Page 20

Magacín 10

SIGLO.21 DOMINGO 6 de noviembre de 2011

El costo de la muerte Denisse PheFunchal descubre que para morir en este país hay que tener un plan.

Los obituarios y las noticias nos acercan a la muerte todos los días. Escapar de ella es imposible y cada vez es más común encontrar en los centros comerciales, puestos y quioscos de cementerios y compañías que ofrecen servicios funerarios. También los bancos se han unido a la cruzada de asegurar la muerte, de restar penas a los familiares, de ser esa presencia que se ocupe de todo, menos del dolor. Ante el creciente fomento de una cultura de pago a plazos, los servicios ofrecidos por aseguradoras, funerarias, bancos y cementerios se sitúan en la escena económica como un deber incómodo y lúgubre para aquellos que aman a sus familias y que por lo tanto quieren –o deben querer– protegerles de las penas de la emergencia de la muerte. Pero ¿quiénes pueden ofrecer esa demostración de amor a sus familiares? Pues al igual que con los bienes o servicios que se pagan a plazos, se requiere que usted presente pruebas, las clásicas pruebas, de solvencia económica. Por lo general, aunque según la compañía de la que se trate, el

proceso es más o menos fácil, es posible que le soliciten: carta laboral o de constancia de ingresos, copia de factura de agua, luz o teléfono, datos sobre cuentas bancarias y tarjetas de crédito, además de llenar un formulario que junto con la papelería será evaluado por la compañía de su preferencia, antes de firmar un contrato de compra de servicios, que vale mencionar puede ser hasta de 60 cuotas. También puede optar, al menos con Funerales Reforma, a comprar su contrato funerario en línea, y así evitarse las engorrosas y acosadoras visitas y posterio-

res llamadas de los agentes funerarios, que le invitarán a conocer cementerios, capillas y a apresurar su proceso de decisión. El espacio y el velorio Existen en el mercado dos tipos de servicios a su disposición. Por un lado, la compra de espacios que fungirán como el lugar del eterno descanso de su cuerpo. Por otro lado, la paga por adelantado del servicio de velación. Si usted desea optar por un espacio en algún cementerio, puede adquirir mausoleos para parejas, modalidad del Cementerio Hermano Pedro, o familiares –dispo-

nibles en todos los cementerios del país–. No existe al momento, una modalidad que permita la reserva de un solo espacio en nichos, así que, al menos, usted deberá considerar compartir la eternidad con otra persona. En el caso de los velatorios, según sus deseos o capacidades financieras, puede optar a que estos se realicen en casa o en capillas. Los servicios incluyen: los trámites legales según la forma en la que usted ha muerto, la caja, la parafernalia decorativa acorde con su religión, el servicio de comida y bebidas, el carro fúnebre y el transporte, el embalsamamien-

/maga061111  

http://www.s21.com.gt/sites/default/files/maga061111.pdf

Advertisement