Page 1

2. Julia Pimentel, Melómana apasionada 3. Acuarelas e íconos, Antigua Guatemala 4. Oswaldo Chinchilla, Mitología maya 5. Roberto Díaz Castillo, Vigilia permanente 9. Ricardo Piglia, Rómulo Gallegos 2011 10. Sergio Ramírez presentará en Guatemala La fugitiva, su nueva obra

Mario Roberto Morales

Argumentos insumisos 6.7.


Magacín 2

SIGLO.21 DOMINGO 5 DE JUNIO DE 2011

DANZA

Clásico y contemporáneo

ÓPERA

HASTA EL 19 DE JUNIO, LOS VIERNES, SÁBADOS Y DOMINGOS. Q30. TEATRO DE BELLAS ARTES. AVENIDA ELENA 14-75 ZONA 1. 2251- 3735. PPRA ESTUDIANTES CON CARNÉ HAY DESCUENTO. La Compañía Juvenil de Ballet presenta su nueva temporada oficial. Se trata de la segunda serie de funciones de este grupo de danza, creado en junio de 2009, con el objetivo de brindar un espacio a nuevos valores de la danza clásica, así como a coreógrafos y profesionales técnicos interesados en aportar sus conocimientos a las nuevas generaciones de bailarines de danza clásica. De lo clásico a lo contemporáneo es el título del programa de esta nueva temporada, etapa en la cual la compañía da un giro a su quehacer artístico pues involucra coreografías vanguardistas con danzas clásicas. La temporada se inició el pasado 3 de junio y estará en cartelera hasta el domingo 19, de acuerdo con el siguiente calendario: días 10, 11, 17 y 18 de junio, a las 7 p.m., y los días 5, 12 y 19 de junio, a las 5 p.m. El año pasado el grupo debutó con la famosa obra Carmen, de Georges Bizet. La Compañía Juvenil de Ballet está bajo la dirección general de Claudia Argüello, quien cuenta con amplia experiencia en la formación de bailarines. La dirección artística de la misma está a cargo de Edwin Cruz, quien es primer bailarín del Ballet Nacional de Guatemala.

Para la cantante que entrevista José Luis Escobar la ópera ejerce en un poder inexplicable.

Melómana apasionada Julia Pimentel / soprano “Esa casa siempre fue de medio locos”. Julia Pimentel recuerda que de niña gustaba cantar en su habitación y que sus hermanos mostraban mucho interés por el jazz o la trova. A su papá le agradaba escuchar ópera, música clásica y franjas de ese tipo en las radios Panamericana y TGW. Y su madre tampoco era ajena al ambiente musical, pues se deleitaba escuchando y cantando boleros. Con un caldo de cultivo de ese tipo fue natural que la voz de una pequeña Julia comenzara a escucharse en concursos escolares y luego como en invitada en las Bohemiadas, veladas musicales que se realizaron en La Bodeguita del Centro en las cuales participaba junto a sus hermanos y amigos, como el cantautor Cocky Valdez (del grupo Valtrez) o el cuentacuentos Rodolfo de León (de La Charada Teatro). El grupo, enfocado en trova y canto latinoamericano, se llamaba Ala Sur. “Es que tú cantas chistoso”, recuerda Julia que le comentaban y “sentía que no sabía cantar trova” porque su imposta-

ción natural daba la percepción de que sus cuerdas vocales vibraran. “Luego me concentré en estudiar y dejé de lado mi vocación artística pues el sistema espera que estudies y vayas a la universidad. Soy abogada pero mi pasión por la música es muy intensa”, dice Julia, quien se reconoce melómana y plenamente identificada con el canto lírico. En la ópera, Julia encontró tierra fértil para educar su vibrante registro de voz. Ella es soprano lírica y fue con Bárbara Bickford con quien empezó su escuela y a ofrecer sus primeros recitales. Luego, continuó su formación con el tenor Bernardo Villalobos, su actual vocal coach, cubano radicado en Nueva York. También recibe clases de repertorio con el mexicano Rogelio Rojas. Pimentel conoció a Villalobos en una visita que hizo a Guatemala gracias a Karin Rademann, también cantante lírica. “Tienes un timbre formidable pero tú no sabes cantar”, le dijo a Julia, quien lejos de desmotivarse empezó a perfeccionarse en el canto. En el camino, des-

LA SOPRANO SE PRESENTARÁ EN EL TEATRO NACIONAL MANUEL BONILLA, EN TEGUCIGALPA, HONDURAS, LOS DÍAS 9, 10 Y 11 DE JUNIO. MÁS INFORMACIÓN: TEATROMANUELBONILLA.HN.

cubrió que no era la única, que cantantes como Rademann y otros buscaban también la mejora constante y lograr en el gremio de cantantes líricos emergentes una mancuerna para todo tipo de trabajo profesional. Con esa premisa han trabajado voces como: Rademann y Pimentel, Carlos Cardona, Mario Chang, Pamela Morales, María José Morales, Héctor Palomo, Giovanni Passarelli y Ana Isabel Lazo. La mayoría de las presentaciones de Julia ha sido en el extranjero. Cuando toma clases con Villalobos o Rojas suelen surgir las veladas líri-

cas o las ofertas para galas más complejas. Hace un mes cantó en México. En octubre del año pasado, en Honduras, cantó en 8 de las 12 funciones en la temporada de ópera que anualmente realiza la Fundación Musical de Honduras. La soprano interpretó a Fantuzza, la protagonista de Cavalleria rusticana, de Pietro Mascagni. La próxima semana Julia regresará al vecino país para participar en el concierto organizado por la Embajada de Italia en Honduras, con ocasión del 150 aniversario de la unificación italiana y en el cual se presentará la Filarmónica de Honduras. En agosto, la cantante ofrecerá en Guatemala un recital propio de arias. Y, entre septiembre y octubre, formará parte de un concierto y un musical. “Soy melómana pero siento una inclinación particular por la ópera... es simplemente arrolladora su influencia. Además, el desafío que representa pararte en un escenario y cantar a puro pulmón y actuar sin olvidar la interpretación, es algo que ejerce en mí un poder inexplicable”.

T. José Luis Escobar jescobar@siglo21.com.gt F. Cecilia Cobar ccobar@siglo21.com.gt

ISIÓN

TELEV

EST

ANA

A SEM

Chocolat MARTES 7, 8 P.M. TV5 Una mujer francesa recuerda su infancia en el Camerún colonial y el sometimiento de una mayoría negra por parte de la minoría de colonos blancos. La pequeña crece al tiempo que las desigualdades sociales, pero sólo desde el recuerdo es capaz de darse cuenta de las crueldades y los errores cometidos por el sistema colonial.

Magacín 108 EDICIÓN: José Luis Escobar Mejía REDACCIÓN: Oswaldo J. Hernández, Lucía León, Ana Lucía Mendizábal FOTOGRAFÍA: Cecilia Cobar, Eny Roland Hernández COLABORARON EN ESTA EDICIÓN: Luis Méndez Salinas, Eduardo Rubio, F&G Editores ILUSTRACIÓN: Alejandro Azurdia PORTADA: Cecilia Cobar DISEÑO: Luis Villacinda DIAGRAMACIÓN: Alexander Mérida CORRECCIÓN: Dolores Tumax, Servando Pineda, Orlando Rodas

Publicación dominical de Siglo 21

www.s21.com.gt | magacin@siglo21.com.gt | 2423-6392


DOMINGO 5 DE JUNIO DE 2011 SIGLO.21

Agenda cultural

Magacín

3 Magacín

DEL 5 AL 11 DE JULIO MÁS DE 45 ACTIVIDADES

facebook.com/MagacinSIGLO21 magacin-gt.blogspot.com twitter.com/magacinS21

Ballet y ópera

DOMINGO 5, 11 A.M. Q200. AUDITORIO JUAN BAUTISTA GUTIÉRREZ. 6A. CALLE FINAL, ZONA 10. 2338-7809, ORGANIZACIONPARALASARTES.ORG.

Última presentación de El cisne, el viento y el amor, bajo la dirección artística y con coreografía de Richard Devaux. Una fusión de artistas profesionales con talentos emergentes en el campo del ballet y de la ópera. Una producción de la Organización para las Artes de la Universidad Francisco Marroquín y la Academia de Ballet Marcelle Bonge.

Trova sinfónica

VIERNES 10, 8 P.M. PLATEA Q150, BALCÓN I Q100 Y BALCÓN II Q50. GRAN SALA EFRAÍN RECINOS, TEATROO NACIONAL, ZONA 1. Este evento reúne a las voces de la trova guatemalteca: Rony Hernández, Gloria Cáceres, Fernando López, Adriana Valdez y Armando Pineda, con el acompañamiento musical de la Orquesta de Roberto Estrada. El programa ofrece arreglos sinfónicos originales de los principales éxitos de la trova internacional y musicalizaciones de poesía guatemalteca.

The sounds of the sixties JUEVES 9, 7:36 P.M. VH1 Una joya del archivo televisivo. Esta compilación reúne los mejores shows de la BBC durante los años 60. Son las grabaciones originales que capta en vivo a los que se han convertido en leyendas de la música. Un viaje en el tiempo a la más gloriosa década de la música contemporánea.

DOMINGOS

GALERÍA

ACUARELAS E ÍCONOS Dos galerías antigüeñas renuevan las obras de sus salas de exposiciones. Los espacios El Carmen y La Antigua Galería de Arte, además de estar ubicados en Antigua Guatemala, tienen en común que desde ayer inauguraron nuevas exposiciones. La nueva obra de El Carmen exalta la escuela de acuarelistas del paisaje antigüeño, mientras La Antigua Galería de Arte lo hace con el trabajo de un pintor puertorriqueño que reinterpreta los íconos, particularmente los religiosos. Estampas de oro reúne 26 obras de los artistas Guillermo Ortiz y Juan Alberto Yuc Estacuy, quienes además participan en un calendario de arte que promueve el talento y trabajo de los acuarelistas de Antigua Guatemala. La muestra permanecerá abierta hasta el 20 de junio. Ortiz (1962) es pintor y ganador entre otros, de dos premios en las bienales de

Arte Paiz, de 1994 y 1995. Yuc Estacuy (1980) es pintor, dibujante y grabador. Reinventando íconos expondrá hasta el 3 de junio la obra del puertorriqueño Patrick McGrath. “En este trabajo me he apropiado y he reinterpretado varios íconos para crear un nuevo sincretismo. Un sincretismo es una imagen compuesta de elementos de sistemas diversos de religiones o creencias que apunta hacia la conciliación de las partes. En estos sincretismos recreo un mundo donde antiguos mitos, dioses paganos, santos y doctrinas cristianas habitan el mundo globalizado de hoy y todo lo que esto conlleva”, indica el artista. T. José Luis Escobar jescobar@siglo21.com.gt F. El Carmen y Antigua Galería de Arte

McGrath > Funde los íconos cristianos con deidades paganas y explora los arquetipos recurrentes aún presentes en nuestra cultura. Generaciones > Estampas de oro reúne los pinceles de Guillermo Ortiz con la joven propuesta de Juan Alberto Yuc Estacuy.

Orquesta

Autómata

JUEVES 9, 7 P.M. Q60. TEATRO DE CÁMARA HUGO CARRILLO, CENTRO CULTURAL MIGUEL ÁNGEL ASTURIAS. VISITE TEATRONACIONAL.COM.GT.

SÁBADOS Y DOMINGOS, HASTA EL 19 DE JUNIO, A LAS 4 P.M. Q40. TEATRO DE CÁMARA HUGO CARRILLO. VISITE TEATRONACIONAL.COM.GT.

Concierto de la Orquesta Sinfónica Nacional. Director invitado: Martín Queralto (Argentina). El violinista solista será el guatemalteco Alfredo Quezada. El programa incluye obras de Felix Mendelssohn, Max Bruch, Vorspiel y Schumann.

El grupo Cósmica regresa a la escena musical indie del país con el lanzamiento de su segundo material, Autómata. El sonido del disco es fresco en cada canción; presenta diferentes atmósferas y viajes sonoros, que van desde la bossa hasta lo más crudo del indie rock.

Nueva temporada de esta comedia para toda la familia. Un ágil cocinero hará lo imposible por complacer el exigente apetito de su única cliente. Los ingredientes de esta pieza son: danza, magia, acrobacia aérea, malabares y mucho humor.

JUEVES 9, 8 PM. PLATEA Q50, BALCÓN I Y II Q30. GRAN SALA EFRAÍN RECINOS, TEATRO NACIONAL. VISITE TEATRONACIONAL.COM.GT.

La admisión a ambas exposiciones es gratuita. La Antigua Galería de Arte se ubica en la 4a. calle Oriente #15 (78325911 y artintheamericas.com); atiende de lunes a sábado de 10 a.m. a 7 p.m. y los domingos del mediodía a 6 p.m. La galería de arte El Carmen, 3a. avenida Norte #11-D, se puede visitar de 9 a.m. a 6 p.m., de lunes a domingo. Más información: 7832-5620 y elcarmengaleria.blogspot.com.

Panchorizo a la cart

Use su smartphone y consulte nuestra agenda web. Obtenga el software en reader.kaywa.com.


RES

M

Magacín 4

AS AY

SIGLO.21

DOMINGO 5 DE JUNIO DE 2011

VENTANA AL CIELO Eduardo Rubio

EÑA

Explosiones de Rayos Gamma (II)

Este libro, indica Luis Méndez Salinas, sugiere la unidad esencial del pensamiento mítico y la tradición religiosa mesoamericana.

Al ser humano, por sus mitos Los mitos mesoamericanos han llegado a nosotros por las más diversas vías. Fabulosas narraciones pueden encontrarse en documentos coloniales y en testimonios que aún forman parte de la tradición oral y que han ido recopilándose desde el siglo XVI. Sin embargo, ¿qué relación existe entre esas historias sorprendentes y el arte prehispánico? ¿Será que alguna esencia permanece con casi mil años de distancia, y en condiciones sociales e históricas, radicalmente distintas? Hace más de 30 años, Michael Coe se planteó esas interrogantes al encontrar sugerentes paralelos entre las narraciones contenidas en el Popol Vuh y las complejas escenas representadas en el arte maya clásico. Gracias a sus trabajos pioneros, abrió una puerta para comprender esas manifestaciones artísticas que estuvieron estrechamente vinculadas a la religión y, por lo tanto, al mito. Hasta ahora, sus ideas han venido aplicándose indiscriminadamente y el manuscrito k’iche’ del siglo XVI parece responder (con la precisión de un manual) todas esas dudas. Este camino de interpretación es el que profundiza Oswaldo Chinchilla en

Imágenes de la mitología maya, libro recientemente publicado con el auspicio del Museo Popol Vuh y la Universidad Francisco Marroquín. El trabajo de este investigador parte de una premisa similar a las correspondencias planteadas por Coe, aunque ubicada en un panorama mucho más amplio e interesante: una serie de objetos cerámicos del período Clásico (que integran la notable colección del Museo Popol Vuh) se pone bajo la lupa para encontrar el sentido de sus contenidos mitológicos en un ámbito esencialmente mesoamericano. En el libro se hilvanan diversas manifestaciones del pensamiento mitológico, con base en un completo análisis comparativo que incluye fuentes escritas y testimonios orales procedentes de distintas regiones y culturas de Mesoamérica, permitiendo reconstruir, con una precisión inusitada, las secuencias narrativas que inspiraron esas bellísimas escenas moldeadas y pintadas en las paredes de las vasijas. Imágenes de la mitología maya plantea un recorrido estructurado en cinco capítulos, por los que desfila una mul-

IMÁGENES DE LA MITOLOGÍA MAYA. MUSEO POPOL VUH, 2011. 256 PP. VISITE POPOLVUH.UFM. EDU, 2338-7896.

tiplicidad de temas y de personajes. En el primero de ellos se ofrece una sólida fundamentación teórica para entender los motivos que llevaron a los artistas mayas a plasmar escenas de contenido mítico en sus obras. Posteriormente, se analizan las hazañas del joven Dios del Maíz, personaje de capital importancia no sólo porque remite al origen del sustento humano, sino porque materializa en sí mismo la dualidad esencial del pensamiento mesoamericano a partir de una secuencia narrativa que lo lleva de la vida a la muerte y al renacimiento. De especial interés son las consideraciones en relación con las deidades solares y lunares, comúnmente asociadas con los Héroes Gemelos del Popol Vuh, y que se vinculan a la constante dicotomía entre barbarie y civilización. Los últimos dos capítulos están dedicados, res-

pectivamente, al estudio del culto a los ancestros (como una forma de reflexionar sobre la muerte) y a la justificación de la guerra como réplica de enfrentamientos bélicos primigenios entre cuerpos celestes. Con este libro ––valioso por la calidad del material gráfico que lo acompaña (106 ilustraciones a color y en blanco y negro) pero sobre todo por su riqueza interpretativa–– Chinchilla deja en claro la existencia ––tanto en la época prehispánica como en la actualidad–– de elementos comunes que sugieren la unidad esencial en el pensamiento mítico y en la tradición religiosa mesoamericana, esa tradición que Alfredo López Austin concebía como un “todo organizado” y no como un simple agregado de creencias. Oswaldo Chinchilla, curador del Museo Popol Vuh, coloca una piedra angular para futuros hallazgos, recordándonos que la investigación arqueológica deberá trascender a la nostalgia por un pasado remoto y fragmentario, y que deberá aportar más que contenidos de relleno para el manoseado discurso de “nuestra identidad nacional”. La arqueología, como acá se nos presenta, es un espejo que refleja siempre al ser humano, con sus inevitables preguntas y sus maravillosas respuestas.

T. Luis Méndez Salinas catafixia.editorial@gmail.com I. Alejandro Azurdia aazurdia@siglo21.com.gt

En la entrega anterior describí una de las manifestaciones de rayos gamma más estudiadas en el Universo, las tremendas explosiones de estrellas muy masivas que arrojan sus atmósferas al espacio a grandes velocidades y a distancias enormes. Desde su descubrimiento, muchos otros satélites han sido construidos para monitorear este tipo de explosiones y radiación: COMPTON, BeppoSAX, INTEGRAL, y, más recientemente, SWIFT y el satélite FERMI. Es necesario ir hasta el espacio exterior para estudiar los rayos gamma debido a que nuestro planeta posee una atmósfera gaseosa que absorbe los fotones –altamente energéticos de rayos gamma– impidiendo que puedan ser detectados en la superficie. Esto por una parte es una ventaja ya que los seres que vivimos en la superficie estamos protegidos de algo que puede ser letal. De hecho, algunos científicos han propuesto que quizás alguna supernova que ocurra a unos 6 mil años luz de distancia, tiene suficiente poder para destruir toda la capa de ozono y exponernos a radiación letal. Recientemente, el satélite FERMI ha estado monitoreando las fuentes de rayos gamma visibles desde la Tierra, y ha descubierto que existen muchos objetos que producen esta radiación. Originalmente llamado GLAST, y renombrado FERMI en honor del físico italiano Enrico Fermi, este satélite tiene dos instrumentos principales a bordo, un telescopio de gran apertura (LAT, por sus siglas en inglés) y un instrumento dedicado al monitoreo de explosiones de rayos gamma (GBM). Mientras que el satélite SWIFT está dedicado a la detección de destellos brillantes de rayos gamma, analizándolos lo más rápidamente luego de que ocurren, FERMI ha estado monitoreando ese tipo de rayos que vienen de todas las direcciones del espacio y esto ha permitido crear un mapa sin precedentes que permite ver nuestro Universo como si tuviésemos ojos sensibles a la radiación gamma. Una de las cosas más interesantes que ocurren cuando se monitorea el espacio como lo está haciendo FERMI es que se pueden detectar nuevos fenómenos astrofísicos desconocidos. En este sentido, los pocos 3 años que lleva la misión ha permitido descubrir muchas sorpresas. Uno de los primeros descubrimientos de FERMI (publicado hace dos años) fue una gran cantidad de pulsares que emiten únicamente rayos gamma. El primero de estos pulsares se encontró en el centro del remanente de la supernova CTA1, localizado a 4,600 años luz de distancia en la constelación del Cefeo. Otro descubrimiento muy interesante y misterioso, revelado en noviembre de 2010, es el de unas burbujas de gas muy caliente que envuelven al núcleo de nuestra galaxia. Estas burbujas, llamadas Burbujas de Fermi, están tan calientes que emiten rayos gamma y se extienden a unos 25 mil años luz por desde el centro de nuestra galaxia. ¿Puede FERMI detectar explosiones de rayos gamma? La respuesta es afirmativa y, de hecho, FERMI permitió estudiar la explosión más potente de rayos gamma que se ha observado a la fecha, la GRB080916C, que en septiembre de 2008 ocurrió en la constelación Carina. Esta explosión batió todos los récores de las explosiones gamma observadas hasta hoy. Tenía una potencia equivalente a unas 9 mil supernovas, y, durante el momento de la explosión, el material se aceleró a velocidades cercanas a la velocidad de la luz, La explosión duró 23 minutos y estaba asociada al colapso de una estrella muy masiva localizada a unos 12 mil millones de años luz. Esta ha sido la explosión más extrema presenciada hasta ahora por la humanidad. (Continuará). * Eduardo Rubio Herrera es Licenciado en Física por la Usac y doctor en Astrofísica en la Universidad de Ámsterdam.


DOMINGO 5 DE JUNIO DE 2011

URA

ERA LIT T

SIGLO.21

5 Magacín

DESDE EL JARDÍN Estoy en casa de Luis de Lión, el poeta de San Juan del Obispo que la contrainsurgencia de-sapareció de la vida mas no de la poesía. Me guía Mayarí, hija suya: la escalera de piedra, el jardín florido. Allí el limonero, la aprisionante trama de la parra. En el dormitorio-estudio la maquinita Royal junto a la cama; algunas ropas; un suéter, la librera que acoge lecturas preferidas. En orden riguroso colecciones de revistas: Cuadernos Americanos; Casa (de Casa de las Américas), Alero, Cuadernos Universitarios. Retrató Luis esta morada en un poema cuyos fragmentos cuelgan de los muros. Desde el jardín veía el cielo azul sin estrellas porque en ese hogar nunca era de noche: perenne el sol; alimento el aire cargado de oxígeno; a vida olía el agua, que era salada, pero en eso residía su dulzura. Navegaba feliz en ella: “... no sabía que el mundo era redondo y más bien creía que si me subía al cerro de enfrente, podría tocar el cielo y mancharme los dedos de azul”.

Vigilia permanente ROBERTO DÍAZ CASTILLO

Alejandro Azurdia /S.21

AL OÍDO DE LUIS CARDOZA Y ARAGÓN

¿ME CONTRADIGO? MUY BIEN, ME CONTRADIGO. WALT WHITMAN

Adolfo Méndez Vides, antigüeño como tú, recordaba en reciente conferencia algunas de tus contradicciones. Te comparó con el río Pensativo, al que llamas río hipotético, enclenque arroyuelo casi desaparecido en el estío, fanfarrón y mosqueteril durante la temporada de lluvias, capaz de raptar ganado mayor y de plantar roperos en la noble plaza de La Antigua. El símil vino a cuento por tus contradictorios puntos de vista acerca de Enrique Gómez Carrillo. Dedicas al cronista tu Maelstrom y lo dibujas en las lejanas páginas de Luna Park: Hombre de hoy. Cosmopolita... Hombre sin pasado ni futuro: Ebrio del minuto que fluye gota a gota De la arteria rota de la vida del mundo. ¡Hombre! Y en “Apuntes para un retrato” cuentas que habías leído de él cuanto libro pudiste conseguir en La Antigua. Su nombre ejercía sobre ti seducción y privanza casi tan altas como los prestigios fieles de Rubén Darío. Ya en París te interesaste en visitarlo. Su condición de “peligroso” por su vida desenfadada te llevaba a

él. Lo recuerdas –1923 ó 24– hermoso hombre de cabeza varonil, de cabellera tijereteada sobre la nuca, casi blanca y tupida. Su relación contigo fue llana y cordial. Anuncias que relatarás más tarde, sí, más tarde, aspectos pintorescos y diabólicos de su vida para evitar que esas anécdotas se tomen como ataques a su memoria o a su valor intrínseco. Tienes de él imagen grata: su trato afable en su grandeza socarrona. La semblanza que bosquejas henchida está de simpatía: “impecablemente limpio, sencillo, metido en su gabán holgado, su bastón en el brazo y su sombrero fin de siglo y medio mosquetero, puesto con donaire”. Presente lo tienes en el Café Napolitain con su copa de Kummel, animado a veces o desatento a la charla, lejanísimo, siguiendo algún recuerdo de mujer o el desarrollo melódico de sus propias páginas. En Guatemala, las líneas de su mano y El Río tu percepción es otra. Afirmas que lo han olvidado los parisienses, los argentinos, los españoles y que

de los guatemaltecos nada más tú lo recuerdas. Aseveras que la seducción que ejerció sobre ti fue superficial y no era de él sino de París. Se debía “a su leyenda nunca dorada y repetidamente nauseabunda”. Te contradices cuando confiesas que te atrajo su tersa prosa y no obstante reparas en que escribía con atención al ritmo y enmendaba con el oído, “lo mismo que todo el mundo”. Tu rechazo llegó más lejos: “Vi salir su féretro en 1927; no asistí a su entierro”. Acerca de estas opiniones refieres en El Río que el novelista mexicano Ermilo Abreu Gómez, tu amigo, te manifestó su desacuerdo con ellas. Augusto Monterroso, no sé si te lo dijo, tenía análogo criterio. Luis: He querido decirte que estás presente entre nosotros, que te leemos minuciosamente y que nuestras discrepancias son parte del debate que deseaste suscitar con tus escritos. Te pareces al río Pensativo –¿el río de Heráclito?–, como lo cree Méndez Vides.

Estos textos pertenecen a la obra Vigilia permanente, del escritor Roberto Díaz Castillo (Guatemala, 1931). Ha publicado en revistas culturales de América Latina y el Caribe. Autor de libros y ensayos sobre temas históricos y sociales, memorias y crónicas literarias. Vigilia permanente, publicada por la editorial F&G Editores (fygeditores.com), se presentará el jueves 9 de junio, a las 6:30 p.m., en el Centro Cultural Luis Cardoza y Aragón, 2a. avenida 7-57 zona 10, interior de la Embajada de México. Entrada libre.

EL EJERCICIO LITERARIO Qué osadía la de escribir cuando ya todo parece dicho, y bien dicho. Pienso en Jorge Luis Borges que evita inocentes novedades ruidosas, excesos barrocos, fealdades, asperezas, sensiblerías y vaguedades; que revisó las ediciones de su obra poética y suprimió en ella los hispanismos y argentinismos innecesarios a su juicio. Seguro estaba de que aquel muchacho de sus primeras páginas era el mismo señor que ahora se resignaba con lo escrito o corregía.

HUMORADA Al comentar mi libro Las fugaces horas, Mario Cordero afirma que se parece a La Letra e de Tito Monterroso, “que no es un diario sino fragmentos de un diario”. ¿Cultivaré yo el “fragmento”, como ingeniosamente decía cultivarlo Monterroso?


Magacín 6

SIGLO.21 DOMINGO 5 De juNIO De 2011

Oswaldo J. Hernández perfila a un autor polémico que ha hecho de la guerra, la política, la música, la literatura y la crítica, toda una hazaña vitalicia

Mario Roberto

Morales Argumentos insumisos “Distractores” como dedicarse a la lectura o a la escritura, en medio de un conflicto armado, pueden ser un tropiezo inmenso en medio de una militancia guerrillera. “Claro, Mario Payeras y Otto René Castillo eran las grandes excepciones ante este detalle”, dice el escritor Mario Roberto Morales, ex miembro de grupos insurgentes y Premio Nacional de Literatura Miguel Ángel Asturias 2007. Morales, próximo a presentar el libro Obrajes (lea Hallazgo), es conocido como uno de los mayores críticos de la izquierda, también de la derecha, y de las circunstancias nacionales en general. Fue criado en el seno de una de las familias de elite de Santa Lucía Cotzumalguapa, Escuintla. Nacido en 1947, desde pequeño, la “chapinada” –como llama Mario Roberto a los guatemaltecos– fue para él un gran “espectáculo”, “algo un tanto exótico”, agrega, “similar a como lo veía mi abuelo –anticlerical, asturiano, antimilitarista– gran lector de Martí”. En principio, se recuerda a sí mismo, “dentro de este país”, en la farmacia de su padre, Don Ricardo, el boticario principal de Cotzumalguapa, allá por los años 50: “Cada domingo los indígenas de los alrededores colmaban el pueblo; llenaban la plaza. Su jornada, luego de la iglesia, era visitar la farmacia. Y allí mismo te dabas cuenta de un contraste que consistía en una atención distinta y recetas diferentes... Cualquier otro día, mi padre recomendaba lo más oneroso, hasta fórmulas reconstituyentes; el domingo era otra cosa”. Ante esta circunstancia, fue de su madre, doña Magda, que Mario Roberto aprendió que existían “realidades desiguales, que los indígenas eran explotados”. Desde luego, le faltarían algunos años más para entender la magnitud de esta dimensión.

Use su smartphone y descargue el PDF especial de la entrevista. Obtenga el software en reader.kaywa.com.

El agringado y el rock & roll Años decisivos fueron los siguientes a 1954: Amigos cercanos que desaparecían. La caída de Árbenz, la paranoia e incertidumbre. Los negocios familiares, bien que mal, en auge. Mario Roberto acumulando años. La mudanza. El futuro… “Me mandaron directamente a la capital a estudiar en el Colegio Inglés Ameri-

cano. Era el mundo de la burguesía guatemalteca. Había gringos, judíos y chinos. Pero también eran los años del rocanrol, no en español, que nos enfermaba, sino del buen rock & rol en inglés”, comenta. Mario Roberto dice que la Guatemala que conoció entonces, era una copia de la realidad que vería años más tarde en la película setentera de George Lucas, American Graffiti. Carreras clandestinas, romances, bailes, béisbol, karate... Elvis Presley, todo esto era lo que acompañaba la vida “agringada” y “rebelde” de un Mario Roberto Morales adolescente. “Tenía un Corvette Monza que llevaba al colegio y con el que casi me mato unas 12 veces… corríamos en las avenidas Elena y La Reforma… competíamos allá por donde Miguel Ángel Asturias hoy está haciendo basura…” (risas). Hoy, pasados los años, cuando lo visitan sus “amigotes” de secundaria, la pregunta “obligada” que le hacen es: –¿Y vos Mario, y vos que siendo de una familia ‘decente’, de ficha y de buenas costumbres cómo jodidos paraste de guerrillero, en la izquierda…? “Fue cuando estudiaba en la Universidad Landívar”, responde, cuando por los mismos pasillos circulaban Álvaro Arzú o Jorge Carpio Nicolle. “Otra retahíla de burgueses. A mí se me metió la idea de que iba a ser psicólogo y que iba a ganar mucha plata. Pero paré metido en filosofía”. Fuerzas Armadas Rebeldes Una noche de 1966, Lico, uno de los compañeros de la universidad, convocó a Morales y a otros 5 cuates a uno de los baños de universidad: “Recuerdo que Lico, con quien siempre discutíamos de filosofía, esa noche, nos mos-

“Me convertí en escritor, en tanto el país estaba convulso, patas arriba. Es un contexto que puede ser leído en mi trabajo”.

tró una escuadra, una calibre .45. La desarmó, la volvió a armar y nos dijo que él pertenecía al Movimiento Revolucionario 13 de Noviembre. Desde entonces nunca se me olvida la cacha nacarada color blanco de aquella pistola”. El único que demostró interés por las armas fue Mario Roberto, “el único prospecto guerrillero salido de la Landívar ”, considera. Su proceso de reclutamiento lo cuenta así: “1) Te endosan con un responsable. 2) El responsable comisiona a 2 pelones para que te investiguen. 3) De acuerdo con la investigación, ya se te recluta, se te lanza la invitación”. Mario Roberto, fan declarado de Luis Turcios Lima, “por lo peliculesco que se planteaba todo lo que hacía”, no quería estar en el 13 de Noviembre. “Pedí a Lico que me contactara con las Fuerzas Armadas Rebeldes (FAR), donde estaba Turcios”. Dice: “Así como hoy la chaviza se emociona, qué sé yo, por ser parte de un concierto de Metallica, así nosotros nos emocionábamos al pertenecer a un movimiento revolucionario. Ser guerrillero era ser parte de la onda. Y pues yo tenía también la cuestión rebelde del rock & roll”. Por supuesto que cualquier cambio real, en aquel momento, tras el ejemplo de Cuba, iniciaba con vencer al Ejército. “Al menos eso se creía”, y Mario Roberto, integrado ya en las FAR, pasó a ser parte de la llamada Resistencia Urbana, célula que operaba en la ciudad. Esto sucedía justamente en los mismos años en que él y el escritor Luis de Lión empezaban a tratar de entender “el rollo” de la literatura… escribir y publicar. Matar a Miguel Ángel Asturias Durante los años 70, mientras el planeta entero hablaba del boom latinoamericano de la literatura (Carlos Fuentes, Mario Vargas Llosa, Juan Carlos Onetti), Morales dice que en Guatemala, los escritores de la “chapinada” trataban de imitar el estilo “vanguardista” de Miguel Ángel Asturias. “Había que acabar con eso”, exclama. “Luis de Lión decía que cuando uno imita es porque todavía no has terminado de entender. Y en dichos términos, en tertulia con Luis Eduardo Rivera, Marco Antonio Flo-


DOMINGO 5 De juNIO De 2011 SIGLO.21

7 Magacín

res y Luis de Lión, escribí Matemos a Miguel Ángel Asturias”. Sus primeros libros tenían cumplidos de escritores como Margarita Carrera o Luz Méndez de la Vega, así como premios. “Y entonces yo dije puchis, esto está fácil, y además me gusta. Así me convertí en escritor, en tanto el país estaba convulso, patas arriba. Es un contexto que puede ser leído en todo mi trabajo”. De la literatura de Mario Roberto Morales, que le ha valido muchos reconocimientos, se dice que es un punto de inflexión para las letras de Guatemala. “Tiene un tratamiento menos mágico y se enfoca más en un realismo social, con lenguaje cotidiano”. La crítica y la izquierda Partido Guatemalteco del Trabajo (PGT), Fuerzas Armadas Rebeldes (FAR), Ejercito Guerrillero de los Pobres (EGP), Organización del Pueblo en Armas (Orpa), Movimiento Revolucionario del Pueblo Ixim (MRPIxim), Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG)… “Todo el mundo quería ser el Fidel Castro particular de Guatemala. Turcios ya estaba muerto, desde 1966... Yo gano una beca para estudiar Historia del Arte en Italia. Arana Fuentes zampa bombas de Napalm en las montañas, y la guerrilla casi se deshace en 1968. La lucha se retoma en 1973; yo retorno en 1975”. Así, Mario Roberto regresa como reclutador en el área de occidente y se integra al MRP-Ixim, da clases de formación política y poco a poco escala posiciones. Para 1981, era parte del llamado Consejo de Estado de ese movimiento y un año más tarde le encargan una incursión azarosa de dos semanas en el Distrito Federal mexicano. Se trataba de un viaje que duraría 10 años. “Me arrestaron estando en México. Me torturaron, pero decía que era escritor, que era pacifista y la libré. Me mandaron a Costa Rica y luego me establecí 10 años en Nicaragua”. Nicaragua entonces era aquel otro país en el cual la revolución había triunfado. Morales actuaba de modo diplomático, “evidenciando la desinformación que llegaba de la URNG: decían que la guerra se iba ganando, cuando ésta, en realidad, ya estaba perdida desde 1982”. Comentarios así, al escritor le valieron un encarcelamiento de 2 meses y 4 días, de torturas sicológicas. “Algo incomprensible, con secuelas: eran los mismos compas”. De todo ello, el escritor salió vivo y decidió volver a Guatemala. En 1992, ya en el país, su nombre se convierte en sinónimo de polémica. Desde sus columnas de opinión, en sus novelas, y con cualquier escrito de su autoría, evidenciaba una crítica constante a los años de la guerra, la política y a sus protagonistas. Al mismo tiempo se vuelve académico y profesor de universidades internacionales. Aun hoy, en Guatemala, sus ideas compartidas con otros columnistas, sus novelas (La Debacle, Los demonios salvajes, El esplendor de la pirámide, Señores bajo los árboles El ángel de la retaguardia...), ensayos y opiniones siguen siendo incendiarias. “Me dicen que he estado en política, en literatura, en la academia, en el rock & roll, en un montón de rollos. Yo sólo digo que nunca he abandonado la aventura”.

haLLazgo Hace más de 40 años, Mario Roberto Morales ganó el Premio Centroamericano y del Caribe en Quetzaltenango, con Obraje, un libro que rompió con la estructura lineal hasta entonces utilizada en la literatura. Luego, la obra se perdió, no se publicó y quedó en el olvido. No obstante, en 2005 fue redescubierta y se planteó su reedición. Obraje, bajo el sello mexicano de Editorial Praxis, se presentará el martes 7 de junio, a las 6:30 p.m., en la sala Luis Cardoza y Aragón de la Embajada de México (2a. avenida 7-57, zona 10). Entrada libre.

T. Oswaldo J. Hernández jhernandez@siglo21.com.gt F. Cecilia Cobar ccobar@siglo21.com.gt


Magacín 8

A LAV

UELT

BLOGÓSFERA

SIGLO.21 DOMINGO 5 DE JUNIO DE 2011

A MUÉVETE Y SUEÑA movamonos.com

Existe un programa artístico que utiliza danza popular como medio para educar e inspirar a niños y niñas de escasos recursos. En movámonos.com están claros los objetivos de esta propuesta: mantener a los niños motivados para que continúen y terminen sus estudios académicos, además de mantenerlos física y mentalmente sanos y así ayudarlos en su crecimiento. La primera jornada de Movámonos se realizará del 6 al 9 de junio y en ella participarán aproximadamente 350 niños de cuarto a sexto primaria de las escuelas Fe y Alegría. El tallerista de esta etapa es el bailarín guatemalteco Edwin Fion, quien en Estados Unidos ha laborado como artista escénico para diferentes compañías de danza. En la página del proyecto la convocatoria es permanente. Los diferentes enlaces dejan claro que se requiere de patrocinios y voluntariados en las ramas de fotografía, audiovisuales, redacción, diseño gráfico, transporte y logística. Hay oportunidad para todos los interesados en proveer un medio de expresión a los estudiantes de escuelas públicas y, mediante el Hip Hop, alejarlos de las drogas y el vandalismo. “La danza es el medio perfecto para cumplir los objetivos”, se menciona en el sitio, “para que se muevan y sueñen con una mejor vida y un futuro mejor para ellos y el país”. T. José Luis Escobar

Con clásico de Lewis Carrol abre sus puertas el teatrino Étnika, escribe José Luis Escobar.

Después de pasear y pedalear...

ÉTNIKA AVENIDA LAS AMÉRICAS 20-30 ZONA 13

En días como hoy son varias las familias que se vuelcan a las actividades que se pueden desarrollar en el programa Pasos y Pedales, particularmente el ubicado en la avenida Las Américas. Para aprovechar la afluencia al sector, varios artistas unieron esfuerzos y decidieron, desde el pasado 15 de mayo, presentar una temporada destinada al público infantil en una nueva e íntima sala teatral llamada Étnika. El lugar alberga un máximo de 100 personas y cuenta con un área para el público a nivel del suelo, con mesas bajas. En vez de butacas hay cojines árabes. El teatrino Etnika surge de la inquietud de Luisa García Cárca-

mo, dueña del lugar, por habilitar una sala teatral en su espacio, en el cual funciona una escuela de danza oriental. El año pasado ella participó en la Feria Renacentista que se realizó en la Antigua Guatemala. En dicha actividad, además de eventos lúdicos que rememoraban esa época histórica, hubo también espectáculos escénicos y artísticos. La compañía El Duende del Ático tuvo a su cargo uno de ellos. Fue así como Lucía se puso en contacto con los directores de este grupo teatral y les compartió sus inquietudes. Ella tenía el espacio, ellos la formación y la experiencia para montar obras teatrales. Así, desde hace dos semanas el público de Pasos y Pedales puede cerrar su visita con una propuesta artística: Las aventuras de Alicia en el País de las maravillas, una adaptación

Temporada La obra dura aproximadamente una hora. Se presentará los domingos, hasta el 26 de junio, a las 2:30 p.m. Cupo limitado, 100 personas. Teatrino Étnika, Avenida Las Américas 20-30 zona 13. Contactos Teatrino Étnika: 22326797, bellydance.guatemala@yahoo.es. El Duende del Ático: facebook. com/elduendedelatico, 5573-0640 y 5532-1147. Boletos La admisión por persona es de Q40. Las entradas se encuentran en preventa toda la semana en Étnika; también se pueden adquirir en taquilla.

del original de Lewis Carrol, bajo la dirección de Fernando Juárez. “Iniciamos El Duende del Ático hace dos años varios actores que estábamos egresando tanto de la Academia de Arte Dramático Rubén Morales Monroy como de la Escuela Nacional de Arte Dramático (Enad)”, indica Ángeles Sosa. Ella y Óscar Cano son los directores y fundadores. Alicia se suma a Los Aparecidos, montaje que aún está vigente y que el

grupo continúa presentando en escenarios privados. “Esta propuesta trata acerca de las leyendas más tradicionales de Guatemala, en un afán por recuperar y hacer más nuestra la tradición oral de nuestro país”, indica la cofundadora y explica que El Duende del Ático trabaja con artistas profesionales, egresados de las academias mencionadas y también, como sucede con la temporada en Étnika, se le da oportunidad a algunos de los estudiantes destacados de ambos centros para que participen y hagan sus prácticas. “A pesar de que ambas escuelas son nuestra plataforma, la compañía artística no tiene una sociedad, sólo nos apoyamos mutuamente. Los nuevos talentos somos todos ya que so-

mos un grupo emergente y relativamente nuevo, asesorados, por supuesto, por los maestros de trayectoria de quienes nos hemos formado”, indica Ángeles. Las aventuras de Alicia en el País de las maravillas está interpretado por María Elva Melgar (Alicia), Dulce Morales (Conejo), Jerson Flores, Félix Cabrera, Claudio Padilla, Óscar Cano (Sombrerero loco), Ángeles Sosa, Martha Yonker, Darío de La Cruz, Fredy Álvarez y Victoria Zuleta, en el papel de la reina. La dirección de la obra es de Fernando Juárez. Maquillaje: Pedro Pop Mora. Vestuario, escenografía y utilería: El Duende del Ático. Técnico de luces: Alan Arrazola. Técnicos de sonido: Pedro Pop Mora y Gabriela Sosa.

T. José Luis Escobar jescobar@siglo21.com.gt F. Cecilia Cobar ccobar@siglo21.com.gt


DOMINGO 5 DE JUNIO DE 2011 SIGLO.21

Magacín 9

Trama y complejidad en

Ricardo Piglia

Arte iluminado El mayor escaparate de arte contemporáneo tiene lugar en la 54 Bienal de Venecia.

El escritor argentino ha ganado con su novela Blanco nocturno el XVII Premio Rómulo Gallegos, uno de los más destacados de las letras iberoamericanas. El más reciente premio Rómulo Gallegos, Ricardo Piglia, nacido en 1940 en una provincia de Buenos Aires llamada Adrogué, es uno de esos raros autores que se ha convertido en un clásico contemporáneo sin ayuda de falsas celebridades ni grandilocuencias mediáticas. Y es extraña esta posición, no sólo porque ha hecho su carrera en silencio, publicando una novela cada década, sino porque sus libros son híbridos entre crítica literaria y narrativa de ficción. Su fortaleza intelectual produce obras de las cuales el lector no debe prescindir, como Respiración artificial (1980), La ciudad ausente (1992) y Plata quemada (1997). Blanco nocturno, publicada en septiembre del año pasado, es su libro más reciente y con el cual fue distinguido el pasado jueves con la 17 edición del premio Rómulo Gallegos, que el Gobierno vene-

BLANCO NOCTURNO

zolano entrega cada dos años desde su creación, en 1964. La obra ganadora trata de un thriller psicológico publicado a fines de 2010 por la casa Anagrama. Ambientada en la pampa argentina, narra varias historias que se entrecruzan en una serie en la que imperan la traición y la venganza. El título se refiere a la visión de una liebre aterrorizada por las luces de un auto en medio de un camino (un blanco nocturno), un argumento detonante para que Piglia orqueste una trama sobre un homicidio y sus posibles culpables. “En esta historia hay un crimen, pero nos da-

Música Elegida El premio fue concedido tras evaluar 194 novelas publicadas entre 2009 y 2010 y escritas por autores de 16 países. Venezuela Rómulo Gallegos es considerado el más grande novelista venezolano.

mos cuenta de que no se trata de la relación típica del policía individual con el asesino individual, sino que el asesino es una figura mucho más compleja y social”, ha dicho el escritor al recibir el premio. “Es indudable que esta novela gustó mucho. En este momento sólo puedo decir que estoy sorprendido y agradecido”. Desde los 18 años, Piglia es un gran lector de la novela policíaca y tiene un marcado interés por la literatura norteamericana. De Scott Fitzgerald, luego a William Faulkner y rápidamente a Dashmiell Hammett o David Goodis, sus lecturas lo llevaron a incursionar en un género

La obra ganadora de Ricardo Piglia se ambienta en la llanura argentina en los inicios de la década de los años 70. Tony Durán, un extraño forastero nacido en Puerto Rico y educado en Nueva Jersey, es asesinado en un pueblo de la provincia de Buenos Aires. A partir del crimen, la narración policíaca se transforma en un relato que se abre y anuda en arqueologías y dinastías familiares de la región, con una fuerza y velocidad narrativa que se conjugan en una novela de género.

complicado y de referencias muy diversas en toda Latinoamérica. En sus orígenes, además, estuvieron también otros tales como Kafka o Musil y, por supuesto, toda la mejor literatura argentina a la que continuamente se remite. T y F: AFP

CULTURA GLOBAL Realismo mágico chino

Neruda ¿asesinado?

Beats ilustrados

Una nueva traducción al chino de Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez, la primera que paga elevados derechos de autor, fue presentada en Beijing esta semana. En 1990, el Nobel colombiano llamó “piratas” a los chinos al descubrir que lo traducían sin autorización. EFE

El Partido Comunista de Chile presentó una querella para que se investigue si el poeta Pablo Neruda, fallecido el 23 de septiembre de 1973, fue asesinado. El relato oficial indica que falleció por un cáncer, 12 días después del golpe de Estado que derrocó al presidente Allende. EFE

Bajo el sello 451 Editores y con guión de Harvey Pekar, se publica en español una crónica ilustrada que hace saltar al cómic a Allen Ginsberg, Jack Kerouac y William S. Burroughs, máximos representantes del movimiento Beat, generación que creó nuevas formas de vivir y escribir en el Siglo XX. AFP

Desde ayer, Venecia abrió el telón al arte universal. En total, 89 países participan en la edición 54 de la Bienal de Venecia con sus colecciones propias, expuestas junto al Canal Grande, mientras que 83 artistas internacionales muestran sus obras en los Giradini y las salas del Arsenale, donde se disputarán el León de Oro. Este año, dirige por primera vez la muestra la suiza Bice Curiger, con más de una novedad. Curiger, historiadora del arte, ha colocado al viejo maestro Jacopo Tintoretto (1558-1594) en el centro de esta fiesta del arte contemporáneo “por primera vez”, afirman medios italianos. “Mi idea era partir del arte desde el principio y Tintoretto es un artista

revolucionario de su tiempo, el Renacimiento”, explicó recientemente Curiger. Frente a ello, en esta edición hay muchos más artistas jóvenes que en bienales anteriores. ILLUMInazione-ILLUMInations es el lema de la directora artística para esta edición. Con ello no sólo hace referencia a la luz en el arte, como en las obras de Tintoretto, sino a la ilustración, inspiración e intuición. “La idea es hablar de arte y que el observador se ilustre, pero también sobre las naciones, que en forma de pabellones por países presentan una parte determinante de la Bienal”, refirió Curiger al diario turinés La Stampa. En el pabellón latinoamericano, bajo el tema Entre siempre y jamás, destacan las obras de artistas como Walterio Iraheta, de El Salvador y Regina José Galindo, de Guatemala. T: Agencias F: EFE


Magacín 10

SIGLO.21

DOMINGO 5 DE JUNIO DE 2011 SIGLO.21

DOMINGO 5 DE JUNIO DE 2011

“Hacer literatura es crear un universo nuevo, diferente del real, porque tiene sus raíces en lo que se ve y se toca”.

Uno de los autores más importantes del istmo centroamericano, como destaca Oswaldo J. Hernández, ha armado su última novela, La fugitiva, a través de seres singulares, atractivos, donde querer ser diferente significa morir en el intento.

Sergio Ramírez

La realidad en el tamiz de la ficción Sergio Ramírez es aquel escritor capaz de analizar, explicar y disertar acerca del contexto centroamericano como muy pocos pueden hacerlo. Lo ha hecho desde los años 60, con el recurso de la escritura, utilizando personajes importantes pero olvidados por la historia, en tanto él los reivindica en paralelo en cada una de sus novelas. Ramírez, ante su interés por los procesos históricos, cuenta además con el detalle de su propia circunstancia, en donde vivió, armó y protagonizó una revolución que cambiaría por más de una década la realidad y democracia de una nación. Se metió de lleno en la política, fue vicepresidente de Nicaragua (1985 – 1990), una tarea de donde más tarde saldría convencido de que, ante todo, su naturaleza realmente es literaria. Y de esta última faceta se desprenden obras fundamentales como Un baile de máscaras, Castigo divino, Margarita, está linda la mar, El cielo llora por mí y su más reciente proyecto La fugitiva, obra financiada por una beca Guggenheim y

publicada por Alfaguara, que se presentará en Guatemala el próximo jueves (lea Amanda Solano). Todas piezas literarias que, en conjunto, evidencian su mayor preocupación como autor: Nicaragua como íntegra parte de Centroamérica.

los pitazos del tren que ya no existe, los retumbos del volcán Santiago a medianoche, las campanas de la iglesia parroquial en mi oído, porque mi casa estaba frente a la iglesia, la tienda de mi padre aglomerada de gente los domingos…

–Si desandamos entre décadas, Masatepe, justo en Masaya (esa medianía entre los grandes lagos de Nicaragua) podría aparecernos como un lugar de gestación incandescente (no por el calor) para un “realismo mágico”, para una literatura de boom, de saña latinoamericana… pero, para alguien nacido ahí, con este guiño de contexto, ¿qué era, y por supuesto, qué es hoy Masatepe? El pueblo natal es siempre el regreso constante al lugar de donde venimos. Uno siempre está volviendo a ese lugar, o como diría T.S. Elliot, “la puerta de entrada es la infancia, los recuerdos de la infancia que tantas veces se tiñen de imaginación”. Cuando falta una pieza en los recuerdos, uno imagina. Y el pueblo sigue estando allí como yo lo recuerdo:

–De niño como seguramente de adolescente, nombres como Leonardo Argüello Barreto, Víctor Manuel Román y Reyes, y cómo no, Anastasio Somoza García y sus hijos Luis, y Tachito (todos ex presidentes de Nicaragua), fueron cosas recurrentes. ¿Acaso significaron sinónimos de madurez, es decir, quizá desde lo opuesto, una definitiva toma de conciencia? Somoza fue siempre un nombre constante. Conocí al viejo Tacho Somoza de niño, cuando llegaba a las fiestas patronales de mi pueblo, matrero, y también a su hijo Luis, bonachón, pero nunca le vi la cara a Tachito. Román y Reyes no era más que un anciano sin luces, cuyo mérito era ser tío de los Somoza. Yo venía de una familia liberal por ambas ramas, y los Somoza eran el partido liberal. Cuando me fui a estudiar abogacía a León, desperté de aquel mundo que se suponía inamovible, y entré en la lucha contra los Somoza, marcado por la masacre de estudiantes del 23 de julio de 1959, de la que fui sobreviviente. A los 17 años, ya era otro, había descubierto de golpe la verdadera Nicaragua.

“La ficción por sí misma no existe, su sustrato es la realidad. Leo la historia como escritor, buscando lo que se puede novelar”.

–En este sentido (y como escritor): ¿Qué tan “real” se puede percibir la “realidad”? ¿La historia en la ficción? Uno pasa la realidad a través del tamiz de la ficción. La ficción por sí misma no existe; su sustrato es la realidad, que en las historias que uno cuenta sufre transformaciones, deformaciones, añadiduras. Pero siempre cuento con la realidad, el entorno y la historia que me ofrecen. Mis personajes son los que me rodean, o los que están en la historia. Pero hay que leer la historia como escritor, buscando qué se le puede sacar de novelable, o de novelesco. –Hablando de escritura y de política, lo que hizo el poeta Rigoberto López Pérez con su calibre .38 (matar a Somoza) puede ser considerado digno de un acto poético… El magnicidio es uno de los viejos temas de la literatura; está ya en las sagas de la tragedia griega. Quitar de por medio al tirano como un acto de justicia personal. Yo tenía 14 años cuando Rigoberto mató al viejo Somoza, y desde entonces quise saber cómo había sido la trama, lo que había por dentro en la mente de los conspiradores, lo que estaba detrás de los cientos de folios de las actas del Consejo de Guerra en el cual fueron juzgados. Y desde allí llegué a Margarita, está linda

11 Magacín

AMANDA SOLANO

La fugitiva, la nueva novela de Sergio Ramírez, se desarrolla en un ambiente de la sociedad de Costa Rica en las décadas de 1930 y 1940, y recoge las voces de tres mujeres que se unen para narrar la vida de su íntima amiga, Amanda Solano, una mujer que trascendió a su tiempo y su cultura. “No hay escritor que no se sienta atraído por la mujer, por ese personaje enigmático que es la mujer”, respondió Ramírez cuando le preguntaron por qué tres féminas son protagonistas de su última obra literaria. Amor, amistad, sexo, rebeldía, desarraigo y política son algunos de los temas que Ramírez Mercado aborda en esta novela que se presentará en Guatemala el martes 7 de junio, a las 6:30 p.m., en el Auditorio Santillana, 26 avenida 2-20, zona 14. Visite www. sergioramirez.org.ni.

la mar. Rigoberto es un personaje, un gran personaje, su valentía, su sentido del humor, su soledad, su conciencia de que se sacrificaba, que no tenía escapatoria. –¿Cómo empieza Sergio Ramírez a escribir pequeños manifiestos, comunicados… entrar en activo, repicando desde los teclados, pero sin disparar un solo tiro?

Nunca aprendí a disparar un arma, y cuando estuve clandestino en Managua andaba siempre desarmado. Mi arma siempre fueron los dedos que teclearon, y parte de mi obra literaria es esa que ha quedado anónima: manifiestos, proclamas, comunicados, y luego, llegado el triunfo, discursos. Alguien puede pensar que todas esas palabras no son sino tiempo perdido para un escritor, pero es todo lo contrario. La vida y sus palabras son siempre parte de la obra literaria, que es la obra de la vida. Sin aquellos años vividos en la lucha yo no sería el escritor que hoy soy. –Por lo regular sus personajes (tal como la bella fugitiva Amanda Solano/Oreamuno) han sido olvidados en la historia, pero reivindicados en cada línea de sus párrafos. Al lector avispado le gustaría saber sobre esa escogencia suya en sus personajes. La novela lo que cuenta es la vida de los seres humanos, y cuanto más singulares, más atractivos. Amanda Solano, mi fugitiva, quiso ser otra en la vida, lejos del papel que la sociedad errada de entonces le daba. Y lo quiso desde adolescente. Bella, perturbadoramente bella, desafiante, inteligente, valiente. Pero fracasó, fue derrotada, perdió la batalla; y en eso consiste su historia, en su tragedia. Por eso es atractiva como personaje, por el dolor, por la frustración, porque su belleza y su talento se vuelven armas en su contra, y cuando fracasa, las aguas se cierran sobre su cabeza y todo vuelve a ser lo mismo. –¿Qué tanta reflexión implica ser en sí un “personaje/protagonista” de una revolución, una que triunfa y que luego pierde, que se ve desde la vicepresidencia, que marca la historia de un país? Un tanto como Amanda Solano. Querer ser diferente y morir en el intento. La revolución fue un sueño de muchos, pero también mi propio sueño. Cuando acabó, y dejamos el poder, ese sueño se fragmentó, y yo recogí mis propios fragmentos, mi idea de lo que debía seguir siendo la revolución, y cómo rescatarla. Fue una batalla que perdí, porque se impuso el viejo autoritarismo que arrastramos desde el Siglo XIX, ése que siempre ha visto con desconfianza a los intelectuales porque piensan diferente, y se apartan de la obediencia al caudillo. Ya se sabe que obediencia y pensamiento crítico no se llevan, y menos se llevan obediencia e imaginación. –Justo meses después de la muerte de Oliverio Castañeda, líder estudiantil guatemalteco (acaso mencionado en Castigo Divino), el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) toma el Palacio Nacional. Cosa que inspiró, motivó a otros en la región. ¿Hubo interacción alguna con otros grupos insur-

gentes durante el período de Gobierno (1979 – 1985 / 1985 – 1990)? Hay tres Oliverios Castañeda: el de mi novela, acusado de envenenador en serie; el Oliverio Castañeda que se vuelve informante del Ejército y denuncia a colaboradores reales o supuestos de la guerrilla, y el líder estudiantil asesinado al cabo de una manifestación de protesta en la Sexta Avenida. Es extraño cómo un mismo nombre puede significar cosas tan diferentes. Y, bueno. La revolución sandinista se dio en una región muy conectada, y tuvo los efectos de un sismo que hizo temblar la tierra en los otros países centroamericanos. El Salvador, sobre todo, donde no tardó en haber un golpe de Estado, militares de izquierda y civiles; Guatemala, donde ya estaba la guerrilla más vieja del continente, no sé si más vieja que la de Colombia; y Honduras, donde se asentó la contra. Un solo estremecimiento. –¿La literatura es hacer política? Eso sería confundir la amnesia con la magnesia. Hacer literatura es crear un universo nuevo, diferente del real, porque tiene sus raíces en lo que se ve y se toca. La imaginación no puede ser pedagógica, no puede proponer doctrinas, o ideologías, porque se volvería sectaria. Es al lector al que toca sacar sus propias conclusiones de lo que lee, y si la novela le resulta subversiva, o aleccionadora, es porque el mundo de la imaginación ha sido construido de manera eficaz por el escritor. –En escenarios y resultados más posmodernos, ¿qué decir de las revoluciones gestadas desde las convocatorias que provoca la tecnocracia? El nombre de burocracia, que es un nombre kafkiano, es ahora el de la tecnocracia, con toda su parafernalia cibernética, ahora que el mundo es gobernado desde las computadoras. Pero detrás de las computadoras está siempre la mente humana trabajando, urdiendo maldades, o creando utopías. Estamos viviendo una verdadera revolución que acumula cambios radicales en las sociedades cada día que amanece. Nos estamos volviendo distintos, y apenas lo percibimos. Lo nuevo se vuelve viejo de inmediato. Ya no hay acontecimientos lejanos, ni de ayer, todo sucede hoy mismo frente a nuestros ojos. Un teléfono celular tiene hoy el poder de una granada de fragmentación, porque un mensaje que se multiplica en las pantallas convoca a miles que llenan las plazas y son capaces de derrocar dictaduras. Estamos en el futuro. T. Oswaldo J. Hernández ohernandez@siglo21.com.gt F. EFE y cortesía Adolfo Chávez


/maga0506  

http://www.s21.com.gt/sites/default/files/maga0506.pdf

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you