Page 8

SIGLO.21

DOMINGO 6 de noviembre de 2011

Magacín

Sergio Ramírez es un cineasta guatemalteco que

tenango. La visitaba junto a su madre en casi to-

ha colaborado en decenas de producciones au-

dos los asuetos durante la niñez. Los domingos

diovisuales nacionales y este mes presenta en

su tía lo llevaba a él y a su primo al Cine Cado-

el país su primer largometraje Distancia, filme

re, donde se quedaban desde las 9 de la mañana

que lo ha llevado a conocer mejor el concepto

hasta la 1 de la tarde viendo películas. “Ni sabía-

de cine de autor, pues lo ha proyectado en festi-

mos qué veríamos, hasta que comenzaban los

vales internacionales en los que ha participado

créditos. Proyectaban desde caricaturas hasta

como concursante de premios específicos o co-

cualquier cosa. Recuerdo a lo lejos una de Ro-

mo película invitada.

berto Carlos. Era una buena decisión de mi tía

No lo confundamos con el escritor y periodista nicaragüense de nombre homónimo. El

para deshacerse de nosotros por unas horas”, recuerda.

Sergio Ramírez de quien hablo es guatemalteco, nacido en Xela, fanático del futbol y aman-

Una escuela diferente

te de las historias, por increíbles o absurdas que

Sergio estudió Ciencias de la Comunicación en

parezcan.

la Universidad Rafael Landívar, y se le escuchó

Vive en un apartamento ubicado en el últi-

en los pasillos del Campus decir más de una vez

mo nivel de un edificio de cinco pisos en la zona

que le encantaría hacer cine, pero que en Guate-

2 capitalina. Es como un penthouse pequeño e

mala era casi imposible. Esto sucedió a finales

improvisado, con una vista envidiable del Cen-

de los noventa, época en la cual el único referen-

tro Histórico. En una ocasión me comentó “Mu-

te era el largometraje El silencio de Neto.

chas personas, por alguna razón, cuando visitan

Durante esa época universitaria trabajó en el

por primera vez mi casa dicen los mismos tres

videoclub Magic Maker, y aprovechó para devo-

comentarios: uno es que les preocupan las gra-

rar cuanta película pudo. Llenaba su bolsón de

das en espiral, en caso de tener que subirlas bo-

videocasetes antes del fin de semana o de su día

rrachas. Otro es que la vista desde el balcón del

de descanso, e intercalaba en su televisor pelí-

apartamento es muy bonita. Y por último, a un

culas con juegos de futbol de Europa y Argenti-

costado se ve una casa con balcones en aparien-

na. Sólo una ida al cine o una chamusca con ami-

cia de madera, y todas dicen querer unos iguales

gos lo alejaban de la pantalla del televisor.

para sus propias casas”. Le respondí que era una

Para su tesis de la universidad en 2002 y 2003,

gran idea para usarla como inicio de una pelícu-

Sergio realizó un documental acerca del cine en

la. El cineasta se limitó a sonreír. Hasta la fecha

Guatemala. En esos años no había mucha pro-

no he descifrado si le gustó la idea, si no le im-

ducción en el país, más que los estudios que algu-

portó o si ya la está procesando en su mente.

nos realizadores hicieron en el extranjero. Así co-

Sergio nació en Xela, pero vive desde los 2

noció a Julio Hernández y Mario Rosales, quienes

años de edad en la capital. Si contáramos su his-

en esos años estudiaban cine en México y Nueva

toria de manera cronológica y como una pelícu-

York, respectivamente. Meses después se involu-

la, la primera escena se desarrollaría en Quetzal-

cró con otros cineastas nacionales como Rodol-

/maga061111  
/maga061111  

http://www.s21.com.gt/sites/default/files/maga061111.pdf

Advertisement