Page 233

ahora pasa el punto de importarle si lo termina y no porque estaba casi listo para volar. El gruñido que retumbó profundamente dentro de él, hizo que mis dedos se doblaran y puso sus ojos negros en mí. —Voy a pedirlo una vez más, nena. ¡Siéntate de una puta vez! Me eché a reír. No pude evitarlo. Me reí... En voz alta, con humor y sin control. Diez segundos después, me encontré de espaldas en la cama, atrapada bajo su cuerpo... su fuerte delicioso y jodido fabuloso cuerpo. ¡Gemí! Ya fuera por el miedo o el deseo, no estaba segura. Ambos pechos se encontraron uno sobre el otro mientras su cuerpo me enjaulaba, y sus ojos estaban más oscuros que nunca su ira, su dolor y su obsceno deseo ardiendo en ellos desesperadamente. ¡Y luego me rompí! Grité y lo golpeé. La pena de dos años de odio llegó a la superficie y golpeé salvajemente a la mierda fuera de él, golpeándolo con mis puños, grité y grité. —¡Hijo de puta! ¡Te odio, te odio, te odio. Joder! —grité Se quedó allí, inmóvil y mirándome mientras tomaba cada uno de mis golpes, tomó cada pieza de odio y todo lo que me devolvió fue la paciencia, ternura y amor. Sí, el amor estaba justo en frente de su cara y esto fue lo que hizo que lo hiciera. Agarré su pelo con las dos manos y tiré su boca en la mía. Él gimió en voz alta y me besó con tanta pasión que pensé que me iba a desmayar. Sus dedos se retorcieron dolorosamente en mi pelo mientras su lengua invadía mi boca y luchaba frenéticamente con la mía. Tomé todo lo que me dio: toda su alma y su espíritu se estrelló contra mí, ya que brutalmente chocamos nuestras bocas juntas, lloriqueando y gimiendo la una sobre la otra, después de tanto tiempo sin conectar. Se apartó un segundo y sus ojos eran tan intensos, que eran líquidos. Sus puños apretaron mi chaleco y me lo sacó de un contundente tirón. Di un grito ahogado y comencé a desabrochar el cinturón de sus pantalones vaqueros, desesperada por él, con ganas de sentirlo, ser tomada él y reclamarlo. —Jódeme, Jax. Fóllame duro salvaje. Te necesito dentro de mí — gruñí mientras bajaba sus pantalones vaqueros de un tirón y mis pantalones cortos. Tirando de mis pantalones cortos hasta que estuvieron fuera, él se inclinó sobre mí y luego me penetró.

233

Profile for Shusuke Fuji

Shocking heaven room 103  

Shocking heaven room 103  

Advertisement