses se instruyó sobre salud, nutrición, sanidad y condiciones equitativas de vida.

“El proyecto contemplaba que durante dos meses detuviéramos el proceso para después retomar con un test de conocimientos y así identificar los conceptos aprendidos por los padres de familia de las dos comunas. Los resultados arrojaron que la población que adquirió mayores conocimientos fue la educada por madres comunitarias con un índice de 6,1% más que los profesionales de la salud. Los padres del barrio comparativo, incrementaron sus conceptos en un 10,6 %, mientras que los capacitados por madres comunitaria llegaron a un 16.7%. “, explica Johana. “Los padres que yo capacité aprendieron más que los que asistieron a clases con los profesionales porque yo les hablé con el lenguaje que acá usamos a diario. Ponía ejemplos reales y hablaba de cosas más cercanas que las profesoras. Sin embargo, yo hoy me siento más capacitada intelectualmente y lo que aprendí de las profesionales me ha servido muchísimo. Tanto que hoy soy capaz de enseñarle a cualquiera”, comenta Carmen en tono divertido. “Lo más importante fue que los padres tanto los que fueron capacitados por Carmen y las madres comunitarias, como los que estuvieron con las profesionales, tomaron conciencia del estado de salud de sus hijos e iniciaron procesos tan importantes como la completitud del esquema de vacunación, la inscripción de los menores en programas crecimiento y desarrollo, así como de prevención de la salud”, explica Johana. “Imagínese el primer día que llegaron las profesoras yo tenía en brazos un niño enfermo, si hubiera sabido lo que se hoy no se me hubieran enfermado todos. Esta casa parecía un hospital, pues acá es imposible que los niños se queden en sus casas enfermos pues no hay quien los cuide. Hoy ya sé cómo tratar cada caso de enfermedad, cómo separar los niños enfermos de los que están sanitos y qué hacer para que los otros no se contaminen, además de enseñarle a los papitos cómo deben cuidar el niño en casa para que cada día esté mejor y todo eso me lo enseñaron las profesoras de la UDES. Gracias”, finaliza Carmen con la propiedad del que habla conociendo la verdad. Por Claudia García PERIODISTA Proyecta

REVISTA DE EXTENSIÓN UDES

Pg25


Pg26

Proyecta

REVISTA DE EXTENSIÓN UDES


Proyecta revista 002  

PRUEBA

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you