Page 304

rodeó implacablemente mientras sus labios succionaban y haciéndolos endurecer con necesidad. —Oh Dios, eso es bueno. Muérdeme Jax —me quejé. Él gimió y luego hizo lo que le pedí, hundiendo sus dientes suavemente contra mi duro pezón mientras su lengua aliviaba el dolor. Mi excitación aumentó con el placer del dolor y pronto estaba tirando de sus pantalones vaqueros, frenéticamente a empujándolos sobre sus caderas. —Jódeme nene —le supliqué. —No te voy a joder nena —dijo mientras sus dedos desabrochaban el botón de mis jeans y los sacaban de mis piernas, junto con mi ropa interior. Le fruncí el ceño y luego gemí cuando su nariz se posó en mi montículo. —Voy a tomarte, a enterrarme dentro de ti y volverte malditamente salvaje nena. ¿No era lo mismo? —Voy a amarte nena, no a joderte. Te voy a amar con tanta fuerza, que te olvides de respirar. Voy a amarte tan profundo que sentirás la punta de mí en tu corazón. —dijo mientras su lengua ahora rodeaba mi clítoris. Sus ojos me miraron y se sonrieron maliciosamente cuando separó mis piernas y frotó la punta de su nariz en mi clítoris. —Oh Dios, Jax, tan bueno. Justo allí, sólo un poco más duro... —dije entrecortadamente mientras golpeaba mi protuberancia sensible con la punta de su lengua. —¿Me escuchas nena? —Te escucho nene. Por favor... jodidamente ámame —le rogué mientras levantaba mis caderas, rogándole que me acercase. —Mírame E. Obsérvame adorarte nena —exhaló y me empujé sobre mis codos para mirarlo atacarme. Mis ojos rodaron mientras su lengua idolatraba cada parte de mí, desde mi ano hasta mi piercing y me sacudí mientras sus labios rodeaban mi clítoris y lo chupaba duro. —¡Oooh Sí Jax, Oh Dios, joder! Nene voy a.... Gemí profundamente cuando me vine alrededor de su rostro dura e intensamente, todo mi cuerpo estremeciéndose en éxtasis mientras me devoraba. De repente estaba subiendo a la cama en cuatro patas sobre mí, pero antes de que pudiera entrar en mí, me arrastré por debajo de él hasta su magnífica polla estaba gloriosamente descansando en mi cara. Golpeé la punta de él con mi lengua, lamiendo el semen que estaba esparcido en la corona de él. Gimió y me miró desde arriba y le sonreí felizmente. Se rio y bajó su mano hasta mi cara para suavemente

304

Profile for Shusuke Fuji

Shocking heaven room 103  

Shocking heaven room 103  

Advertisement