Page 224

—¡Maldición sí! —gruñó mientras pulsaba dentro de mí, cada uno de sus feroces empujes haciendo que mi mejilla golpeara el frío cristal. Sus manos sujetaron mi cabello mientras se sujetaba fuerte, cada uno de sus golpes llevándome más profundo dentro del éxtasis mientras yo luchaba por sujetar el cristal con mis palmas sudorosas. —Maldita sea. ¡Sí, sí eso es, más fuerte Jax! Ambos nos quedamos quietos inmediatamente y cerré mis ojos, estremeciéndome intensamente. ¡Oh Dios! Él salió y no me atreví a girar para mirarlo. Sólo permanecí desnuda y aplastada contra la maldita ventana. Tragué audiblemente y me arriesgué. —Yo… yo… bueno… yo quise decir… Sed… —Mi voz se fue apagando hacia el final y su nombre apenas lo gemí. Él se quedó de pie mirándome en shock, sus ojos amplios y brillantes. —Lo siento —susurré. En verdad no sabía que más decir. Él tomó un paso atrás y me miró como si acabara de morderle la polla. —¿Acabas de llamarme Jax? —farfulló. —Bueno… —Tiré de mi labio superior detrás de mí labio inferior. —¿Bueno? —ladró tan intensamente que me sacudí. —No fue mi intención Sed. Sólo… bueno, es sólo porque lo vi esta noche y…bueno y… —Fruncí mis labios y me estremecí cuando recogió mi taza de café y la lanzó a través de la habitación. Rebotó contra la enorme pintura —esperaba que no de Picasso—, que adornaba la pared trasera, y salpicó todo el papel tapiz de tres mil libras el rollo. ¡Mierda! Ese es mi depósito perdiéndose. ¡¡Estúpido hombre!! —Sed, mira… —Joder no te molestes E. Sólo no lo hagas, ¿está bien? —Se puso su ropa de vuelta y se fue, cerrando la puerta tan fuerte que rebotó de la pared y rompió una bisagra. ¡Bueno, eso salió realmente bien E! Cuando comencé a levantar la loza rota mi teléfono sonó de algún lugar y escaneé la habitación buscándolo. ¿Dónde demonios estaba? Por suerte continúo sonando hasta que lo encontré y vi el nombre de Aaron en la pantalla y tomé un enorme respiro antes de responderlo. —¡Adelante! —¡Una niña! Chillé en voz alta y salté arriba y abajo. —¡Oh mi maldito Dios! —sonreí felizmente—. ¿Cómo están ellas?

224

Profile for Shusuke Fuji

Shocking heaven room 103  

Shocking heaven room 103  

Advertisement