Issuu on Google+

La Balanza 1 Fragmento de la portada deďŹ nitiva


2


LOS GUARDIANES DEL EQUILIBRIO: LA BALANZA Alberto Porta

3


4


I. La Balanza

5


16 de abril, 1463 Lisboa A mi señor Pedro da Cintra: Le escribo esta carta, aunque no sé si recibiré respuesta, ya que tengo que narrarle mi última hazaña. El 26 de diciembre de 1462 inicié una nueva exploración en unos mares que todavía nadie había surcado. Estaba seguro de que allí descubriríamos nuevas tierras que conquistar, como indicaban unos viejos escritos que encontré en la vieja villa de mi familia. Por desgracia no recibí apoyo de ningún alto cargo, debido a la horrible situación en la que se encontraba Portugal. Por eso mismo decidí llevarme a un par de discípulos míos. Tardamos mucho tiempo en llegar hasta el lugar señalado en el mapa. Estaba totalmente desmotivado al no encontrar nada más que el inmenso océano. Tanto el marinero que nos acompañaba como mis aprendices querían retornar a Lisboa, pero yo insistí en quedarnos un día más navegando por los alrededores. Estaba seguro de que había algo allí. Para nuestra sorpresa, cuando el sol del alba nos despertó, el barco se encalló en la costa de una hermosa isla deshabitada. La ilusión nos quitó el hambre y la sed y, escoltado por los jóvenes, me adentré en la isla sin percatarme del peligro que podría hallar. Sin embargo, durante el camino no encontramos ni un solo animal. La única forma de vida en aquel paraíso eran los bosques de vivos colores. 6


Las frutas que probamos, dulces y untuosas, eran totalmente nuevas para nuestro paladar. Aquello era maravilloso, jamás podría detallar todo lo que mis ojos contemplaron. Pero el descubrimiento no acabó ahí, mi amigo, todo se quedó pequeño cuando llegamos al centro de la isla. Hasta entonces pensábamos que ningún hombre había pisado aquellas tierras, pero descubrimos ruinas, rodeadas de cascadas y lagos transparentes. Las piedras con las que habían sido construidas estaban muy deterioradas. ¿Qué civilización habría vivido allí? Mi curiosidad iba haciéndose cada vez más grande cuando reparé en que había dibujados en las paredes, unos hombres delgados que portaban distintas armas en sus manos y señalaban a un individuo mucho más grande que ellos. Aquella bestia humanoide tenía varios brazos como si se tratase de un cefalópodo. Las pinturas lo dejban claro, había una amenaza oculta en aquella isla. Volvimos rápidamente al barco y decidimos regresar a Portugal.Llegué apenas hace unos días y desde entonces espero pacientemente reagrupar a algunos exploradores más para poder acabar la investigación de aquella misteriosa isla, ahora que conozco el lugar exacto donde se ubica. Únicamente espero que apueda unirse a la investigación para conocer la verdad sobre aquel lugar. Aguardo su respuesta y le adjunto una copia cifrada del mapa que usé para llegar hasta la maravilla. H. Viniera 7


El mundo está repleto de hechos y maravillas que, si formasen parte del conocimiento del ser humano, harían la vida mucho más sencilla, tranquila y segura. Si conocer la verdad fuera únicamente saber qué es lo bueno de nuestro mundo, podría ser compartida entre generaciones. No obstante, la realidad es distinta. Es cierto que el mundo tiene sus aspectos positivos, sus prodigios ocultos y ha albergado civilizaciones que nos hubiera gustado conocer, sin embargo también ha sufrido guerras y muertes masivas, ha silenciado secretos que desencadenarían injusticias. Conocer la verdad supondría ser consciente de todo lo malo. Sería, entonces, como tener los mismos conocimientos que Dios. Pero como humanos que somos, dicha información nos volvería desequilibrados y nos causaría mucho miedo. Por el bien de la humanidad, la verdad ha de permanecer oculta. El Códice del Origen y la Verdad, Capítulo 1 F. RETH LAUNDE

8


8 de septiembre, 1943 La noche es cerrada. Voy corriendo torpemente entre la maleza, guiado por los pasos de mis hermanos. «¡Que no escape!», escucho decir a Loan. Luego Gauthier me nombra. «En campo abierto Hugo podrá atraparlo». Yo no hago más que correr en silencio. Estoy asustado, aunque también emocionado por estar viviendo mi primera caza. Intento concentrarme, pero las palabras de mi padre resuenan en mi cabeza. —Ya tienes dieciséis años. Es momento de ponerte a prueba –dijo el día de mi cumpleaños. Recuerdo perfectamente aquel día. Me encontraba en su despacho, frente al escritorio, de pie y en completo silencio. A todo lo que me decía yo asentía, daba igual que no lo comprendiera o que estuviera en desacuerdo. Yo no tenía voz frente a él. —Al igual que el resto de tus hermanos, has nacido con un don. Formas parte de una familia de guardianes y has sido instruido para servir a la Hermandad desde que tienes memoria. En la próxima misión organizaré tu primera caza. Recuerda, Hugo –se alzó de la silla para mirarme a los ojos–, la Hermandad ante todo. Una advertencia de mi hermano Loan me devuelve al presente. —¡Lo tengo! –le escucho decir. Gauthier me hace una señal para que me aproxime a él y observe con detalle la escena. Loan agarra al individuo del pescuezo y lo estruja contra el tronco de un árbol. —¡Habla, maldito espía! ¿Qué haces en nuestro territorio? El apresado se niega a hablar y Loan, como respuesta, co9


loca el antebrazo sobre su cuello, asfixiándolo lentamente. —Por mucho que te resistas te despegaré los labios y hablarás. De hecho, me voy a hartar de escuchar tu voz. –De repente vuelve la mirada hacia mí–. Hugo, acércate. Esto es importante para ti. Cuando doy el primer paso, el intruso comienza a reír. —¿Así es como entrenáis a vuestros niños? Parece mentira que ese muchacho se vaya a convertir en un guardián. —¡Imbécil! No entrenamos guardianes, nacemos guardianes. Dime, ¿para quién trabajas y qué buscas en nuestra villa? El individuo enmudece de nuevo. Está convencido de que nadie podrá arrebatarle ninguna información. Lo que el espía no sabe es que mi hermano mayor tiene el poder de persuadir. Con su don consigue dejar la voluntad de su enemigo a su merced. —Me lo vas a contar y lo sabes –insiste mientras le mira fijamente. El individuo comienza a sudar. Aprieta los labios para que su lengua no se mueva contra su voluntad. —El cambio ha comenzado –susurra–. Me han ordenado vigilar a vuestra familia. —¿Por qué motivo? —Algo está desequilibrando la Balanza, es lo único que sé. Loan y Gauthier se miran extrañados mientras el prisionero se revuelve. —¿Para quién trabajas? El hombre cierra los ojos y aprieta sus puños con fuerza. —¡Vaanghar! –escupe entre lágrimas. Ninguno reaccionamos a tiempo. El espía desenvaina un cuchillo y se lo inserta en el tórax. Loan lo suelta y Gauthier me coge del brazo. 10


—Hugo, esta es tu caza. Si no lo matas tú, no se considerará que estés preparado para ser un guardián. Miro preocupado a Loan pero éste niega con la cabeza. El espía ha muerto. Los tres nos quedamos en silencio. —¿Y ahora qué hacemos, Loan? –pregunta Gauthier. Él nos tranquiliza con su mirada. —No hay nada que ocultar. Hugo ha matado al espía. Felicidades, Hugo. Ya eres un guardián del Equilibrio.

11


19 de abril, 1945 Primera parte La luz del amanecer invade mi habitación. Hoy, el día que cumplo dieciocho años, es la reunión de la Hermandad de los guardianes del Equilibrio. Familias de todos los rincones de Europa han viajado hasta Francia para intercambiar una información que, según he oído, es poco tranquilizadora. Me levanto con pereza y estiro cada extremidad de mi cuerpo. Me aseo rápido y sin mucho interés. Mi madre me ha dejado sobre una silla la ropa que he de ponerme hoy, debo estar presentable. Sinceramente, estoy algo nervioso por conocer a otros guardianes como yo. No recuerdo haber asistido a una reunión con tantas familias. En esta ocasión ha sido idea de mi padre convocar a todos los guardianes en villa Tardía. Nuestra villa se encuentra escondida entre las altas y frías montañas de los Pirineos y no tiene más de cien habitantes, es un sitio tranquilo donde nadie causa problemas. Al ser tan pequeña no requiere un gobierno que la controle, no obstante nuestros vecinos piden la protección de mi familia a cambio de la cesión de parte de sus bienes. Desde hace muchas generaciones este intercambio se ha llevado a cabo sin impedimentos. Miro mi reloj, son las diez de la mañana. Desde bien temprano he oído cómo mi madre y las asistentas han estado trajinando por la casa para preparar la visita. Decido quedarme un rato más en mi habitación. La verdad es que, no me apetece nada ayudar a mi madre con la decoración de la villa. 12


Alguien llama a mi puerta. Todavía no he girado el pomo cuando entra de golpe y grita mi nombre con emoción. —¡Buenos días, Hugo! –dice mi hermano Timeo. —¡Canijo! No entres así en mi cuarto, algún día me harás daño. Él hace oídos sordos e invade mi habitación sin permiso. Justo detrás entra la más pequeña de la casa, Gwen. Timeo se parece mucho a mi madre: ojos claros, cabello castaño con suaves reflejos rubios y una piel más pálida que la mía. Es un niño de quince años sociable, pero algo despistado. Es el más querido en la villa pero en la familia no sucede lo mismo, tal vez por ser muy independiente. Nunca ha recibido afecto ni atención de mi padre y hermanos mayores. Gwen, ya ha cumplido diez años y es tímida y reservada como el primer día de su vida. —¿Qué te parece cómo han decorado la casa? –me dice mi hermano– ¡Es genial! Además, he visto al tío Grégorie, que acaba de llegar de París. Me ha preguntado por ti, ¿vienes a saludarle? —Aceptaré cualquier proposición a cambio de que dejéis de toquetear mis cosas –les digo con una sonrisa mientras salen corriendo de mi habitación. Aunque a veces me cueste, debo comportarme como el hermano mayor y ofrecerles una vida confortable, ya que el resto de mi familia se supone que tiene otras prioridades. Cuando bajo las escaleras me cruzo con mi madre, que apenas se da cuenta de mi presencia. La detengo con un saludo. —Buenos días, mi vida, veo que te has puesto la ropa que te dejé anoche –dice mientras me observa atentamente con una jovial sonrisa. 13


—Me ha dicho Timeo que ha venido el tío. —Acaba de llegar ahora mismo. Lo encontrarás en la entrada. Asiento con la cabeza y, antes de irme en su búsqueda, me giro para besarle la mejilla. Clara es una madre dulce y afectuosa, cualidades que compensan la dureza de mi padre. Salgo a la entrada de casa y me detengo unos segundos a observar la divertida escena. Al final de las escaleras hay aparcado un vehículo de dos plazas alargado y descapotable. Su conductor está apoyado sobre el negro capó, mostrando con orgullo el que es su mayor tesoro. A su lado están jugueteando Gwen y Timeo, que hacen ademán de subirse al coche. —¡Ni se os ocurra mancharme la tapicería! –exclama Grégorie alterado. Mi tío es el hermano menor de mi padre. Es un hombre alto, de piel morena, envejecida y con barba incipiente. Es un hombre atractivo y con maneras refinadas propias de la capital. Vive desde hace años en París. En ese instante, mi padre llega de algún rincón de la villa y le da un fuerte abrazo. Hace más de un año que no se ven. Bajo las escaleras sin querer interrumpir el reencuentro familiar cuando Timeo anuncia a voces mi presencia. —Vaya vaya, si es Hugo Maulen. ¿Todavía sigues viviendo con tus padres? –dice socarrón. —No tiene gracia, tío Grégorie. —Me alegro de que estés bien, muchacho –me golpea en la espalda con su gran mano. —No me esperaba tu visita tal día como hoy. A mi padre parece que le ofende mi sinceridad. —Tu tío es también un Maulen y tiene derecho a estar presente en la reunión –me recrimina. 14


No me refería a eso. Quiero mucho a mi tío, pero no es un guardián del Equilibrio. Como no me gusta discutir, decido desviar el tema con otra pregunta que me inquieta mucho más: —¿A qué hora llegarán las familias? —Están al caer, así que llévate a tus hermanos y prepáralos. Serán tu responsabilidad, ¿queda claro? —Mi hermana Eliane es mayor que yo… La fulminante mirada de Anthony lo dice todo. Asiento y llamo a mis hermanos, a los que con gusto llevo de nuevo adentro. Las criadas han vestido a Gwen mientras que yo he aconsejado a Timeo cómo presentarse ante los invitados. Son ya las once y media de la mañana y todavía no ha acudido ninguna familia de guardianes. Estamos pasando el tiempo en la habitación de Timeo, pero cada segundo que pasa les veo más inquietos. —¿Qué crees que dirán en la reunión? –me pregunta mi hermano. Yo me encojo de hombros mientras subo a Gwen sobre mis piernas. —¿Y por qué no vienen Loan y Gauthier? Hace año y medio que mis hermanos mayores se independizaron. Loan, el mayor, se fue a Londres, donde se casó con Doriane, y el segundo se marchó a París. —Lo cierto es que Gauthier sí podría haber venido a la reunión con el tío Grégorie –admito–. Sea como sea, imagino que papá les mantendrá informados. —Hugo –me llama Gwen con una dulce y suave voz. —Dime, princesa –balanceo mis piernas para animarla. 15


—¿Qué son los guardianes del Equilibrio? La pregunta me pilla desprevenido, aunque es un tema fundamental en todo guardián infante: cuestionarse su existencia. Timeo y yo hicimos esa pregunta a nuestra madre, cada uno en su momento, por lo que jamás me había tenido que preocupar por allanar el camino a mis hermanos menores. Nunca hubiera imaginado que la tímida Gwen me preguntara a mí sobre ese tema. Timeo me mira con una sonrisa. No es nada fácil de explicar. —Nuestro mundo se rige por una Balanza que mantiene el equilibrio entre el bien y el mal. Pero ella sola no puede controlar todo lo que nos envuelve, por eso existimos nosotros, los guardianes del Equilibrio. Nacemos con ciertos poderes gracias a la Balanza. —¿Y quién la descubrió? —Eso es como preguntar quién descubrió a Dios –responde Timeo airado. Yo le pido paciencia a mi hermano. Es difícil aceptar y comprender lo que conlleva la vida de un guardián del Equilibrio —El mundo no es tan limitado como lo conocemos, Gwen. Ignoramos el horizonte que muchos bautizaron como realidad. La gente siempre se ha hecho preguntas y ha buscado la manera de conocer el límite de todo lo que nos rodea. Ante estas dudas, nuestros antepasados investigaron hasta descubrir la ley del Equilibro. Un viejo filósofo perfeccionó la investigación y la escribió en su libro llamado el Códice del Origen y la Verdad. —¿Ese no es el libro que tienes en tu mesilla de noche? —El mismo. Lo tendrás que leer en cuanto cumplas dieciséis años. 16


Gwen hace ademán de seguir preguntando, pero nuestra madre entra en el cuarto de Timeo. —Niños, ya han llegado los Fezza. Vuestra hermana Eliane está abajo esperándoos. Comportaos y obedeced a vuestro hermano Hugo. Gwen quiere irse con mamá, pero ella la convence para que se quede conmigo. Mientras la pequeña gimotea, Timeo se acerca a mí y me da un golpecito en el hombro. —Hugo, que conste que te lo digo porque soy buen hermano, te explicas muy mal, ¿alguna vez te lo han dicho? –pregunta sin poder aguantar una carcajada. Yo tampoco me privo y le devuelto la broma con amistosos golpes. —¡Niños! ¿Qué os acabo de decir? Timeo, Gwen y yo bajamos hasta el amplio recibidor donde encontramos a mi hermana, que nos obliga a ponernos en fila. Mientras nos organizamos, Anthony y Clara están en la puerta principal dándoles la mano a Stefano y a Lidia. Stefano Fezza es un hombre rellenito y con poco pelo. Lidia tiene una mirada triste y apagada. Detrás del matrimonio, y para mi sorpresa, encuentro a cuatro jóvenes, también en fila como nosotros, y con un aspecto serio y respetuoso. Han venido hasta los hijos más mayores. Sabiendo esto, creo que a mamá no le gustará la idea de que tanto Loan como Gauthier no se hayan interesado por la reunión. Miro a mi hermana Eli con disimulo y le pregunto por los cuatro miembros de la familia que no conozco. —Calla y no te muevas. Tenemos que transmitir respeto y poder. Están en nuestra villa y son nuestros invitados. Eliane es mayor que yo, pero por mucho que lo intente jamás tomará el rol de líder como lo hicieron Loan y Gauthier en su momento. No es que busque la confrontación con ella, 17


pero una persona tan fría y antipática como Eli no podría representarnos. —¿Pero los conoces? –insisto sin apenas dejar de mirarles, sus ojos son hipnóticos. Ella resopla y se coloca un mechón de pelo detrás de la oreja. —Alessandro es el mayor, tiene veintiséis años –me susurra casi al oído. De él me llama la atención su pelo rapado y esos ojos verde esmeralda que dan incluso miedo–. He leído en los informes que tiene el poder de confundir a la gente con recuerdos y pensamientos generados por él. En ese momento Alessandro deja de mirar a un punto vacío de la casa para mirarme fijamente a mí. Al segundo, retiro la vista sin poder evitar sonrojarme. —El chico que está a su lado es Luciano –prosigue Eli–, tiene un año menos que el mayor y es conocido como El ilusionista: crea escenarios imaginarios que te llevan a otra realidad. Beatrice es la tercera hija, de veintidós años. Sus ojos, verdes también, no intimidan tanto como los de sus hermanos, pero sí le dan una belleza muy notable. Tiene cuatro años más que yo y en cambio parece más joven. —Es la única en toda la Hermandad con capacidades curativas. —¿Curativas? ¿en serio? –eso es algo increíble. Beatrice se percata de que estamos hablando de ella y dirige hacia mí su penetrante mirada. Esta vez no retiro la mía. No puedo evitar quedarme perdido en sus ojos. Entonces me sonríe. ¿Me ha sonreído? ¡Hugo, despierta! ¡Tienes que ser cortés con las damas y más si son invitadas! Dejo de mirarla en ese momento. —Y el más joven es Marco, de veintiún años. Es imposible 18


guardar un secreto cuando te cruzas con él pues en menos de un segundo es capaz de conocer todos los recuerdos de tu vida. Marco es algo más agraciado que sus dos hermanos y siguiendo la costumbre familiar lleva el pelo rapado. También tiene los ojos verdes, pero con una tonalidad canela. Seguramente sepa que tanto Eli como yo estamos analizándole. Siento un escalofrío. Realmente es un poder tenebroso. —¡Benvenuti! –saluda mi padre a los cuatro hijos Fezza. Ellos responden con una inclinación respetuosa con la cabeza y el más pequeño le contesta, también en italiano: —Il piacere è mio –responde Marco con una voz suave que transmite calma. Papá no sabe qué decir. Puede que sepa mucho francés, inglés y español, pero de italiano sabe lo mismo que yo, o sea, nada. Parece que está costando romper el hielo. Después de un largo silencio, los adultos se retiran a unos aposentos más íntimos y nos quedamos los hijos en la misma posición en que estábamos. Se suponía que Eli sería la portavoz de los hijos Maulen, pero me temo que debe de estar igual de avergonzada que yo. Miro a mi hermano y éste me responde encogiendo los hombros. Vale, no tendré más remedio que hablar por ellos… Alessandro da un paso hacia delante. —Es un placer pisar vuestras tierras, familia –dice con un sonoro acento–. Los Fezza estamos poco acostumbrados a salir de nuestro país, pero esperamos que esta reunión nos vincule con toda la Hermandad. Miro a mi hermana y espero a que ella responda, pero no se mueve. ¿En qué diablos está pensando? No podemos permitirnos llevarnos mal con los Fezza. 19


—¿No he hablado correctamente? –pregunta a sus hermanos. —Tu traducción es correcta, Alessandro –le dice Marco. Alessandro parece haberse ofendido con nuestro silencio. Cuando me decido a hablar, Eli interviene. —Estamos encantados de recibiros en nuestra villa. Es un honor poder compartir nuestras tierras con otras familias, sin embargo, debo deciros que hay unas normas que cumplir mientras estéis en Tardía. Los cuatro Fezza no cambian la expresión de su cara. —La más importante: nada de usar vuestras habilidades – prosigue Eliane–. Es de mala educación indagar en las mentes de vuestros anfitriones, Marco. Beatrice coge del brazo a Marco, le pide que se calme y que no la mire de esa manera. —Disculpa a mi hermano –añade ella, sin apenas mirarnos a los ojos–. Non sia maleducato. —Non era la mia intenzione. Sin decir una palabra más, Eli se retira a su alcoba y le pide a Timeo que se lleve fuera a Gwen. Mi hermano coge de la mano a la pequeña y salen por la puerta grande mirando a los invitados. Yo me acerco aún más a los Fezza, que se ponen en guardia. —No quería ser grosero –añado rápidamente–. Tan solo quería deciros que mi hermana suele estar de muy mal humor. No se lo toméis en cuenta. Noto como mis palabras bajan la tensión del ambiente. —Si necesitáis ayuda para cualquier cosa, me podéis consultar a mí. Tenéis total libertad para deambular por Tardía. Espero que disfrutéis de vuestra estancia. —Grazie –responde Alessandro. 20


—Eh… prego –digo torpemente, sin saber si lo he dicho bien o no. Marco sonríe. A medida que van pasando las horas, la mansión se llena cada vez más de visitantes de todo el mundo. Los Vranjes, de Atenas, y los Duré, de Besançon, ya se hallan en la sala de estar, donde conversan tranquilamente. Poco después recibimos en el gran comedor, ya decorado con velas y con aperitivos sobre la mesa, a los Munive. Papá y mamá se han puesto contentísimos cuando les han visto entrar por la puerta principal, la efusividad de sus saludos nada tiene que ver con la bienvenida que le han proferido al resto. El caos de ese momento de la tarde, casi noche, ha provocado que sea yo el que represente a mis hermanos. Pero no me importa, tengo un gran interés en conocerlos. El cabeza de familia se llama David y tiene cuarenta y cinco años. Cuando me ve no puede evitar mostrar una divertida sonrisa. —Tú debes de ser Hugo –me dice colocando su mano sobre mi hombro. —Un placer, señor –contesto educadamente. —¿Qué edad tienes ya, hijo? —Diecisiete –contesto al instante, sin apenas pensármelo. Sin embargo es mentira, ya soy mayor de edad. —Ya eres mayor. Seguro que estás impaciente por salir a conocer mundo. —Eso sin dudarlo, señor –insisto en ser formal. —Anthony tendrá algo pensado para ti, ¿no, hermano? –le pregunta sustituyendo mi hombro por el suyo. Aunque mi padre y David no son familia, entre ellos suelen denominarse de esta manera como muestra de cariño. 21


—Todo a su debido tiempo. Luego mi padre me lleva hasta Tessa, la esposa de David Munive. Su rostro es el típico de las mujeres francesas, tiene un gran parecido con Clara salvo por el color de su cabello, que es castaño. —Esta bella mujer es Tessa –dice mi padre, haciendo sonrojar a la invitada. Sin querer interrumpir el intercambio de inocentes risas entre Anthony y Tessa, me acerco a ella para darle dos besos. Entonces la mujer deja de sonreír y retrocede varios pasos, asustada. No entiendo qué le ha podido ofender a la mujer. Mi padre me coge del cuello y me arrastra hacia atrás, junto a él. —Perdona a mi hijo, no ha querido ser maleducado. —¿Qué he hecho? –sigo sin comprenderlo. En ese momento David suelta una enorme carcajada y, solo entonces, Tessa cambia su actitud y se ríe junto a él. La tensión parece haber desaparecido al instante. —No se lo tengas en cuenta, cariño –coge a su esposa de la cintura–, ya sabes que los hispanos son muy cariñosos. —Ostras, lo he hecho sin querer… –ya es la segunda vez esta noche que alguien se siente incómodo con mi aproximación. —No te preocupes –me contesta ella sin acercarse un solo paso a mí. Me doy cuenta de que su marido la tiene bien cogida y creo que no la va a soltar en un buen rato. —Si me disculpan, voy a buscar a mis hermanos menores –me despido. No creo que pueda soportar más el bochorno que he pasado con los Munive, con la ilusión que tenía por conocerles. Salgo de casa y encuentro a Timeo sentado en los escalo22


nes. Parece aburrido y algo perdido. Le saludo y me siento a su lado, con las rodillas bien pegadas a mí. Hace fresco, pero se agradece después de tanto jaleo dentro de casa. Miro hacia el horizonte, que está cubierto de negras montañas sin una sola luz artificial, y respiro profundamente. —¿Qué te pasa, enano? –le digo. Mi hermano mira hacia el otro lado y me acompaña con un suspiro de cansancio y resignación. —No hay ningún chico de mi edad. —Lo dices como si tuvieras diez años –me río. Pero le entiendo, yo me siento igual. Parece ser que todos son de la edad de Eli o incluso mayores. No voy a negarlo, me siento pequeño al lado del resto de las familias. —Tú y yo no nos llevamos tanto. Solamente dos años de nada, hombre. Timeo sonríe, pero sigue algo apagado. —Ya, pero es que además no entiendo lo que dicen. No sé, Hugo, me siento fuera de lugar, y eso que ésta es mi casa. Sin saber muy bien qué decirle lo acerco hacia mí. En momentos como éste no sé cómo actuar. Espero que Timeo comprenda que con este abrazo intento suplir mis silencios. El cielo está lleno de estrellas. Apenas hay una sola nube tapando las maravillosas vistas de una montaña tan poco habitada como Tardía, y creo que eso a nuestros invitados les gustará. Ya son las nueve de la noche y han llegado todas las familias. Cuando entro junto a Timeo para cenar, logro ver a mucha gente nueva. Imagino que son los Da Silva, así que no me intereso por saludarles. La cena de hoy es algo diferente a lo que estamos acostumbrados en mi casa. Hay diversas mesas y sillas distribuidas por 23


todo el jardín. —¿Reconoces a los Da Silva? –dice Timeo extrañado. —No, pero supongo que son los que papá no me ha presentado todavía. Espera un momento: que yo sepa los Da Silva son una familia de ocho miembros y aquí solamente hay cuatro. —Habrán pasado de venir, como Loan y Gauthier. —Será eso –digo con dudas. Las familias se acomodan en las diferentes mesas. Alguno de sus miembros se relacionan con otros invitados y, por supuesto, tanto Clara como papá van dando conversación a los adultos de cada familia. —¿En qué piensas? —¿Y tú? –no le miro directamente, hay algo en el entorno que me hace sentir intranquilo. —Buff, no sé, Hugo. ¿Qué finalidad tendrá todo esto? Tengo… —¿Miedo? Timeo asiente. Esta vez sí me vuelvo hacia él y le sonrío, tal y como suelo hacer para que no se preocupe. Me es difícil mentirle, pero logro tranquilizarle haciéndole pensar en otras cosas. —¿Hay alguna chica que te parezca guapa? Timeo sonríe. —Hombre, hay muy pocas. Si tuviera que escoger, elegiría a Beatrice. Mírala bien, es perfecta. Me giro discretamente hacia donde mira mi hermano. Los Fezza están justo al lado de la entrada principal del patio interior. Los cuatro hermanos forman un pequeño círculo cerrado, pero Beatrice está cara a nosotros y no puedo evitar mirarle a los ojos. Ella me devuelve la mirada y sonríe. 24


—Pillada –me dice al oído Timeo, haciéndose el loco. Y tanto. ¿Qué hago? ¿Retiro la mirada o qué? Como siempre, tardo demasiado en actuar y ella se adelanta. Alza la mano y me saluda con simpatía. Yo le respondo igual y, para mi sorpresa, ella sale del círculo y comienza a caminar hacia nosotros. Me vuelvo para preguntarle a Timeo qué hacer, pero ha desaparecido. —Buona sera –saluda Beatrice, a tan solo unos centímetros de mí. —Eh, hola –mierda, ya no pienso con claridad–. ¿Qué tal estás? ¿Va todo bien? Ella abre la boca para contestarme, pero se detiene unos segundos para buscar las palabras correctas en mi idioma. Yo me quedo embobado mirándola. —Estamos bien, gracias. Esta casa es muy ¿acogedora? —Sí –río como un estúpido–, lo has dicho bien. Ella sonríe también. Vaya, sí que es preciosa. Sus mejillas están cubiertas por un millar de diminutas pecas que le dan un toque divertido. Y sus ojos… De repente un escalofrío recorre todo mi cuerpo. Los hermanos de Beatrice me están traspasando con sus miradas. Ella se percata de mi malestar y no necesita volverse para descubrir qué me lo provoca. —A mis hermanos no les gusta mucho relacionarse con otras familias. Nuestro padre es muy desconfiado y nos ha inculcado esos valores. —No quiero ser una molestia. —No lo eres. Yo espero poder hacer amistades para poder hacer frente a lo que nos depara el futuro. Además –añade echándose un mechón del pelo hacia atrás–, a partir de hoy todos debemos cambiar y estar preparados. 25


—¿Sabes algo? –la interrumpo sin querer. Beatrice, solo entonces, deja de mirarme. —Mi padre nos ha contado que hay muchos problemas con la Balanza. —¿La Balanza? ¿Estás segura? —Lo siento, no sé más. Lo que más me preocupa es que tenemos que estar preparados para una guerra. Y yo, personalmente, no lo estoy. —¿Hablas de la Segunda Guerra Mundial? Ella niega con la cabeza, dudando si responderme o no. —No estoy segura de cuál es nuestro enemigo, pero en unas horas nos lo contarán todo. —Eso espero. Beatrice se encoge de hombros sin saber muy bien cómo seguir la conversación. Mi rostro ya no muestra incomodidad ante el hecho de estar frente a una chica guapa. Ahora es el reflejo de la preocupación lo que me invade. —Ha sido un placer conocerte, Beatrice –le digo como despedida. Ella sonríe aún más y asiente. —El placer es mío, Hugo. Le respondo con una sonrisa y le acaricio el brazo. Luego me giro y busco con la mirada a mi hermano Timeo. ¿Dónde se habrá metido? Durante los siguientes minutos recorro la mansión pero no aparece por ningún lado. Mamá dice que tampoco le ha visto, así que comienzo a preocuparme. ¿Habrá salido fuera? Vuelvo a las escaleras donde estábamos antes, pero tampoco le encuentro allí. Cierro los ojos y me concentro en los sonidos de mi alrededor. ¡Ahora sí, escucho su voz! Sé que algo malo le está sucediendo. Sin coger carrerilla me impulso sobre mis piernas y, de un solo salto, bajo los nume26


rosos escalones que separan la mansión de la villa. Cuando toco el suelo de nuevo empiezo a correr a toda velocidad para socorrer a mi hermano. Mi poder como guardián reside en la velocidad, pero en este caso no me es útil acelerar mucho porque he de callejear entre las viviendas de la villa. Me adentro por unos oscuros y solitarios callejones. Entonces distingo entre las sombras a tres individuos que han acorralado a mi hermano Timeo. —¡Eh, vosotros! ¡Dejadle en paz! –grito a varios metros de ellos y todavía corriendo. Veo cómo se vuelven hacia mí y desenvainan sus espadas. Exacto, lo que me imaginaba: ahí están tres de los Da Silva que faltaban en la fiesta. El que me planta cara en primera fila es Fernão, de veintinueve años. Es el más reconocible debido a su obesidad y a sus casi dos metros de altura. Desconozco el poder que tiene, pero eso no me detiene en absoluto. Flexiono mis piernas y, como antes, doy un gran salto que los deja algo confundidos. Fernão consigue reaccionar y envaina su espada para cruzar los brazos en posición de defensa. Con el impulso que me he dado le lanzo una patada que le golpea precisamente en ellos, pero no surte el efecto que yo esperaba. Mi golpe no le causa daño alguno y caigo al suelo torpemente. Cuando logro estabilizarme, me percato de que otro Da Silva se acerca a mí con la espada en alto. Mierda, y yo que no he cogido la mía confiando en que la fiesta sería tranquila. El nuevo atacante se llama Miguel. Sus ojos son muy azules y siento que al mirarlos me congelan el cerebro. ¿Será parte de su poder? No es tan alto como su hermano mayor, pero es más musculoso. Maneja bien la espada y yo no tengo nada con lo que defenderme. 27


—¡Hugo, huye y pide ayuda! –me grita Timeo desde el suelo. Cuando me fijo en él veo que tiene una brecha en la cabeza y la sangre cubre su rostro. Me invade la ira y eso me da fuerza durante unos pocos segundos. En una de las veces que esquivo los rápidos ataques de Miguel lanzo un puñetazo sobre su rostro, dejándole sin posibilidad de continuar atacando. En ese momento me aferro a su espada con fuerza. El que queda es Tadeu, el más pequeño de todos. Tiene dieciséis años y, hasta donde yo sé, carece de poderes. —¿Y ahora qué? –pregunta el menor, con las piernas temblorosas. —Retirad vuestras armas y rendíos –les amenazo. Fernão se ríe y desenvaina su espada. Junto a él se aproxima Tadeu. Me encuentro en un duelo desequilibrado. En un despiste Fernão me golpea con la empuñadura de su arma, dejándome atontado. Cuando estoy a punto de caerme al suelo alguien me sujeta firmemente por las axilas. Intento volverme para ver de quién se trata, pero no logro reconocer su cara. —¿Se puede saber qué está pasando aquí? –grita Eliane–. ¡Exijo una explicación! A su lado aparece Florian Munive, el hermano mayor de la familia francesa. Por lo que me ha contado Eli, es tan buen luchador como persona. —Vuestra madre nos ha contado que estabais por la villa deambulando –dice Florian. —¡Eh! ¡No es lo que parece! –dice a gritos Fernão–. El niñato éste nos ha provocado y nos ha insultado. —¡Mentira! –contesto al instante, intentando zafarme de la persona que me tiene cogido. Perplejo, miro hacia arriba y 28


veo su cara. Se trata de Guilhem, el hermano mediano de los Munive. —Deja que los mayores se encarguen de esto –me dice con total calma. Cuando alzo la mirada me percato de que los tres portugueses envainan sus espadas y nos miran con resignación. Evidentemente ellos eran los culpables de aquel conflicto y tanto mi familia como los Munive sabemos de sobra que los Da Silva se meten en problemas siempre que pueden. —Informaré de esto a los líderes de cada familia –añade mi hermana. Siento cómo Guilhem deja de oprimirme y me suelta poco a poco. Los portugueses, junto a Eliane y Florian, se dirigen a la mansión. Cuando están lo suficientemente lejos me acerco a Timeo, que se ha quedado arrodillado como espectador de aquella batalla y me responde con una sonrisa. —La que se ha liado, ¿no? Le pego una colleja que le borra esa sonrisa tonta de la cara. —¿Qué? –dice quejándose. —Podrían haberte hecho daño, estúpido. ¿Por qué no hiciste nada para llamarme? –me intento tranquilizar porque sé que él no tiene la culpa–. Bueno no pasa nada, enano. Vámonos a casa, ¿te parece? Guilhem se acerca a nosotros. —Un placer, Maulen. Es una pena que nos hayamos tenido que conocer en estas circunstancias –alarga la mano para levantar a mi hermano pequeño del suelo. —Gracias por ayudarnos. —No hay de qué. Pero creo que es momento de volver a tu casa. Tu padre iba a empezar la reunión justo cuando fuimos 29


en vuestra búsqueda. El corazón me late ahora con fuerza. Ha llegado el momento de conocer la verdad. Cojo a mi hermano y le ayudo a avanzar varios pasos observando el estado en el que se encuentra. —No me sueltes –me dice cuando creo que camina ya bien. —Tranquilo –le sonrío–. Nunca lo haría.

Sigue la aventura en Noviembre de 2013

30


© Texto: Alberto Porta Pérez © Portada: Inmaculada Martínez Primera Edición. Noviembre 2013 Editado por: Shalaklibros Editorial Dr. Marañón nº 3 Bajo 46920 Mislata Valencia info@shalaklibros.es www.shalaklibros.es

Diseño y maquetación: Francisco J. Pradas ISBN: 978-84-940785-2-1 Depósito Legal: V-2490-2013 Impreso en España por Guada Impresores S.L. Printed in Spain

31


32


GUARDIANES DEL EQUILIBRIO: La Balanza