Page 117

i

i

i

i

Eduardo Camilo

111

das por procesos de comunicación interpersonal de cariz intercomprensivo y argumentativo y, al mismo tiempo, anteriores a las de especificidad preformativa, durante las cuales se busca cambiar predisposiciones en comportamientos cívicos, la especificidad de los fenómenos dialógicos es simultáneamente convergente y divergente. Es necesario no ignorar que estos procesos de comunicación se inscriben en momentos concretos de las campañas publicitarias en las cuales se buscan gestionar apetencias de actuación cívica decurrentes de consensos cognitivos y, al mismo tiempo, cambiarlas en comportamientos consecuentes. Así siendo, los fenómenos dialógicos reflejan estos contextos: en el ámbito de la consolidación de los consenso cognitivos, el dialogismo tiende a ser de cariz reactivo con un valor activo o pasivo y una especificidad necesariamente convergente, una vez que es esencial que los públicos no olviden los contenidos anteriormente transmitidos. En lo que respecta a la transformación de las predisposiciones en comportamientos, las dinámicas dialógicas se alteran estructuralmente: los enunciados son constituidos por mensajes que traducen comportamientos discursivos asociados a la concretización de una determinada conducta cívica. En esta medida, las significaciones de los mensajes presentan un cuño proactivo, buscando desdramatizar miedos, sugiriendo consejos, solucionando dudas, haciendo superar titubeos e incertidumbres. La dinámica dialógica de los enunciados presenta, entonces, una especificidad preferentemente divergente, conduciendo a que sean prepasados por abordajes basados en la polémica (por ejemplo, a través de una especie de simulacro de debate) y hasta mismo por la puesta en escena parodica de las causas cívicas publicitadas y/o de las propias actitudes (de eventual miedo, prejudicio, etc.) que los interlocutores todavía presentan relativamente a ellas. Además de este dialogismo intrínseco, astricto al propio proceso comunicacional que sostiene la campaña de sensibilización y desarrollo y que recurre a circunstancias y contextos concretos que le atribuyen una especificidad, hay que resaltar la existencia de otras prácticas lingüísticas que remiten para una dimensión más amplia. Es justo en este alcance que está fundamentado el dialogismo extrínseco. Para Mikaïl Bakhtine, los signos son siempre habitados por la ‘voz del otro’; en conjugación con las significaciones consagradas lingüísticamente a partir de la correlación gramatical entre significantes y significados, existen otras dimensiones semánticas que son decurrentes de su valor de uso en el ámbito de procesos de comunicación prepasados por circunstancias y conLivros LabCom

i

i i

i

Ensaios de comunicação estrategica  
Ensaios de comunicação estrategica  

comunicação

Advertisement