Page 56

rayos de sol lograban filtrarse a través de las persianas y la luz de la habitación era la suficiente para echar un vistazo. Las paredes eran de un gris pizarra profunda, una TV de pantalla plana grande estaba puesta en una de las paredes, mientras que un equipo de música del tamaño de Marte se posaba en el suelo debajo de ella y una pila de CD se tambaleaba precariamente al lado. Una gran foto de una joven adolescente colgaba de la pared de la izquierda, era muy bonita, con el pelo largo y negro ondeando en el aire alrededor de su cara y una enorme sonrisa iluminaba su rostro mientras le guiñaba a la cámara. Había algo en ella que parecía familiar, aunque no podía ubicarlo. Balanceé mis piernas fuera de la cama, mis ojos abriéndose muy amplios al darme cuenta de que sólo llevaba una camiseta por encima de mi ropa interior, y sin duda no era mi camiseta; yo no tenía una camiseta de Room 103. Recorrí la habitación buscando mi ropa y la encontré doblada sobre una silla y tirando de mis pantalones, me dejé la camiseta que llevaba y recuperé una banda de mezclilla de mi bolsillo con la cual me hice una coleta alta antes de ir en busca de la gente. Al pisar la parte trasera encontré a todos en el jardín de abajo, bebiendo, comiendo y cantando en voz alta. Sonreí mientras la voz de Cam se filtraba a través de mí... a ese chico realmente no se le debería permitir dañar más tímpanos. —Llave inglesa —dijo Romeo sonriéndome directamente desde abajo. Me incliné sobre la barandilla y sonreí hacia él—. Qué bueno que te unas a nosotros E. Riéndome entre dientes bajé hacia la multitud de personas por los escalones de madera a un lado de la cubierta. Unos brazos rodearon mi cintura mientras me alzaban y me daban la vuelta. —Boss —grité. Su lengua recorrió mi cuello desnudo, trazando el tatuaje que tenía en la nuca. —Bonito tatuaje E. Esperé por si quería agregar otro comentario sobre mis tatuajes, sólo para ver si fue él quien me había desnudado, pero parecía que sólo se refería al de mi cuello. —Nunca fracasas hasta que lo dejas de intentar —susurró la voz de Jax detrás de la piel desnuda de mi cuello una vez que Boss se alejó y mientras recitaba la cita me estremecí ligeramente—. Y me encantan las estrellas nena —añadió con malicia. Cerré los ojos y suspiré antes de girarme. —Sabes que no tenías que desnudarme Jax, habría estado bien durmiendo con la ropa. Su pícara sonrisa iluminó su rostro antes de inclinarse a mi oído.

56

Profile for Shusuke Fuji

Shocking heaven room 103  

Shocking heaven room 103  

Advertisement