Page 1

CANAÁN (Las Ciudades, Deut 6:10)   Parte I 

Introducción:

Sabemos que la agrupación de los hombres en ciudades ha obedecido a su mis­  mo  desarrollo,  el  cual  ha  hecho  que  la  misma  humanidad  busque  el  intercambio  comercial, la utilización de tecnología, la explotación de la tierra, etc.  La primera  ciudad que se menciona en la Biblia es la ciudad de Nod (Gén 4:16) la cual sirvió  de refugio para Caín, el cual a su vez edificó la ciudad de Enoc (Gén 4:17).  Las ciudades por lo general eran construidas al costado de una montaña o loma,  para  tener  la  seguridad  de  abastecimiento  de  agua,  casi  siempre  tenían gruesas  murallas  que  les  servia  de  protección  contra  los  ataques  enemigos,  además  de  contar con un lugar alto (por lo general una torre) desde donde se vigilaba cons­  tantemente.  Desarrollo:  Canaán  además  de  representar  la  vida  en  abundancia  que  Dios  nos  ofrece,  se  puede comparar a aquellas áreas de nuestra alma que necesitan ser conquistadas  por  nuestro  Josué  (El  Espíritu  Santo),  lo  cual  vamos  a  lograr  si  primeramente  hacemos lo que hizo Josué con el pueblo de Israel (Jos 5:2,3) ver Col 2:11.  Jericó (Jos 6:16):  Significa “Lugar fragante o deleitoso”, “ciudad luna”.  Esta ciudad debe ser derri­  bada completamente y nunca mas ser reedificada (Jos 6:26), representando nues­  tra  vida  pasada,  nuestro  placeres  anteriores,  lo  que  antes  hacia  que nos deleitá­  ramos en el pecado.  Pero así como antes presentábamos ofrenda al pecado aho­  ra la presentemos a Dios (Rom 6:19), es por eso que Dios permitió que tomaran el  oro y la plata de Jericó para dedicarla a Él (Jos 6:19), además de preservar la vida  a  Rahab  la  ramera,  tipificando  con  esto  que  el  área  sexual  no  será  destruida  en  nosotros sino que tiene que ser sojuzgada.  La conquista de Jericó se logra por medio de la alabanza (tocando trompeta), de  la sujeción (obedeciendo las órdenes de Josué), de ser purificados por Dios (con  fuego) y siendo guiados por el Espíritu Santo (usando con destreza la Espada).


Hai (Jos 7:2):  Hai  significa  “Montón  de  ruinas”,  “Basura”  y vemos que era una ciudad muy pe­  queña,  mucho  menor  que  Jericó;  sin  embargo,  hizo  huir  al  pueblo  de  Israel,  ya  que estos no consultaron siquiera con Josué para pelear contra esta ciudad.  Hai  representa  aquellas  cosas  pequeñas  en  nuestra  vida  (odios,  rencores,  amar­  guras, envidias, etc.), las cuales no podemos desarraigar de nuestra alma debido  a  que  existe  un Acán que no ha confesado, es decir que la falta de ministración,  los  pecados  no  confesados  hacen  que  muchas  veces  perdamos  las  batallas.  Cuando Acán muere, el pueblo gana la batalla y toma para sí los despojos y el ga­  nado, lo que significa que Dios prospera nuestra vida material así también como  nuestra alma (3 Juan 2).  Josué edificó un altar a Jehová con la destrucción de Hai.  Nosotros vamos a po­  der levantar un altar a Jehová al desarraigar de nuestro corazón aquello que nos  estorba para prosperar y seguir conquistando mas ciudades.  Gabaón (Jos 9:3):  Debido  a que el pueblo de Israel no consultó con Dios sobre la procedencia real  de los gabaonitas, se hizo una alianza con este pueblo que Dios no había manda­  do hacer, por lo cual Israel tuvo que vivir con ellos y en muchos casos defender­  los  y  protegerlos.  Posiblemente  esto  sea  figura  de  pactos  que  nosotros  realiza­  mos  en  nuestra  vida  pasada  y  al  recibir  a  Cristo  tenemos  que  vivir  con  ellos  no  pudiendo invalidarlos tan fácilmente.  Jerusalén (Jos 10:1):  Su nombre significa “doble paz” o “fundamento de paz”, y representa una figura  maravillosa  la  conquista  de  Josué  sobre  esta  ciudad,  ya  que  Cristo  dijo  ...la  paz  os dejo, mi paz os doy, no os la doy como el mundo la da... dejando entrever que  el mundo nos va a dar cierta paz, pero que esta paz no es la misma que la que Él  nos ofrece (ver Efe 2:17).  Hebrón (Jos 10:36­37)  Significa “pacto” y fue destruida completamente por Josué a pesar de que era un  lugar de  gigantes  (Núm 13:22), es decir que nosotros antes de venir a Cristo pu­  dimos haber hecho pactos muy fuertes, grandes pactos que no dejarían que nues­  tra vida espiritual se desarrollara, por lo que tiene que venir nuestro Josué (El Es­  píritu Santo) y destruirlos, abolirlos y eliminarlos completamente de nuestra alma.  En Jos 20:7 se designa a Hebrón como una ciudad de refugio, es decir que Cristo  hace un pacto con nosotros (Heb 10:16), el cual no puede ser invalidado por nadie  lo mismo que en la ciudad de refugio no podía penetrar el vengador de la sangre  (el diablo, Jos 20:3).


Conclusión: La  ministración  del  alma  es  una  forma  de  destruir  las  ciudades  fortificadas  que  construimos mientras anduvimos en el mundo, es necesario que poseamos la tie­  rra de abundancia, pero debemos saber que todo lo que pisare la planta de nues­  tros  pies  será  nuestro  (Jos  1:3),  aquello  que  no  logremos  sojuzgar nunca  podrá  pertenecernos.  Luchemos por ser victoriosos, Cristo ya venció al Infierno, al Ha­  des y a la muerte, ahora es nuestro turno.

canaan6  

Canaán además de representar la vida en abundancia que Dios nos ofrece, se puede comparar a aquellas áreas de nuestra alma que necesitan ser...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you