Page 180

—Nunca se te ocurra volverme a hablar de esa manera de nuevo, tú perra desagradecida. —Su saliva volando para todos lados, y me di cuenta de que estaba drogada mientras me escurría de regreso hacia la cama, sabiendo exactamente lo violenta que se podía volver cuando estaba ida. Jax salió de la cama con tan sólo un largo movimiento y agarró a mi mamá por la camiseta y la arrastró fuera del cuarto, dejándome en el piso pasmada por la acción de ambos. ¿Qué demonios iba a hacer? Sabía que iba a usar esto a su favor de alguna manera, así que antes de que regresara escondí el USB de regreso donde había estado silenciosamente durante cinco años. Jax regresó y fue entonces cuando me di cuenta de que estaba en toda su Gloria. —Cristo Jax. Eso es exactamente por lo que vino, y se lo serviste en un maldito plato —le grité mientras abría nuestros bolsos y metía todo lo que habíamos traído dentro. Sus cejas se levantaron y suspiró. —Asumiré que nos volvemos antes de tiempo. —Qué chico listo —le ladré, absolutamente furiosa con él aunque sabía que no era culpable de nada. De pronto me encontraba metida debajo de él en la cama. —Cálmate de una maldita vez, nena—dijo calmadamente, pero sacudí mi cabeza y lo golpeé en el brazo mientras el familiar hormigueo comenzó a vibrar en mis venas. —¿Te das cuenta de lo que va a hacer con esto? Retrocedió y frunció el ceño. —¿Qué? ¿Qué es lo que puede hacer? Me reí con incredulidad y lo miré. —Conseguir contactos, Jax. Jodidos traficantes de drogas, y ahora tiene información para ellos. ¡Información que puede matarme! ¿Qué otra maldita cosa podría hacer con esto? La comprensión cruzó por su rostro y se arrodilló, liberándome de su agarre. —Carajo —siseó pasando sus dedos a través de su cabello con frustración. Asentí lentamente—. ¿Lo guardaste nena? Asentí de nuevo y suspiré al ver la culpa llenar su rostro. —Lo siento Jax. No es tu culpa, y no debería… haberte gritado. Se encogió de hombros y asintió. —Te entiendo, mi vida. Se puso su ropa y se volvió hacia mí con una expresión seria. —¿Te solía golpear mucho? Aguanté un aliento.

1 80

Profile for Shusuke Fuji

Shocking heaven room 103  

Shocking heaven room 103  

Advertisement