Page 134

Dios, estaba tan excitada de encontrarme allí con él, sólo por el placer de su propia reacción a su orgasmo. Besando mi camino de vuelta a él, él palmeó cada una de mis nalgas, tan pronto como llegué a su cara y me besó febrilmente antes de agarrar mi camiseta y pasarla sobre mi cabeza, tirando de mi sujetador junto con ella. Él nos rodó para quedar debajo de su gran forma y frenéticamente me quitó los vaqueros, bajándolos por mis piernas con una rapidez que me hizo reír. Él me sonrió, sonrisa que llegó a los dedos de mis pies antes de que apretara los dientes suavemente sobre mi dedo pequeño y me mordiera girando la lengua alrededor de la tierna carne. Fui completamente sorprendida de encontrar esa acción extremadamente erótica y un suave gruñido brotó de mí. Sus ojos se oscurecieron mientras se hacía camino hasta mi pierna, su lengua saboreaba y jugueteaba hasta que llegar al nuevo tatuaje en el interior de mi muslo. —Carajo. ¡Me encanta! —gruñó él antes de caer justo en mi sexo y pasar su lengua desde mi ano hasta la pequeña perforación en mi montículo afeitado. —Cristo. Me estás destrozando nene. Levanté mis caderas para animarle a violarme, pidiendo con mis acciones que me llevara al punto de la explosión. Él deslizó un dedo dentro de mí, dando vueltas y vueltas, me preparé para su intrusión. Gimiendo agarré su cabello y tiré de él más hacia mí. —Jax por favor... —¿Quieres venirte con fuerza nena? —Joder sí... por favor... Dios, sí. Tan duro —le supliqué fervientemente. Él introdujo otro dedo mientras su lengua tiraba sobre mi clítoris rápidamente, instando un gemido ahogado de mi garganta. —Dios, que sabor tan épico nena. Eso fue todo. Detoné justo sobre su cara, haciendo erupción en un orgasmo poderoso mientras él gruñía y me lamía religiosamente. —Diaaaablos —grité en voz alta mientras mis caderas nos levantaban a los dos fuera de la cama. Antes de que poder recuperar el aliento él ya estaba presionando su sólido pene directamente en mí. Ambos gemimos en agradecimiento mientras él se inclinaba sobre mi vientre y yo rodaba mis caderas, metiéndome más en él. —Es tan bueno nena. Jadeé locamente mientras él salía lentamente y luego se deslizaba de nuevo con placer, nunca acelerando hasta que estuvo loco de necesidad. —Cristo Jax. Más duro. Fóllame, carajo.

1 34

Profile for Shusuke Fuji

Shocking heaven room 103  

Shocking heaven room 103