__MAIN_TEXT__

Page 1

POLICY BRIEF HACIA UNA PARTICIPACIÓN CIUDADANA CON MAYORES EFECTOS PARA LA CIUDAD 1

(1) Este documento hace parte de la plataforma SÍ CIUDADANIA.CO que comprende el Sistema de Información y Gestión del Conocimiento de la Participación Ciudadana y el Índice de Participación Ciudadana. Convenio interadminsitrativo Nro. 4600080352 de 2019 suscrito entre el Municipio de Medellín-Secretaría de Participación Ciudadana- y la Universidad de Antioquia. Elaborado por el equipo de investigación: Dr. Alejandro Pimienta Betancur(Coordinador del Proyecto, Profesor del Instituto de Estudios Regionales; Dra (c) Yulieth Carvajal Londoño (investigadora componente analítico); Dr. Omar Alonso Urán Arenas, Profesor del Departamento de Sociología.

SÍ CIUDADANÍA.CO


La institucionalidad estatal debe generar sinergia a su interior para que el derecho a la participación ciudadana 2 tenga efectos más visibles y sostenibles en cuanto a la calidad de vida colectiva, la democracia y la construcción de lo público en la ciudad, reconociendo y garantizando la diversidad que existe entre sus comunas y corregimientos, y observando que los efectos de la participación ciudadana se da en diferentes niveles: en individuos, organizaciones, colectivos, en espacios públicos y privados y en la misma administración municipal. La fomulación de una política pública de participación ciudadana de Medellín, construida desde y para una democracia municipal eficaz, es un elemento clave para la generación de esta sinergia, tanto al interior de la institucionalidad como entre esta y la ciudadanía.

Esta recomendación surge del análisis de los resultados de la primera medición de la calidad de la participación ciudadana que se presentan a continuación (IPCM- 2017) en particular por los aportes logrados en 3 laboratorios ciudadanos en los que se analizó la dimensión de “efectos”, la cual se refiere a los resultados del ejercicio de la participación que se materializan en términos de inclusión de los temas ciudadanos en la agenda pública, el mejoramiento de la calidad de vida en los territorios locales y de ciudad, la democratización de la gestión pública y el empoderamiento de los actores.

(2) La participación ciudadana de Medellín (2107) se define como el proceso en el que los individuos y los colectivos se involucran en la deliberación y construcción de lo público en sus territorios, en escenarios, mecanismos y procesos formalmente establecidos por el Estado o por medio de prácticas y acciones individuales o colectivas de movilización e incidencia. Ver: https://siciudadania.co/.

1


RESULTADOS PRIMERA MEDICIÓN IPCM - 2017

Los resultados del IPCM para la dimensión de Efectos presentan un valor agregado para Medellín de 0,416; con un subíndice por Individuos que participan de 0,350 y por Organizaciones y colectivos de 0,483 (3) . A continuación se despliegan los 5 retos que sustentan y amplían esta recomendación: (3) Un análisis detallado de estos resultados puede observarse en las cartillas disponibles en www.siciudadania.co

2


RETO 1 Potenciar los efectos de la participación en la ciudad de Medellín implica fortalecer y equilibrar las estrategias de promoción y reconocimiento específicas para los distintos ámbitos de relaciones: Estado-ciudadanía, ciudadanía-Estado y ciudadanía-ciudadanía. Desde un enfoque territorial de la participación es necesario citar los distintos procesos desde sus particularidades y formas diversas. Esto requiere que las condiciones, la oferta y el acompañamiento que se genere en torno a la organización, participación y movilización, cuente con una mirada que reconozca las particularidades territoriales de cada comuna y corregimiento, de sus distintos sectores, grupos poblacionales, dinámicas, expresiones culturales y formas organizativas. La experiencia de Medellín evidencia diferencias de acuerdo a los territorios en los cuales se generan las dinámicas de participación y movilización, a la temporalidad en la que estas se dan, y al nivel de consolidación de los territorios donde se gestan. El fortalecimiento y potenciación de la participación no debe hacerse desde una mirada unilateral que contemple al Estado como actor central, sino en una apuesta de equilibrio con la ciudadanía; es decir, la búsqueda no debe ser la legitimación del rol paternalista y asistencial de Estado, sino promoverlo como garante del cumplimiento del derecho a la participación ciudadana de sujetos políticos, deliberantes y constructores de sociedad.

3


RETO 2 Crear condiciones territoriales e institucionales que garanticen la efectividad de la acción de los distintos procesos comunales y corregimentales, desde sus diversas formas o repertorios de participación. Las formas de organizarse en el marco de la participación y la deliberación en Medellín son amplias, diversas y a partir de motivaciones distintas, lo que deriva en que sus efectos sean diferenciales. Los aprendizajes de Medellín evidencian que, por ejemplo, durante la década de los 90s los efectos de la participación se plasmaron en transformaciones de los territorios locales en pro de la consecusión y mejoramiento de servicios públicos domiciliarios, las dotaciones colectivas como calles pavimentadas o escuelas y la adecuación de espacio público; mientras que en la década del 2000, las dinámicas participativas se orientaron a la consecusión de reconocimiento público de distintos actores sociales, a la incidencia en la gestión municipal y la posibilidad de decidir sobre el recurso público y los proyectos que en las distintas comunas y corregimientos se realizaban.(4) (4) La ciudad es un amplio entramado que evidencia ejemplos de esos efectos de la participación vividos desde lo local. Por ejemplo en la comuna 15, la movilización que se hizo efectiva a través de mesas ambientales bioterritoriales afectó con el manejo adecuado de los residuos sólidos en los distintos barrios; “desde la comuna 3 se ejerció la ciudadanía a través de la participación en un proceso con familias víctimas con las cuales lograron que se incluyera el tema en el plan de desarrollo del sector” (Laboratorio Ciudadano, junio 13 de 2019); la práctica de los convites ha sido popular en la ciudad como una forma de potenciar el trabajo colectivo en torno al desarrollo local, los participantes de los laboratorios ciudadanos destacan el efecto logrado por los convites en los barrios de Bello Oriente, La Honda y La Cruz.

4


Esto implicó actuar no solo en función de la resolución de una necesidad local, sino redimensionar la mirada a objetivos más amplios en alcance y territorios de acción; por ello “empezó a crearse una lógica de apelación al trabajo en red entre ONGs y organizaciones sociales” (Laboratorio Ciudadano, junio 06 de 2019). Esto permeó la manera en que se construyeron nuevos procesos, estrategias y formas de organización de segundo y tercer nivel como mesas de trabajo, alianzas y redes, que ampliaban su radio de acción, trascendiendo el territorio de los barrios y sectores hacia procesos de comuna, zona, corregimiento y ciudad. Se empiezan a construir mesas, redes y procesos de ciudad para posibilitar la incidencia en políticas locales y garantizar que las problemáticas que dieron pie a la participación no fueran problemáticas exclusivamente de una organización, sino que al lograr colectivizarlas se entendía que habían muchos territorios con la misma problemática y con las mismas propuestas. (Laboratorio Ciudadano, junio 06 de 2019).

RETO 3 Visibilizar los efectos de la participación ciudadana como medio y no fin en sí misma. Conversar sobre aquello que deseamos y construímos en nuestros territorios y que retroalimenta la democracia de la ciudad, urbana y rural. Ante la ausencia o precaria presencia del Estado y su institucionalidad, la participación ciudadana ha sido un medio o canal para resolver problemáticas locales relacionadas con la vulneración de derechos, la insatisfacción de necesidades básicas fundamentales y el restringido acceso a oportunidades de algunas comunidades y territorios. Sus distintas formas de acción y reivindicación se han configurado como canales para llamar al Estado a que cumpla su tarea, buscando con ello elevar los niveles de gobernabilidad.

5


A su vez, ha contribuido a una gestión mas eficiente y eficaz que se materializa en aspectos concretos de los territorios al solucionar problemas y aportar infraestructura, dotaciones colectivas, recursos, procesos formativos, entre otros. Este panorama ha validado un enfoque en el que la participación es medio para la transformación social, la visibilización de subjetividades y el ejercicio amplio y diverso de ciudadanía, buscando con ello superar comportamientos incorporacionista e instrumentales que reducen la participación a simples procedimientos y acciones aisladas o fragmentadas. Esto quiere decir que el mayor efecto que ha traído la participación como proceso y práctica política es la cualificación de la democracia y el fortalecimiento de lo público, en tanto ha propiciado la conversación, el encuentro colectivo, la construcción, toma de desiciones e incidencia de los actores sociales, la promoción de nuevas formas de relación, y el reconicimiento de la argumentación y el razonamiento público como principios de la vida en común. De este modo, la participación ciudadana, en sus distintas expresiones, es clave en la formación de la opinión política y voluntad democrática de los distintos actores que inciden en la vida municipal y metropolitana

6


RETO 4 La diferencia de actores y procesos de participación ciudadana, así como sus diferentes escalas territoriales (barrio, vereda, sector, comuna, corregimiento y municipio) son factores que enriquecen la calidad de sus efectos y resultados. Posiblemente esto contribuirá a que se concreten inciativas articuladoras y con mayor incidencia política, y a que los temas y problemáticas estructurales y transversales de Medellín sean una preocupación e interés de los distintos actores sociales como corresponsables e incidentes en la gestión pública municipal y en la democratización de la ciudad. De acuerdo a la percepción de los participantes en los laboratorios ciudadanos, la participación tiene mayor efectividad en las escalas territoriales locales, dada su mayor especialización y concentración en los asuntos y problemáticas barriales, veredales, comunales y corregimentales. Esto también trae consigo cierta fragmentación de las dinámicas y procesos participativos, pues los distintos actores sociales se concentran en sus necesidades e iniciativas, siendo difícil concretar proyectos comunes y articuladores a escala de ciudad. “Las personas están concentradas en las problemáticas barriales que son tan distintas entre ellas y entre barrio y barrio” (Laboratorio Ciudadano, junio 13 de 2019). Esto ha implicado que los efectos de la participación en el plano de la ciudad sean pocos. En ello influye que el Estado ha tenido mayor presencia de manera general en la ciudad (se hace alusión acá a lo central) que en sus territorios locales (relacionados estos con las zonas altas o periféricas de la ciudad) y que impactar asuntos de ciudad requiere de más tiempo, esfuerzo y desgate por parte de los ciudadanos.

7


Hoy se siente una segregación en términos de participación, por ejemplo, “porque lo que moviliza a la gente del norte no moviliza a la gente del sur” (Laboratorio Ciudadano, junio 06 de 2019). Hay una fragmentación en las dinámicas de movilización, organización y participación que dificultan la configuración/reconfiguración de un proyecto colectivo de ciudad; esto tiene mayores repercuciones en grupos minotarios que no tienen procesos fuertes de incidencia, como los indígenas: Los grupos étnicos como los indígenas quedan excluidos de las agendas de participación ciudadana en lo local y a nivel de ciudad. Esto puede deberse a que cada grupo de personas de las que conforman la ciudad tienen unos intereses particulares y se centran solo en ellos, es decir, no hay un elemento de ciudad que integre a todos. Además de esto, se han generado tantos campos de participación, que esto ha llevado a cierta especialización y polarización de la ciudadanía en tanto participación. (Laboratorio Ciudadano, junio 20 de 2019) Sin embargo, se reconoce que la participación sí ha tenido impacto en algunos temas de ciudad, por ejemplo en lo que respecta al proceso de transformación urbano o de dotaciones colectivas para los distintos territorios, que no solo generan oferta en lo local sino que se configuran como posibilidades en lo comunal, corregimental, zonal y de ciudad. Hoy mucha de la infraestructura que se tiene en tanto municipio es resultado de los efectos de la participación ciudadana, de hecho, el modelo de gestión desarrollado por la Alcaldía terminó obedeciendo a la dinámica de la participación ciudadana, así hoy no guste, pero fue la respuesta a dinamicas que generó por ejemplo el Presupuesto Participativo. (Laboratorio Ciudadano, junio 06 de 2019)

8


Promover la deliberación en torno a identificar cuáles serían los intereses colectivos que movilizan a toda la ciudadanía, más allá de los distintos territorios locales a los que se pertenece, es una apuesta necesaria para la búsqueda de la efectividad de la participación. Se requieren espacios y estrategias que convoquen la articulación a escala de ciudad, en torno a la organización y la participación, promoviendo la acción e incidencia como ciudadanos en temas globales. Es prioritario convocar procesos de sensibilización y formación en torno a las situaciones y problemáticas que son del resorte de la ciudadanía y que se configuran como centros de interés para el fortalecimiento de lo público y la profundización de la democracia. Acá el papel del Sistema Municipal de Participación, como actor y estrategia articuladora, puede ser fundamental.

9


RETO 5 A mayor complementariedad y trabajo colaborativo entre organizaciones y colectivos, más posibilidades de reconocimiento, de incidencia territorial y fortalecimiento de la democracia. Los ciudadanos que están organizados y se movilizan colectivamente se conciben más efectivos en política, que la gente que está aislada. Es decir, los distintos efectos de la participación en Medellín también tienen que ver con facilidades o no de articulación entre los actores y procesos de la participación; por ello es vital visibilizar, potenciar, estimular estrategias y formas de articuación entre los territorios, actores y procesos. Esto puede hacerse a través de la sistematización de experiencias, casos y prácticas siginificativas que promuevan el reconocimiento del otro y de lo otro, y la conciencia sobre la posible incidencia ciudadana. La cualificación de los liderazgos que se logra con el fortalecimiento de los procesos locales, lleva a que también se fortalezcan las organizaciones por los aprendizajes y retos que trae consigo el relacionarse con otros, además, la posibilidad de actuar de forma articulada potencia los efectos y la capacidad de incidencia: “(…) las organizaciones sociales dicen que son escuchadas cuando están en grupo, solos e individualmente es difícil ser escuchado” (Laboratorio Ciudadano, junio 06 de 2019). “(…) las organizaciones sociales dinamizan el ejercicio de participación a través de la unión de intereses, fuerzas y conocimientos y que estas vinculaciones les dan una característica más soberana a los ejercicios de participación organizativos, colaborativos y comunales” (Laboratorio Ciudadano, junio 13 de 2019).

10


En esa medida, se reconoce en la acción agrupada a través de organizaciones o movilizaciones colectivas, la posibilidad de mayor asertividad, alcance, logro de objetivos e impacto. “La acción colectiva da ese plus que el individuo por sí solo no logra conseguir” (Laboratorio Ciudadano, junio 06 de 2019). Al respecto se hace referencia no solo a las organizaciones formales, estructuradas jurídicamente y de forma permanente, sino también a las prácticas de articulación con otros, que incluso pueden ser coyunturales, con quienes se tienen objetivos, intereses y motivaciones comunes que median a través de la movilización, organización y participación; por ejemplo, se hace alusión a la experiencia de la Comuna 4 durante el año 1995 con la Mesa de Convivencia y Paz José Hernán Ramírez, con la cual se logró inversión en infraestructura y agilización en los procesos de reconocimiento y atención del SISBÉN (Laboratorio Ciudadano, junio 13 de 2019). El apalancamiento con otras organizaciones que puedan respaldar política e instrumentalmente el accionar, tiene que ver con el trabajo en red (…) parte de la participación en la ciudad está relacionado con la coordinación con otros. (Laboratorio Ciudadano, junio 06 de 2019) Esto lleva a que el efecto final o macro de la movilización, organización y participación es la transformación de los sujetos sociales, la cualificación de la acción política y el ejercicio de la participación como aporte a lo público en general, identificando la formación ciudadana como herramienta dialéctica. Es decir, acceder a la formación ciudadana le ha posibilitado a los distintos actores, procesos y territorios, promover la movilización, organización y participación, concretando con ello efectos en la vida local. La formación ciudadana ha sido el lugar de llegada como condición necesaria para cualificar la participación y sus actores, e incluso re-significarla ampliando su alcance, renovando sus causas y motivaciones y diversificando sus repertorios: El efecto se da en la medida en que se cualifica, es decir, cuando la gente se cualifica en lo local y empieza a reconocer la capacidad de incidencia, pero también reconocen que su incidencia no se puede quedar solo en el barrio, sino que tiene que ir escalando. (Laboratorio Ciudadano, junio 06 de 2019)

11


POLICY BRIEF HACIA UNA PARTICIPACIÓN CIUDADANA CON MAYORES EFECTOS PARA LA CIUDAD

Profile for SÍ CIUDADANÍA.CO

Policy Brief: Hacia una participación ciudadana con mayores efectos para la ciudad  

Policy Brief: Hacia una participación ciudadana con mayores efectos para la ciudad  

Advertisement