Page 1


Colaboradores

www.kymagazine.com.mx Cecilia

Francisco

Cecilia Hurtado Tenía 16 años cuando vio por primera vez cómo aparecía una imagen en una charola de revelador, después le regaló su tío una Pentax K1000 y las primeras lecciones básicas sobre la velocidad del obturador, la profundidad de campo y la luz. Aparte de hacer fotografías, le gusta coleccionar fotos anónimas, andar de pata de perro y escuchar secretos. Más de ella en: www.ceciliahurtado.net

Gema

Ana Lorena y Luis Enrique

Claudia

Israel

Francisco Ramírez Arroyo En un día que se celebraba la muerte de Rousseau, pero del año en que Tarkovski presentaba su película El espejo, nació en una clínica húmeda del ISSSTE, después de ser instigado por diez practicantes para verlo nacer, mientras su padre se encontraba comiendo tacos a varias cuadras del lugar. Francisco Ramírez Arroyo prefiere que le digan “Cocó”. Estudió letras y una maestría en literaturas comparadas, odia la educación institucional aunque es profesor desde hace quince años. Ama la cerveza, la carne asada y el territorio sonorense. Gema Villela Valenzuela

Suelen

Periodista y fotógrafa freelance. Cuando se cansa de torcerle el cuello al cisne, lo deja libre para escribir poemas y cuentos. Está enredada con los periodistas a escala nacional, con los de Canadá y U.S.A. Mitad Yori, mitad Yaqui, oriunda de Sonora “State”. Es bien buza y profunda, la certifica PADI (Professional Association of Diving Instructors). De ideología feminista y conservacionista. Le gusta el aroma del café de grano por la mañana, las partys en la playa, escuchar música en la opción shuffle del Ipod y es malísima en los videojuegos, pues se quedó atrapada en los ochenta, cuando moría en los abismos de las alcantarillas de Mario Bros. También es viajera errante con espacio fijo sólo en la Web 2.0: http://aroomofeverybodysown.wordpress.com Israel Martínez Israel Martínez (Guadalajara, 1979) es artista sonoro-multidisciplinario, compositor empírico y licenciado en ciencias de la comunicación. Su obra


se desarrolla en áreas como la música experimental, instalación sonora, acciones y proyectos en sitio específico, así como video. Ha presentado obra y ofrecido conciertos en México, Inglaterra, Austria, Francia, España, Estados Unidos y Colombia. En 2007 fue acreedor al Premio de Distinción en la categoría de Músicas Digitales del Prix Ars Electronica de Austria. Es co-fundador del sello de música electrónica alternativa Abolipop y como curador ha desarrollado proyectos para Laboratorio Arte Alameda y el desaparecido museo de arte contemporáneo La Planta en Guadalajara. Inició en la música desde su adolescencia, explorando la ciudad contracultural de principios de los noventa. Suelen Contreras Suelen Contreras tiene 22 años, cursa el último semestre de la licenciatura en Comunicación y Medios. Es de Tepic y no se agüita, también es vocalista de una banda casera y le gusta la fotografía porque le permite decirse. Ana Lorena Méndez y Luis Enrique Bolívar / Focofoco: X Q / Blondie / ByN / CS4 / David Lynch / Fisheye / Flare / Flashcube / Hasselblad / ISO 3200 / Kate Moss / Kenzo / Liquify / Patrick Demarchelier / Polaroid / RGB / V Magazine. Claudia Aguirre Ilustradora y artista secuencial residente de Monterrey, Nuevo León. Amante de los gatitos y la fantasía épica, de los contrastes inmensos entre lo bello y lo horrible. Gusta de dibujar absolutamente todo lo dibujable, desde ilustración infantil hasta fantasía pasando por ciencia ficción y acción/ aventura. Adicta al chocolate, con una fascinación inmensa por los dinosaurios y los libros. Ha participado en varias exposiciones regiomontanas como (Visibilidades 2007) Primera Muestra estudiantil EXHIBEO (2008), Ilustramientos (2009) Comics colectivos como WTF comics (2009), DaPshow: Cat Odes (verano 2010). También tiene webcomic: www.catscratchcomic. com sobre gatitos. Más de Claudia en www.claudiaillust.daportfolio. com


Primera KY

Un año de andar en la KY

Y así, de pronto, como suceden las mejores cosas de la vida (aquellas que pasan sin que uno se lo proponga), cumplimos un año. Y decidimos celebrarlo trayéndote aquí una muestra de lo que hay -hasta este momento, porque ya sabemos lo efímero de este arte- en el museo más grande: la calle, así que nos fuimos a dar un buen rol por la ciudad, comandados por nuestro colaborador y asesor, Mariño González, y con las cámaras de nuestros fotógrafos, Abraham Pérez y Natalia Fregoso. El grafiti toma la calle y la KY te trae algo de lo mucho que encontramos y que creemos que vale la pena ver. A esto se suma la entrevista que Gaby Becerra le hizo a “El Frase”, (uno de los grafiteros más representativos del movimiento local) al momento de estar haciendo su última obra. Y el Disco Roboto, también sobre el tema. Varias historias de cosas que, como siempre, suceden en la calle. Una crónica de Franky Álvarez, con fotos de él mismo, sobre el siempre mítico Real de Catorce; otra sobre Vícam, en Sonora, fascinante lugar y estupendas las imágenes (tanto escritas como fotográficas) que Francisco Ramírez nos comparte; el asomo a los lavaderos de Acayapan, donde las hermanas Suelen y Shantal Contreras acudieron para luego contarnos algo que parece único e irrepetible, esas historias que dan ganas de eternizar, porque sospechamos que en algún momento la modernidad acabará con ellas y, finalmente, una crónica que le pedimos a nuestra amiga, la periodista Gema Villela, sobre su experiencia al aventarse en paracaíadas (complementada con una entrevista que ella misma le hizo a una paracaidista profesional), crónica que se nos ocurrió cuando vimos que algo relacionado a ello había colocado en su “estado”, en Facebook; es más, la entrevista fue a través de Skype. Así de cibernética y democrática es la KY.

En la parte fotográfica esta KY está de aniversario, cual debe. Pues además de que en todas las historias anteriores los que tomaron las gráficas se lucieron, el portafolio de esta ocasión pertenece a alguien en quien pensamos, justo para el primer número de KY y que por diversas razones su inclusión fue postergándose: Cecilia Hurtado. América se llama el trabajo inédito del que presentamos aquí una muestra y nos congratulamos de que por fin Ceci esté en la KY, además de celebrar con ella la obtención de una beca del Programa de Estímulos a la Creación y al Desarrollo Artístico, de la Secretaría de Cultura. Dos miembros de KY obtuvieron también la misma beca: Mariño González, colaborador y miembro del Consejo Editorial, en la categoría de Literatura; y nuestra fotógrafa favorita, Natalia Fregoso, en Artes Visuales. Así que todas estas noticias nos ponen de muy buen humor, pues tenemos la certeza de que el Veinte Diez tiene que ser un muy buen año para todos. Arrancamos, a partir de este número, una serie en la que Israel Martínez estará haciendo una rápida revisión al trabajo de algunos creadores en el campo de la música, hablando de los últimos treinta años, que han influido al generar una actividad más allá del simple hecho de tocar, hablando específicamente de la escena local. Y, finalmente, la sección de moda, que nos propuso nuestro amigo Luis Enrique Bolívar y que elaboró en conjunto con Ana Lorena Méndez, nos ofrece dos propuestas sumamente atractivas, antes de que arribe la primavera. Y aunque arribe. Gracias a todos los que han hecho posible que KY cumpla su primer año circulando: a nuestros anunciantes, a los cientos de colaboradores, a los miles de lectores. La KY sigue abierta para que se sumen a este proyecto, de la manera que más les guste. Pasen ustedes, a la KY número 13 (No hay nadie como tú... no hay nadie como tú mi amor...).


www.kymagazine.com.mx Director Editorial David Izazaga Márquez dizazaga@kymagazine.com.mx

Portada: Alvar Ramos Colaboradores: José Israel Carranza, Leslie Martín, Alfonso Cadena, Nacho Cadena, Federico Barón, Jonathan Lomelí, Cristian Mejía Ramírez, Ana Cinthya Uribe, Hugo Hernández, Paco Castro, Miriam Ramos, Ricardo Luévanos, Ilsem Yaremy González de Alba, Erandini Aparicio, Sergio Saucedo, Sergio Rodea, Mariño González, Adrián de Galo, Quetzal Cárdenas, Diana Martín, Jonás Acosta, Magaly Ruiz, Victor Sprint Nova, Azzem, René Córdova, Mario Ruiz, Martín Mora, Ulises Rodríguez, Gabriel Anguiano, Alfredo Rodríguez, Karen Puente, Damián Trejo, Eva Cabrera, Carlos Alberto Salgado Chablé, Ulises Arreola, Elizabeth Martínez, Jerónimo Escudero, Marcos Gallegos, Carlos López de Alba, Dolores Díaz, Verónica Nieva, Manuel Ramos, César Chávez, Gloria Pérez, Shantal Contreras, Alejandro Meza, Alejandro Fournier, Ricardo Ruiz, Carlos Aroche, Franky Álvarez Maxemin, Bruno de Loera, Juan Carlos Jiménez “Knito”. José Soto, Gaby Becerra, Tonatiuh Figueroa, Iván Vázquez, Jorge Báez, Tania Ochoa, Héctor Nápoles, Wendy Selene Pérez, Cecilia Hurtado, Francisco Ramírez Arrollo, Israel Martínez, Gema Villela Valenzuela, Suelen Cotreras, Luis Enrique Bolívar, Claudia Aguirre, Ana Lorena Méndez, Daniel Arelis Fuentes “Le Percep”, Zatu Straftäter y Cabeza de Caset. KY magazine, revista mensual de distribución gratuita. Año 2, número 13, febrero de 2010. Editor responsable: David Izazaga (dizazaga@kymagazine.com.mx). KY magazine es una publicación independiente. Impresa en Zafiro Editores, S.A de C.V: calle Cartero 86, Guadalajara, Jalisco, México. C.P. 44190. Número de certificado de reserva otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor: en trámite. Número de certificado de Licitud de Título: en trámite. Número de certificado de Licitud de Contenido: en trámite. El contenido de los artículos es reponsabilidad de quienes los escriben, no necesariamente reflejan el punto de vista de la publicación. Los derechos de reproducción de los textos e imágenes, así como el nombre aquí publicados, están reservados por KY magazine. Prohibida la reproducción parcial o total del contenido, imágenes y fotografías, por cualquier medio físico o electrónico sin previa autorización por escrito del editor. Todos los derechos reservados. “Lo que tú ves de puntitas, yo lo veo acostado ”.

Director Creativo Alvar Ramos Martínez alvar@kymagazine.com.mx Editor Juan Levid Lázaro levid@kymagazine.com.mx Redacción Federico Barón Silvio Nava Corrección Gloria J. Martínez Güitrón Fotografía Natalia Fregoso natalia@kymagazine.com.mx Abraham Pérez abraham@kymagazine.com.mx Director Comercial Carolina Lerma Martínez direccion.comercial@kymagazine.com.mx Consejo Editorial Martín Mora, José Luis Coronado, Javier Audirac, Jorge González Arce, Mariño González, Sergio Rodea, Mak Gutiérrez, Gloria Pérez.


Placeres

txt & img: Federico Barón

La academia de los dogos Tomaron la calle hace 30 años, y desde entonces han logrado extasiar los paladares de varias generaciones de tapatíos y otros terrícolas que los han comido. No importa si llegaste por casualidad o recomendación, Los hot dogs El Chino son una delicia; también conocidos como los hot dogs de la UdeG -aunque no tienen nada que ver con la institución, deberían de tener un patrocinio por la mención, mínimo- están siempre a la orden hasta altas horas de la madrugada, justo cuando el hambre es demasiada y las opciones culinarias son limitadas.

da en abundancia.

El pan calientito envuelve la salchicha frita, que a su vez es cubierta por una rebanada de crujiente tocino. Acompañado de jitomate, cebolla, crema, mayonesa, cátsup y mostaza. Todo al gusto y personalizado por el cliente. Además, encima del dogo va el ingrediente que los distingue de los demás, una enorme y deliciosa rebanada de panela. Para los que no comen carne los hay sin salchicha y con doble porción de panela. Además puedes acompañarlos de ilimitadas porciones de cebollitas y chilitos serranos fritos o jalapeños con zanahorias. ¿Al dar la primera mordida te das cuenta que te hizo falta algún ingrediente? Sin miedo, sólo basta acercarte a los chefs y pedirlo, ellos amablemente te lo agregarán sin problema. A diferencia de algunas cadenas de comida rápida, donde pedir un poco más de cátsup se vuelve una experiencia desagradable, con El Chino todo se

¿Comiste demasiado chile? ¿Tienes el picor en la lengua? Desaparécelo con un refresco o un agua fresca. ¿Quieres otro hot dog pero hay mucha fila para ordenarlo? No es necesario que te formes de nuevo, pídelo directamente con los virtuosos del perro caliente y te lo sirven de inmediato. ¿Terminaste y se te antojó un postrecito? Puedes comer una jericalla o un delicioso arroz con leche.

El servicio es excelente, la rapidez en la línea de producción se basa en la peculiar técnica del maestro doguero: preparar a la vez, todos los hot dogs que le quepan en el espacio que va de la punta de los dedos hasta el antebrazo. A pesar de ser preparados en grandes cantidades, cada uno tiene las porciones exactas y el sabor que lo hace netamente tapatío. Puedes comerlos sentado en las bancas, aunque la experiencia completa es disfrutarlos de pie.

Para disfrutarlos a tope, presentarse hambriento y trasnochado en Escorza esquina con Pedro Moreno, de domingo a jueves entre las 5:00 pm y la 1:30 am. Viernes y sábado de 5:00 pm a 4:00 am. Con un poco de suerte, el fin de semana te tocará disfrutar alguna sesión de chistes, concierto de banqueta o zafarrancho etílico -propio o ajeno-, el aderezo final para un hot dog callejero y delicioso.


Contenidos

11 12 26 28 30 32 36 38 40 44 46 50 54 58 60 72 88 92 96

Las cosas que le cambiaron la cara a la ciudad: Una plaza una El museo más grande de la ciudad: la calle “En 1,2 rayamos tu casa y no la haces de tos” Disco Roboto: Graffiti longa, vita brevis (o elogio de la cosa callejera) Excipiente: Luz y piedra Lo majestuoso y sombrío de Real de 14 Anécdotas de una adicta a la adrenalina En paracaídas por una apuesta Ropa limpísima; tallado marginal Dios Ameba: La pornográfica historia de una reportera matapasiones Volver a Vícam… La Leche: El placer de cocinar. Fresco del día Sociedad y sonido en la ciudad: Sedición: del punk a toda una cultura alternativa Máscara VS Máscara Portafolio Moda Post Cómics Última KY

img: Paola Agredano


Las cosas que le cambiaron la cara a la ciudad

Una plaza una txt: Federico Barón img: Abraham Pérez

Si la plaza de toros se llama Nuevo Progreso, quiere decir que antes hubo un “Viejo Progreso”. Exacto. Estuvo ubicada allá en la zona de San Juan de Dios, justo a un costado del Cabañas, por lo que hoy es la calle Dionisio Rodríguez. Y hay aún muchos aficionados que van al Nuevo Progreso y no dejan de lanzar suspiros al aire, entre que sale un toro y entra el otro, recordando aquel coso, que, dicen, “sí que tenía sabor”. Son las añoranzas de los viejos, asegura alguien que no conoció la anterior plaza y que hoy siente a esta como la única, como la mejor, como la que permite en cada corrida ser testigos de un arte que para muchos no lo es. Pero ese es otro tema. El caso es que la Plaza de Toros Nuevo Progreso está cumpliendo en este mes 43 años de haberse inaugurado. Fue un 4 de febrero de 1967 con un estupendo cartel, de esos que hoy daríamos cualquier cosa por ver: Joselito Huerta, “Finito” Contreras y el maestro de maestros, Manolo Martínez, lidiando toros de José Julián Llaguno. La plaza consta de cinco filas de barrera, siete del primer tendido, seis del segundo tendido, zona de palcos para siete personas cada uno y la zona general, en la parte alta. El número de vomitorios (no se confunda, que así se les denomina a las puertas de ingreso) fue calculado para desalojar la plaza en cinco minutos. Y quien quiera comprobarlo verá que, cuando concluye una corrida, en un dos por tres ya está toda la gente en la amplia explanada externa, ya sea saludando a quienes se encuentra; comentando detalles sobre las orejas que se dieron o se dejaron de dar; o comprando algo en las decenas de puestos que venden de todo: desde deliciosas tortas de mole, hasta el cartel que anuncia una corrida donde le ponen su nombre, para que uno pueda presumir que toreó junto a Pedro Gutiérrez Moya, “El Niño de la Capea”. La Plaza cuenta también con nueve corrales, diez cajones de toriles y el ruedo fue diseñado con una circunferencia

de 46 metros de diámetro y un callejón con cuatro metros de ancho. Hay caballerizas y vestidores para las cuadrillas, enfermería y una muy bonita capilla. Y en la plaza, también, gracias a su completa iluminación, pueden celebrarse festejos nocturnos. Este coloso, conocido popularmente como La Monumental, vino también, en su momento, a cambiar el entorno físico del lugar donde se proyectó. Siete años después de que se levantara el estadio Jalisco, pocas eran las casas que por la zona se veían. Pronto nació y creció la colonia Monumental y de ahí se fue extendiendo la mancha urbana, poco a poco, hasta que topó con la barranca de Huentiitán. Además de haber sido testigo, cual debe, de grandes corridas (recuerdo, con mucha nostalgia, no sólo el rabo que le vi cortar al “Capea”, sino su emotiva despedida), ha servido también para darle cabida a otros memorables espectáculos. Quién no recuerda el concierto de los Red Hot Chilli Peppers, el lleno hasta las manecillas del reloj, en la presentación de Juan Gabriel o al gran Antonio Aguilar, con toda su familia, incluídos los caballos. Lucha libre, carros destructores, enanos toreros... ha habido un gran surtido. Sobre todo hace algunos años, cuando escaseaban los lugares dónde presentar este tipo de espectáculos. Y, por si fuera poco, la parte del amplio y siempre insuficiente estacionamiento sirve todos los días para los cientos de corredores mañaneros, los niños en bicicleta o triciclos, por las tardes y hasta uno que otro aprendiz espontáneo de novillero, con capote en mano, que estando afuera se sueña adentro. Mientras, los “oles” retumban en la plaza -dicen- todo el tiempo, aunque no haya corridas.


Avenida La Paz y Federalismo


imgs: Natalia Fregoso y Abraham Pérez

El museo más grande de la ciudad: la calle Habría que recorrer todas y cada una de las calles y callejones de esta ciudad para llevar a cabo un gran censo de los grafitis que vale la pena admirar, plasmados en cuanta superficie se les permita. Labor casi imposible. Para celebrar un año de la KY, llevamos a cabo un registro, lo más amplio y variado posible, de esos "cuadros" que artistas urbanos han plasmado al aire y que están ahí (o que incluso en este momento ya no están), esperando ser vistos o acasi ni siquiera eso. Hemos recurrido a muchos expertos en el tema, a colaboradores (nuestro amigo Mariño González nos trazó un gran mapa de aquellos que considera escenciales), pero, sobre todo, a peatones que se ven sorprendidos de repente

en su andar, por una barda ante la cual es justo detenerse y, por qué no, hasta tomarse una fotografía. Arte efímero o no, el grafiti, les guste a muchos o no, cada día ha ganado aquí un lugar en las manifestaciones urbanas, como lo ha hecho también en las capitales más importantes del mundo. En KY hemos hecho esta "curaduría", para traerte a estas páginas una selección de lo que creemos es algo de lo mejor que hay hoy en las calles. Hoy, mañana ya no estarán quizá o habrá otros mejores o peores. Mientras, pásale por aquí y si te gusta demasiado alguno, búscalo, que también te damos las coordenadas. Buen viaje por las calles, en tu KY. :)


José María Vigil. Panteón de Mezquitán


( 14 / 15 )

Puerto Chamela y Belisario DomĂ­nguez


San Venancio y Calzada Independecia


Belisario Dom铆nguez entre Circunvalaci贸n y Sierra Madre


( 18 / 19 )

Cruz del Sur y Rosario Castellanos


Estadio Jalisco


( 20 / 21 )

Lima y Roble . Colonia del Fresno


Roble, entre Lima y Fresno.


( 22 / 23 )

Calle Fresno . Colonia del Fresno


Belisario Dom铆nguez y Circunvalaci贸n


24 / 39 25 ) ( 38

Avenida de los Maestros entre Federalismo y Mariano Bรกrcena


"En 1,2 rayamos tu casa y no la haces de tos" El Frase es uno de los grafiteros más reconocidos en la ciudad. Su trayectoria lo convierte en un referente de esta expresión artística y su lugar es la KY. Él está en ésta y en entrevista nos cuenta cómo comenzó en los menesteres de rayar en los muros de las calles para convertir la ciudad en su galería. Corrigiendo un mal trazo de su nuevo dibujo en la antigua Casa Libertad, El Frase (1979) reafirma: “a mí me gusta dibujar, solamente prefiero el grafiti ante otro estilo porque me gusta el olor del aerosol y porque cuando la gente no ha visto el resultado final hace gestos, comentarios… pero al terminarlo es como darles una cachetada con guante blanco”. Se trata de uno de los grafiteros de mayor trayectoria y producción artística en los muros de la urbe. Asegura que todo comenzó porque quería “ser reconocido en la escuela”. Después se convirtió en su pasión; desde amar el olor del aerosol, hasta la reacción de la gente por el resultado final. El Frase cree que el grafiti ha ido por etapas en la metrópoli, su boom fue en 1999, por ser “la ser ciudad con más tags en el mundo”, asegura, por lo que se ha convertido en el principal lugar de intercambio entre estilos, tipografías e ideologías.

txt: Gaby Becerra img: Natalia Fregoso

Desde entonces mucha banda comenzó su interés por el grafiti, pero pocos fueron los que siguieron con esa pasión, sin dejarse llevar solamente ser una moda. Así nació el Valle Rivera Azul, un grupo de artistas grafiteros, unidos por la mera pasión y amor al dibujo, mezclando y fusionando estilos y experiencias de varias partes y barrios de la ciudad. Frase afirma que gracias a este tipo de artistas, los cuales aman el dibujo sin importar sus etapas en en la ciudad, han hecho que el grafiti sea lo que es hoy en día: “El grafiti está en todos lados, no nada más en la paredes. Ahora lo vemos en la moda, playeras, cualquier tipografía…” A él solo le gusta dibujar, y así fue como se interesó y comenzó en esta expresión artística urbana. “Siempre he dibujado, y cuando veía a otras personas en la calle grafiteando, sabía que podía hacerlo también”. Menciona que hoy el grafiti “es fácil; antes si rayabas la pared de alguien, iban a hacértela de pedo. Y tú tenías que responder”. Hoy, dice él, cualquier persona cree que puede dibujar, cualquier fresa que se cree artista y tiene varo puede ir a comprar un


( 26 / 27 )

aerosol y materiales, cuando antes él y otros tenían que comprarlos de contrabando, ilegalmente en las ferreterías. Mientras platicaba, dibujaba, observaba, borraba y volvía a dibujar. Mencionó que antes el grafiti no era tan artístico, sino simplemente eran tags. Era popularidad, era “el a ver quién llenaba más las calles con sus firmas, quién rayaba más alto, más grande, en lugares más difíciles, a quién se le veía más…”. En ese sentido han destacado territorios como los de las avenidas Alcalde, Federalismo, 16 de Septiembre, Américas, López Mateos (Zona Minerva), Ávila Camacho, entre otras. A los quince años de edad comenzó todo; él mismo dice que era en cierta parte puro vandalismo. Y al querer rayar con los grupos “más nombrados” de aquel tiempo, éstos no lo aceptaban. Le decían que no dibujaba chido y no merecía estar en el grupo. Fue entonces cuando Frase junto con dos amigos (una chava y un chavo) crearon el 1,2,3. Después de un par de meses de comenzar a taggear la ciudad, llenaron las calles más importantes y fueron reconocidos. Cuando los grupos que lo habían rechazado lo invitaban a rayar, él se

daba “el lujo de rechazarlos”, dijo con cierto tono de orgulllo en su voz. Después me platicó las frases del 1,2,3, “En 1,2 rayamos tu casa y no la haces de tos” y “1 toque, 2 miches, 3 caguamas”. A sus 30 años, Frase es invitado a todo tipo de eventos, lugares, ciudades… a rayar. En algunos le ofrecen todo pagado, en otros el placer de dibujar, lo cual para él es más que suficiente. Al preguntarle qué era lo que más disfrutaba dibujar, dijo “las letras, porque las mías son únicas. Son una mezcla y fusión entre varios estilos, pero con mi toque”. Mencionó que como cualquier persona, la mayoría que entró en su momento a rayar paredes y muros, lo hicieron por pertenecer a una tribu, pero al final sólo los apasionados quedaron. Y como dijo él, gracias a esos apasionados el grafiti (especialmente en esta ciudad) es lo que es hoy. “Desde el DF vienen a darse ideas, a ver tipografías. Es aquí donde el grafiti está más chido. Por algo en 1999 fue la ciudad con más tags en el mundo”. :)


Disco Roboto

Graffiti longa, vita brevis (o elogio de la cosa callejera) Inmersos en el ritmo marcado por centenas de canicas que golpean las barrigas de cientos de latas de aerosol, los muros de la urbe grafitera desprenden, benditos el esmalte y la presión, una melodía cada vez más sonora y contagiosa. Atrás quedaron los años en que el arte urbano era no sólo repudiado, sino denostado por una ciudad que, para nombrarlo, apenas se permitía palabras como vandalismo o destrucción, cuando no meros guácalas y fuchis. Hoy la música es diferente y, aunque todavía hay quienes transitan por las artes callejeras como ancianas copetonas por hórridos baldíos, es claro que la ciudad está abierta, por fin, a las caricias de sus decoradores espontáneos. Del rechazo a la aceptación y en consonancia con otras grandes urbes del mundo --donde al graffiti se han unido manifestaciones como el esténcil, los stickers y, por qué no,

el skateboard--, el mérito de la capital jalisciense recae, casi exclusivamente, en la calidad del trabajo de crews como VRS (Verdadera Realidad Social), Eyos, Evolve o Freakolors, entre otros. Con constancia, paciencia y actitud a prueba de hierro respecto a los límites que, para su arte, imponen las policías en turno, los colectivos de creación callejera han generado una avalancha de colores y texturas a la que las autoridades, y la ciudadanía en general, no han tenido más remedio que ceder. Los motivos, temas, técnicas y estilos que se deslizan por las bardas y otras superficies tapatías son variados y responden únicamente a los designios de sus creadores. De los personajes caricaturescos del Peque que pueblan o poblaron la ciudad --como aquella “bella” que alguna vez se bañó desnuda en Federalismo e Independencia y fue


( 28 / 29 )

txt: Mariño González img: Natalia Fregoso

intervenida por fanáticos religiosos-- a los esténciles de Mendyeta --su Afrolotto, quizás, el más conocido-- o las escenas fantásticas del Frase, la ciudad ya no es extraña a las cosas de la calle y entrega, en cada cruce, alguna muestra del talento de quienes la habitan. Y se ofrece, coqueta, a todo aquel que la procure con un poco de astucia y aerosol. “Me gusta que mi trabajo se integre en el mundo que lo rodea, usar la arquitectura que tengo a mi alcance como parte de la pintura, ver oportunidades que la mayoría de la gente ni siquiera percibe. Lo mismo que hace un skater cada vez que sale de casa”. Las palabras del artista y patineto británico Dave the Chimp, ubicadas en su propio contexto londinense e incluidas en el libro Arte skater, de Jo Waterhouse y David Penhallow (Editorial Gustavo Gili, 2006), funcionan también para el caso tapatío, donde el graffiti y sus secuaces tienen, precisamente, un vínculo indestructible con ciertas culturas

marigno@gmail.com www.composta.net/discoroboto urbanas, como la de los skatos. Una ciudad en la que las huellas de los creadores callejeros son más notorias y notables bien vale un graffiti. Como aquel que, situado en una esquina del panteón de Mezquitán, en el cruce de las calles Enrique Díaz de León y Villaseñor, aporta su propia visión acerca de la creación y la vida actual, resumida en un acertado latinajo: Graffiti longa, vita brevis. Con sus espasmos de color tejiendo armonías frenéticas, el arte urbano de esta urbe sigue creciendo y forma parte ineludible del imaginario contemporáneo. Así, siempre fundada en los clacs de las canicas que bailotean rodeadas de laca y color, la canción de los grafiteros (y derivados) sigue creciendo y se escucha, con más insistencia que nunca, en los muros de la zona metropolitana. Y se multiplica, cómo no, con la velocidad de los grandes éxitos.:)


Excipiente

Luz y piedra El abandono que la aquieta, la desganada monstruosidad que le impone la noche, el esfuerzo indecible que ha de hacer para comparecer a la llegada del día siguiente y ameritar una vez más, incomprensiblemente, que la dibujen las luces que hacen creer en que el mundo existe: nada de esto —y vaya que podría— ha conseguido doblegar la perseverancia infértil de esta casa, su obstinación en llevar de una calle a otra su desarreglo lamentable, su desvarío. Las cosas siempre tendrían que ser de otro modo, y la violencia enemiga del jardín, por ejemplo, no la previeron las voluntades que le dieron forma: las presencias que, proscritas de toda memo-

txt: José Israel Carranza imgs: Natalia Fregoso

ria, sólo son distinguibles en la imaginación de fantasmagorías —imaginaciones para las que, por lo demás, esta casa es inepta: tiene una funeraria enfrente. Con todo —pero podrá ser otra forma de la insensatez—, quizás valga más confiar en la determinación de la luz y de la piedra, que no en nuestra frágil atención o en el precario encantamiento de nuestras impresiones. Si, en la evanescencia imparable del presente, nuestra condición fugaz es garantía de que se perderá irremediablemente lo que juzgamos imborrable o decisivo, mejor será atenerse


( 30 / 31 )

a la posibilidad de que los espacios que nos vieron pasar conserven lo que haya de salvarse, más allá de nuestra arrogancia y sin que importe —como, en definitiva, no tiene por qué importar— nuestra pretensión de marcar ningún instante en la escritura perentoria y falible del recuerdo. Por alertas que queramos ir, por notable que llegue a parecernos cualquier acontecimiento, el hecho de que lo dejemos atrás y prosigamos en nuestra inevitable sucesividad comienza a cancelarlo y a volvérnoslo irrecuperable, así nos empecinemos en voltear continuamente sobre nuestros pasos, creyendo que el instante seguirá ahí, donde lo encontramos o nos encontró —pura ilusión, pues cada paso que nos aleje será

también un paso rumbo a la incomprensión más completa de lo que sea que haya ocurrido. Toda memoria es leyenda: la elaboración, menos o más confusa, pero siempre desleal con la verdad, de un pasado al que no podemos regresar si no es indeliberadamente, y nunca porque nos lo propongamos. Pero tal vez la piedra y la luz, y el albedrío del espacio que las contenga, decidirán qué llegará a saberse de nosotros —y eso sólo por accidente. Esta casa, por ejemplo, lo sabe todo de alguien. :) http://azotecarranza.blogspot.com


Lo majestuoso y sombrío de Real de 14 txt & imgs: Franky Álvarez Maxemin

Corría octubre y con él llegaban las bajas temperaturas; el buen clima daba paso a los vientos helados, los días más cortos y las noches largas. En dadas circunstancias el camping se complica, sin embargo, mis amigos y yo siempre sentimos la necesidad de buscar nuevas aventuras, conocer nuevos lugares sin importar si se trata de uno recóndito o un sitio poco explorado dentro de nuestro país. Así fue como cinco exploradores decidimos hurgar tierras potosinas. Habíamos leído y escuchado que la Huasteca es una región de muchos contrastes. Héctor Buenrostro propuso que visitáramos un pueblo fantasma. Pasada la media noche de un jueves partimos acompañados por ese espíritu aventurero que nos caracteriza, además del equipo necesario para confortar las condiciones de nuestra larga expedición. Nos esperaban aproximadamente ocho horas de desconocido camino hasta situarnos en Real de 14; nuestro destino. Así que comenzamos a compartir las historias y relatos escuchados sobre el lugar, por lo que la emoción, el interés y nuestras expectativas iban en aumento, además de mantener despierto a nuestro guía y chofer: Gerardo Varela.

Como a eso de las 7:00 am el amanecer comenzó a mostrarnos la belleza y resplandor de los primeros rayos de sol. La magia y el silencio del camino nos mostraron por primera vez un hermoso y sobrio espectáculo. De pronto, ante nuestros asombrados ojos, surgieron espectaculares las primeras imágenes del imponente y bello desierto. No sólo hay que verlo, sino que hay que sentirlo, pensé, mientras trataba de grabar en mi mente cada una de las imágenes que tenía frente a mí. Yucas, huisaches y cactus contrastan con las montañas que teníamos frente a nosotros, montañas con más de dos mil metros de altura y que comenzaron a obsesionar a mi amigo Rocco. Comenzamos a sentir un poco el cansancio, así que decidimos buscar una brecha y montar por unas horas nuestro campamento para desayunar y descansar un poco. Contábamos con nuestras casas de campaña, alimentos y los utensilios necesarios para cualquier imprevisto. Cinco horas bastaron para darnos cuenta de las inclemencias del tiempo en el árido desierto: viento, calor y poca humedad terminaron por dañar mí afectada garganta, cuando con alivio escuché que Héctor Molina –El Cebo- dijo:


32//21 33) ) ((20

¡vámonos! Agradecidos mi garganta y yo, retomamos con los demás el camino. En la carretera de nuevo… rumbo a nuestro destino; pasamos por un monumento que llamó mucho nuestra atención: al Trópico de Cáncer. Más adelante nos sorprendió con indignación y desagrado ver, a la vera del camino, un pequeño mercado con alrededor de unos 50 locatarios vendiendo todo tipo de aves exóticas, tal vez especies en peligro de extinción, pieles de víboras de cascabel y animales disecados. Después de un largo trayecto y un agotador camino, con alegría nos percatamos que frente a nosotros apareció la tan anhelada señal: “Real de 14 a 25km.” Era la distancia que nos restaba para llegar a este pueblo fundado el 1779, que tuvo su auge en la explotación minera y se encuentra a unos 2,750 metros de altura sobre el nivel del mar, por lo que su acceso no resulta sencillo. Sin embargo como nosotros, mucha gente de diferentes partes del mundo vienen atraídos por su belleza, las costumbres de su gente y el choque provocado por dos culturas: huicholes y católicos se funden sin llegar a ser uno.

Había que abandonar la carretera y seguir por una brecha de piedra construida en 1975. A nuestro lado recorrían el mismo trayecto docenas de huicholes -sólo que ellos a pie y nosotros en auto- nosotros y ellos nos dirigíamos al mismo sitio; un lugar considerado por ese pueblo como un sitio sagrado, donde los sacerdotes y chamanes huicholes realizan todo tipo de ceremonias religiosas en el Cerro del Quemado. La vista desde ahí es majestuosa e impresionante, a los pies de la sierra se extiende el desierto rindiendo su tributo a las alturas. Llegamos al túnel, y debido a una festividad local permanecía cerrado por lo que el auto no saldría de ahí hasta el domingo. Así que había que hacerlo a la antigüita. En una carreta desvencijada y vieja, jalada por un pasmado caballo y luego a buscar un lugar adecuado para hospedarnos. Acto seguido: ¡conocer el lugar! En verdad que resultó una experiencia diferente y fascinante. Dejamos atrás el mundo real para adentrarnos en un mundo fantasmagórico y nuevo, después del túnel nos encontramos envueltos en una atmósfera de misterio.


Pasamos a formar parte de un pueblo detenido en el tiempo, nos envolvió el silencio de las calles abandonadas. La mayoría de las edificaciones son de piedra y se encuentran deshabitadas, por lo que al tiempo uno recorre las calles se siente un escalofrió que recorre el cuerpo. No se ve, pero se siente. Hay un “algo” suspendido en el aire y que envuelve el ambiente. Se percibe una presencia sobrenatural y abstracta. Tal vez sea la presencia de esa gente que vivió ahí su tiempo y sus historias. Es una sensación extraña, mas no siniestra, por lo que cuando caminas te sientes extrañamente acompañado. Hay que vivirlo para sentirlo y hay que percibirlo para luego platicarlo. Embrujado y encantador diría yo. Real de 14 que se encuentra enclavado en el corazón de la sierra, te muestra paisajes únicos mientras las nubes acarician los picos de las montañas. La plata perdió valor, catorce minas fueron abandonadas y con ello todo un pueblo agonizó. Dicen los que saben, que unos pocos se marcharon y los muchos otros murieron en espera de un milagro; y nosotros allí, más que dispuestos a creer, a averiguar. Encontramos un hotelito frente a la plaza, con un balcón desde donde se percibía el no movimiento. 170 pesos la noche, con todos los servicios que uno puede esperar de una estancia agradable.

Salimos del hotel para recorrer las calles, cada rincón detenido en el tiempo quería contar su historia, y en contraste con las lúgubres fachadas, los lugareños te abordan para ofrecerte tours en caballo al Cerro Del Quemado, o en viejos carromatos, ofrecían recorrer la región. Demasiada adrenalina para experimentar. Este lugar no escapa a los hippies que te venden collares, amuletos y colguijes elaborados con sus propias manos, ni faltan los exquisitos puestos donde cualquier tipo de suculenta fritanga hace las delicias del hambreado turista. Gorditas y champurrado, elotes, quesadillas y demás antojitos despertaron nuestro apetito e hicieron una delicia de la estacia, además de haber probado el mejor menudo de mi vida. ¡Ah! Eso sí, optamos por el recorrido a caballo entre ruinas y fincas abandonadas con portales que miran hacia el precipicio. Minas cerradas como vestigio de la otrora opulencia. Los caballos andando y el pueblo cada vez se miraba más lejos. Cuatro horas duró el recorrido para llegar a un lugar que nos enmudeció con su belleza.


( 34 / 35 )

Valió la pena comentábamos al unísono. El Cerro del Quemado nos ofreció un espectáculo inolvidable. “Hasta aquí llegan los caballos”, de pronto afirmó el guía, así que inesperadamente continuamos a pie la siguiente media hora, antes de llegar al lugar donde se encuentran los altares huicholes. ¡Vaya espectáculo! Mientras el horizonte enrojecía, surgió ante mis ojos el contraste de la montaña y el desierto y entonces en medio de la nada y del todo comprendí por qué en ese lugar se erguían aquellos altares. Cabezas de venado y velas decoradas eran parte del ritual donde se invocan a los cuatro elementos y se ruega por el bienestar de la familia.

bar del pueblo, ahí se concentran todos los fuereños para intercambiar vivencias y acontecimientos ligados a las tradiciones y leyendas del lugar, entre tequila y mezcal la algarabía se deslizaba al ritmo de la música. Todos comentaban el mágico efecto sentido en ese encantador lugar: Real de 14 nos invitaba en ese momento a brindar y charlar.

De regreso y con afán de aprovechar el tiempo, nos trasladamos a un lugar que en verdad resultó aterrador y tétrico: el panteón de Real de 14, una verdadera joya del desierto. Los monumentos, las tumbas y el antiguo templo, hacen que las leyendas cobren vida y se antoja una sesión de fotografía nocturna, para desafiar a las ánimas en pena o a los espíritus atrapados y detenidos en el tiempo.

Aprende a escuchar a los lugareños, respeta sus costumbres y tradiciones, mantén los sentidos alerta para dejarte enriquecer por el choque de culturas. No maltrates la flora ni la fauna, no arrojes desperdicios ni contamines el lugar. No te apartes de los senderos pues pululan las víboras de cascabel y no salgas sin un guía.

Por último, y para relajar la tensión, fuimos al único

Recomendaciones: si desperté tu interés por este sitio, trata de visitarlo de marzo a octubre, de lo contrario el frío no te permitirá apreciar su belleza y tendrás que permanecer encerrado en el hotel.

Si fumas, éste es un buen sitio para dejar de hacerlo. :)


txt: Gema Villela Valenzuela img: Juan Carlos Jiménez “Knito”

Anécdotas de una adicta a la adrenalina Hace ya algunos meses estaba flojamente sentada en la butaca de un cine comiendo palomitas. En mi mente había más importancia para el pensamiento vano, sobre si había echado suficiente salsa picante a las rosetas de maíz, que para la historia de la película que estaba viendo. El film era la segunda parte de la saga de Twilight, la cual me resultaba totalmente plana, cursi y aburrida, por lo tanto, no podía evitar que el sabor de las palomitas ocupara mi mente. No voy a comenzar con una reseña tardía sobre uno de los largometrajes más taquilleros, aunque ya haya emitido mi juicio. Simplemente hago mención de la película, porque en dos momentos las imágenes lograron capturar mi atención. Uno, fue cuando Bella y Jacob, ven a lo lejos a un grupo de chicos saltando desde un acantilado, que resultaban ser los hombres-lobo ya iniciados y el otro fue cuando Bella decide imitarlos. Al ver la primera escena, pensé: ¡que divertido!, parecen clavadistas de “La Quebrada”. Ese acantilado de Acapulco, tiene como unos 35 metros de altura y los nativos han practicado el clavadismo durante décadas. Estos deportistas por tradición, tienen que calcular el movimiento de las olas, la marea y el viento, para escoger el momento adecuado de lanzarse al vacío.

Cuando Bella decide aventarse del acantilado de una manera casi suicida —porque la chica no tomó ninguna medida de seguridad, ni siquiera contaba con previa práctica— fue ahí cuando empezó mi flash back: la caída libre, el mar como paisaje y boom, empecé a sentir el rush de la euforia que estaba almacenada en mis recuerdos. Me remonté a uno de los momentos más intrépidos de mi vida, un día de paracaidismo. Sucedió cuando vivía en Cabo San Lucas, Baja California Sur, después de haber hecho buceos profundos en las cascadas de arena, descubiertas por Jacques Cousteau y de dar paseos en cuatrimoto a toda velocidad en el desierto arenoso. Así como con el consumo de drogas, cuando pruebas una actividad extrema, te lleva a otra más intensa. El skydive es para mí, uno de los deportes más emocionantes. Así que decidí, que tenía que experimentar qué se siente caer a proximidad de unos tres mil metros de altura. Contacté a una agencia de servicios ecoturísticos y de deportes, alenté a varios amigos y formamos un grupo en donde cada uno pagó un salto tandem, por ser la primera vez que practicábamos ese deporte.


( 36 / 37 )

Para el salto tandem, se utiliza un equipo de paracaidas dual, en donde el o la novata, lleva un arnés que se engancha al equipo del instructor, quien se encarga de abrir el paracaídas. Sin embargo, uno es el que toma la decisión de saltar. Recuerdo bien el momento, aún se me aceleran los latidos del corazón... nos subimos a un avión Cessna, despegamos y cuando alcanzamos la altura deseada, abrieron la puerta de la aeronave, yo era la primera de la fila, el instructor me preguntó: ¿estás lista?, yo respondí que sí y a manera de advertencia me dijo que él no me empujaría si yo no deseaba saltar. Yo solamente dije “ok”. Fue entonces que nos levantamos y nos acercamos al borde del avión, contamos: una, dos y al momento de tres salté. Adrenalina recorriendo mis venas, yo gritaba de emoción, pero escuchaba más, el sonido del viento que viajaba a gran velocidad. Sentí el fuerte abrazo que ofrece la resistencia del aire cuando cae un cuerpo. En mi cara traía una gran sonrisa estirada, el ritmo cardiaco muy acelerado y la sangre fluía

con mayor rapidez en todas mis extremidades, cuando el instructor y yo nos coordinábamos para dar vueltas. Veía hacia abajo el azul profundo donde se unen el Océano Pacífico y el Mar de Cortés, las formaciones de rocas, entre ellas El Arco y más adelante, la arena y un paisaje que parecía maqueta, un estero, hoteles y diminutas figuritas que serían personas. La caída libre duró entre 40 a 60 segundos, pero los disfruté al máximo. El instructor abrió el paracaídas y los latidos de mi corazón se comenzaron a regularizar, ahora el viento soplaba en mi cara con gentileza y me pareció que esa puesta de sol, era una de las más bellas que había visto en ese lugar de playa. Con un color naranja acabando con el azul del cielo y edificios a contraluz, hicimos el aterrizaje sobre la arena y comenzamos a celebrar con gritos de emoción, pues me percaté que mis amigos, a pesar de tirarse después de mí, cayeron antes, ¿por qué?, todo es cuestión de física. :)


En paracaídas por una apuesta Entrevista a Laura Escobedo, paracaidista profesional

txt: Gema Villela / imgs: Mextreme Sky Diving

“Tenaz, apasionada y extrema”, así se definió Laura Escobedo, paracaidista de profesión. Esta mujer mexicana tiene doce años practicando el paracaidismo y ha representado a México al participar y obtener el Récord Mundial Femenil de Formación en Caída Libre en 2004 y el Récord Mundial de 400 Way Udon Thani en Tailandia en 2006, en donde ha formado grandes figuras humanas con personas de diferentes países.

sensaciones tuviste?

Además de los récords mundiales, ofrece el servicio de paracaidismo y ha trabajado para comerciales en donde hace de doble en las escenas que se requiere filmar o grabar un salto de esta naturaleza.

¿Cómo y cuál ha sido tu experiencia al participar en los saltos de Récord Mundial, en donde forman equipos de cientos de personas?

Laura narra en una página de Internet, dedicada a ella y otros atletas patrocinados por Go Fast, que comenzó a practicar el paracaidismo por una apuesta que le hizo su actual esposo y paracaidista, José Ignacio Álvarez, quien la retó de dar un salto tandem (salto en pareja: un instructor y un pasajero). Sin embargo, en una entrevista que realizamos a través de Skype, dio detalle de que ella tenía ganas de saltar desde tiempo atrás, de manera que la apuesta fue el pretexto y oportunidad para cumplir su objetivo. Ahora, esa experiencia se ha convertido en una pasión. ¿Qué es lo que recuerdas de tu primer salto?, ¿qué

“Pues el primer salto lo dí con un instructor, en un salto tandem, pero en realidad de lo que más me acuerdo es del primer salto que dí sola. Es una sensación muy fuerte, que comenzó desde que tomé la decisión de aventarme, el abrir mi paracaídas y ver que los nervios desaparecían, y finalmente te sientes mejor, porque armaste bien tu equipo”.

“Me siento muy orgullosa, por representar a México y porque he tenido la oportunidad de convivir con gente de otros países. Conocer su cultura, sus lenguas y formas de expresarse. Toda la gente es muy amable, sientes el apoyo de cada uno y aprendes a trabajar en equipo. Como son saltos en donde participan muchas personas, uno tiene que tener seguridad y dar el ciento uno por ciento, para hacer bien tu parte y que la formación quede bien. El salto de mujeres lo disfruto mucho, porque son muy divertidos, tenemos mucho acercamiento y la convivencia se vuelve mejor”. ¿Qué metas tienes para este año?


(( 38 44 // 39 45 ))

“Prepararme para el Récord Mundial de formación que se va hacer en febrero del 2011. Se suponía que lo haríamos el año pasado, pero se suspendió por las condiciones del clima y lo movieron para el año que viene”. ¿Cuántas personas van a participar en este salto? “En 2006 fuimos 400 paracaidistas en total y ahora seremos 500 personas. Tenemos que formar cuatro figuras en cuestión de segundos”. ¿Y cómo te preparas?, ¿en qué consiste el entrenamiento de una paracaidista? “Pues yo, a diario hago yoga para tener concentración y flexibilidad. También nado, corro, para tener preparación física y tenemos que hacer entrenamiento precalificativo meses o semanas antes del salto definitivo, ya con todo el grupo de personas que vayan a participar. Pero también por nuestro lado, tenemos que hacer saltos”. ¿Qué beneficios te ha dado el paracaidismo? “Me ha dado mucha seguridad, en todo lo que hago. Seriedad porque no puedes tomarlo a la ligera, tienes que dar lo mejor de ti para que la formación se logre”.

¿Tienes el apoyo de fondos gubernamentales y de patrocinadores? “Sólo el de patrocinadores, como Go Fast que es una bebida energética y otras marcas”. ¿Crees que hace falta mayor apoyo y promoción para que las mujeres participen en algún deporte? “Yo creo que hoy tenemos las mismas oportunidades. Ya no es lo mismo que pasaba tiempo atrás, cuando por cultura se decía que las mujeres deben quedarse en casa y los hombres a trabajar. Yo conozco muchas mujeres que por hobby y diversión practican el paracaidismo, y ya más mujeres practican un deporte como oficio. Pero sí falta más apoyo, imagínate que, por ejemplo, en las escuelas te llevaran a una Ana Guevara o a Cathy O´Dowd que fue la primera mujer en escalar el Everest, para que vean que hay muchas mujeres que lo han logrado”. ¿Y tú qué les dirías a las niñas o mujeres que desean practicar y sobresalir en un deporte? “Que tengan perseverancia. No hay limitaciones físicas, ni psicológicas que te impidan lograr lo que quieres, porque hay que recordar, que también hay atletas paralímpicos muy notables y entregados a lo que hacen”. :)


Ropa limpísima; tallado marginal No estuve presente cuando las mujeres comenzaron a reunirse, ni cuando lograron obtener los lavaderos. Mi hermana Suelen, tampoco. Ella sólo avivó mi curiosidad al mostrarme las fotografías del lugar. Son estas imágenes que tienes frente a tus ojos, y otras que no están pero también dicen. Como aquella donde aparece un señor haciendo señas con las manos alzadas detrás del portón de ingreso a los lavaderos. Figúrate que ahí no dejan entrar hombres desde 1969, año en que el grupo de mujeres lideradas por Cecilia Meza, grabó con la punta de un clavo sobre el cemento fresco de la pila izquierda, la constancia de su lucha por transformar el ojo de agua de la colonia en un espacio donde

txt: Shantal Contreras imgs: Suelen Contreras

pudieran ganarse la vida. Acayapan en aquel entonces, era la orilla norte de la ciudad de Tepic, sólo estaban ellos y los vecinos de la colonia H. Sólo algunas casas, todo lo demás era monte y sembradíos de jícama y maíz. Otra foto que no está, es la de los pies de Florencia Flores quien tiene 86 años. Fue la primera imagen que mi hermana me mostró de ese lugar y los personajes que lo habitan. La recuerdo bien, era el retrato de unos pies morenos que envejecieron en el agua. Florencia vive a dos cuadras del lugar desde antes del tiempo de los lavaderos. Por eso la invitó la finada Cecilia a trabajar, me contó. Pero yo imagino


( 40 / 41 )

que fue su carácter amable y su mutismo lo que la tienen desde esos años al cuidado de los lavaderos. Cuando la conocí, nos sentamos bajo el tejabán que está entre los baños y las dos pilas. Desde ahí puedes contemplar el terreno en toda su extensión: hay tres guayabos y un pozo a ras de suelo que construyeron hace diez meses para llevar agua al poblado de Bellavista. Me costaba trabajo creer que un ojo de agua fuera capaz de abastecer a tanta gente. Florencia adivinó mi incredulidad por algún gesto y me mandó a tocar el tubo de metal que sale del pozo para que sintiera la fuerza del agua. El hecho me pareció curioso; era una mañana nublada y fría, sin embargo, mis manos se adhirieron a una circunferencia

tibia. ¡Está caliente! Le grite, ella sonrió y pronunció unas palabras que se perdieron en el rumor del agua. Desde la una de la mañana en que Florencia abría el portón, hasta las siete de la noche en que lo cerraba, se veían mujeres entrar y salir con canastas repletas de ropa. Costaba a peso el día, podían lavar hasta que los brazos les quedaran de hilacho. La mayoría, además de restregar las prendas de su casa, tallaban los humores de otra gente. Cuarenta años después, en la calle Querétaro, esquina con Leona Vicario, se lava por cinco pesos de ocho a seis, eso si no amanece lloviendo. “Antes estaba nueva, podía andar en chanclas


entre las pilas o los tendederos de alambre de púas, entre las gallinas y los niños, pero ahora ya no me arriesgo, ¿te imaginas eso? Y encima la lluvia que no deja ver nada y todo lo vuelve resbaladizo. Me puedo caer y entonces sí, ya valí madre”, me explicó Florencia. El reboso con el que está retratada la señora Florencia lo traía enrollado en la cabeza como si fuera ninja la mañana que charlamos. Sólo se asomaban sus ojos diminutos y pareciera que de tanto cuidar las pilas se le hubieran llenado de agua. Ya no corta ella el zacate, ni renueva con

sus manos los tendederos cuando el alambre se revienta. Tampoco se trepa a los lavaderos para limpiar a escobazos la pila. Florencia ya no está nueva, las mujeres ya lavan en lavadora. Sólo queda una pila con treinta y siete lavaderos y pocos brazos que los llenen de espuma, pero si vas de ocho a seis la encontrarás callada cargando el cielo con sus ojos de agua mientras las marginadas tallan. :)


( 42 / 43 )


Dios Ameba

txt: José Soto img: Alvar Ramos

La pornográfica historia de una reportera matapasiones La pirotecnia televisiva la puso como la próxima heroína del porno. Samanta Villar, reportera, la haría de estrella en la industria española del metesaca. Y el público bramó, la saboreó, se lubricó los bigotes con cuanta posición sexual permitieran las carnes de la conductora de ojos azules y 34 años.

País, Alfaguara, Cadena SER, 40 Principales, Santillana). Sintonizaron la emisión de 21 Días y esperaron que la guapetona cumpliera su palabra. Al final, como resumieron en el blog El Descodificador, “Samanta ni hace felaciones, ni es penetrada analmente, ni siquiera gime y se queda en pelotas”.

Ahora sí, pensaron los morbosos, veremos a Samanta Villar --especialista en periodismo de inmersión, ese donde el reportero se sumerge, a veces con disfraz, a veces no, en las fauces putrefactas del hecho noticioso para salir con vida y narrar lo testificado-- practicando cochinadas de a de veras. La habían visto de ciega, bajando al metro con ayuda de algún buen samaritano; de inmigrante ilegal, viajando en chabola; de mariguana, fumando como una profesional frente a la cámara. ¿Por qué habría de ser distinto esta vez?

Abucheos del público conocedor. Y el desprecio generalizado hacia Samanta y su ejercicio periodístico. Columnas aquí, allá y acullá y un alud de comentarios en toda la blogósfera y las redes sociales, con un lacónico --y muchas veces agresivo-- nos timaron. “¡Podía haber sido chupadora, dominatriz, hacer un número lésbico, pero de todos los oficios del porno que podía hacer ha elegido ser directora!”, citaron en el periódico Factual la opinión del periodista Ferrán Monegal

2.478 millones de espectadores fueron puntuales a la cita de Cuatro, canal de televisión del Grupo Prisa (El

Samanta salió en defensa propia, precisamente sobre esos términos: “Había gente que esperaba que fuese a hacer


( 45 / 46 )

soto.galindo@gmail.com www.composta.net/diosameba un 21 Días como actriz, pero hay muchos modos de hacer porno [...] 21 Días ha generado muchos comentarios desde su inicio porque es un formato muy arriesgado. Al haber más interés de lo normal, ha habido más reacciones con el reportaje sobre el porno”, publicaron en el sitio de Terra España. Comprendo la ira de los televidentes: la publicidad que hizo Cuatro de la emisión del programa fue un fraude en despoblado, prometieron todo y apenas dieron un poco y sin Samanta como protagonista. Ya no digamos una escena softporn a la Golden Choice. Nada. Insinuaron una imagen de la reportera en acción como Sasha Grey o Daniella Rush, grandes del porno actual, e hicieron que el televidente se la tragara enterita. También entiendo que se hable poco del reportaje, es más: entiendo que se hable nada de lo que encontró Samanta.

Sobre todo porque no encontró algo que no hayamos leído o visto en otro lado, porque el porno es uno de los temas socorridos en España y en cualquier lado del mundo Occidental. Y ni han sido los primeros ni es la primera vez que Grupo Prisa, a través de sus medios, recurre al tema del sexo, ya sea como reportaje de índole social, económica o de entretenimiento. Recuerdo, entre los más recientes, el reportaje publicado en El País sobre la prostitución en Las Ramblas, que se dedica más a explotar las fotos in fraganti de los folladores que en presentar hechos novedosos y a profundidad. Grupo Prisa, incluso, mantiene un sitio web, La Lista Wip: www.lalistawip.com, con un listado de los mejores actores y actrices del cine porno internacional. Lo que no entiendo, pues, es que se nos olvide que el porno vende, haya o no haya metesaca de por medio. Y eso sí que es impúdico. :)


Volver a Vícam… txt & imgs: Francisco Ramírez Arroyo

Vícam, Sonora… pueblo situado a la altura del kilómetro 47 sobre la carretera internacional entre Obregón y Guaymas, allí donde hace dos años pasó sin pena ni gloria el encuentro de Pueblos Indios de América, y en el que el sub comandante Marcos no supo con quiénes tratar. Allí entre la sierra del Bacatete y el Río Yaqui, en la tierra de la mítica danza del venado, allí donde los yaquis tienen su historia. Cuando se pregunta por lugares como éste, la ambigüedad salta inmediatamente en la respuesta, dicha contestación se torna alegre y nostálgica, pensamos en los ceremoniales yaquis y pensamos en danzas como la del Venado y el Pascola; en las tortillas de harina ricas y enormes, elaboradas en disco de arado y conocidas como “sobaqueras”; pensamos en machaca y carne asada; nos viene a la memoria el coro sublime de las cantoras yaquis; la magia ritual de los ancestros sonorenses (esos a los que el “México oficial” muchas veces desconoce), en el aguerrido carácter del indio

"Volveremos a espantar los pájaros bisnietos de aquellos que espantamos y a besar en la frente lo que alguna vez besamos en la boca…" Del texto Volver a Vícam, autor anónimo. yaqui, en la lucha por defender la identidad, en un sol de 45°C; en el pueblo de ideales progresistas, de miradas de frente, de carácter… pensamos en tantos elogios a la historia y la dignidad. Mi último viaje al pueblo se tornó confundido a lo antes mencionado. Salimos de Guadalajara en camión y emocionados hasta Vícam a pasar Navidad y Año Nuevo. 16 horas de camino que me hicieron pensar que antes ir en tren era mas emotivo, aunque tardaba 25 horas en llegar, había un paisaje fascinante y que se contemplaba mejor desde el vestíbulo del vagón a diferencia de la fría ventana del camión, aunado al pintoresco cambio de imagen y acento perceptible a cada estación donde nos deteníamos, dejé de pensar en ello y aclararme que si las cosas cambian es para bien y quiero pensarlo así. -Ojalá y no haya llovido- fue lo primero que pensamos,


( 46 / 47 )

ya que si llueve, entrar al pueblo se convierte en toda una odisea de lodo y desnivel; con maletas es imposible. Nos recibió un día nublado y sin complicaciones, saludamos a la sierra, mudo testigo de las anécdotas del pueblo Yaqui, recorremos la calle principal y a unos pasos de la gasolinera están los famosos “tacos de nada”: masas de harina con forma de taco y en su interior una hebra de carne de res (también hay de papa, la cantidad apenas perceptible) y claro está, lo bueno lo tiene la salsa. Seguimos caminando, yoris (nosotros) y yoremes (los yaquis) en tiendas, pero muchos en los expendios de cerveza -aquí se consume en cantidades industriales, mucha- la cerveza es una manera de ser, llegamos a casa de mi madre, tenemos un ciber que atiende mi hermano y es común escuchar- “Mushasho ¿me haces unas imprimiciones?”,”mushasho ¿me quemas un cd de los hermanos Vega?”,”mushasho ¿a cuánto los shamoys?”, el ciber como gran centro de servicios de comunicación, desde lo alto de la casa se alcanza a ver la Kino, la primaria donde estudié y viví la estupidez de la otredad, en donde a mis compañeros yaquis les decían despectivamente güilos y llegué a escuchar de algunos profesores: “esos güilos no quieren el progreso, no son civilizados…” Al día siguiente salimos a recorrer el pueblo, me encontré con las imágenes del desencanto. Al llegar a la plaza

contemplé desde una banca destrozada (como prácticamente todas), el busto grafiteado de Benito Juárez, al acercarme me encontré con una loza semidestruida y llena de grafitti en la cual se aprecia el siguiente texto: “El respeto al derecho ajeno es la paz”, la contrariedad de la imagen nos hizo retirarnos y no muy lejos contemplé el “gimnacio” (así está rotulado), grafiteado y no en condiciones óptimas, en la esquina tres yaquis embrutecidos bebían de una botella transparente, al parecer era bacanora. Entre tanto descuido recordé que la noche anterior allí en la plaza habían estado descargando balazos, afición que genera tragedias por balas perdidas, había gente comiendo relajadamente hot-dogs en la esquina, ni siquiera volteaban a ver, esto es un cuadro común, la violencia es pan de cada día, asaltos a mano armada, “filereados” en el baile y robos en la carretera mientras el trailer cruza los últimos 200 metros del pueblo. Nos dirigimos hacia la vía a mirar los cerros, avanzamos hacía la estación del ferrocarril, allí me iba casi todos los días cuando estaba en la primaria a ver pasar el tren a las cinco de la tarde, antes de eso y junto con otros niños pegábamos la oreja a la vía para calcular empíricamente la distancia en que se encontraba “el burro” y así poder colocar una moneda que luego, ya aplastada, íbamos a recoger; me encontré con una estación vacía, fuera de servicio, semidestruida e invadida por el grafitti, no duramos mucho tiempo allí y caminamos


al panteón, ya que se encuentra a escasos metros. Entramos por el lado derecho, no hay cerca, la pileta de agua estaba seca, avancé buscando la tumba de mi padre, la Nana Cruz y los tantos más, entre basura, tumbas descuidadas, hoyos de tumbas, cruces robadas, descuido y olvido… no estuvimos mucho tiempo, salimos molestos del lugar, no pude evitar mirar a la derecha, allí los niños jugábamos beisbol, me mandaban de jardinero, allá donde no llegaba la bola y mi inútil brazo podría seguir descansando, eso me devolvió una sonrisa. Avanzamos regreso a casa y nuestra última visión la tuvimos con lo que alguna vez fue el cine de Vícam, donde se presentaban los artistas y fue centro de esparcimiento para el pueblo, vimos la alta pared enmohecida y la destruida cabina de proyección, cerré los

ojos e imaginé la película que quizá mis viejos vieron, donde había una plaza alegre y lucidora, con parejas sonrientes sentadas en las enteras blancas bancas, en donde se paseaba el hijo ausente que llegaba en tren a la estación, allí donde le vendían empanadas de calabaza y veía a los niños recoger su monedita aplastada, la imagen de un panteón en donde los muertos no son sólo un dos de noviembre y una lágrima de ocasión, allí donde nos secuestran las espinas pero se está secando el corazón, allí donde me he dado cuenta que a los yoris y con respeto de los míos (a los que los yoremes gentilmente les han prestado su tierra) han dado muestra de lo retrógrado e incivil, allí donde el pasado fin de año nos exaltamos de nostalgia, los que llegamos de vacaciones: mis recuerdos y yo. :)


( 48 / 49 )


( 50 / 51 )

txt: Nacho Cadena y Alfonso Cadena (*) img: Alvar Ramos * Propietarios del restaurante “LA LECHE ® ALMACÉN GOURMET de Puerto Vallarta.

El placer de cocinar lo fresco del día Desde que comenzamos en Puerto Vallarta mi padre y yo el nuevo restaurante LA LECHE, decidimos ofrecer como condición sine qua non la mejor comida, cocina de alta calidad, innovadora y creativa, con una visión de gran respeto a la culinaria tradicional, a los métodos clásicos, pero encontrando siempre una renovación, una actualización a los gustos de hoy (una reingeniería, dirían los neo-técnicos).

mar en la víspera de su preparación. Por eso en nuestro menú diario jamás encontrarás salmón o robalo chileno, muy buenos, pero muy congelados; eso sí, encontrarás atún y robalitos porción, el primero crudo y el segundo frito o al horno. En nuestro restaurante ni siquiera tenemos un congelador, para evitar cualquier tentación. Lo tenemos muy claro: o muy fresco, o mejor no hay.

Para lograr esta cocina única, de hiper-calidad, partimos de una premisa fundamental: utilizar al máximo los productos de la zona, la mercancía fresca producida en la localidad. Así, utilizamos los pescados de Bahía de Banderas y puntos conexos como San Blas, Nayarit, y así hemos ido descubriendo, junto con los pescadores en sus pangas, los dorados (mahi-mahi), pericos, sierras, guachinanguitos, mantarrayas, pargos rojos y blancos; pescados sacados del

También compramos legumbres, vegetales y frutas de la zona de Ixtapa, Las Palmas, El Tuito, Tomatlán y de las riberas del río Ameca: lechuguitas orgánicas de todos colores, tomatitos cherry, ejotes amarillos delgaditos, mangos, piñas, sandías y melones. Es cierto, preferimos siempre los productos orgánicos de la zona, como las panelas de El Tuito, las adoberas de Mascota, los lechales de la sierra...


La leche

Es un placer tratar con los productores locales, enamorados de su tierra, de sus viveros y, sobre todo, entusiasmados con lo que producen; nos llevan las flores comestibles con gran cuidado, con cariño, con delicadeza, y así lo hacen con toda su producción; son buenos agricultores, cultivadores con conocimiento, apegados a sus normas de respeto al medio ambiente y la ecología. Qué bueno nos parece establecer un lazo directo con quien trabaja la tierra, los cultivos y los procesos artesanales de producción; también es bueno para la economía de la región. Pero, sobre todo, ¡qué placer trabajar con estos productos frescos locales!, te dan ganas de mirarlos, contemplarlos, acariciarlos y después imaginarte su preparación, sacándoles todo el partido posible... un poquito de esto, un polvito de lo

otro, unos granos de sal de mar de Colima, unas gotas del jugo de una fruta, con hierbas verdes nuevecitas... Esto es lo que nos gusta, divertirnos en la cocina, respetando al pie de la letra nuestros conceptos y nuestras creencias de muchos años. “Recuerdo de niño”, habla el chef Alfonso, “en la casa de mis abuelos, verlos sembrar las alcachofas en el jardín, las berenjenas, las colecitas de Bruselas y después en el subterráneo de piedra elaborar tocino, jamones y vino (por cierto, no tan bueno, pero eso sí, se producía el mejor vinagre de vino tinto en todo Hermosillo)”. Parte fundamental de nuestra filosofía de comida es disfrutar el placer de cocinar lo fresco del día. ¡Qué rico! :)


Sociedad y sonido en la ciudad

txt: Israel Martínez imgs: Archivo Israel Martínez

Sedición: del punk a toda una cultura alternativa A partir de este número, en KY estaremos revisando brevemente el trabajo de algunos creadores en el campo de la música que han generado una actividad o movimiento social importante en la ciudad en las más recientes tres décadas. No son los únicos, pero sí algunos de los que han aportado a la cultura local y que, en los mejores casos, trascendieron no sólo en un plano nacional sino internacional. Este mes se presenta de nueva cuenta en la ciudad, después de varios conciertos en el centro del país durante 2009, uno de los grupos más importantes de la contracultura tapatía: Sedición, que empezaron a echar gritos y guitarrazos desde 1988, cuando aparecieron en el Parque Hundido del Sector Libertad, junto con Abstract y Twich, en medio de rockeros y metaleros, para tocar una serie de canciones que resaltaban entre las demás bandas por sus letras de contenido social y reaccionario. Se estaba gestando la primera banda de hardcore-punk político de la ciudad y una de las primeras en México. En aquella época ya existía un grupo punk local llamado A.D.I. (Anarquía de Idiotas), pero su existencia fue efímera y por lo tanto sólo anecdótica, ellos participaron en el primer concierto de punk en Guadalajara que se realizó en 1988 en el improvisado foro Jim Morrison (en donde llegaron a tocar bandas como Madres y Comadres, después conocidos como La Maldita Vecindad), contando con la presencia de los capitalinos SS-20 (Secta Suicida Siglo XX) y Anti-Gobierno. Otra referencia importante es que Agustín Gamiño, mejor conocido como el Sapo Vengador, cantante, letrista y compositor de Sedición, arrancó un programa en Radio Universidad desde 1983 llamado Submisión, dando salida no sólo a la música punk, sino también a debates e información en torno a la sociedad en México, este proyecto continuó hasta 1995. Sedición estaba conformado por el Sapo Vengador y Samuel Alba (batería) principalmente; durante los primeros ensayos, conciertos y la grabación de su demo (Un cambio empieza, 1989), contaron con diferentes integrantes como Eduardo Salas “el Moqueque”, el Greñas, Benjamín Quirarte (quien después creara Empirismo en Los Ángeles y actualmente forma parte de Fallas del Sistema) y Fernando

Pelucas. Avanzando 1989 se establecieron Paco Valadez en la guitarra y Paquito Cabrales en el bajo, conformando la alineación con la que Sedición grabó sus tres primeros discos (originalmente publicados en vinilo) y que se consideran clásicos del punk no sólo mexicano, sino de habla hispana. La respuesta en Guadalajara fue inmediata, Sedición fue creando una legión de seguidores y amigos que comenzaron a formar el primer frente punk en la ciudad, algunos de ellos después crearían grupos que marcaron camino como Sin Razón Zoocial, Atheos, Diluidos en el Sistema, Tried, entre otros. En la Ciudad de México fueron bien recibidos, alternando con los grupos más activos de la caótica y autodestructiva escena capitalina, como M.E.L.I. (Muerte en la Industria), Massacre 68, Herejía y Xenofobia, por mencionar algunos. Para finales de 1989, con la edición de su primer vinilo, Extintos —que a diferencia de las producciones de la época en México presentaba letras positivas que proponían un cambio pacifista, conciencia ecológica y autocrítica— se establecieron como una de las principales referencias del punk mexicano, probablemente ellos y Massacre 68 fueron los dos iconos de la escena punk de finales de los ochenta inicio de los noventa, y muestra de ello fue el concierto en el Ex Balneario Olímpico en 1990, en el que alternaron ambos grupos con La Polla Records, la banda de punk más importante de habla hispana, congregando a más de siete mil jóvenes entre punks y chavos contraculturales. A la par en Guadalajara emergía nuevos grupos, más experimentales, como Sociedad Secreta y jóvenes intelectuales interesados en diferentes temas y/o disciplinas. Submisión era un espacio radial establecido y la escena punk se estableció en la ciudad. El impulso que Sedición dio a artistas o, simplemente, librepensadores, fue importante.


( 54 / 55 )

En su segundo vinilo, En las calles (1990), la contraportada alienta a los jóvenes a no segmentar la contracultura, a no dividir y reprimir, acciones que ya se veían desde entonces. Con este álbum Sedición comparte escenario con la moribunda banda Eskorbuto del País Vasco en la Ciudad de México y se preparan para publicar Verdaderas Historias de Horror (1991), uno de los primeros trabajos de punk melódico en México, cambiando su potente estilo por música más madura y letras con mayor reflexión. Con este álbum Sedición toca con The Cramps en el DF, con Negu Gorriak en Guadalajara y se embarcan en su primera gira por España —siendo uno de los primeros grupos mexicanos de cualquier género en cruzar el charco—, tocando diez fechas en casas ocupas y centros libertarios de Euskadi. A su regreso existe además de un movimiento punk, una colectividad intelectual y contracultural en Guadalajara, quienes son los que más aprecian la propuesta de Sedición, ya que el movimiento punk se hace cada vez más estrecho y poco propositivo. Después de cierta crisis a escala intelectual, Sedición publicó su cuarto trabajo, En el vientre de concreto (1994), que es la reedición (en cassette y CD) de su anterior vinilo, agregando cinco temas de punk melódico y letras ambiguas. Una segunda ola de punks locales se molestan con el grupo, quienes después de cientos de tocadas demuestran poca camaradería con las actitudes violentas de este nuevo movimiento. Sedición se va apagando en los círculos punks y permanece vigente entre la gente menos cerrada y que se perfila a la adultez. A pesar de esto se puede decir que desde finales de los ochenta hasta mediados de los noventa, gran cantidad de grupos musicales alternativos en Guadalajara, sin importar su género, fueron influenciados, directa o indirectamente por Sedición.

El grupo desapareció en 1995 y retomaron camino en 1997 publicando su quinto álbum, Bajo la piel, en el que regresan a un hardcore potente con mayor precisión y calidad. Las letras son introspectivas y sólo pocas conservan una carga política. El público se divide entre quienes aprecian su trabajo y otros que los descartan por no ser parte de la nueva comunidad anarco-punk del país (podríamos decir una tercera generación de punks locales). Un año después, demostrando una buena racha creativa, publicaron Nada es sagrado, con flirteos al metal y una lírica por el mismo camino que Bajo la piel. Al finalizar estas dos producciones Sedición se embarca de nueva cuenta a Europa para realizar más de treinta fechas por toda España, consolidándose como el grupo mexicano punk con mayor presencia en Europa y otras geografías. Entrando el joven milenio la banda termina su actividad, hasta el pasado 2009 en que fueron invitados para compartir escenario por una ocasión especial con Massacre 68 y Solución Mortal (la primera banda hardcore mexicana, originaria de Tijuana) en Querétaro, después Sedición se ha presentado varias veces en el Distrito Federal y algunas otras ciudades del centro del país. En la memoria de algunos no tan jóvenes quedan inolvidables experiencias como la clausura de lugares como Roxy, Ciro’s (Mariano Otero y López Mateos), Bodegón (colonia del Fresno), Padrísimos (Federalismo y La Paz), Subterráneo (Vallarta y Chapultepec) y otros, durante presentaciones de Sedición que, se llegó a comentar, estuvo en la lista negra del Gobierno del Jalisco durante el comienzo de los noventa, cuando ya era evidente el emergente movimiento contracultural tapatío. Otros recordarán sus conciertos en preparatorias, espacios públicos y foros subterráneos que detonaron lo que hoy es la ciudad alternativa, afortunadamente, algo más allá del punk. :)


Máscara VS Máscara Israel Martínez (2009)

Instalación sonora en sitio específico Un vistazo a las lesiones de luchadores y las enfermedades de personas comunes como reflexión del dolor y sufrimiento colectivo. Intervención sonora en la Arena Coliseo de Guadalajara. Obra realizada con el apoyo de Mariana Ampudia y luchadores como Blue Panther, Shocker y Valiente. israelm.com

imgs: Yair López y Mariana Ampudia


( 58 54 / 59 55 )


Cecilia Hurtado


( 56 / 57 )


( 58 / 59 )


((50 58//51 59) )


S T UA R T W E I T Z M A N CASADEI GIUSEPPE ZANOT TI PURA LÓPEZ ARCHE DONALD J. PLINER RAMÓN TENZA EMILIO PUCCI B A L LY VA L E N T I N O MAGNANNI MEZLAN

Botin Casadei

GV. GUADALAJARA: LA GRAN PLAZA, GALERÍAS, ANDARES / D.F.: SANTA FE, PERISUR. / CANCÚN: LA ISLA SHOPPING VILLAGE. BOUTIQUES STUART WEITZMAN: ANDARES, GUADALAJARA. / ANTARA POLANCO, D.F.


( 56 / 57 )


Ana Isabel lleva vestido Lydia Delgado y cinturón Carlo Demichelis de El Palacio de Hierro / Aretes y brazalete Paula Guzmán.

Fotografía: Ana Lorena Méndez y Luis Enrique Bolívar / Focofoco.com Estilismo de Moda: Hiram Kossio y Luis Enrique Bolívar para Centrofly Maquillaje: Edgar Guareño para Centrofly Peinados: Hiram Kossio para Centrofly Coordinación: Rodolfo Rivera para Centrofly Modelos: Ana Isabel y Gigi para Maniquí Modelos Locación: Delisse Café


Ana Isabel lleva blusa Lydia Delgado y cinturón de Adolfo Domínguez de El Palacio de Hierro / Gargantilla Paula Guzmán.


Gigi lleva blusa Kenzo de El Palacio de Hierro / Pantal贸n vintage / Collar Paula Guzm谩n.


Pรกgina anterior. Gigi lleva blusa Max & Co., falda Carlo Demichelis y calzado Marc Jacobs de El Palacio de Hierro / Guantes vintage / Brazalete y anillo Paula Guzmรกn.

Gigi lleva vestido Roberto Torretta de El Palacio de Hierro / Guantes vintage.


Gigi lleva vestido Noedition / Collar Paula Guzmรกn / Ana Isabel lleva blusa D&G de El Palacio de Hierro / Casco Paula Guzmรกn.


Gigi lleva vestido Noedition / Calzado YSL de El Palacio de Hierro / Collar, espejo y cepillo Paula Guzmรกn.


Ana Isabel lleva vestido Adolfo Domínguez y calzado Viktor & Rolf de El Palacio de Hierro / Guantes vintage.

Fotografía: Ana Lorena Méndez y Luis Enrique Bolívar / Focofoco.com Estilismo de Moda: Hiram Kossio y Luis Enrique Bolívar para Centrofly Maquillaje: Edgar Guareño para Centrofly Peinados: Hiram Kossio para Centrofly Coordinación: Rodolfo Rivera para Centrofly Modelos: Ana Isabel para Maniquí Modelos Locación: Delisse Café


Ana Isabel lleva vestido Noedition / Guantes vintage.


Ana Isabel lleva blusa Adolfo DomĂ­nguez de El Palacio de Hierro / Guantes vintage.


Ana Isabel lleva blusa Adolfo DomĂ­nguez de El Palacio de Hierro / Guantes vintage.


Le Percep La Foca y el Oso Digital


Zatu Straft채ter Mosca pensante Tinta


Cabeza de caset Cabeza en bici Digital


Bruno de Loera Limosna Digital


Última KY

img: Abraham Pérez


KY magazine No. 013  

KY magazine Febrero 2010

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you