Page 1

títulos recientes en la colección La sabiduría de las putas Elizabeth Pisani Conversaciones con Sartre John Gerassi El XIX en el XXI Christopher Domínguez Michael La moda negra. Duelo, melancolía y depresión Darian Leader La melodía del joven divino Carlo Michelstaedter Prometeo Karl Kerényi

Geometrías del deseo es el libro más reciente de René Girard, uno de los pensadores actuales más innovadores. La piedra angular de su teoría, el deseo mimético —el que es orientado siempre por aquello que desean los otros—, permanece firme como elemento de comprensión para el indescifrable caos moderno. En un mundo secular en el que los sujetos a adorar que han reemplazado a los dioses se encuentran entre los propios hombres, la obra de Girard cobra especial importancia para entender las relaciones sociales y amorosas. En esta compilación de ensayos esenciales de René Girard —realizada con gran tino por Mark Aspach— el filósofo retoma algunos de los grandes autores clásicos como Dante, Shakespeare y Racine, e importantes autores contemporáneos como Malraux, Sartre y otros más, para descifrar a sus personajes y tragedias. Con su habitual agudeza, muestra que la literatura es un espejo de los fondos más ocultos de la existencia humana, al ser un arte que ofrece claves para comprender la principal fuerza motriz del actuar humano: el deseo y su desquiciante complejidad.

Python Joseph Fontenrose Misterios de los Cabiros Karl Kerényi Papeles falsos Valeria Luiselli Un terrible amor por la guerra James Hillman Filosofías de la India Heinrich Zimmer ISBN 978-84-96867-85-7

RENÉ GIRARD (Aviñón, 1923) es crítico literario, historiador y filósofo, reconocido por su teoría de la mímesis, que fue aplicada a la literatura y posteriormente al análisis de la violencia. Ha sido profesor de la Universidad Johns Hopkins y de la Universidad de Stanford, entre otras. La violencia y lo sagrado y Shakespeare. Los fuegos de la envidia son dos de sus obras de mayor recono­ cimiento. Geometrías del deseo es su libro más reciente.


GeometrĂ­as del deseo


Geometrías del deseo René Girard Traducción de María Tabuyo y Agustín López


Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida, transmitida o almacenada de manera alguna sin el permiso previo del editor.

Título original Géométries du désir Copyright © Editions de l'HERNE, 2011 Published by arrangement with Agence Litteraire Pierre Astier & Associès ALL RIGHTS RESERVED Copyright © de la traducción: María Tabuyo y Agustín López Primera edición: 2012 Copyright © Editorial Sexto Piso, S.A. de C.V., 2012 París 35-A Colonia del Carmen Coyoacán, 04100 México D. F., México Sexto Piso España, S. L. Camp d’en Vidal 16, local izq. 08021, Barcelona, España www.sextopiso.com Diseño Estudio Joaquín Gallego Formación Quinta del Agua Ediciones ISBN: 978-84-96867-85-7 Depósito legal: M-14341-2012 Impreso en España Este libro fue publicado con el apoyo de la Embajada de Francia en México/ IFAL , en el marco del Programa de Fomento a la Publicación “Alfonso Reyes” del Ministerio Francés de Relaciones Exteriores y Europeas.


Índice

Prólogo Mark R. Anspach

9

Amor y odio en Yvain

13

Paolo y Francesca, un deseo mimético

31

Pasión y violencia en Romeo y Julieta

41

Racine, poeta de la gloria

61

Marivaudage e hipocresía

93

El erotismo en las novelas de Malraux

105

Amor y amor propio en la novela contemporánea

115


Prólogo

Las leyes de la fascinación producen esquemas geométricos rígidos… René Girard

En Chrétien de Troyes, Dante, Racine o Marivaux, el juego del amor no debe nada al azar, sino que obedece a leyes implacables que se iluminan a la luz de la hipótesis mimética. En los ensayos aquí reunidos por vez primera, René Girard muestra que los escritores más grandes son geómetras del deseo. El eterno triángulo amoroso no es, por otra parte, más que la figura mimética más evidente. Tomemos a Paolo y Francesa. Los amantes malditos de Dante quedan prendados uno del otro leyendo la historia de Lancelot y Ginebra. Cuando estos últimos se abrazan, Paolo y Francesca se abrazan también. Su comportamiento es eminentemente mimético, pero el resultado no es un triángulo, sino un paralelogramo: las dos parejas forman dos rectas que no se encuentran nunca, pues no pertenecen al mismo mundo. Lancelot y Ginebra inspiran desde fuera el deseo de Paolo y Francesca, constituyen para ellos mediadores externos. Paolo no entrará nunca en rivalidad amorosa con Lancelot, como tampoco Don Quijote deberá disputar la supremacía caballeresca a su propio modelo literario, Amadís de Gaula. En 1961, René Girard toma el mimetismo de Don Quijote como punto de partida para su primer libro, Mentira romántica y verdad novelesca, que reconstruye la historia del deseo en Occidente a través de las obras de algunos grandes escritores. Cincuenta años después, esta obra recupera esa ambición. Más que una simple compilación de textos, representa un intento


de describir la misma historia en una escala más amplia, desde el amor cortés de la novela medieval al erotismo voyeurista de la novela contemporánea. Si la primera novela moderna, Don Quijote, es una sátira de las novelas de caballería, Girard sugiere aquí que las primeras novelas de caballería, las de Chrétien de Troyes, están ya animadas por una intención satírica. En Chrétien, el amor cortés no tiene nada de espontáneo; está subordinado, de manera voluntariamente caricaturesca, a la competición por la fama. Las mujeres se enamoran del caballero más famoso, aquél que goza del mismo prestigio que tendría en nuestros días un cantante famoso o un futbolista conocido. Cuando todo el mundo es espectador del mismo torneo, todos los deseos convergen en el mismo punto. La mujer que se casa con el vencedor se sentirá en armonía con la multitud. Pero pobre del esposo feliz que —como Erec después de su matrimonio con Enide— abandona las justas marciales por el amor conyugal: si los aplausos de la multitud dejan de resonar, el deseo de la esposa corre el riesgo de agotarse de raíz. El deseo es ya mimético en Chrétien de Troyes, pero no es todavía «metafísico», permanece anclado en algo material: la hazaña física demostrada en el campo de batalla. La fama recae sobre aquél que da prueba de una violencia superior. Cuando se pasa de la fama caballeresca a la gloria raciniana, la fuerza física proporciona todavía el decorado, pero el verdadero campo de batalla se sitúa en adelante en la propia relación amorosa. A veces los dos planos coinciden: «Erifila es encantada por Aquiles en todos los sentidos del término»; a veces —y éste es el fenómeno nuevo— se oponen: «Andrómaca es la amante de su señor; Pirro, el esclavo de su esclava». Pirro es esclavo de Andrómaca porque ella no le desea. Por mucho que él sea el vencedor físico, ella está aureolada de una gloria superior por el simple hecho de permanecer indiferente a él. En el campo del combate erótico, ceder al deseo del otro es reconocerse vencido. No se puede desear sin sacrificar la gloria propia y reforzar otro tanto la gloria del otro. En 10


la geometría raciniana del deseo, la figura dominante no es el triángulo amoroso, sino el círculo vicioso. La Julieta de Shakespeare ya temía ser atrapada por el círculo vicioso del deseo; Julieta dice a Romeo: «Si piensas que me conquistas con demasiada facilidad, frunciré el ceño, me mostraré reticente y te diré que no». En pocas palabras, Julieta amenaza con portarse como un personaje de Marivaux. Si, a fin de cuentas, puede permitirse el lujo de la sinceridad, es porque su familia tiene la obligación de decir «no» en su lugar. Según Girard, Shakespeare utiliza la violencia entre las familias de los jóvenes enamorados para dar artificialmente a su pasión cándida el picante que le falta. Las familias de hoy no tienen ya nada que decir sobre los flirteos de sus retoños. La guerra de los Montesco y los Capuleto nos parece tan lejana como la corte del rey Arturo. No obstante, las reglas del combate erótico han evolucionado poco. Con la desaparición de todo obstáculo externo a la libre elección en materia amorosa, la lógica de lo que Girard llama la mediación interna no deja sin embargo de destacar con claridad. Para convencerse de ello, basta considerar el caso de una joven pareja moderna tratada por un terapeuta que no ha leído a Girard:1 Laura y Paul son colegas en un despacho de abogados. Jurista serio, Paul no muestra ningún interés por la hermosa Laura, y eso es justamente lo que le hace deseable a los ojos de ella. Pero una vez que logra seducirle, el ardor de Laura decae con rapidez. Le deja por otro abogado del mismo despacho, dejando a Paul hundido en la desesperación. Cuando éste se consuela saliendo con Daphné, Laura se pregunta de golpe cómo ha podido dejar escapar a un hombre tan perfecto. Usa 1

Dean C. Delis, Le paradoxe de la passion, Laffont, 2004. Para un enfoque explícitamente girardiano de los problemas de la pareja, véase el libro práctico de Suzanne Ross, The Wicked Truth about Love, Doers, 2009. Para una perspectiva mimética sobre la sexualidad, véase Daniel Lance, Au-delà du désir, L’Harmattan, 2000.

11


todos sus encantos para volver a conquistar a Paul, pero una vez logra seducirle, el ardor de Laura decae con rapidez…

Si bien el despacho de abogados de Laura y Paul no tiene el glamour de las cortes imperiales ni de los nobles salones descritos por Racine o Marivaux, las figuras del deseo que allí se despliegan tienen siempre la misma rigidez geométrica. Cuando lo único capaz de despertar el deseo es el obstácu­ lo para su satisfacción, se termina por buscar el fracaso igual que la mariposa que se arroja sobre la llama. Es así como hay que comprender el tipo de esquema «sadomasoquista» que el joven Girard descubre en Malraux. Escritos antes de la puesta a punto de su teoría, los textos sobre Malraux y la novela contemporánea que cierran este volumen no por ello indican en menor medida adónde puede conducir el desarrollo del deseo mimético. Más todavía quizá que en el masoquismo, el círculo vicioso mimético tiende a desembocar en la impotencia del voyeur reducido a espiar las pasiones facticias de los otros. El «diluvio de violencia y pornografía que se abate actualmente sobre los restos de nuestra cultura» no significa el triunfo del deseo, sino su agonía febril. Mark R. Anspach*

*

Mark Anspach agradece a la fundación Imitatio el apoyo concedido a su trabajo.

12


Amor y odio en Yvain

Para un viejo medievalista como yo, esta distinguida compañía es intimidatoria.1 Esto me recuerda mis exámenes anuales en la École des Chartes. Después de cuarenta años vividos al margen de la disciplina, corro el riesgo de estar un poco oxidado. Si esto se nota demasiado, ruego a Brigitte2 que tenga a bien asumir la responsabilidad; ella ha sido sumamente generosa al invitarme a hablar aquí. Las observaciones que siguen habrían podido llevar el título de «Impresiones en un vacío». Al releer Yvain, me ha impresionado algo totalmente evidente: la importancia de la fama. En Chrétien, la fama caballeresca no es un valor estático. Es móvil e inestable, eminentemente competitivo; tan competitivo como la imagen pública de los políticos actuales, o los prestigiosos empresarios, artistas, jugadores de baloncesto, etc. La pregunta suprema es siempre: «¿Quién es el mejor caballero?». La respuesta no depende del rey o de alguna autoridad infalible; depende del conjunto de los demás caballeros. Cada uno de ellos trata de impresionar tan fuertemente a sus iguales que se verá obligado a confesar al otro una admiración mayor que la que se confiesa a sí mismo. Encontramos muchos indicios de una competitividad histérica en Yvain. Al principio del relato, el senescal de Arturo, Keu, se burla abiertamente de Yvain delante de la reina acusándolo de bravuconería, acusación tan letal como la de 1 2

René Girard habla ante un auditorio de medievalistas en el marco de un coloquio organizado en la Universidad de Stanford en abril de 1988. La ya fallecida Brigitte Cazelles, especialista en Chrétien de Troyes y colega de René Girard en el Departamento de Francés de la Universidad de Stanford.


plagio en el medio universitario. Por tal motivo, Yvain querrá ir al encuentro de Escladós el Rojo sin esperar a la expedición organizada por Arturo contra ese caballero misterioso. Yvain se concede así una distancia con respecto a los otros caballeros. Iniciativa dudosa en el plano deontológico; toma ventaja sobre sus pares en un asunto que afecta a la reputación de ellos tanto como a la suya propia. Es culpable de competencia desleal. Para un caballero que libraba combate en una comarca lejana, informar a sus compatriotas de sus hazañas era complicado. En nuestros días, le seguirían montones de cámaras; en la Edad Media, los relatos de combates con monstruos y con gigantes matados sin la menor dificultad se enfrentaban a una forma de escepticismo que ha desaparecido en nuestro mundo a causa, entre otras cosas, de la televisión. Tras haber dado muerte a Escladós, Yvain se esconde en el castillo de su víctima. A pesar de los riesgos, no quiere partir; además de su amor por Laudine, tiene una razón «profesional» para quedarse allí: todos sus esfuerzos habrían sido inútiles si, de vuelta a la corte, no hubiera presentado algún fragmento del cuerpo de su adversario, una reliquia de Escladós, una prueba convincente de su victoria. Será por lo tanto necesario que valide su reconocimiento junto a sus iguales, que son suspicaces por definición, porque ante todo son sus rivales. Sólo sus pares pueden ofrecer a un caballero la fama que trata de obtener, y entendemos perfectamente por qué en este caso sólo se la darán a regañadientes. A los ojos de un comentador que se quiere «moderno», la competición por la fama tiene un valor demasiado explícito y no podría ser más que un impasse crítico; la solución sería por tanto desacreditarla y reemplazarla por motivaciones ocultas, el inconsciente sexual de Freud, por ejemplo. Chrétien pone en lo más elevado a la caballería, y relega todo lo demás, incluido el sexo, a un rango subalterno. En su mundo, la fama no es una forma de velar la sexualidad; con frecuencia, lo cierto es precisamente lo opuesto. En esa época, el sexo no se había convertido todavía en instrumento de la 14


fama, pero se sometía siempre a ella, mientras que la fama no se sometía nunca al sexo. No tenía necesidad de hacerlo; el sexo estaba humildemente al servicio de la fama. Cuando un freudiano considera esta jerarquía, supone de inmediato que debe ser engañosa, no porque carezca intrínsecamente de credibilidad —basta mirar a nuestro alrededor—, sino porque contradice el dogma freudiano número uno. Que la competición por la fama influye en los deseos libidinosos más de lo que sufre su influencia es una idea que parece poco seria. Cada vez que la sexualidad no es la fuerza dominante, se nos ha enseñado a concluir que se reprime. El predominio de la fama debe ocultar un deseo sexual incapaz de expresarse de manera directa; la fama nos parece algo demasiado elevado para no constituir una forma de sublimación. El problema con este planteamiento es que el deseo sexual está lejos de estar oculto en Chrétien. Se expresa por medio de un simbolismo tan transparente que no se podría ver ahí el signo de una represión. El efecto parece voluntariamente cómico. Todo el mundo recordará a la joven dama de honor que encuentra a Yvain tendido en el bosque, privado de sus sentidos y enteramente desnudo. Después de haberle escrutado largamente —un héroe desnudo es difícil de identificar— y en gran estado de agitación, regresa a casa de su señora, que escucha con interés su relato y le confía una caja llena de un ungüento muy fuerte. Tiene que usarlo con medida, dice la señora, y frotar al paciente tan sólo en la frente, pues es manifiesto que la enfermedad está localizada en la cabeza. La joven se entrega a la tarea con tanto celo que olvida sus sabios consejos; utiliza todo el contenido de la caja para untar por completo el cuerpo de Yvain, quien, como puede imaginarse, recupera por completo todos sus sentidos. La crítica que se aventura en un texto de este género con la artillería pesada freudiana recuerda a Tartarín de Tarascón, que quiere cazar leones en los arrabales de las ciudades 15


títulos recientes en la colección La sabiduría de las putas Elizabeth Pisani Conversaciones con Sartre John Gerassi El XIX en el XXI Christopher Domínguez Michael La moda negra. Duelo, melancolía y depresión Darian Leader La melodía del joven divino Carlo Michelstaedter Prometeo Karl Kerényi

Geometrías del deseo es el libro más reciente de René Girard, uno de los pensadores actuales más innovadores. La piedra angular de su teoría, el deseo mimético —el que es orientado siempre por aquello que desean los otros—, permanece firme como elemento de comprensión para el indescifrable caos moderno. En un mundo secular en el que los sujetos a adorar que han reemplazado a los dioses se encuentran entre los propios hombres, la obra de Girard cobra especial importancia para entender las relaciones sociales y amorosas. En esta compilación de ensayos esenciales de René Girard —realizada con gran tino por Mark Aspach— el filósofo retoma algunos de los grandes autores clásicos como Dante, Shakespeare y Racine, e importantes autores contemporáneos como Malraux, Sartre y otros más, para descifrar a sus personajes y tragedias. Con su habitual agudeza, muestra que la literatura es un espejo de los fondos más ocultos de la existencia humana, al ser un arte que ofrece claves para comprender la principal fuerza motriz del actuar humano: el deseo y su desquiciante complejidad.

Python Joseph Fontenrose Misterios de los Cabiros Karl Kerényi Papeles falsos Valeria Luiselli Un terrible amor por la guerra James Hillman Filosofías de la India Heinrich Zimmer ISBN 978-84-96867-85-7

RENÉ GIRARD (Aviñón, 1923) es crítico literario, historiador y filósofo, reconocido por su teoría de la mímesis, que fue aplicada a la literatura y posteriormente al análisis de la violencia. Ha sido profesor de la Universidad Johns Hopkins y de la Universidad de Stanford, entre otras. La violencia y lo sagrado y Shakespeare. Los fuegos de la envidia son dos de sus obras de mayor recono­ cimiento. Geometrías del deseo es su libro más reciente.

Fragmento Geometrías de deseo  

Geometrías de deseo