Page 22

CINE01

¿Bruce LaBruce

se hace mayor? ESTUVIMOS CON EL DIRECTOR CANADIENSE DURANTE LA ÚLTIMA EDICIÓN DE LESGAICINEMAD, ORGANIZADO POR FUNDACIÓN TRIÁNGULO, DONDE PRESENTÓ GERONTOPHILIA, LO MÁS CERCANO A UNA PELÍCULA MAINSTREAM QUE HA RODADO. ¿SE HA DOMESTICADO EL ENFANT TERRIBLE DEL QUEER CINEMA? SE LO PREGUNTAMOS.

Texto Agustín Gómez Cascales

Se acabaron, de momento, el sexo explícito y la provocación evidente en los trabajos de Bruce LaBruce. El polifacético creador canadiense –que no olvida el escándalo que provocó su exposición de fotografía Obscenity en La Fresh Gallery el febrero pasado– decidió, tras L.A. Zombie, probar suerte en circuitos no tan underground, en busca de un nuevo público (“en esta ocasión lo escandaloso es que mi película no está provocando ningún escándalo”, bromea). Le apetecía tener un presupuesto mayor para rodar, y por una vez poder contar con subvenciones públicas, así que escribió un guion sobre la relación entre un anciano, interpretado

por Walter Borden –de 81 años–, y un joven, al que da vida el actor de 18 años Pier-Gabriel Lajoie, que se conocen en la residencia en que está ingresado el primero y en la que llega a trabajar el gerontófilo Lake. Vamos, que no era precisamente material para una producción Disney. “Tenía claro que esta película tendría relación con mis obras pasadas, y necesitaba contar una historia que me interesara, con personajes poco habituales y algún fetichismo sexual de por medio”. Gerontophilia aborda el que quizá sea el último gran tabú del mundo gay: la atracción sexual por los hombres mayores. “El desafío estaba precisa-

mente en utilizar un tono amable para tratar este tema. Además, no creo que sea necesariamente un tabú gay, a los ancianos se les discrimina sea cual sea su orientación sexual”. Cuenta LaBruce que el tono romántico de parte de la cinta hay que analizarlo con distancia. “Hay ironía en mi manera de abordar los clichés. Aunque siempre me ha interesado incluir cierto halo romántico en mis películas, pornográficas incluidas”. Cuenta LaBruce que no era su intención compartir un fetichismo suyo (“aunque de joven practicase sexo con gente mayor que yo, nunca fui un gerontófilo”), sino que su intención era retratar a un joven que se siente distinto, y hasta cierto punto discriminado, por sus fantasías sexuales. Una vez eligió para interpretar a Lake a PierGabriel Lajoie –quien recientemente ha desfilado para Calvin Klein en la pasarela de Milán– tuvo que explicarle en qué consiste un fetiche sexual, lo desconocía (“buscaba a un actor que transmitiese inocencia y pureza, y PierGabriel la tiene”). Gerontophilia quiere ser una celebración de la edad madura, LaBruce sentía la necesidad de hacerlo: “No se valora la experiencia y la sabiduría de nuestros mayores”. Y ya tiene lista su próxima película, más experimental: la filmación de una representación de la ópera Pierrot Lunaire, de Arnold Schoenberg. “Firmé una puesta en escena en Berlín que me ha servido como base para este trabajo. La protagoniza un transexual, y es más explícita que Gerontophilia. Creo que levantará ampollas”. Vuelta a la normalidad para LaBruce, entonces.

Cómo ser Ignasi LO ÚLTIMO DE VENTURA PONS ES UN COLORIDO DOCUMENTAL EN TORNO A LA FIGURA DE UN MUSEÓLOGO GAY, CATALÁN,

SEROPOSITIVO Y CON UNA FAMILIA QUE ESCAPA DE CUALQUIER CONVENCIONALISMO. PREGUNTAMOS A IGNASI MILLET QUÉ LE CONVIERTE EN UN PERSONAJE DIGNO DE UNA PELÍCULA. Texto Pablo Giraldo Retrato Bernat Millet

shangay

cine. 22

Ignasi Millet ha querido compartir sin tapujos su realidad en el nuevo documental que firma Ventura Pons. Con sus actos y sus palabras lucha, armado de positivismo, contra la discriminación que sufren quienes conviven con el VIH.

Arriba, Bruce LaBruce recostado, con sus sempiternas gafas oscuras. Bajo su retrato, dos momentos de Gerontophilia, con el joven Pier-Gabriel Lajoie y el veterano Walter Borden, que sigue sin fecha de estreno oficial en España.

M.

Con serios problemas económicos, un padre con un peliagudo historial de intentos de suicidio, una madre revolucionaria de 80 años –y sin reparos para acompañar a su hijo a la playa nudista de Sitges–, una ex mujer en silla de ruedas que descubrió su lesbianismo hace no mucho, un hijo experto en diseño gráfico con un pasado como okupa en Londres y otro fotógrafo que profesa una sorprendente fe en el evangelio católico, es fácil imaginar qué vio Ventura Pons en la figura de este museólogo homosexual que, por cierto, convive con el virus del VIH desde mediados de los noventa. “Según él, vio una manera diferente de enfocar las cosas en tiempos difíciles”, explica su protagonista. La idea del documental Ignasi M. surgió tras la complicada situación que atraviesa Millet que, ahogado por las deudas, ha tenido que cerrar su empresa después de que la administración para la que prestaba trabajos de conservación no le pagara sus servicios. “Y para colmo mi padre intenta suicidarse, mi madre se cae, el hijo se me hace evangelista y a mí me bajan las defensas...”, cuenta sin perder la sonrisa. “Cuando Ventura me lo propuso le dije: no sé lo que va a salir, pero intentémoslo. Hay mucho que contar”. Ignasi M., que se presentó en el pasado Festival de Toronto, comienza con su protagonista explicando a cámara la rutina diaria de pastillas que debe tomar –hasta 29– para mantener controlado el virus del VIH. Y prosigue con un repaso a su entorno más cercano a través de entrevistas

CINE02 a familiares, amigos y compañeros que tratan de explicar la personalidad de un hombre sobre el que convergen diferentes complejidades sociales. “Hace 40 años no me habría imaginado que mi vida fuera a ser así, pero creo que es muy bonito que, a mis 53 años, me den la oportunidad de contarlo. Parece que no se puede hablar de ser seropositivo porque molesta a la gente. Yo estoy en Grindr o Gayromeo y aún hay quien te bloquea o insulta cuando se lo dices, síntoma de que no está normalizado. A día de hoy incluso tengo amigos de 18 años a los que han echado de casa por ser gays. Quería hablar de todo eso, pero también de mi paternidad e incluso de la evolución de mi ex mujer que, con el paso del tiempo, ha tenido relaciones con otras mujeres”. Todos ellos participan en la película, pero que nadie espere una familia disfuncional sumida en la tragedia, sino un ejercicio de libertad a todos los niveles y una crítica a los valores tradicionales. “Esta es una manera de decir que otros modelos de familia son posibles. Y no hay prácticamente límites. Toda la gente que sale en el documental ha dicho lo que ha querido. Al final incluso le dije a Ventura: falta un poco de drama, ¿no?”, bromea.

✮LA PELÍCULA IGNASI M. SE ESTRENA EL 31 DE ENERO EN CINES DE TODA ESPAÑA.


Millions discover their favorite reads on issuu every month.

Give your content the digital home it deserves. Get it to any device in seconds.