Issuu on Google+

LAS BUENAS OBRAS EF 2:10 ­ AP 2:26 INTRODUCCION: Dios en su creación trabajó seis días y el séptimo reposó de todas sus obras. De la misma manera la Biblia dice que somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para hacer las buenas obras que Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas (Ef 2:10). DESARROLLO: Al escudriñar la Palabra de Dios, encontramos que El demanda del cristiano que procure ocuparse de buenas obras y una de las primeras de las que nos debemos ocupar es el de "creer", es decir, que las obras de Dios se hacen por la fe, las cuales al ejercitarnos en ellas, nos perfeccionamos para la salvación de nuestro ser integral. PASOS PARA PODER HACER BUENAS OBRAS: HACER LA OBRA DE DIOS: JN 6:28­29 Esto significa que no podemos hacer ninguna obra agradable a Dios si antes Cristo no vive en nosotros y somos justificados y vivificados por El (Is 64:6); para poder practicar la Obra de Dios es necesario que creamos en el sacrificio que el Señor Jesucristo hizo por nosotros, derramando su sangre para limpiarnos de obras muertas (Heb 6:1). Nuestra salvación debe estar fundamentada en el creer con fe y no en las obras que pudiéramos hacer para ser merecedores de tan bendita Redención (Ef 2:8­9); luego las obras que podamos hacer deben estar basadas en la fe de nuestro Señor Jesucristo y ser guiados por el E.S. (1Co 3:11­13). HACER LAS OBRAS DE DIOS: EF 2:10 En Stg 2:14;17­18;26, la Biblia nos enseña que así como el cuerpo sin espíritu está muerto, la fe sin obras está muerta; es necesario que el hijo de Dios muestre frutos de lo que ha creído en testimonio de su nuevo nacimiento (Jn 9:1;6­8;35­38). Estas obras fueron preparadas de antemano por Dios para que andemos en ellas y para que podamos ser aptos en hacer dichas obras, es necesario ser rociados con la sangre de Jesucristo; de la misma forma que el Templo en el A.T. era rociado con la sangre del cordero después de que ésta fuera derramada (Heb 13:20­21; Lev 4:4­6). Todas las obras que hagamos motivados por la fe del Hijo de Dios nos deben llevar a la consagración de nuestro ser integral, sabiendo que nuestro espíritu fue vivificado cuando creímos en "la Obra de Dios", nuestro cuerpo será


transformado cuando el Señor regrese por nosotros (1Co 15:51­52); pero nuestra alma debe cumplir un proceso de restauración la cual comenzó cuando fuimos resucitados (en nuestra alma) en el bautismo en agua (Ro 6:4­5); dicho proceso debe ser a través de las obras, tomando en cuenta que seremos juzgados si estas obras fueron guiadas por Dios o por nuestra vieja naturaleza (2Co 5:10; Ecl 12:14; Ro 2:6­7; Mt 16:27). EJEMPLOS DE PERSONAJES QUE HICIERON OBRAS: ABRAHAM: STG 2:21­23 En el ejemplo de Abraham vemos que el Señor siempre prueba nuestra fe para llevarnos a un grado más excelente de fidelidad y amor hacia El, poniendo de manifiesto todo aquello que pueda estar oculto en nuestro corazón y que impida nuestro crecimiento espiritual. A Abraham Dios lo estuvo ejercitando en hacer obras por la fe que tenía, desde el momento que le demanda que salga de su tierra y de su parentela, caminando por fe y no por vista hasta que muere aun esperando la promesa de Dios (Heb 11:8; 13­14; 16). Luego de un tiempo en que el Señor había estado probando la fe de Abraham, es cuando le pide realizar la obra más difícil como prueba de su fe; sacrificar a su hijo único de donde dicha obra le fue contada por justicia. De igual manera El Señor nos pide muchas cosas en nuestra vida con el objetivo de que nuestra fe no sea una fe muerta, sino por el contrario que podamos llevar mucho fruto en el E.S. RUTH 1:15­17; 2:12 Inmediatamente que Ruth cree en el Señor, sus obras son manifiestas resultado de su fe; le hace bien a su suegra (familia), sujetándose amándola y cuidándola; recoge espigas (figura de la Palabra de Dios) de los campos de Booz (figura de Cristo) en donde están los siervos (los cinco ministerios); por sus obras halla gracia delante de Booz y es redimida porque conocía su identidad y quien era su Redentor. El resultado de hacer obras que provenían de la fe en Dios es que se casa con Booz (Cristo); esto nos enseña que ahora en el final de los tiempos el Señor regresará para casarse con aquellos cristianos que a la manera de Ruth se consagraron haciendo obras buenas, fundamentados en la fe del Señor Jesucristo, guiados por el E.S. EJEMPLOS PARA ESTUDIO: JOSE GEN 39:20­23; 4. DANIEL 9:2­6; 5. NOE GEN 6:9; 6.ELIAS STG 5:17; 7. ENOC HEB 11:5; 8. JOSUE 1:2­7; 9. APOSTOL PABLO 1TIM 4:7 CONCLUSION: Sabemos que la fe que profesamos nos lleva a hacer buenas obras en Cristo Jesús, las cuales son fundamentales para nuestro crecimiento


espiritual; de tal manera que aquellos cristianos que no se ejerciten en realizar dichas obras quedarĂĄn sin fruto, resultado de una fe muerta. Al hacer las obras de Dios debemos ser guiados por el E.S. para evitar que nuestra vieja naturaleza intervenga, debido a que seremos juzgados por nuestro SeĂąor Jesucristo cuando estemos en su presencia (2Co 5:10).


buenasobras