Page 34

—Yo sé dónde diablos está Chesterfield, nena. —Pero ¿no has estado bebiendo? —Tratando de hacerle cambiar de idea. —Dos chupitos, nena. Asentí con la cabeza —Oh... —No “Oh”... Espera aquí mientras voy a por mis ruedas —ordenó. —De acuerdo —rechiné. Él asintió con la cabeza y se fue. ¿Qué carajo le pasaba? Caí sobre mi cama, hipnotizada por lo que acababa de ocurrir. ¿Cómo demonios había acabado tomando el control sobre mí de esa manera? Me confundía mi propia sumisión. Francamente no anhelaba estar pasar horas en un auto con un hombre que no podía hilvanar más de unas pocas palabras juntas. —Oh Dios, E —gemí mientras descansaba la cabeza entre las manos. Mi puerta se abrió treinta minutos más tarde, sin golpes podría añadir, y miré nerviosamente a Jax. Me tendió la mano. —Nena... —Puse mi mano en la suya vacilante y me levantó de la cama. Me envolvió los dedos alrededor para que no pueda escapar y me preguntó—. ¿Lista? Suspiré y fruncí el ceño ligeramente. —Tengo que pedirte algo primero. —Reprimí los nervios que me afloraban y su mirada traspasó mi alma. Asintió con la cabeza, animándome a seguir adelante—. Bueno... Lo que pase esta noche... Bien yo necesito que... —tartamudeé mientras mis manos temblaba. —Escúpelo, nena. Me mordí lo labios y suspiré pesadamente. —Bueno, tienes que mantenerte al margen de ello. —Apreté mis ya destrozados nervios. Sus ojos se estrecharon con fiereza y se encogió mientras me miraba fijamente. No dijo nada, sólo me llevó a través del edificio y hacia fuera al aparcamiento. —Mierda. Un solitario coche estaba aparcado fuera de mi bloque residencial y mi boca cayó cuando mi mirada se posó en él. No era un auto normal... ¡Oh, no! Era un BMW Serie 6 Gran Coupe, en color negro brillante y era absolutamente y jodidamente hermoso. Jax tiró de mí hacia el lado del pasajero y después de desbloquearlo, me abrió la puerta. Sus cejas se levantaron cuando me quedé inmóvil, mirando a sus ´ruedas´... Claro que no se podían llamar ´ruedas´ Este auto se merecía algo... más. —¿Entras, nena? Asentí con la cabeza lentamente y me hundí en el suave tejido. Me sacudí cuando la puerta se cerró detrás de mí, el ruido haciendo que recordara cómo respirar.

34

Profile for Shusuke Fuji

Shocking heaven room 103  

Shocking heaven room 103  

Advertisement