Page 25

dejaba el vaso vacío y se inclinaba envolviendo sus labios alrededor del limón. Sus ojos se incautaron intensamente con los míos mientras chupaba el limón e imitaba los movimientos de besar. Mi respiración se profundizó mientras le devolvía la mirada; la sensación de su cálido aliento sobre mí no me ayudaba a paliar la excitación. Fruncí el ceño cuando él continuó chupando el limón. Nadie podía soportarlo durante mucho tiempo. Finalmente se alejó, me dio una sonrisa que produjo una combustión en mi ropa interior mientras la multitud aplaudía con ánimo y me ofreció su mano. Sonreí débilmente, sacudí mi cabeza con diversión y puse mi mano en la suya. Una sensación me atravesó y me estremecí ante su toque. Jax frunció el ceño y entrecerró los ojos sobre mí. Agaché mi rostro mientras me ayudaba a bajar de la barra y cuando me di vuelta para bajar mi camiseta, una mano en mi brazo detuvo mi movimiento. Empecé a girar en torno a él, pero detuvo con su brazo alrededor mío y me quedé sin aliento cuando su dedo comenzó a correr delicadamente por el tatuaje en la base de mi espalda. Su boca se pegó a mi oído y cerré los ojos, conteniendo la respiración ante la intimidad. —Si estás pasando por un infierno, sigue avanzando —susurró, leyendo las palabras de mi tatuaje. —Winston Churchill —informé en voz baja. Realmente no me gustaba la sensación de su boca tan cerca de mí y puse mi cabeza lejos. —Todo es una mierda, nena. Una puta mierda —su voz ronca retumbó a mi lado. Me estremecí y cerré los ojos antes de darme la vuelta. No estaba a la vista. Se había ido. Parpadeé. Me encogí de hombros y me di la vuelta volviendo a la barra a continuar con mi trabajo. Durante la siguiente media hora, la banda instaló su equipo, mientras yo era desbordada con los pedidos pero no pude dejar de notar la horda de chicas que rodeaban a los chicos, especialmente a Jax, quien me sorprendió al descubrir que era la voz principal del grupo. Él coqueteaba con todas y cada una de ellas, devorándolas con un beso lleno. No estaba segura de cómo tomar su comportamiento descarado y lo dejé pasar, pero no antes de sorprenderlo mirándome en cada beso, girando a las chicas para que me diesen la espalda, mientras que sus ojos se clavaban sobre mí, cada vez.

25

Profile for Shusuke Fuji

Shocking heaven room 103  

Shocking heaven room 103  

Advertisement