Issuu on Google+

Al momento de lanzar un producto al mercado, las empresas, comienzan a realizar todo tipo de estudio, y planes para tener éxito. De esta manera comienzan a utilizar lo que llamamos marketing o mercadotecnia. Una de las ocupaciones de la misma, es aclarar el laddering de un producto, es decir, los atributos, beneficios y valores que tiene, para poder mostrarlos al público y lograr posicionarse en el mercado por su demanda. Los beneficios de un producto, son las respuestas que se hacen los clientes a preguntas como "Y a mi qué?", "Y después?" (o "Y entonces?"), "Qué hay de bueno para mi en esto?", la empresa debe hacer una

lista de las características de su producto, y de esa manera responder que cada una de ellas es importante para la comodidad del cliente además de contener características que otros productos no contienen. Por otra parte los atributos son la personalidad de un producto, pueden ser físicos; como las características materiales del producto, o pueden ser atributos funcionales, todos aquellos relacionados con las prestaciones y utilidades del producto, como el color, sabor, diseño, la función, entre otros. Por último el análisis del valor es una filosofía que busca eliminar todo aquello que origine costos y no contribuya al valor ni a la función del producto o

del servicio. Su objetivo es satisfacer los requisitos de rendimiento del producto y las necesidades del cliente con el menor costo posible. El análisis del valor también es un enfoque organizado para analizar los productos y servicios en que se utilizan rutinariamente varias etapas y técnicas. Estos tres elementos, definen el posicionamiento de una marca. El cliente valora el producto, porque le concede beneficios, y contiene atributos que le llaman la atención.

Sheryl costa @adamasofi


laddering